lunes, 1 de noviembre de 2010

Trucos de perro viejo

Las pompas fúnebres, donde la crisis económica siempre pasa de largo porque la clientela anda garantizada sin necesidad de emitir tarjetas de fidelización, cupones de oferta o descuentos agresivos, festejan entre hoy y mañana su Día Grande con el patrocinio de seguros El Ocaso. También son fechas señaladas para los ayuntamientos y sus cementerios, recintos que en ocasiones dependen, paradojas del destino, de las concejalías de Bienestar Social.
  Es lugar común que los consistorios van de capa caída tras el cierre del grifo inmobiliario, con las Áreas de Urbanismo comprobando cómo las telarañas se adueñan de sus tesorerías. Como a la hora de sablear al empadronado la imaginación florece por doquier, aquí el funcionario municipal que no idea o propone una nueva tasa se convierte automáticamente en un empleado sospechoso para el concejal de Hacienda.
  Los ayuntamientos españoles atraviesan estos días por el papelón de ir perfilando las modificaciones de sus tasas y ordenanzas para el año que viene, con la particularidad de que en mayo tocará votar para alcalde. Si en ejercicios anteriores, con la crisis en todo su esplendor, las corporaciones no han dudado un instante en aumentar descaradamente los impuestos, ahora toca calzar pies de plomo para que el electorado no se subleve con aumentos escandalosos de las tasas de basura, IBI, parquímetros, basura...o las relacionadas con los cementerios de titularidad municipal, quizá las únicas sobre las que el contribuyente no suele protestar por aquello de que puedan traer mal fario.
   Los alcaldes -ya lo verificarán- aplicarán en estos meses venideros trucos de perro viejo para que cuele entre la ciudadanía que ellos no incrementan los impuestos en época de crisis. El ayuntamiento de Madrid, por ejemplo, ha publicitado esta semana que rebaja la tasa de la basura....pero se trata de un impuesto que hace dos años era baratísimo en la capital de España por la sencilla razón de que no existía. Además, la caída media en el recibo de residuos del próximo año ascenderá a ¡5 eurazos! Al mismo tiempo, ha anunciado por lo bajini que el IBI crecerá 18 euros por hogar de media. O sea, 13 euros a su favor para empezar. Al norte de Madrid, otro consistorio ha adelantado que aplicará un aumento del IBI testimonial para 2011, escondiendo que de 2007 a 2009 ese impueso subió un aplastante 96%.
   Como el que avisa no es traidor, permanezcan atentos a los presupuestos de sus ayuntamientos para el año que viene, porque para sus bolsillos son más importantes que los Generales del Estado. Y si les venden bajadas generalizadas o congelación de tasas y ordenanzas municipales miren con detalle la letra pequeña o si la fecha del anuncio milagroso coincide en el calendario con el 28 de diciembre, que existen por ahí modificaciones al alza de impuestos que se asemejan a una broma pesada. Y no lo son.

No hay comentarios: