viernes, 12 de noviembre de 2010

Caracol que viaja en tortuga

Vaya por delante que no soy partidario de la política sobre paridad y sí de la política de los válidos. Traducido al lenguaje de la calle: la composición por sexos de cualquier órgano no ha de ser necesariamente al 50%, ni mucho menos -peor aún- que se fije por ley de obligado cumplimiento. Bien es verdad que las mujeres españolas, todavía lentamente, siguen gracias a su esfuerzo y valía ocupando cargos y actividades de las que algunas de nuestras madres y muchas de nuestras abuelas se escandalizarían.
  Esta semana hemos conocido que en la Comunidad de Madrid ha nombrado a una mujer como máxima responsable de los bomberos de la región, con la particularidad de que su esposo -profesional del fuego en Madrid- pasa ahora a ser también su subordinado en un sector cuya imagen venía relacionándose exclusivamente con la testosterona. Y en el convulso México, lección en toda regla de las mujeres que han dado un paso al frente para dirigir las comisarías de Ciudad Juárez y aledaños -donde las mafias asesinan a policías desde el desayuno- ya que nadie -hombres incluidos- quería cubrir unas vacantes que huelen a esquelas de periódicos.
  En España el Gobierno y el PSOE han levantado desde hace años la bandera de la paridad. Pero claro, para algo sirven las hemerotecas. Si en la reciente remodelación ministerial ese objetivo pasó a mejor vida, qué decirles de las fotografías de familia que acompañan estas líneas y que corresponden a la Comisión Territorial de los socialistas, una celebrada en julio de 2009 y la otra convocada el martes pasado. Con casi un año y medio de intervalo, en la de esta semana ha bajado un 50% la presencia de mujeres ya que su número ha pasado de seis a tres. O sea, la paridad del cangrejo o la del caracol que viaja en tortuga.

  No se puede legislar en defensa de la paridad y luego dar ejemplo gráfico de lo contrario, ya sea en órganos internos o a la hora de designar candidaturas. Al menos, el PSOE avanza en lo que a candidatas se refiere. De los 14 cabezas de listas autonómicas con elecciones en los próximos meses ha situado a tres mujeres al frente en Cantabria, Murcia y Aragón. En el PP, que cuenta con la única presidenta de Comunidad de la historia de nuestra democracia, seguimos con la incógnita de sus candidaturas a las autonómicas de mayo. El equipo de Mariano Rajoy viene desde hace un año retrasando su anuncio, pero todo indica que -salvo sorpresas- Esperanza Aguirre seguirá siendo la isla y Alicia Sánchez Camacho la náufraga de las elecciones catalanas, donde encabeza la lista de los populares. Más que paridad, la sociedad reclama sentido común y que los políticos dejen de temer más a las hemerotecas que a sus adversarios.

No hay comentarios: