sábado, 23 de octubre de 2010

Esperando un relevo

Si el ¡Hola! dedica todo un atracón de páginas esta semana -más de 100- al enlace del hijo de Naty Abascal, hoy El Mundo llega a los kioscos publicando hasta tres páginas completas de la polémica abierta por el todavía alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva -en la imagen-, que como saben días atrás se pasó de frenada en una chabacana alusión sexista sobre la ministra Leire Pajín. Y lo que te rondaré alcalde, a menos que se cumpla la norma no escrita del Periodismo según la cuál se cambiará de tercio justo en el instante en el que a otro político se le caliente la boca y suelte una perla similar. Y eso está al caer.
  La prensa de mañana domingo traerá a buen seguro las primeras entrevistas en profundidad con los nuevos ministros. O lo que es lo mismo, una ocasión perfecta para que la bisoñez de algunos y la euforia en otros les empuje a dejar unos titulares de los que se arrepetirán hasta que dejen el cargo. Siempre ocurre así. Por ejemplo, a Bibiana Aído le perseguirá lo de 'miembras' hasta el final de sus días en política. En definitiva, las declaraciones que más chirrían en labios de los ministros se difunden en prensa cuando todavía no saben cuál es el código postal de su sede -y eso que esta es fácil, ya que sin excepción tienen el 28071 de Madrid- y no están del todo ubicados en su despacho, sin un jefe de Gabinete y un director de Comunicación que le bajen de la nube a la que acaban de subir por el dedazo presidencial.
 Si pasan el corte de mañana en prensa, el segundo puerto es indefectiblemente el de las entrevistas radiofónicas. Allí el listón anda colocado alto ya que no es lo mismo hablar con un redactor a gusto en la moqueta del despacho que hacerlo ante cientos de miles de oyentes que esperan el primer resbalón. La tercera etapa, y casi definitiva, se fija para su primera aparición desde la tribuna del Congreso de los Diputados o en Comisión parlamentaria.
   Rubalcaba es perro viejo, Pajín tampoco es nueva en plaza -aunque su oratoria es más bien titubeante-, Rosa Aguilar viene ya fajada y con currículum, lo mismo que Trinidad Jiménez o Ramón Jáuregui. Por eso el que quizá ha de pisar con pies de plomo en su arranque frente a los medios de comunicación es Valeriano Gómez, titular de la cartera de Trabajo. Zapatero los ha dejado bajo los focos y desde el PP esperan como agua de mayo una boutade gruesa de ministro para alejar de los focos al alcalde de Valladolid. Se admiten apuestas de quién cogerá a su pesar el relevo a León de la Riva.

1 comentario:

Gueimonde dijo...

Gracias Ignacio por ponernos al día con temas de política.