viernes, 19 de noviembre de 2010

Mudanza de ángeles

En la España del verano de 1989 no había teléfonos móviles, ni Internet. Los ordenadores sustituían muy lentamente a las máquinas de escribir, pagábamos y cobrábamos en pesetas, TVE empezaba a tener competencia en un par de canales autonómicos, Felipe González gobernaba plácidamente con mayoría y un tal Aznar despuntaba como novísimo lider del PP, que acababa de guardar en un cajón las siglas de AP.
  Con la canción del verano Aquí no hay playa sonando de norte a sur, un joven llamado Antonio Meño entró en el quirófano de una clínica de Madrid para someterse a una operación sencilla de nariz, una rinoplastia. Una presunta negligencia del anestesista provocó que el joven entrase en coma. Juana y Antonio, sus padres, iniciaron entonces una dura batalla judicial para exigir responsabilidades al centro médico pero la justicia y la suerte no llamaron a su casa....hasta esta semana. Tras pasar 520 días acampados junto al Tribunal Supremo en una chabola -la familia padeció el desahucio de su piso de Móstoles tras ser condenados a pagar los 400.000 euros de costas vistas anteriores-, la Justicia -así, con mayúsculas-, les ha dado la razón y  ha ordenado que se celebre un nuevo juicio. El giro radical ha sido posible tras la aparición de un médico que en 1989 y como aprendiz estuvo presente en el quirófano, y que declaró hace una semana en el Alto tribunal que la operación estuvo plagada de fallos.
  21 años ha durado la eterna espera de Juana y Antonio, quienes han perdido mucho por el camino, excepto el cariño hacia su hijo y su lucha incansable y diaria contra los responsables de su estado de coma. "Han aparecido muchos ángeles en nuestro camino" y "hemos ganado la batalla pero ahora continúa la guerra", declaraba emocionada Juana tras conocer el fallo.
  Los ángeles de la familia Meño han bajado posiblemente desde Móstoles hasta Jerez de la Frontera para encargarse de un nuevo desafío, puede que aún más complicado. Este próximo lunes, 22 de noviembre, se cumplirán 15 años del asesinato de Juan Holgado en una gasolinera de la capital del Sherry. Francisco Holgado, bautizado como Padre coraje y cuya historia fue llevada por Benito Zambrano en una memorable tvmovie, sigue luchando para conseguir un nuevo juicio, pero el caso por el crimen de su hijo ha sido recientemente archivado...a menos que se retome la investigación policial o que aparezca un nuevo testigo -como el médico aprendiz- que aporte pruebas.
   El Padre coraje jerezano, que llegó a poner en peligro su vida tras bajar al mundo de la droga de la ciudad y grabar a los presuntos asesinos de su vástago, seguro que se habrá emocionado tras conocer la sentencia del Supremo favorable a la familia Meño. La ciudad de Jerez, que escuchó en 1985 a su alcalde Pedro Pacheco afirmar que "la justicia es un cachondeo", aguarda 15 años después del crimen de la gasolinera para enterrar definitivamente el exabrupto del político andalucista.

No hay comentarios: