domingo, 24 de octubre de 2010

Botín y Del Bosque son la clave

Acaba de cumplir hace unos días 76 años y en vez de estar mirando obras en las calles, llevando los nietos al colegio o paseando y jugando a la petanca y las cartas sigue al frente del banco español líder y una de las compañías más admiradas del mundo. Emilio Botín está que se sale y a buen seguro que se echa unas risas cuando en los resúmenes de prensa aparecen los debates del retraso en la edad de jubilación. Que se lo digan a él.
  El presidente del Banco Santader habrá leído esta mañana la encuesta que publica El Mundo y que da una ventaja estratosférica de 12,5 puntos del PP con respecto al PSOE. Y también se habrá reído por lo bajo. Porque, no se engañen, ni los sondeos del CIS, los de los principales periódicos o las internas de los partidos. La verdadera encuesta para conocer al vencedor de las elecciones generales de 2012 es Botín.
   La foto de Zapatero o Rajoy al lado de banquero en los próximos meses vale más que una batería de leyes en el Parlamento, un millón de encuestas favorables y un goteo de casos de corrupción en terrenos del adversario político. Botín predijo antes que nadie el cambio de poder en 1996 con el triunfo por los pelos de Aznar. Idem en 2008 con Zapatero.
La crisis económica le pilló, como a casi todos, con el pié cambiado pero su negocio marcha viento en popa. Su válvula de escape en estos años ha sido la Fórmula 1, a la que ha regado de millones con sus patrocinios a McLaren y Ferrari. Aquí también ha elegido caballo ganador, con los títulos de Hamilton y Button en la escuderia británica y, ahora, con Alonso acariciando su tercer entorchado tras la victoria del asturiano con su Ferrari hoy en Corea del Sur. Al mismo tiempo, ha ido adquiriendo bancos rivales como el que hace la compra rápida con una cesta en el supermercado del barrio.
  Botín sabe que su foto junto a los líderes del PSOE y el PP valen ahora más que nunca, con las catalanas a la vuelta de la esquina y las municipales en el horizonte. Además, el posible nuevo campeonato de Alonso será en parte cosa suya, con lo que su imagen de hombre triunfador subirá como la espuma. Los dirigentes políticos ansían fotos al lado de líderes, y Botín es uno de ellos. El presidente del Santander no entrará previsiblemente en el escenario de las precampañas electorales que se avecinan, por eso quizá habrá que prever que PSOE y PP intenten acercar a sus mítines a deportistas de éxito, que de esos tenemos para dar y regalar. Habrá bofetadas en Ferraz y Génova por arrimarse a los futbolistas de las selección española, aunque el que de verdad cala en el electorado se llama Vicente del Bosque, paradigma de la humildad y la modestia. Y ganas de estrechar bajo los focos la mano de Botín, cántabro como un tal Alfredo Pérez Rubalcaba.

No hay comentarios: