domingo, 10 de octubre de 2010

Rosa Díez, suma y sigue

¿Puede un político/a meter la pata con su imagen pública y echar por tierra todo lo conseguido...? Sí, por supuesto. Ultimamente, parece que las mujeres que son alguien en la política nacional están empeñadas en tirar por la borda todo lo que han conseguido, que es mucho.Y lo hacen con sesiones fotográficas con un toque de glamour para las revistas dominicales de los grandes periódicos, creyéndose ingenuamente que se trata de algo serio. Las primeras en abrir las puertas del museo de las meteduras de pata fueron quizá las ministras del Gobierno Zapatero en Vogue, aunque algunos señalan la bucólica imagen de la ministra Tocino de bella pastora durante el primer ejecutivo de Aznar. Y, que conste, soy fervierte defensor de la igualdad entre hombres y mujeres. Faltaría más. Todavía fresca la polémica por la sugerente sesión fotográfica de la popular Soraya Sáez de Santamaria, hoy de nuevo El Magazine de El Mundo nos deja boquiabiertos. En su portada y en reportaje interior nos topamos con una Rosa Díez de diseño. La diputada y líder de UPyD se ha disparado en el pie, en su gran dedo del pie para ser exactos, y se ha colado un gol en propia puerta. No necesitaba estas fotos la política vasca para llegar a la opinión pública y que cale su mensaje. No se trata de un buen vestido, un maquillaje perfecto o una peluquería fashion. Lo que la ciudadanía quiere y necesita son políticos/as en los que verse reflejados. Y no es el caso, verdaderamente.

No hay comentarios: