martes, 30 de noviembre de 2010

Cárceles de cinco calaveras

La cárcel turca retratada en la película El expreso de medianoche es la suite real del Hotel Palace en comparación con demasiadas prisiones que hoy, martes 30 de noviembre de 2010, continúan abiertas en numerosos países de un mundo en teoría civilizado. Y se lo dice alguien que ha vivido junto al famoso Penal del Puerto de Santa María, ciudad gaditana que cobija en la actualidad el mayor centro penitenciario no sólo de España, sino de Europa. Seguro que recuerda aquella canción:


                                                  Mejor quisiera estar muerto
                                       que preso para toda mi vida
                            en este penal del puerto, Puerto de Santa María


   Este estribillo ya en desuso es sin embargo perfectamente válido para dos cárceles en funcionamiento situadas en antiguas colonias españolas. Las dos tienen nombres parecidos, que hasta en eso se nota que la crueldad no hace distingos. Una es la Cárcel negra de El Aaiún, la otra Black beach o Playa negra de Guinea Ecuatorial. Enumerarles las atrocidades que se cometen día sí día también entre los muros de estos dos presidios les revolvería el estómago y hasta el cerebro. Las crónicas de periodistas españoles hablan en las últimas horas de saharauis torturados a los que se les cura de urgencia para poder seguir torturándolos hasta límites insospechados. Los testimonios de horrores macabros que proceden de Black beach -en la fotografía- son tan parecidos que uno llega a pensar que sus gestores comparten el accionariado de los dos centros penitenciarios en una especie de joint venture turística y carcelaria de pésimo gusto. Unos dueños que podrían sustituir sin recato las habituales estrellas hoteleras por las calaveras que anuncian una muerte a fuego lento.
  En ambas prisiones la Declaración de los Derechos Humanos ocupa a buen seguro el lugar destinado al papel higiénico en las letrinas. El Sáhara y Guinea Ecuatorial, aunque le cueste recordarlo, fueron un trozo de España hasta muy bien entrado el siglo XX. Allí dejamos una historia y un legado que el paso del tiempo borran y apagan lentamente. Como la vida de los miles de presos que pasan por estas cárceles negras, que sólo moverán la conciencia de los países occidentales cuando sus historias salgan a la luz en una película de éxito o en un best seller de Ken Follett. Se buscan productores y editores. Urge.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Montilla, por la puerta de atrás

Pasó lo que tenía que pasar y CíU regresa al poder por la puerta grande, a pesar de que los toros se marchan de los plazas de Cataluña. Esta vez las encuestas han sido un reflejo muy aproximado de la voluntad del pueblo catalán y el president Montilla acude esta mañana a su despacho de la Generalitat pidiendo cajas y recogiendo las fotos familiares de la mesa, con el camión de la mudanza arrancando el motor. El PSC no sólo ha perdido las elecciones autonómicas sino que se ha pegado un batacazo histórico.
   La legislatura del tripartito se ha cebado con los socialistas y los independentistas de ERC, pero duele más en el caso del primero porque era el que ostentaba la presidencia. El PSC ha visto cómo se volatilizaban en las urnas 9 escaños y más de 200.000 papeletas, lo que se traduce en toda una catástrofe electoral sin parangón. Buena parte del fracaso se explica, una vez más, constatando que los cuatro años de tripartito no han sido precisamente los mejores de Catalunya, y que Montilla tiene de carisma político lo que Belén Esteban de perfil idóneo para dirigir la Biblioteca Nacional. La noche electoral ha sido para el president el preludio del calvario que le queda por delante desde la oposición, siempre que no dé la espantá en los próximos meses, deje a otro al frente del grupo parlamentario y se le busque acomodo en una empresa pública, consejero de un banco o una eléctrica, que para algo fue fugaz ministro de Industria y Energía con Zapatero.
  El PP supera en las elecciones de este domingo su techo y escala de los 14 a los 18 diputados, con apenas 70.000 nuevos votos en su zurrón. A pesar de que en Génova están que se salen, también es verdad que los populares no se han beneficiado del petardazo socialista y que la mayoría de los antiguos votantes del PSC han metido en las urnas otras opciones nacionalistas. Pero para el equipo de Rajoy queda en el ambiente la percepción de que se repite lo ocurrido en las catalanas de 1995, unos comicios tomados como la señal de la victoria de Aznar meses más tarde. Para el PP, por supuesto, mejor contar con CiU en la Generalitat si Rajoy consigue desplazar a Zapatero de la Moncloa dentro de año y medio.
  Donde esta mañana, sin embargo, la sensación de canguelo y de jornada de difuntos se hará palpable no será en Ferraz o en Moncloa -que también- sino en los ayuntamientos y las comunidades autonómicas presididas por el PSOE y que en mayo celebrarán elecciones. Porque los comicios a la Generalitat han sido un serio toque de atención y un aviso de la que se avecina si todo sigue como hasta ahora en la política nacional. Disponen de seis meses por delante para impedir que les ocurra como Montilla y pasen de titulares indiscutibles a presenciar el partido del poder, no desde el banquillo, ni desde la grada, sino desde el sofá de casa.

domingo, 28 de noviembre de 2010

Votos y botas

Hoy Cataluña habla en las urnas para poner los cimientos de su futuro durante los próximos cuatro años. Esta noche, sobre las 22.30, ya conoceremos los resultados de las elecciones a la Generalitat, con la incógnita y el morbo de resolver si actual president, el socialista José Montilla, se ve forzado a buscar en la nevera de casa el imán de una empresa de mudanzas de confianza. Los catalanes votan este domingo con el rabillo del ojo puesto en el partido del siglo que toca mañana lunes entre el Barça y el Real Madrid en el Nou Camp.
  La campaña que apagó los focos el viernes a medianoche dejó claro que el tripartito no sólo quedó amortizado, sino que sus valedores han hecho mutis por el foro -el catalán, se entiende-, porque ya se sabe que el triunfo cuenta con multiples padres y la derrota suele ser completamente huérfana. Una vez que el martillo ha machacado el último clavo del ataúd de la alianza PSC-ERC-ICV, queda por dilucidar si los electores confirman lo avanzado por las encuestas, con símil taurino en la comunidad que prohíbe el arte de Cúchares: oreja y rabo de CiU pero sin mayoría absoluta, salida arropada por las fuerzas de orden público para ERC, cornada seria en el PSC, almohadillas para ICV, oreja para el PP y división de opiniones para el resto de fuerzas políticas. Por descontado, esta noche será harto difícil dar con el dirigente que asuma unos malos resultados y tire de autocrítica.
  Pero quizá la verdadera piedra de toque de las elecciones catalanas de hoy radique en conocer el número de ciudadanos que ejercera hasta las 20.00 horas su derecho al voto. No hay que olvidar que en 2006, con el referéndum del Estatut, el porcentaje no alcanzó el 50%. Porque, digan lo que digan los partidos políticos, si las autonómicas arrojan una participación que no supera la mitad del electorado, el fracaso será de todos y cada unos de los actores -ya sean principales o secundarios- de la escena política catalana.
  Si el próximo president de la Generalitat sale investido de una convocatoria electoral con una participación escuálida nadie le discutirá la legalidad. Pero será como si el Barça gana mañana a los merengues con un Mourinho que se ha quedado en casa leyendo El Quijote y que ha enfrentado sobre el césped del Nou Camp a las estrellas azulgranas con los jugadores suplentes del Castilla. Los tres puntos caerán del lado de los culés en justicia y encabezarán  la Liga, pero la victoria no sabrá igual.   

sábado, 27 de noviembre de 2010

El negocio de la solidaridad

La crisis no ha podido tumbar la solidaridad de los españoles. Somos 40 millones de habitantes que siempre hemos arrimado el hombro cuando ha habido que echar una mano con las desgracias del vecino o del damnificado por un terremoto al otro lado del mundo. Somos así y ojalá no cambiemos porque es un ejemplo para las generaciones que tomarán el relevo.
  Por eso produce náuseas conocer cómo nos pueden tomar el pelo con negocios montados con algo tan solidario como es la entrega de ropa usada en los miles de contenedores instalados en las ciudades. Alguien desde la administración central, la autonómica o la local debe tomar cartas en el asunto y legislar sobre el reciclaje de las 300.000 toneladas de ropa que abandonamos anualmente con la idea de que, tarde o temprano, llegará de forma gratuita a indigentes o gente necesitada. Y no es así.
  Seguramente habrá visto por su ciudad un contenedor como el de la imagen, perteneciente a Humana, una empresa en toda regla -con ánimo de lucro- presente en numerosas comunidades autónomas, con unos 3.000 contenedores a pleno rendimiento. Pues bien, sepa que esta organización -"reconocida como secta en varios países", según alerta Tony Cabré, de la Fundación Formación y Trabajo, vinculada a Cáritas Barcelona,- vende en tiendas propias la ropa usada que usted entrega voluntaria y gratuitamente, y que factura al año por este concepto unos 5 millones de euros, de los que se calcula que el 15% son beneficios. O sea, un negocio en toda regla en la que usted desempeña el papel clave de primo o tonto útil si pica el anzuelo y abre uno para depositar en bolsas el vestuario y el calzado que dejó de ponerse.
   Con la solidaridad no se juega, y los ayuntamientos son los primeros que deben exigir trasparencia y claridad a las organizaciones que piden colocar contenedores de recogida de ropa usada en sus calles. Porque los hay donde lo único sucio y que huele mal no es la ropa vieja y usada, sino más bien algunas manos que comercian con ella para beneficio propio.

viernes, 26 de noviembre de 2010

Tomarla con el mensajero

Tarde o temprano los periodistas hablamos de lo nuestro, aunque sólo sea porque con la pereza ante el ordenador los artículos salen más rápidos y que -ahora sí- damos por hecho que somos expertos en la materia. Este ejercicio de ombliguismo me lleva a alertarle para que desconfíe por norma general del dirigente politico que la toma con los medios de comunicación en general, con uno en particular o en el peor de los casos, con un periodista con nombres y apellidos.
  Desde que dos imberbes colegas del The Washington Post sacaron las vergüenzas a Nixon a principios de los años 70 y le enseñaron el camino de salida de la Casa Blanca, el Periodismo contemporáneo no ha parado de contabilizar choques de trenes con gobernantes de distinto pelaje en regímenes ya sean democráticos, dictaduras militares bananeras o totalitarismos pseudoproletarios. El balance, salvo error u omisión, siempre ha sido favorable a los plumillas y sus empresas. Y eso que, cada vez con mayor reiteración, los periodistas temen más a la reacción de la propia empresa que a las consencuencias de sus informaciones más delicadas. Es el Periodismo que nos ha tocado vivir, donde los consejeros delegados o los accionistas de las empresas periodísticas parecen contar más que el derecho a la información de los ciudadanos. Pero esa es otra historia.
  En apenas unas semana han salido en tropel diferentes gobiernos y dirigentes para dar bocinazos a la Prensa, lo que casi siempre suele interpretrarse como el diagnóstico de un político en apuros, de un régimen en crisis y horas bajas que busca pelea con un adversario de papel que se defiende con tinta desde el kiosko. El Gobierno de Marruecos encabeza el hit parade tras calificar de "racista" a los medios de comunicación españoles por sus informaciones sobre la crisis de El Sáhara. Las autoridades alauitas se han vestido de árbitros caseros y expulsan periodistas de El Aaiún desde el túnel de vestuarios, sin esperar al menos que comience el partido y los reporteros salten al desierto.
  Del caudillo Hugo Chávez, nada nuevo bajo el sol. Si en 2007 cerró la cadena RCTV por las críticas a su Gobierno, ahora su fijación es Globovisión -lo poco que queda crítico del periodismo venezolano-, tildando de "bandido" a su presidente y amenzando con intervenir un holding mediático que no le ríe las gracias. Así las cosas, el máximo dirigente de Globovisión ha tomado las de Villadiego y pedido asilo en EEUU.
  El top de la semana lo cierran dos presidentes europeos de países con pedigrí. El francés Nicolás Sarkozy ha llamado "pedófilos" a un grupo de periodistas galos que le inquirió por una venta turbia de submarinos a Pakistán. Para que el cuadro quede completo, el último por ahora en saltar a la pista del circo ha sido el artista Silvio Berlusconi. Más chusco, a su estilo, descolgó el teléfono y entró en directo en un programa de debate de la pública Rai3 que no era de su agrado, y a cuyo presentador, Giovanni Floris, no suele mandar una felicitación por Navidad. Casi a grito pelado tildó de "prepotentes" y "mistificadores" a los periodistas para dirigirse luego al conductor del espacio: "Usted cree que la RAI es suya y sin embargo la pagan todos los italianos". Y colgó abruptamente el teléfono. 
  En España, de momento, las polémicas periódisticas marchan por el derrotero que más apasiona al personal, esto es, las peleas entre empresas del sector de la comunicación. A la espera de los datos de audiencias del EGM que se conocerán el próximo día 2, la Cadena SER ha demandado a la COPE por plagiar Carrusel Deportivo con el Tiempo de juego de la emisora de la Iglesia. Ya ve que no sólo en el fútbol caen patadas y juego sucio.

jueves, 25 de noviembre de 2010

El cobrador del frac llama a la puerta

Para los que se saltan la sección de Economía de los periódicos con asiduidad y creen que las páginas salmón la despachan en los mercados de abastos para envolver el pescado noruego, lo del hipotético rescate de España suena tan familiar como el diferencial de la deuda o el bono alemán; son asuntos de la actualidad que están ahí pero prefiero en el ascensor hablar con el vecino de la ola de frio que azota a la Península, que ahí sí que tengo opinión y domino el tema.
  Para que se haga una idea en bruto del rescate de la economía española, para empezar, ha de tener en cuenta que es improbable que se produzca, aunque no imposible. Por el maltrago ya han pasado Grecia e Irlanda, y antes que nosotros quien ha comprado más papeletas para pedir la vez son los vecinos de Portugal. Si cae Lisboa será una malísima señal para el Gobierno Zapatero, aunque los hay que esgrimen que Bruselas ni quiere ni cuenta con reservas de dinero suficiente para acudir a nuestra hipotética llamada de auxilio. Hay quien se echa a temblar cada vez que el presidente y la vicepresidenta económica recalcan que España no es Irlanda -y menos aún Grecia- para calmar al personal, porque en agosto de 1992 el todopoderoso ministro de Economía, Carlos Solchaga, declaró que no iba a devaluar la peseta y apenas una semanas después, en septiembre, nuestra moneda de entonces se devaluó.
   Este manido rescate viene a ser una versión a lo bestia de lo que el Banco de España hizo en 1993 con el Banesto de Mario Conde o recientemente con Caja Castilla La Mancha y CajaSur. El banco emisor las intervino por el agujero que arrastraban, para luego ponerse manos a la obra para arreglar sus cuentas y sanearlas, cambiar gestores y nombrar nuevos administradores. Esto es, grosso modo, la hoja de ruta de la Unión Europea cuando se ve abocada a desembarcar en un país cuyos números son tan rojos que ya queman y el humo que desprenden impiden hallar la salida. Bruselas pone el dinero para salvar la papeleta y los agobios pero a cambio dicta a los gobernantes las recetas de obligado cumplimiento para salir a flote, lo que viene a ser una tutela de la política económica tras constatar que los gestores de país no han hecho los deberes correctamente. Y esa tutela se traduce en duros ajustes y cortar el grifo en todas aquellas partidas de la Administración del Estado donde los expertos de fuera detecten siquiera atisbos de derroche.


  A la vista de cómo anda el patio, crece el número de los que echan de menos una mayor visión de Estado de nuestros dirigentes políticos. Quizá, para calmar al personal, sería conveniente para abrir boca una reunión urgente Zapatero-Rajoy o reeditar una iniciativa similar a los Pactos de la Moncloa de 1977, un acuerdo de todas las fuerzas políticas y agentes sociales que vino de perlas para que la desastrosa economía de entonces no fuera un lastre que ahogase a la Democracia que alumbrábamos. Porque en el ambiente flota la nebulosa de un adelanto electoral que haga coincidir las generales -previstas para marzo de 2012- con las autonómicas y municipales fijadas para mayo de 2011. Aunque sólo sea para ahorrar a un Estado que anda tieso la factura de dos procesos electorales que salen por un pico.

   PD. La reunión de Zapatero el sábado con los jefes de las 30 mayores empresas del país será como regalar un pasaporte a los enclaustrados ciudadanos de Corea del Norte. El encuentro en Palacio servirá de bien poco si recordamos que el Estado tiene contraidas grandes deudas con muchas de esas compañías. Los presidentes quizá bajen en Moncloa de vehículos cedidos por el cobrador del frac y sosteniendo en la mano las facturas aún pendientes de pago.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

La vergüenza del siglo XXI



Mañana jueves se conmemora el Día Internacional contra la violencia de género, una lacra que ha dejado 65 muertes sólo en España en lo que llevamos de 2010, a las que deben sumarse los 10 menores de edad también fallecidos violentamente y que eran hijos de los presuntos asesinos. El dato supone un claro retroceso con respecto al número de víctimas del año pasado. En estos días se multiplican las campañas para concienciar a la sociedad sobre la violencia de género, entre ellas la titulada Saca tarjeta roja al maltratador.
  En BREIKIN NIUS nos quedamos con una que no ha sido difundida por los medios de comunicación pero que cumplirá con su tarea de concienciar desde la educación. Se trata de la que ha sido realizada por los alumnos del Colegio Divino Corazón de Madrid. Los adolescentes de este centro del distrito de Tetuán han trabajado por segundo año consecutivo para aportar su grano de arena al Día Internacional contra la violencia de género. El dibujo que encabeza este artículo (obra de Ainara Garrido, Aroa Escudero y Sheila Arroyo) es un ejemplo de que los niños no son ajenos a los problemas que les rodean, y que su esfuerzo solidario servirá para que, más pronto que tarde, el maltrato a las mujeres sea una pesadilla arrinconada en las hemerotecas de nuestra historia reciente.
  La batalla contra la violencia de género llegará a su fin cuando la sociedad tome esa lucha como algo propio y no ajeno. Por eso no supone una pérdida de tiempo dedicar los próximos segundos a este spot emitido en Estados Unidos:

(www.youtube.com/watch?v=RocXssYVzBo&list=PL515227D4921F5250&index=72&playnext=2)

  Recuerde que en España existe un número de teléfono gratuito de información para quien sufra violencia de género. Es el 016 y no deja rastro en las factura telefónica para salvaguardar el anonimato.

lunes, 22 de noviembre de 2010

Todo es posible en domingo

Los domingos ya no son lo que eran, informativamente hablando. Antes, rascar noticias era harto complicado, pero ahora hay que ordenarlas porque no caben todas a la vez ya sea en el periódico o en las escaletas de las radios y televisiones. Además, los estrategas políticos saben que es el día idóneo para dejar caer las malas noticias, aunque quizá sea solamente porque el personal se despierta más tarde o dedica más atención a los partidos de fútbol que a los asuntos políticos.
   Anoche se perfilaba el rescate muchimillonario de Irlanda a costa de toda la Unión Europea, lo que no es precisamente un buen augurio para creer que el final de la crisis económica anda a la vuelta de la esquina. Y ese personal se acongoja y la palabra de similar fonética, por aquello de que primero fue Grecia, ahora Irlanda y Portugal anda ahí ahí, por lo que sólo falta España para cerrar el círculo de las potencias europeas tan recordadas de los chistes de Eugenio. También suena a países del furgón de cola de las votaciones de Eurovisión, aunque la situación económica de la Vieja Europa ni haga gracia ni dé el cante a los millones de parados españoles que se sacaron, a su pesar, el carnet de socios de las Oficinas de empleo.
  Con España preparándose para las fiestas de Navidad a un mes vista, como si aquí los gastos de la fiesta lo pagasen otros, el presidente del Gobierno se presentó este domingo en su diario de cámara -dos largas entrevistas en lo que llevamos de año- para soltar sin anestesia que "el 12 de mayo supe que entrábamos en otra fase de conciencia de la crisis, el efecto llegaba a toda la población". Es decir, que sólo hace seis meses que se cayó del caballo y supo, con el decreto de congelación de pensionistas y salarios de funcionarios, que eso de la crisis económica sacudía a todo hijo de vecino.
  De la larga confesión en El País, José Luis Rodríguez Zapatero no despeja dudas sobre su futuro, a pesar de que le queda por delante únicamente año y medio de legislatura: "Uno tiene el derecho a decidir y a decidir cuándo explica su decisión", lo que traducido significa que ni sí ni no, sino todo lo contrario, o apostar al Barça-Real Madrid colocando en la quiniela un triple. Y sobre la situación en el Sáhara, la mejor manera en estos casos es relacionar siempre la postura del Gobierno atendiendo a aspectos de la seguridad nacional, que eso da mucho empaque y seriedad y hasta cierta patina de patriotismo: "Marruecos es un colaborador activo en la prevención y lucha contra amenazas serias para la seguridad", ha contado Zapatero. Aunque falte el pequeño detalle de recordar que ese colaborador activo no es una democracia sino más bien un régimen cuasi feudal, y ya se sabe que cuando se habla de seguridad y esas cosas viene pero que muy bien algo llamado Estado de derecho, aunque sea por aquello de las garantía de los ciudadanos y las libertades.


   Hace ahora un mes que estrenábamos Gobierno y parece que la remodelación tuvo lugar hace una eternidad. La renovación del Gabinete ha sido ya amortizada y las nuevas caras no han aportado apenas musculatura y reflejos a un Ejecutivo que vive en la isla de Perdidos. Con excepciones como la de un Rubalcaba chico para todo al que se le desinfla por momentos su ubicuidad, ministros como Angel Gabilondo, Rosa Aguilar, Francisco Caamaño, Miguel Sebastián o Cristina Garmendia andan prácticamente en la clandestinidad mediática. Las elecciones catalanas del próximo domingo darán oxígeno al Gobierno si la derrota es dulce, aunque meterá al enfermo en la UCI con ventilación mecánica asistida si la caída es estrepitosa. Todo es posible en domingo, aunque haya que esperar una semana más.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Algo más que televisión

Es curioso. Si se pone a pensar, seguro que le sale el nombre del inventor de la imprenta (Gutenberg) o el de la radio (Marconi). Pero el de la televisión, apuesto que pasapalabra. El inventor de la cosa responde al nombre de John Logie Baird, nació en Escocia y está considerado como el padre de la criatura, que vino al mundo en Gran Bretaña en 1925.
   Hoy se conmemora el Día Internacional de la Televisión, una fecha instituida por la ONU y que en nuestro país seguramente pasará completamente inadvertida. Las cadenas, por supuesto, ni mencionarán que se celebra la jornada, su jornada. Son las mismas cadenas que, periódicamente, informan de multitud de días internacionales de los asuntos más importantes y también de los más peregrinos. Nunca he comprendido porqué las teles no saben venderse a sí mismas como medios esenciales de comunicación y entretenimiento, ante el que los españoles sin ir más lejos prestamos atención de media unas 4 horas diarias.  Como tampoco entiendo la razón que se esconde detrás del hecho de que las cadenas se inflen a informar sobre los festivales de cine de aquí y allá y, sin embargo, oculten sistemáticamente la celebración de los principales festivales y mercados nacionales e internacionales de televisión. Incomprensible, pero ahí está.
  El Día Internacional de la TV asoma en el calendario justo cuando el medio intenta encontrar su sitio tras el desembarco fulgurante de Internet, su más temido adversario. Una de las principales preocupaciones de los gurús televisivos pasa por atraer al medio a un público infantil y juvenil que, mayoritariamente, ha cambiado el mando a distancia por el ratón del ordenador conectado a la Red, los móviles y los videojuegos. En España, donde -créanme- se hace una fabulosa televisión, el Día de las 625 líneas se conmemora con las principales cadenas privadas tirándose los trastos a la cabeza a cuenta de las fusiones cerradas y las que quedan por sellar. Con los canales autonómicos de la FORTA en el punto de mira de los operadores privados, que ansían que su trozo de tarta publicitaria desaparezca a imagen y semejanza del enorme pastel abandonado por TVE, el panorama audiovisual empieza a asemejarse al de un país moderno.
   A esto, el Gobierno anuncia la próxima constitución del Consejo Estatal de Medios Audiovisuales, una especie de árbitro que sea juez en un mercado en el que se juegan muchos partidos cada día, unos relacionados con las cuentas de resultados y otros que tocan aspectos de las libertades y los derechos de los ciudadanos.
  Para los críticos irredentos de la televisión -existe telebasura como hay radio, prensa e Internet basura-, recuerdo la cita del italiano Federico Fellini. "Condenar la televisión sería tan ridículo como excomulgar la electricidad o la teoría de la gravedad". Y cómo despedida y cierre de la programación, un enlace que lleva a los argentinos Les Luthiers y la crítica televisiva más inteligente.(http://www.youtube.com/watch?v=SngX9awG9jg)

sábado, 20 de noviembre de 2010

Pedir votos, pedir monedas

Recta final, afortunadamente, de la campaña electoral en Cataluña. Entre hoy y mañana conoceremos las últimas encuestas sobre intención de voto de unos comicios en los que CiU regresará al poder y pondrá punto final al tripartito liderado por el socialista Montilla, según vienen apuntando los sondeos. La campaña transcurre por los carriles del guión previsto siempre en estos casos:

-Bocazas de turno que suelta el disparate: Puigcercós, de ERC, con su ataque a los andaluces diciendo que en esa comunidad nadie paga impuestos.

-Negar cualquier pacto con el adversario para luego, llegado el caso, sellar un pacto esgrimiendo "responsabilidad".

-Mucho discurso grandilocuente sobre Sanidad, Educación y Justicia, materias que luego en la legislatura pasan a un segundo o tercer plano.

-Y vídeos electorales impactantes y acciones en Internet polémicas, que salen muy baratas y dan mucho de sí en los medios de comunicación. Si no tienes vídeo propio, no eres nadie, amigo.

   Con este último apartado hacemos parada y fonda. El PP abrió la caja de Pandora con el videojuego en el que su líder, Alicia Sánchez-Camacho, se enfrentaba a inmigrantes ilegales. Los populares, que juegan siempre con fuego en este asunto, negaron la menor y echaron la culpa al diseñador del pasatiempo. Luego la ex popular y cabeza visible de Alternativa de Gobern, Montserrat Nebreda, aparece en un vídeo de tintes sexuales light y cubierta sólo por una toalla. Para cerrar, de momento, el circo de la campaña, el PSC se despacha con otro vídeo en el que una de sus votantes experimenta un orgasmo al introducir su papeleta en la urna. (www.youtube.com/watch?v=A5PjFGBvHYE).
  El único aspecto positivo del orgasmo socialista, que quizá degenere en gatillazo si se baja de los 30 diputados, ha sido la salida a escena de la ex ministra de Igualdad, Bibiana Aído. Sí, como lo oyen. La actual secretaria de Estado de Igualdad ha realizado posiblemente sus declaraciones más sinceras y acertadas desde que llegó para quedarse en la política nacional: "Es publicidad engañosa", ha dicho sobre el vídeo de marras difundido por sus compañeros de partido.


   Mientras la campaña de las catalanas discurre sin sobresaltos, con Zapatero desaparecido en combate de los mítines de su ex ministro Montilla hasta posiblemente mañana, la crisis económica se ha visualizado como nunca en una fotografía memorable que aquí plasmamos: el director para Europa del Fondo Monetario Internacional acude a Irlanda para pactar un posible rescate multimillonario del país, y entre moqueta y moqueta de los edificios y despachos gubernamentales, camina por la calle con sus colaboradores para toparse con un indigente que le reclama ayuda. Ajai Chopra, que así se llama el director europeo de FMI,  a lo suyo como si nada, ya que unos metros más adelante le esperan en la sede del Banco Central. El mendigo solicitaba unas monedas, el Gobierno irlandés unos 100.000 millones de euros. No hay color.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Mudanza de ángeles

En la España del verano de 1989 no había teléfonos móviles, ni Internet. Los ordenadores sustituían muy lentamente a las máquinas de escribir, pagábamos y cobrábamos en pesetas, TVE empezaba a tener competencia en un par de canales autonómicos, Felipe González gobernaba plácidamente con mayoría y un tal Aznar despuntaba como novísimo lider del PP, que acababa de guardar en un cajón las siglas de AP.
  Con la canción del verano Aquí no hay playa sonando de norte a sur, un joven llamado Antonio Meño entró en el quirófano de una clínica de Madrid para someterse a una operación sencilla de nariz, una rinoplastia. Una presunta negligencia del anestesista provocó que el joven entrase en coma. Juana y Antonio, sus padres, iniciaron entonces una dura batalla judicial para exigir responsabilidades al centro médico pero la justicia y la suerte no llamaron a su casa....hasta esta semana. Tras pasar 520 días acampados junto al Tribunal Supremo en una chabola -la familia padeció el desahucio de su piso de Móstoles tras ser condenados a pagar los 400.000 euros de costas vistas anteriores-, la Justicia -así, con mayúsculas-, les ha dado la razón y  ha ordenado que se celebre un nuevo juicio. El giro radical ha sido posible tras la aparición de un médico que en 1989 y como aprendiz estuvo presente en el quirófano, y que declaró hace una semana en el Alto tribunal que la operación estuvo plagada de fallos.
  21 años ha durado la eterna espera de Juana y Antonio, quienes han perdido mucho por el camino, excepto el cariño hacia su hijo y su lucha incansable y diaria contra los responsables de su estado de coma. "Han aparecido muchos ángeles en nuestro camino" y "hemos ganado la batalla pero ahora continúa la guerra", declaraba emocionada Juana tras conocer el fallo.
  Los ángeles de la familia Meño han bajado posiblemente desde Móstoles hasta Jerez de la Frontera para encargarse de un nuevo desafío, puede que aún más complicado. Este próximo lunes, 22 de noviembre, se cumplirán 15 años del asesinato de Juan Holgado en una gasolinera de la capital del Sherry. Francisco Holgado, bautizado como Padre coraje y cuya historia fue llevada por Benito Zambrano en una memorable tvmovie, sigue luchando para conseguir un nuevo juicio, pero el caso por el crimen de su hijo ha sido recientemente archivado...a menos que se retome la investigación policial o que aparezca un nuevo testigo -como el médico aprendiz- que aporte pruebas.
   El Padre coraje jerezano, que llegó a poner en peligro su vida tras bajar al mundo de la droga de la ciudad y grabar a los presuntos asesinos de su vástago, seguro que se habrá emocionado tras conocer la sentencia del Supremo favorable a la familia Meño. La ciudad de Jerez, que escuchó en 1985 a su alcalde Pedro Pacheco afirmar que "la justicia es un cachondeo", aguarda 15 años después del crimen de la gasolinera para enterrar definitivamente el exabrupto del político andalucista.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Beneficios sí o sí

Hoy entramos gratis en el túnel del tiempo. Corría 1971 cuando las autoridades del Régimen se desplazaban al sur para inaugurar en las últimas bocanadas del desarrollismo la autopista de peaje Sevilla-Cádiz. La carretera daba un brico en sus últimos metros para acceder a la Tacita de plata a través del puente móvil José León de Carranza, también de paganini para todos los coches que enfilaban la ciudad por la majestuosa infraestructura de la época. El peaje del puente, se dijo entonces, serviría para cubrir su coste. Hasta que alguien que no estudió Letras puras se percató a principios de los 80 que tanto trasiego de vehículos pasando por caja durante más de una década, no sólo había cubierto el precio del puente, sino de al menos tres. En los años posteriores hubo bofetadas entre los ayuntamientos de la Bahía para que el dinero cobrado de más a sus empadronados conductores aterrizasen en sus menguadas arcas. Algo así como el canon digital del siglo pasado.
  Década de los 90. La autopista Sevilla-Cádiz -casi 90 kilómetros- continúa siendo de peaje. La Expo-92 y el Plan de Autovías diseñado por el ministro del ramo de nombre Cosculluela olvidan desdoblar la N-IV entre Sevilla y Cádiz, por lo que la autopista no sólo sobrevive y arroja beneficios, sino que la competencia no está ni se la espera.
  Siglo XXI. El peaje se mantiene aunque se retira el pago en el breve recorrido entre Jerez y Cádiz. La N-IV entre la capital hispalense y la capital del Carnaval continúa asemejándose a un escenario válido para rodar capítulos de Cuéntame cómo pasó. La concensión de la autopista, que ha sido prorrogada desde su construcción por gobiernos de UCD, PSOE y PP, expirará el 31 de diciembre de 2019; a no ser que IU ostente el Gobierno central y haga lo propio aunque sólo sea por mantener la tradición. Las cajas registradoras de las cabinas de peaje, mientras tanto, a lo suyo y echando humo: de los poco más de 7.000 vehículos diarios de media en 1991 se pasa a los cerca de 25.000 por jornada en 2009.
  Noviembre de 2010. Las empresas constructoras y concesionarias de nueve autopistas de peaje construidas en España en los últimos ocho años -unos 500 kilómetros de asfalto, la mayoría en los accesos a Madrid- reclaman una compensación al Estado para no declararse en quiebra y abrir en la cuentas públicas un agujero que supera los 3.000 millones de euros. Para empezar, a la vista de que la crisis provoca un escuálido tráfico de coches en sus obras y que los conductores esquivan los peajes para apretarse el cinturón, se contentan con el pronto pago de 80 millones a cuenta de los Presupuestos de 2011.
  Si a esto le sumamos los cerca de 20.000 millones de euros -no intente hacer el cálculo en pesetas- que el Estado deberá a final de año a las empresas eléctricas -cuyas ganancias anuales dan vértigo reproducir- por el denominado déficil tarifario, entran ganas de buscar un socio y montar un negocio de suministro de luz o de autopistas de peaje porque el beneficio está asegurado sí o sí, mientras el riesgo radica sólo en conocer la fecha de cobro.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Comunicando, comunicando

A punto de cumplirse un mes de la remodelación del Gobierno, ya ha saltado por los aires en 1.000 pedazos uno de los objetivos esenciales marcado por Zapatero al anunciar los cambios: "Gran capacidad de comunicación, explicar qué estamos haciendo". Y reventado por el flanco que nadie podía sospechar, como es la política exterior, ya que los asesores auguraban que las malas noticias iban a seguir cayendo sin remisión desde el terreno de la economía.
  Pero ha sido la crisis de El Sáhara, con la represión marroquí, la que ha colocado en el disparadero a las nuevas caras del Ejecutivo. De momento, con un suspenso en el casillero en lo tocante a la política comunicativa. Ya es toda una paradoja que el vicepresidente, ministro del Interior y portavoz del Gobierno se reúna ayer en Madrid con su homólogo marroquí de Interior y el encuentro sea mudo para la Prensa. Luego Rubalcaba salió ante los medios forzado por las críticas. Al menos, dio la cara. La titular de Exteriores, Trinidad Jiménez, se ha estrenado con un papelón en toda regla y, hasta hoy, su política de comunicación no ha funcionado a pleno rendimiento. El ministro Jáuregui, curtido en un millón de peleas, patinó con la soberanía de El Sáhara en pleno Parlamento. Marcelino Iglesias, al que la crisis de Gobierno catapultó a la secretaría de Organización del PSOE, superó a su antecesora Pajín con la conjunción planetaria al no saber con exactitud en qué año abandonamos El Sáhara a su suerte.
   Muchos esperan que más pronto que tarde el presidente Zapatero marque el camino en la crisis tras sólo haberse referido a la gravísima situación con nuestros vecinos pidiendo "prudencia". Porque una cosa es en política contar con expertos en Comunicación y otra bien distinta estar comunicando y comunicando como en la canción que el chileno Arturo Millán (www.youtube.com/watch?v=7khkkLviUO4) dejó para la historia el Festival de Benidorm 1960, cuando El Sáhara era la provincia española número 53:

"Quise decirte que me muero
que por tu culpa estoy penando
pero no pude, pero no pude porque estabas
comunicando, comunicando, comunicando".
  
   Porque la Comunicación del Ejecutivo también falla estrepitosamente cuando somos testigos de cómo trata Marruecos a la Prensa española y a los periodistas enviados especiales a El Sáhara para contar lo que allí sucede. Rabat se ríe de ellos y carga duramente contra el conjunto de los medios de comunicación españoles, sin excepción, mientras que Moncloa se mueve poco y lentamente en su defensa. Una vez más se cumple el viejo aforismo de que en un conflicto la primera víctima es la verdad.

martes, 16 de noviembre de 2010

El Gobierno imposible

Defiende el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, que los jubilados hagan "sacrificios" para salir de la crisis cuanto antes, y que ese esfuerzo pasa por aceptar la congelación de sus pensiones en 2011. A la vista de que aquí todo lo imposible puede parecer posible -caso del giro de 180º grados en nuestra política con  Marruecos y El Sáhara-, y que las ideas antaño más peregrinas han dejado de ser simples utopías -que el PP derrote al PSOE en su granero andaluz en las autonómicas-, desde aquí arrimamos el hombro y hacemos nuestra aportación fantasiosa.
   De los 18 meses que quedan de legislatura, apostamos por un intervalo de 9 meses con un Gobierno encabezado por Zapatero pero con lo mejor de cada casa. Una vez hecho el trabajo de sacar al país de la crisis -o en su defecto intentarlo por todos los medios-,  los ministros volverían a sus puestos de trabajo anteriores, el gabinete actual a sus carteras y el rey les impondría a los salientes como muestra de gratitud el Toisón de oro, la más grande distinción que se otorga en España, si una encuesta posterior del CIS arroja que los españoles dan por mayoría un notable o sobresaliente a su gestión. Por supuesto, desde sus cargos no podrían beneficiar ni directa ni indirectamente a sus actuales empresas. Allá vamos con la remodelación temporal del Gobierno, y que conste que todo es un simple pasatiempo imposible en la vida real. Que cada lector añada sus propias propuestas, que soñar es gratis y todavía Hacienda no lo grava con un impuesto:

Vicepresidente. Isidoro Alvarez, presidente de El Corte Inglés, la empresa que según algunos vertebra al país y que levanta envidia en todo el mundo

Vicepresidente segundo y ministro de la Presidencia. César Alierta, el mandamás de Telefónica.

Ministro de Economía y Hacienda. Emilio Botín, presidente del Banco Santander. Sobran las explicaciones.

Ministro de Asuntos Exteriores. Javier Solana, el español que ya ocupó ese cargo y que cuenta con mayor peso en la escena internacional por los cargos de jefazo de la OTAN y de la UE.

Ministro de Defensa. José Julio Rodríguez, actual Jefe del Estado Mayor de la Defensa, que los militares ya no provocan ruido de sables y son los que más conocen lo suyo.

Ministra de Industria y Energía. Magda Salarich, ahora en el grupo Santander y durante años la directora de Citröen Hispania.

Ministro de Trabajo y Seguridad Social. Rodrigo Rato, presidente de Cajamadrid y ex capo del FMI.

Ministra del Interior. Margarita Robles, magistrada del Tribunal Supremo y ex secretaria de Estado de Interior.

Ministro de Fomento y Vivienda. Florentino Pérez, presidente de ACS y del Real Madrid.

Ministro de Educación. José Antonio Marina, filósofo y pedagogo.

Ministro de Justicia. Fernando Grande Marlaska, juez de la Audiencia Nacional.

Ministra de Cultura. Cristina García Rodero, licenciada en Bellas Artes y fotógrafa.

Ministra de Sanidad y Consumo. Margarita Salas, científica e investigadora.

Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación. Joan Roig, presidente de Mercadona, un excelente gestor privado.

Ministra de Ciencia y Tecnología. Amparo Moraleda, directiva de Iberdrola y ex presidenta de IBM España.

Ministro de Asuntos Sociales. Vicente del Bosque, entrenador de fútbol y la viva imagen de un hombre trabajador y solidario.

Ministro de Medio Ambiente. Juan López de Uralde, ex presidente de Greenpeace España.

Ministra portavoz. Ana Blanco, periodista y conductora del Telediario-1 de TVE.

lunes, 15 de noviembre de 2010

Bocazas sin fronteras

El huracán José Mourihno es todo menos un fenómeno nuevo. Me explico. A primeros de los años 80 el entrenador en la modesta 2ªB del equipo de mi pueblo, el Racing Club Portuense, se llamaba Manolo de la Torre y era un provocador nato: "Soy -clamó a la afición que criticaba sus tácticas- el mejor entrenador del mundo". A pesar de su narcisismo de libro, el Portuense nunca ascendió a la División de plata, el Marca no dedicó ninguna portada al preparador, el Real Madrid no llamó a sus puertas y De la Torre se tuvo que conformar con mudarse al banquillo del Ceuta y otros equipos de fuste similar. Tampoco obtuvo grandes méritos futbolísticos otro técnico que aterrizó en el Cádiz CF poco más tarde y que respondía al nombre de David Vidal. Más chulo que una concentración de ochos, sus ruedas de prensa nunca dormían al personal, como tampoco sus performances desde el banquillo de cara a la grada y las cámaras de televisión.
  Mourinho, como en su día Van Gaal -ahora en el Bayern- son dos entrenadores de la escuela de Vidal y De la Torre, pero en vez de calentar incómodos banquillos sacan lustre a los mullidos butacones de cuero y diseño de la primera fila del fútbol mundial. Provocadores natos, no necesitan abuelas. En el caso del portugués que manda en el vestuario del Bernabéu, su carácter de sobrado y la forma con la que trata al adversario no le ayudarán a que sea elegido como imagen de una campaña publicitaria de Cáritas. De vez en cuando, se topará con colegas del ramo que le tildarán, como ha pasado esta semana, de "canalla". El Real Madrid se merecerá los títulos que pueda conseguir bajo su batuta pero no a un personaje como él al mando de la plaza merengue. Habrá hasta quien recuerde que la diferencia entre una vaca pastando y Mourinho mascando chicle radica en la mirada inteligente del rumiante.
  Los bocazas se diferencian del lince en que de momento no sólo no andan en peligro de extinción sino que se reproducen a la velocidad de los mosquitos veraniegos. Y no sólo en los campos de fútbol. En la política local, nacional e internacional siempre disponen de un campo de cultivo envidiable. De mi tierra gaditana me quedo con el alcalde de Puerto Real, un republicano versión bananera a cuyo lado Jaime Peñafiel se transforma en un adalid de la monárquía como presidente del club de fans de la princesa Letizia. En la campaña de las elecciones catalanas de este mes, los humoristas de programas como el de Buenafuente se frontan las manos y aflojan las imaginación presenciando el espectáculo de Joan Laporta y su partido independenestista cañí. Seguro que algún adversario del ex presidente del Barça barrunta con su asesoría jurídica meterle un pleito por intrusismo. Aunque Puigcercós (ERC) ha arrancado la campaña con el listón muy alto al atacar sin miramientos a los andaluces. En la ONG Bocazas sin fronteras, qué decir que no se sepa ya de insignes y reconocidos asociados como Hugo Chávez o Silvio Berlusconi.
  No obstante, el deseado título honorifico de Bocazas del mes ha distinguido -por unanimidad del jurado y a pesar de que faltan 15 días para despedir noviembre- a Rafael Sanzó Riera, párroco de la pequeña localidad castellonense de Vilafamés, por disponer de un doble discurso. El señor cura ha sido detenido por la policía tras hallar en su ordenador 21.000 archivos con contenido pedófilo y pornográfico. No queda ahí la cosa; ahora bien lo mejor. Su antecesor en la sacristía murió de cirrosis por su afición a la botella -ni la de Font Vella ni la de la lejía- y el anterior escandalizó al pueblo porque, habla la alcaldesa de Vilafames, "descubrimos que robaba". Con estos mimbres, a nadie extraña que la primera autoridad municipal haya reclamado plaza de oyente como jurado del casting que en breve montará el Obispado de Segorbe Castellón para elegir sustituto de don Rafael. Berlanga, a buen seguro, mueve ya los hilos para adquirir los derechos cinematográficos de la historia.

domingo, 14 de noviembre de 2010

No es lo mismo pero se parece

Una vez más se vuelve a demostrar que los políticos temen más a las hemerotecas que a sus rivales. La prensa rescata este domingo de los archivos una fotografía tomada en 2003 a Trinidad Jiménez, flamante ministra de Asuntos Exteriores, en la que aparece sonriente con una pegatina en su solapa donde se lee Sáhara Libre.
   Las portadas de la prensa de hoy hacen grandes huecos a las imágenes de la manifestación celebrada ayer en Madrid  para condenar el brutal ataque marroquí contra el pueblo saharaui en El Aaiún, del que todavía se desconoce el número exacto de víctimas. Las fotografías retrotraen al 16 de febrero de 2003, cuando Aznar perdió la calle y el respaldo popular para empezar a enfilar el camino de salida del Palacio de la Moncloa. Ese día de febrero millones de ciudadanos se manifestaron por todo el país contra la guerra de Irak.
   Hace 24 horas en la capital de España mismo escenario para mostrar el rechazo de miles de personas a la agresión padecida por el pueblo saharaui. Si en 2003 el PP fue el único que no tuvo un hueco en la concentración antibelicista, ayer en Madrid quien no estuvo en la calle tras la pancarta fue el PSOE. Y ya se sabe qué ocurrió en las urnas un año después de que el pueblo español saliera de casa para gritar bien alto No a la guerra. El Sáhara no es Irak, pero los paralelismos son evidentes.
    Hoy 14 de noviembre se cumplen 35 años de los bautizados como Acuerdos de Madrid. Con Franco agonizando, el Gobierno de Arias Navarro entregaba El Sáhara a Marruecos y se marchaba de aquella zona con el rabo entre las piernas. La misma sensación que se nos está quedando en 2010 a la vista de cómo el Ejecutivo afronta esta crisis, apoyado en el burladero sin atreverse a bajar a la arena, mientras la ciudadanía ya ha tomado partido saltando a la calle como espontáneos.

sábado, 13 de noviembre de 2010

Jubilar al mensajero

Si el presidente Lincoln observara el panorama actual de los medios de comunicación quizá proclamara "antes noticias online que online sin noticias" en vez de su recordado "antes prensa sin Gobierno que Gobierno sin prensa". En un país como el nuestro, con unos índices de lectura de diarios que nos colocan a la cola del mundo civilizado, los gurús del Periodismo se estrujan la cabeza para intentar pronosticar cuál será el futuro de la prensa escrita tras el fulgurante desarrollo de Internet. Ya hay quien sostiene que desaparecerá dentro de una década, apuntando a la Red como la culpable del entierro por aquello de buscar siempre al sospechoso que sale beneficiado del crimen.
  Si se cumple el pronóstico será la primera vez que el nacimiento de un medio de comunicación borra a otro del mapa de la competencia. Siempre en estos casos recuerdo las proféticas palabras de un magnate del cine americano, cuando en los años 30 vaticinó el fracaso de la televisión argumentando que las familias se cansarían pronto de mirar a una caja de madera desde el salón de su casa.
   En el caso español, hay quien sostiene con retranca que la venta de periódicos subiría como la espuma si se prohibiese por ley que los bares -donde somos potencia planetaria en número de licencias- dejasen de ponerlos gratuitamente a disposición de sus clientes. No se crean que el apocalipsis de la prensa escrita cristalizará por una zancadilla de Internet. En el caso de que ocurra, los responsables serán más bien aquellos que prefirieron invertir más en tecnología que en capital humano. Agarrémonos aunque sea a esta comparación que bien podría haber sido parida por la mente de Gila: "Si la popularización del uso de papel alumino no acabó en los años 70 con los periódicos -que dejaron desde entonces de envolver millones de bocadillos-, Internet tampoco lo logrará". Aunque sean residuales y se vendan en tiendas delicatessen a precio de oro, los periódicos contarán con su público garantizado, de la misma manera que La 2 en televisión o Radio Clásica en las ondas herzianas suman una audiencia fiel aunque de tamaño minúsculo.
  Lo curioso de Internet es que ha llevado a millones de personas, que no compraron un periódico en su vida, a leer los diarios digitales. Eso ya es un primer paso porque se crea un consumidor que tarde o temprano se acercará al kiosko o la gasolinera a adquirir su cabecera predilecta.
  "Nosotros, más pronto que tarde, suprimiremos esas páginas", ha adelantado el director de uno de los periódicos del Grand Slam patrio. Y no se refería a las dedicadas a los anuncios de prostitución, sino a las páginas de información sobre las parrillas de televisión. Ese es precisamente el camino que hay que esquivar si no se quiere jubilar al mensajero de papel y que su cometido lo ejerza la Red a través de la fibra óptica.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Caracol que viaja en tortuga

Vaya por delante que no soy partidario de la política sobre paridad y sí de la política de los válidos. Traducido al lenguaje de la calle: la composición por sexos de cualquier órgano no ha de ser necesariamente al 50%, ni mucho menos -peor aún- que se fije por ley de obligado cumplimiento. Bien es verdad que las mujeres españolas, todavía lentamente, siguen gracias a su esfuerzo y valía ocupando cargos y actividades de las que algunas de nuestras madres y muchas de nuestras abuelas se escandalizarían.
  Esta semana hemos conocido que en la Comunidad de Madrid ha nombrado a una mujer como máxima responsable de los bomberos de la región, con la particularidad de que su esposo -profesional del fuego en Madrid- pasa ahora a ser también su subordinado en un sector cuya imagen venía relacionándose exclusivamente con la testosterona. Y en el convulso México, lección en toda regla de las mujeres que han dado un paso al frente para dirigir las comisarías de Ciudad Juárez y aledaños -donde las mafias asesinan a policías desde el desayuno- ya que nadie -hombres incluidos- quería cubrir unas vacantes que huelen a esquelas de periódicos.
  En España el Gobierno y el PSOE han levantado desde hace años la bandera de la paridad. Pero claro, para algo sirven las hemerotecas. Si en la reciente remodelación ministerial ese objetivo pasó a mejor vida, qué decirles de las fotografías de familia que acompañan estas líneas y que corresponden a la Comisión Territorial de los socialistas, una celebrada en julio de 2009 y la otra convocada el martes pasado. Con casi un año y medio de intervalo, en la de esta semana ha bajado un 50% la presencia de mujeres ya que su número ha pasado de seis a tres. O sea, la paridad del cangrejo o la del caracol que viaja en tortuga.

  No se puede legislar en defensa de la paridad y luego dar ejemplo gráfico de lo contrario, ya sea en órganos internos o a la hora de designar candidaturas. Al menos, el PSOE avanza en lo que a candidatas se refiere. De los 14 cabezas de listas autonómicas con elecciones en los próximos meses ha situado a tres mujeres al frente en Cantabria, Murcia y Aragón. En el PP, que cuenta con la única presidenta de Comunidad de la historia de nuestra democracia, seguimos con la incógnita de sus candidaturas a las autonómicas de mayo. El equipo de Mariano Rajoy viene desde hace un año retrasando su anuncio, pero todo indica que -salvo sorpresas- Esperanza Aguirre seguirá siendo la isla y Alicia Sánchez Camacho la náufraga de las elecciones catalanas, donde encabeza la lista de los populares. Más que paridad, la sociedad reclama sentido común y que los políticos dejen de temer más a las hemerotecas que a sus adversarios.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Deja el dinero y corre

Seguro que le pasó durante su etapa de estudiante: cada vez que caía un suspenso la noticia corría como la pólvora entre su familia, amigos y vecinos. Por el contrario, el día que obtuvo una matrícula de honor se produjo un apagón informativo y se vio obligado a ejercer de portavoz para que los mismos de antes supieran de su gran éxito académico.
   A los periodistas nos pasa algo similar cuando olfateamos noticias al margen de las obvias ruedas de prensa y del aluvión de comunicados de los gabinetes de prensa y lobbys. Si la información que rastreamos entra de lleno en la cara menos amable de la vida -crímenes, corruptelas, robos, abusos...- somos expertos en sacarlas a la luz y dedicarles una cobertura con letras de imprenta bien lustrosas. Por el contrario, no andamos muy finos cuando se trata de encontrar y difundir noticias que nos devuelven la esperanza en el ser humano. Somos así, qué le vamos a hacer.
   Casi seis meses hemos tardado en conocer el gesto de una pareja de ancianos septuagenarios de Canadá. Se llaman Allen y Violet Large y la suerte y la fortuna -posiblemente fuera el destino- quiso que a principios de año la lotería de su país les dejase un premio de 11,2 millones de dólares, es decir, 8 millones de euros o si lo prefieren 1.300 millones de pesetas. Para los banqueros de su pueblo de Nueva Escocia pasaron automáticamente a convertirse en lo que llaman clientes preferentes.
  Allen y Violet son jubilados, él de su trabajo de soldador y ella como antigua trabajadora en empresas de cosméticos. Llevan una vida acomodada dentro de sus límites y su principal preocupación es la recuperación de un cáncer que sufre Violet. La lluvia de millones les produjo "un quebradero de cabeza" enorme por temer que tanto dinero acercase a su domicilio a "gente retorcida".
  Casados desde hace 36 años, en la recta final de sus vidas, se han liado la manta a la cabeza y durante los últimos meses han destinado el montante total del premio a obras de caridad en hospitales y servicios de beneficencia, además de ofrecer unos pellizos a amigos en aprietos económicos. Lo mejor de todo, las declaraciones vertidas por los protagonistas a la prensa tras conocerse su caso: "El dinero que ganamos no representa nada; nos tenemos el uno al otro", ha sentenciado Allen, mientras que para su esposa Violet "es algo que nos hace sentir bien" ya que "no tenemos ni quejas ni reclamaciones que hacerle a la vida".
   La historia de los Allen ha pasado prácticamente desapercibida para los medios de comunicación españoles. Los pocos que la han recogido -salvo contadísimas excepciones- la han metido con calzador como breves, que ya se sabe que el público en tiempos de crisis no está con el cuerpo como para enterarse de las alegrías ajenas.
   Existió hace años un periódico europeo que sólo publicaba noticias positivas pero la iniciativa acabó pronto en el cementerio de papel. Su nacimiento apenas trascendió a la opinión pública, sin embargo, su defunción llegó a oídos de todo el mundo porque los medios se encargaron de propagarla. Todas las noticias que merecen ser impresas, lleva por bandera en su cabecera el The New York Times, incluso y llegado el caso, las positivas cazadas por unos periodistas que, les aseguro, no somos "gente retorcida".

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Diplomacia jamonera

Si en la Marcha verde de 1975 España se cubrió de gloria, 48 horas después del salvaje ataque marroquí contra el campamento saharaui de las afueras de El Aaiún estamos haciendo méritos sobrados para que en la diplomacia internacional nadie ya nos tome en serio. Se suele decir que la diplomacia se construye y avanza con gestos. Pues bien, me quedo con dos que no ayudan precisamente ni a lo uno ni a lo otro. El de la ministra de Asuntos Exteriores siguiendo con su viaje oficial por Bolivia y Ecuador sin plantearse siquiera regresar a Madrid, sentarse en su despacho del Palacio de Santa Cruz y tomar la iniciativa liderando a la comunidad internacional para intentar alcanzar una solución a la crisis de nuestra ex colonia. Trinidad Jiménez, como si tal cosa, se desplazó en avión 400 kilómetros de La Paz a Cochabamba para entrevistarse con el presidente Evo Morales en la clínica privada donde se recupera de una intervenvión quirúrgica. Y digo yo, si el líder bolivariano tenía en su agenda operarse por qué en Exteriores no aplazaron el viaje para mejor ocasión, conociendo además de que en breve tocará visita oficial de Zapatero al país. Impagable de otro lado saber que la ministra todosonrisas le ha regalado al convaleciente Morales un surtido de jamón de Jabugo para que ahogue sus dolencias.
  El segundo gesto atañe al Jefe del Estado, quien apenas 24 horas después de los graves sucesos del Sáhara, se embarcaba rumbo a Kuwait de visita privada para quedarse por el Golfo hasta el domingo y presenciar en Abu Dhabi la carrera de Fórmula 1 de Fernando Alonso. Conocidos sus tradicionales lazos de amistad con la casa real marroquí puede que no haya sido el momento más oportuno para coger un avión y plantarse al otro lado del planeta, porque la crisis del Sáhara es tan nuestra como los DNI españoles que todavían guardan con cierto orgullo miles de saharauis.
  De momento, Zapatero no ha dicho ni mu sobre el caso y también se borra del embolao marchándose este mediodía aquí al lado, a Corea del Sur. Rajoy, por una vez y sin que sirva de precedente, secunda al jefe del Ejecutivo y tampoco entra a valorar lo ocurrido en El Sáhara. Suena a poco serio que desde el Gobierno -Trinidad Jiménez al margen- y el PSOE, las valoraciones sobre los sucesos del lunes hayan partido de la vicepresidenta económica, del presidente de Castilla La Mancha y del secretario de organización socialista. El locuaz y omnipresente Rubalcaba, que en agosto se vio las caras en Marruecos con el ministro del Interior que ahora ha dirigido el asalto al campamento, no se ha mojado aún. Y eso que su cargo conlleva ser interlocutor privilegiado con el CNI, del que se desconoce si sus antenas en el país vecino alertaron de lo que se cocinaba. Sólo IU pone el grito en el cielo reclamando la defensa de los derechos humanos del pueblo saharaui, lo que no deja de ser un sarcasmo proviniendo de la misma coalición para la que el régimen castrista es Disneylandia con uniformes verde oliva.
  La opción ni frío ni calor, la postura de no sabe/no contesta que España ha venido utilizando con El Sáhara para que no nos toquen Ceuta y Melilla ya no vale. Hace 35 años fallamos a todo un pueblo que esperaba mucho de los españoles. Ahora es posiblemente la oportunidad de demostrarles que aprendemos de nuestros errores, y que ponerse del lado del débil hace fuerte a un Gobierno muy necesitado de músculo político en tiempo de crisis.

martes, 9 de noviembre de 2010

Ex presidentes en la sombra

No sabemos qué hacer con nuestros presidentes del Gobierno cuando abandonan el poder. Continúa siendo una asignatura pendiente y así nos luce el pelo, porque tenemos probablemente lo que nos merecemos. En Estados Unidos lo tienen más claro porque allí cuentan con más experiencia: primero se le homenajea bautizando con su nombre una biblioteca y varios colegios públicos, un libro de memorias más pronto que tarde -como el que hoy presenta George W. Bush-, nombramiento como consejero o asesor de alguna empresa privada y más adelante un flamante aeropuerto con sus apellidos.
 Aquí no hemos confeccionado una hoja de ruta con los planes de jubilación de los ex presidentes de Gobierno. Y la liamos. Eso sí, las notas discordantes corren siempre de la mano y las bocas de José María Aznar y Felipe González. Adolfo Suárez es otra dimensión y el fallecido Leopoldo Calvo Sotelo ejerció mejor el cargo de ex que su breve paso como jefe del Ejecutivo.
  González y Aznar -tanto monta- no han sabido, querido o podido reciclarse y, buscándolo o sin pretenderlo, se han metido en fregados que han dejado con las vergüenzas al aire a sus sucesores al frente del partido o a los mandos del Gobierno. El penúltimo episodio lo ha protagonizado a sus 68 años el camarada Isidoro, quien en una entrevista en El País ha revelado que como presidente tuvo a finales de los 80 en sus manos la oportunidad de decidir "volar" y "liquidar" a la dirección de ETA, reunida en Francia, pero que no lo hizo. Lo peor es cuando González declara ufano: "Todavía no sé si hice lo correcto".
  Cuando parecía que el capítulo negro de la guerra sucia contra ETA se difuminaba de la historia reciente de nuestra democracia, y con el inacabable debate sobre el final de la banda terrorista resurgiendo cada vez que se aproxima una convocatoria electoral -como es el caso-, las revelaciones de González son todo menos oportunas. Aunque hay quienes pueden sostener que su salida de pata de banco no es sino un peaje acordado o exigido por los que andarían, desde hace meses y entre bambalinas, prepando el ansiado abandono definitivo de las armas.
  De momento, las confesiones de González sólo han servido para dar argumentos a los que le señalaron como elemento clave en la guerra sucia contra ETA, provocando de paso una crispación política de la que el ex presidente siempre abominó y culpó de instigar a sus adversarios políticos.
   González y Aznar deben mirarse en los espejos de Suárez y Calvo Sotelo e intentar pasar desapercibidos. Sus tiempos y sus politicas han de ser material de cultivo de las hemerotecas y no de las escaletas de los telediarios o de las primeras planas de los periódicos. Nos basta y nos sobra con sus respectivos sucesores y en arreglar una grave crisis económica como para fijar ahora la vista en el retrovisor del pasado.

lunes, 8 de noviembre de 2010

La Marcha verde del siglo XXI

El manual del golpe de Estado o de cualquier ataque militar lo recoge en sus primeras páginas: nada de prensa cerca, ningún testigo incómodo como políticos extranjeros de un gobierno occidental y cortar las comunicaciones con el exterior. Las autoridades marroquíes han seguido a rajatabla el texto para barrer del mapa esta mañana el campamento saharaui instalado desde hace un mes a las puertas de El Aaiún, la capital de nuestra antigua colonia en el norte de Africa: ataques contra los periodistas españoles, no permitir desembarcar del avión al eurodipitado de IU Willy Meyer, y dejar sin cobertura a los teléfonos móviles en los momentos previos al violento desalojo de esta mañana.
  El resultado de la Intifada en toda regla que se está viviendo hoy en el campamento y en El Aaiún todavía es una incógnita, pero ya se habla de varios muertos y decenas de heridos entre las fuerzas de seguridad marroquíes -con ejército incluido- y los saharauis. Unos 20.000 vivían en unas 7.000 jaimas levantadas en el desierto para reclamar mejoras socio-económicas, aunque nadie esconde que se trata también de una estrategia animada por el Frente Polisario, el movimiento que reclama desde hace década las autodeterminación de El Sáhara.
  En este análisis de urgencia llama la atención que la crisis haya cogido a la ministra de Exteriores, Trinidad Jimenez, de viaje oficial en Bolivia. Máxime cuando hace apenas unos días se reunió en Madrid con el primer ministro del reino alauita, quien aprovechó la cita para poner a caldo a la prensa española por su actitud sobre el contencioso saharaui. O no se entera de nada o quiso quitarse de enmedio, no sabemos qué es peor.
   Marruecos, nuestro vecino del sur, se asemeja a una democracia lo que un huevo a una castaña, por lo que su reacción a la crisis de hoy es del todo impredecible. Los sucesos de El Sáhara ocurren cuando se cumplen 35 años de la Marcha verde al entonces Sáhara español organizada por Hassán II, el padre el actual rey Mohamed VI. Que tomen buena nota los marroquíes sobre quién salió por patas de allí entonces, porque a veces la historia es tan testaruda que hasta se repite. España no puede quedarse de brazos cruzados porque nos jugamos mucho.

Calzoncillos y bragas revolucionarias

Vaya por delante que absolutamente todas las dictaduras son execrables por naturaleza y que entre una democracia imperfecta y un régimen autoritario siempre, por supuesto, defenderé a la primera. Quienes opinan que las dictaduras de izquierdas cuentan con ciertos valores que las hacen distintas a ojos de un demócrata pueden sentarse en el sofá y ver la película La vida de los otros (www.youtube.com/watch?v=eiFlAH02A4g) . La cinta alemana narra las interioridades del estado policial de la extinta RDA con una crudeza abrumadora. Será sólo cuestión de tiempo para que los cines estrenen filmes clonados pero ambientados en países como Cuba, Corea del Norte, China o Guinea Ecuatorial. Y será sólo entonces cuando algunos se caigan del caballo a cuyas riendas continúan hoy agarrados.
  Una pareja de mujeres cubanas compró ayer ropa interior por un valor superior a los 150 euros en un gran almacén de Madrid: packs muy económicos de calzoncillos, bragas, tangas y sujetadores. Nada de marcas caras, sino los más baratos. Mientras aguardaba turno en la caja detrás de ellas las escuché comentar -como los españoles,  los cubanos no se cortan al hablar en estéreo cuando salen a la calle- que se trataba de múltiples encargos destinados a familiares, vecinos y amigos de la isla caribeña.
   Si en la dictadura franquista y durante la Transición los españoles cuando viajábamos al extranjero, Ceuta y Canarias llenábamos las maletas de tabaco americano, whisky escocés y artículos de electrónica, los cubanos del siglo XXI lo que se llevan para sus compatriotas es algo tan alejado del lujo como pueden ser los packs baratos de ropa interior de una gran superficie como Carrefour. Ya sé que es un reduccionismo casi extremo y demagógico, pero algo va muy mal en un país cuando sus ciudadanos piden ropa interior a los que tienen la suerte de salir al extranjero.
  Quienes defienden al régimen de los Castro -otra dictadura comunista hereditaria como la de Corea del Norte- proclaman con orgullo que en la isla la sanidad o la educación son universales y gratuitas. Curioso. Se trata de los mismos argumentos que esgrimían los franquistas con la Seguridad Social creada en su seno. Si me apuran la comparación, los fantásticos hoteles españoles diseminados por Cuba son para Fidel Castro lo que las bases estadounidenses fueron para Franco.
   En La Habana tarde o temprano se zanjarán los 50 años de larga revolución castrista y seremos testigos de una transición similar a la española. Peor se vislumbra el futuro en otra excolonia hispana, Guinea Ecuatorial, donde la riqueza del petróleo hace surgir lo peor del capitalismo en forma de gobiernos occidentales que miran para otro lado tras 40 años de una dictadura de terror. Como en Cuba, aquí España ha de liderar un cambio inexorable que se empeña en llegar con retraso; empezando por gestos como no dar más citas en el Palacio de la Moncloa al caudillo Obiang o atajando cualquier punto de apoyo a los hermanos Castro. Las versiones cubanas y ecuatoguineanas de La vida de los otros desean ser rodadas, pero falta -no el presupuesto, que es lo habitual en estos casos- sino más bien un apoyo oficial claro para cerrar los guiones con un final feliz. El que persiguen los auténticos demócratas. Quizá el bicentenario de La Pepa en 2012 sea un escenario idóneo para la premiere del remake con sabor cubano aprovechando que Cádiz, ya se sabe por Carlos Cano, es La Habana con más salero.

