sábado, 27 de noviembre de 2010

El negocio de la solidaridad

La crisis no ha podido tumbar la solidaridad de los españoles. Somos 40 millones de habitantes que siempre hemos arrimado el hombro cuando ha habido que echar una mano con las desgracias del vecino o del damnificado por un terremoto al otro lado del mundo. Somos así y ojalá no cambiemos porque es un ejemplo para las generaciones que tomarán el relevo.
  Por eso produce náuseas conocer cómo nos pueden tomar el pelo con negocios montados con algo tan solidario como es la entrega de ropa usada en los miles de contenedores instalados en las ciudades. Alguien desde la administración central, la autonómica o la local debe tomar cartas en el asunto y legislar sobre el reciclaje de las 300.000 toneladas de ropa que abandonamos anualmente con la idea de que, tarde o temprano, llegará de forma gratuita a indigentes o gente necesitada. Y no es así.
  Seguramente habrá visto por su ciudad un contenedor como el de la imagen, perteneciente a Humana, una empresa en toda regla -con ánimo de lucro- presente en numerosas comunidades autónomas, con unos 3.000 contenedores a pleno rendimiento. Pues bien, sepa que esta organización -"reconocida como secta en varios países", según alerta Tony Cabré, de la Fundación Formación y Trabajo, vinculada a Cáritas Barcelona,- vende en tiendas propias la ropa usada que usted entrega voluntaria y gratuitamente, y que factura al año por este concepto unos 5 millones de euros, de los que se calcula que el 15% son beneficios. O sea, un negocio en toda regla en la que usted desempeña el papel clave de primo o tonto útil si pica el anzuelo y abre uno para depositar en bolsas el vestuario y el calzado que dejó de ponerse.
   Con la solidaridad no se juega, y los ayuntamientos son los primeros que deben exigir trasparencia y claridad a las organizaciones que piden colocar contenedores de recogida de ropa usada en sus calles. Porque los hay donde lo único sucio y que huele mal no es la ropa vieja y usada, sino más bien algunas manos que comercian con ella para beneficio propio.

No hay comentarios: