jueves, 21 de octubre de 2010

Errores y horrores

Ya se sabe que los pasteleros tapan sus errores con crema, los periodistas con tinta, los médicos con tierra y los políticos, como no los cometen, llegado el caso extremo se limitan a rectificar en contadísimas ocasiones. Viene esto al caso por la marcha atrás que se ha visto forzado a engranar el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva (PP), tras saludar a la nueva ministra de Sanidad Leire Pajín declarando, en lo peor de un lenguaje sexista que no mejoraría ni Torrente en su próxima película: "Cada vez que le veo la cara y esos morritos... pienso lo mismo". El político popular ha rectificado, pero en vez de agachar la cabeza y pedir perdón con humildad, ha seguido descalificando a Pajín por su imagen al recalcar que el físico de la ministra le recuerda "a un personaje de dibujos animados".
 El PSOE, que en esto sí que es un partido cohesionado y una verdadera piña, ha sacado toda su artillería pesada para venir a exigir a Rajoy que León de la Riva se vaya a su casa y ejerza de nuevo su profesión, que para más señas y abundar en el escarnio es la de ginecólogo. Si no se han fijado, llama la atención la doble vara de medir que existe en la esfera política dependiendo del partido del bocazas de turno a la hora que lanza un exabrupto sexista. Parece como si la pena fuera capital en el caso de ser vertido por un popular y venial si el protagonista de la metedura de pata posee el carné de Ferraz.
  En lo periodístico, Onda Cero se ha cubierto de gloria en este episodio. Las polémicas manifestaciones del alcalde fueron vertidas ayer en los micrófonos de su emisora en Valladolid. Y no han trascendido hasta primera hora de la tarde de hoy, cuando han sido recuperadas por una cadena de la competencia y ocupado los principales titulares de las ediciones digitales de El País y El Mundo. A las 15:15 horas de esta tarde fui incapaz de ver las declaraciones de León de la Riva en la web de Onda Cero, donde en la batería de las noticias de las 16:00 sus servicios informativos seguían mudos al respecto.
   Si ya de por sí resulta complicadísimo para una radio dar una exclusiva, que tenga que venir la competencia para difundir una que te pertenece, la cosa es como para mirárselo. Que también se lo mire el alcalde vallisoletano. Lo suyo, sumado al micrófono abierto que ha cazado a De Cospedal y Arenas hablando bien del nuevo Gobierno, no lo mejora ni un guión de los Monty Phyton. ¡Vaya tropa!, habrá repetido de nuevo y a su pesar Mariano Rajoy.

No hay comentarios: