viernes, 29 de octubre de 2010

Ganar el Euromillón sin jugar

Hoy viernes a la ex vicepresidenta primera del Gobierno le tocará el Euromillón. No ha sellado el boleto pero da igual. María Teresa Fernández de la Vega, vaya por delante, ha salido del Gobierno en lo peor de la crisis con la cabeza alta y con división de opiniones en los tendidos. Todo un éxito en los tiempos que corren, en los que otros han sido corridos a gorrazos con lluvia de almohadillas incluida.
   Hace ni cinco meses el Ejecutivo se apretó el cinturón. En el caso de Fernández de la Vega se tradujo en una reducción de sueldo del 15%, por lo empezó a cobrar 73.000 euros anuales. Pero ha durado poco con la nómina menguada. La ex número 2 de Zapatero pasa hoy por los papeles del Consejo de Ministros, ya que en su reunión habitual el Gabinete dará previsiblemente el visto bueno a su nombramiento como miembro del Consejo de Estado. En el cargo que estrena se embolsará 110.000 euros, lo que significa un aumento superior al 50% con respecto a la paga por sudar en el cuarto de máquinas del Palacio de la Moncloa. El Euromillón de este viernes le deja por tanto nuevo destino, mayor calidad de vida, menos estrés y responsabilidad, y un sueldazo de impresión.
 Pero si dan por hecho de que perder galones y bajar en el escalafón laboral de la administración pública es sinónimo de menor retribución, ustedes es que son unos auténticos ingenuos. Beatriz Corredor y Bibiana Aído han tomado esta semana posesión como secretarias de Estado de Vivienda e Igualdad, respectivamente, tras echarse el cierre a sus ministerios de quita y pon. Sus nóminas -que también disminuyeron un 15% en junio- han pegado ahora un estirón para escalar de los 69.000 euros anuales a los 100.000. Esto es también cantar bingo desde casa sin compran el cartón y sin que nadie proteste en la sala. En la oposición hay también casos que suscitan envidia y admiración entre los ciudadanos, como los 241.000 euros que amasó en 2009 la popular María Dolores de Cospedal, aunque un buen bocado del montante -167.000 euros- provengan de las arcas del PP. Su jefe Rajoy, recuerden, se escabulló cuando en el programa Tengo una pregunta para usted le inquirieron sobre su dinero a final de mes.
   Que los sueldos de demasiados políticos son indecentes se da por descontado, pero en plena crisis se echa en falta un esfuerzo -la palabra más usada por los gobernantes- para que al menos el panorama no sea tan y tan sangrante. Sobre todo teniendo en cuenta las rebajas salariales de los funcionarios y tras conocer que el Consejo de Estado -sí, la institución donde recala De la Vega- propone indemnizar con 550.000 ridículos euros a un gaditano que cumplió 13 años en la cárcel al ser condenado por una violación que no cometió. El hombre inocente -ahora casi en la indigencia- y al que el Estado arruinó la vida, será resarcido con unos sonrojantes 110 euros por cada día que pasó en la celda de una cárcel. La comparación puede caer en la pura demagogia. Pero es tan real como dolorosa e injusta.

No hay comentarios: