sábado, 11 de diciembre de 2010

El puyazo poético de la crisis

La imagen, también en crisis. El toro de Osborne es el símbolo español por antonomasia del siglo XXI, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. La confirmación como icono viene además de la mano de los exaltados independentistas, que no dudan en derribarlo de sus atalayas en las carreteras para así mostrar su abierto rechazo a lo que representa y, de paso, difundir su catetismo, miopía y escasa profundidad intelectual. En 2012 se cumplirán 100 años del nacimiento del creador del toro de Osborne, el artista gaditano Manolo Prieto. En su localidad natal, El Puerto de Santa María, este próximo lunes tiene toda la pinta que echará el cierre la Fundación que lleva su nombre tras la reunión que mantendrán sus gestores con el Ayuntamiento portuense.
  La Fundación Manolo Prieto morirá en pañales. Levantada en 2002, por no tener no tiene ni sede. Por no gastar no gasta ni bromas, y eso que la casa natal de Pedro Muñoz Seca -el autor de La venganza de Don Mendo- les pilla muy cerca. Su casi único activo visible es la modesta pero completa web http://www.fundacionmanoloprieto.org/. Uno de los emblemáticos astados vigila El Puerto y la Bahía gaditana desde lo alto de la popular Cuesta del chorizo, y a sus pies una manada de toros en miniatura da la bienvenida a los visitantes de la ciudad que vio nacer al veterinario que alumbró al símbolo de la España moderna.

  Tres días después de que, previsiblemente, la Fundación encajone su breve historia, El Puerto conmemorará el 102 aniversario del nacimiento de su poeta Rafael Alberti, cuya Fundación anunció el cierre hace un par de meses ahogada por las deudas. Las olas de la crisis han golpeado al marinero en tierra y asestado un puyazo al toro manso de la carretera. Las mismas olas han obligado a clausurar el Museo Chillida en la otra punta del país, sin que de momento nadie haya puesto una esquela en un mundo, el de la Cultura, donde algunas subvenciones aterrizan en los proyectos más peregrinos e insustanciales.
   Quizá en tiempos de apreturas, la dotación económica de los Premios Nacionales -Fotografía, Danza, Poesía, Cervantes...-que el ministerio de Cultura anda concediendo desde la vuelta del verano podrían suspenderse o rebajarse para ser trasvasadas y ayudar a salvar legados como los del Alberti, Chillida o Manolo Prieto. Seguro que los galardonados comprenderían la medida de emergencia. La gente de la Cultura, ahora también, dispone de tres nuevas banderas para enarbolar y movilizarse sin el inconveniente de salir a la calle y colocarse tras una pancarta..

No hay comentarios: