martes, 19 de octubre de 2010

El Consejo Audiovisual Estatal que no llega

España es, creo que con Liechtestein, Andorra y alguna potencia similar-, el único país europeo que carece de un Consejo Audiovisual de ámbito estatal para atajar malas prácticas en radio y televisión y en defensa de la audiencia. Hasta hace bien poco, todos los partidos políticos de peso defendían su creación, aunque recientemente el PP ha reculado en sus posiciones iniciales. Sin embargo, no se me borra una entrevista que mantuve en el Congreso hace unos años con un diputado y ahora destacado dirigente popular, en la que me topé con una adalid del bautizado recientemente como Consejo Estatal de Medios Audiovisuales -CEMA-, un organismo previsto por el Gobierno ZP pero que quizá por aquello de la crisis anda arrinconado en un archivo de "asuntos pendientes" del Palacio de la Moncloa.
  En las cadenas de televisión -sobre todo privadas- se teme al CEMA más que a un nublao. Y es así porque saben que cuando se constituya se pondrá fin a estrategias que siempre desembocan en la defensa de sus intereses empresariales en detrimento de la audiencia que les da su razón de ser. Por eso, intentan engañar al personal alertando de que ese organismo -que ya funciona en algunas autonomías- es una especie de Inquisición que traerá censura pura y dura. Y no es eso.
  Un Consejo Audiovisual se marca como objetivo esencial no permitir más atropellos de cadenas que se saltan la ley a la torera porque saben que les sale rentable y barato. ¿Quieren ejemplos? Despacharnos bloques publicitarios y de autopromoción interminables o recurrir a la contraprogramación cuando les viene en gana. ¿Quieren un ejemplo práctico? Pues Telecinco, cuando hoy cambia el estreno de su telefilme sobre los Príncipes de Asturias para torpedear la puesta de largo el mismo día de una serie de romanos en su rival Antena 3.
  El CEMA echará a andar para perseguir estas pácticas -que nada tienen de censura previa- e intentar evitarlas.  Las cadenas nunca abanderarán su puesta en marcha, porque tampoco un conductor infractor desea ver a la Guardia Civil de Tráfico en la carretera o un defraudador escuchar en la radio la campaña anual de Hacienda para la declaracion de la Renta. El Consejo Audiovisual Estatal continúa de momento como el stand by de un televisor.

No hay comentarios: