miércoles, 1 de diciembre de 2010

El jet lag español

Hasta no hace mucho, cuando el tren paraba unos minutos en la estación sevillana de Utrera, los vendedores de mostachones -un dulce típico del pueblo- aprovechaban y subían a bordo para vender su mercancía entre los pasajeros. La estampa de la España cañí permanece en el siglo XXI, pero en vez de ferrocarriles y mostachones los protagonistas son los aviones de Ryanair y sus tripulaciones de vuelo cantando las excelencias de cigarrillos sin humo, sorteos de rasca y gana y colonias rebajadas.
  Ahora, con la muerte del protagonista de Aterriza como puedas, Leslie Nielsen, uno tiene la percepción de que el guión de esa película cómica rodada en 1979 es una triste realidad y que la ficción se quedó por el aire. Ahí tienen las rutas de Ryanair y otras aerolíneas low cost a las que sólo les falta hacer hueco para instalar una tómbola y vender cartones de bingo, aunque mejor no dar ideas al enemigo. Qué decir de los controladores de vuelo. Mientras los del filme confesaban a cámara que la crisis del vuelo llegó en un mal momento para dejar de fumar o de esnifar pegamento, los de nuestro país aprovechan la coyuntura económica para darse de baja en tropel y negarse en redondo a recortar sus abultados sueldos. Y ya verán cómo para estas navidades son ellos o sus compañeros pilotos los que amenzarán con un paro o una huelga de celo, para convertir los cielos y los aeropuertos españoles en el escenario perfecto para rodar otra entrega de la cinta que catapultó a la fama al patoso de Nielsen.
  Esta semana tenemos a dos que se han estrellado -Montilla y Mourinho- y a otro que anda como el piloto de Aterriza como puedas que tarda en tomar los mandos del aparato -Zapatero-, a pesar de que las posibilidades de accidente -con o sin rescate- crecen a cada minuto que pasa. El todavía president de la Generalitat  hace mutis por el foro catalán mientras le buscan un acomodo de postín. Eso sí, hay que aplaudirle que ha sabido aceptar con fair play y encajar con la cabeza alta el batacazo electoral, lo que es todo un activo para un dirigente político en horas bajas.
  De José Mourinho, poco más qué decir. El entrenador portugués, al que BREIKIN NIUS distinguió recientemente con el título honorífico de Bocazas sin fronteras, perdió un kilo de su chulería y prepotencia en el banquillo del Camp Nou. Seguramente lo recuperará en el campo del Almería o en el del Getafe. Pero no es lo mismo ni sabe igual. El técnico se asemeja cada vez más a un Joan Laporta -antes presidente azulgrana y ahora diputado catalán- al que los títulos camuflaban su chulería y sus ragos de payaso mediático, papel que ejercerá brillantemente en el Parlamet durante los próximos cuatro años. De momento, Mourinho, sólo ha abierto las vitrinas de Chamartín para hacer hueco al Trofeo Santiago Bernabéu.
  Y Zapatero. El líder socialista mantiene la economía española en zona de turbulencias, y cada día que pasa damos al menos un bote violento ya sea con la deuda, el IPC, los datos del paro, la previsión del PIB o el precio del pollo del súper. El presidente ya reconoce que en su Ejecutivo son pocos los que pueden ayudarle para hacer aterrizar a España lejos de la crisis. El copiloto Rubalcaba se esmera en simultanear el papel de telegrafista, azafato y sobrecargo, pero advierte de que todo tiene un límite. Desde la torre de control, CiU, Coalición Canaria y PNV hacen lo que buenamente pueden para que el avión tome tierra en hora y sin problemas mientras que la tripulación del PP aguarda en el duty free para dar el relevo cuando toque. Los 45 millones de pasajeros españoles, por supuesto, en la cola con un mísero sandwich y un botellín de agua en las manos, maldiciendo a todos y confiando en que el fin a sus penalidades esté muy cerca.  Aunque la solución nos deje jet lag en el cuerpo y provenga de un avión de rescate procedente de Bruselas con escala en el FMI.

1 comentario:

Mark Edward dijo...

Quiero agradecer al Sr. Eduardo de edwardatmhacker990@gmail.com por ayudarme con esta gran oferta llamada la tarjeta de cajero automático en blanco, que no tiene trazo y el límite, aunque es ilegal, pero tiene cambiar mi vida para bien .. me estaba quejando a uno de mi amigo sobre mi situación familiar, para el año pasado de ahora no puedo mantener a mi familia, mi amigo Oscar me dijo sobre el Sr. Edward sobre cómo recibió la tarjeta de cajero automático en blanco que hacen de él que es hoy en día .. me decidí a tomar el riesgo, ya que implica el dinero para obtener la tarjeta, he vendido mi coche para la compra de la tarjeta .. pero hoy estoy muy feliz porque ahora puedo retirar € 5.000 al día, durante una semana ahora tengo alrededor de 50.000 € en mi cuenta. Gracias Sr. Edward por su ayuda .. si usted quiere hacerse rico como yo, entonces en contacto con el Sr. Edward través de correo electrónico: edwardatmhacker990@gmail.com