domingo, 7 de noviembre de 2010

El embajador de Ferrero Rocher

Sus matrículas son rojas y empiezan con CD, lo que los detala al circular tras ellos. Esas letras significan Cuerpo Diplomático, y son los vehículos que usan en las embajadas y consulados para desplazarse por nuestro país. Hay quien  lo traduce como Caraduras Distinguidos por aquello de las ventajas de las que gozan. En España contamos con uno que se ha ganado a pulso esa consideración en apenas un mes. Responde al nombre de Julián Isaías Rodríguez y se le supone embajador de Venezuela, aunque su cometido en las últimas semanas se ha asemejado más al de un chulo de barrio al que ya sólo le falta provocar acudiendo al palco del Bernabéu con la camiseta del Barça, el chandal del Atlético de Madrid y la insignia de OHL, la competidora del negocio del ladrillo de Florentino Pérez.
  Isaías Rodríguez está que se sale. Todo arrancó cuando habló de presuntas torturas a los miembros de ETA que revelaron ante el juez su entrenamiento en Venezuela ayudados por el etarra deportado Arturo Cubillas, personaje siniestro al que el presidente Hugo Chávez tiene en nómina. Si Josu Ternera ostentó el papel de miembro de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento vasco, Cubillas -qué menos- se encarga de asuntos relacionados con la seguridad en el país que comanda el caudillo bolivariano.
   Para seguir haciendo amigos en España, el señor embajador no organizó una recepción con bombones de Ferrero Rocher, sino que se plantó en el País Vasco para reunirse con sujetos del mundo próximo a ETA. Como no hay dos sin tres, en el desfile del 12 de octubre en Castellana, el abanderado venezolano que tenía previsto acudir al acto se cayó del programa en las horas previas aduciendo "una indisposición" que nadie se tragó. Por aquello de continuar tendiendo puentes de amistad y diálogo, el Gobierno de Chávez ha acusado esta semana a España de "endosarle" su  fracaso de la lucha contra ETA.
  Como todo lo que va mal es susceptible de ir a peor, ayer sábado en el aeropuerto de Barajas, el embajador Isaías Rodríguez -el mismo que intentó en otra ocasión colarse por un acceso reservado a tripulaciones- escenificó su penúltima bufonada. Utilizando el caduco "usted no sabe con quien está hablando...", acusó a los policías de haberlo "maltratatado de forma verbal" por retenerle durante 15 minutos el pasaporte. Sí, han leído bien: ustedes, que saben lo que es pasar horas y horas muertas en los aeropuertos de medio mundo, se encuentran con un individuo -que no se identificó como embajador ante los agentes hasta el último momento- que padeció una espera de un cuarto de hora antes de seguir su camino.
   Trinidad Jiménez no es Moratinos, afortunadamente, y como ministra de Asuntos Exteriores ya le ha pegado un sutil tirón de orejas a Chavez esta semana por sus reiteradas salidas de pata de banco. Jiménez viaja esta semana a Bolivia y Ecuador, donde quizá le vendría bien dar un suave golpe encima de la mesa y escenificar que no hemos sido ni seremos el pito del sereno de gobernantes que no andan a la altura de sus pueblos. Caso aparte es el del inclito Isaías Rodríguez, que ha convertido en excelente, moderado y gran profesional a su colega embajador de Marruecos en España.
  PD.  Si no están al tanto, el reino alauita carece de embajador acreditado en Madrid desde hace 9 meses.

sábado, 6 de noviembre de 2010

No sin mi cesta

Los ayuntamientos de Collado Villalba y Llodio y la Diputación de Toledo se unen a la exclusiva lista de personalidades e instituciones que han dejado atrás la crisis para, sin etapas intermedias, ver alejarse por el espejo retrovisor la recuperación económica y engranar la quinta marcha rumbo a los campo de vacas gordas. La única pega es que han derrochado partidas del dinero de los contribuyentes para fardar de desahogados, pero eso se queda en una simple anédota o en argumento de envidiosos, que siempre los hay con ganas de ejercer de aguafiestas para que la felicidad dure menos que una cerilla en casa del pirómano.
  En Collado Villalba, localidad del noroeste de Madrid con 52.000 almas empadronadas, esta Navidad se cumplirá a rajatabla aquello de que todos somos iguales, aunque algunos son más iguales que otros. La cita afecta de lleno a los empleados municipales gracias a la mediación e intervención directa de sus representantes sindicales en las negociaciones del convenio coletivo. El Ayuntamiento presidido por el PSOE ha dado luz verde a una partida de 100.000 euros para adquirir 600 cestas de Navidad. Poco ha importado que el consistorio arrastre un agujero de 40 millones de euros y que tenga casi prohibido endeudarse más. Pillados con las manos en la cesta, un portavoz del ayuntamiento ha hecho oposiciones al master de Gila para explicar sin rubor que no ahorrarían ni un euro si suprimen el detallazo, ya que la operación se financia con una partida de Acción Social a la que por ley han de dedicar un porcentaje. Y tan panchos, oigan.
   En el Ayuntamiento vasco de Llodio, gobernado por el PNV, fue tumbada días atrás una propuesta del equipo de Gobierno municipal para retirar las cestas navideñas de sus trabajadores. En total, 284 paquetes de dulces, licores y viandas por un montante de 33.000 euros. El master de humor para explicar el dispendio corrió a cargo del alcalde, Jon Karla Menoyo, quien ni corto ni perezoso ha sentenciado: "Como vimos que iba a generar crispación y que tendríamos una mayoría pírrica, decidimos retirar la propuesta". Y es que esto de la crispación da para mucho.
  El broche final -con sabor a jamón de jabugo y whisky escocés- lo han colocado en la Diputación de Toledo. Allí han presupuestado 190.000 euros en la compra de 1.700 cestas de navidad para todoquisque. Por aquello de que la traca final sea memorable, han dedicado hasta 31 páginas en pormenorizar la licitación del regalo. Y, para que constatemos que en el fondo son buena gente, mejores administradores del dinero público y solidarios como el que más, en las bases incluyen que es condición indispensable que entre los dulces de la cesta se haga un hueco para cajas de bombones de comercio justo. Si es que son unos benditos.
  Como en esto de echarle morro somos potencia mundial contrastada, prepárense para lo que queda por conocer sobre regalos navideños de las empresas públicas y administraciones que recaudan con mimo y celo nuestros dineros. Como se anunciaba al final de una serie de dibujos animados: "No se vayan todavía, que aún hay más". Ya lo verán.

viernes, 5 de noviembre de 2010

Ser premiados

No se crean nunca que los premiados son siempre los que más se lo han merecido cuando se anuncian unos galardones, ya sea el Premio Nobel o el Premio Guapo con Gafas de la Discoteca Holiday de Sigüenza. Ni mucho menos. En muchas ocasiones se encontraban en el sitio justo, en el momento oportuno y en la empresa precisa. Ayuda, en todo caso, y una barbaridad, contar con amigos, conocidos y familiares entre el jurado.
  Durante algunos años me fajé en organizar la concesión de unos premios televisivos que contaban, para mayor gloria del galardonado, con una ceremonia de entrega en directo y en horario prime time. No es lo mismo para la vanidad del profesional que te lo den con varios millones de espectadores observándote, que acudir a un acto semiclandestino en el local de la asociación de vecinos del barrio. No hay color, por supuesto.    
    Durante los preparativos de los citados premios televisivos hubo hasta quien se acercó a preguntar cuánto dinero había que ordenar en una transferencia para entrar en el palmarés de agraciados. Como la vanidad no casa con la vergüenza, se soportaban en numerosas ediciones las mismas presiones por parte de los finalistas que optaban a las distintas categorías de los galardones: forzaban a la organización para saber si ellos/as iban a ser los distinguidos, alertando de que en caso contrario no asistirían a la gala "ya que como comprenderás, no quiero que se me quede la cara de estúpido con la televisión en directo y una cámara enfocando a mi rival de otra cadena dando saltos de alegría".
  Admiro a la Cadena Ser, donde me desteté como periodista y descubrí a enormes profesionales y compañeros, pero me da hasta pudor leer este jueves en la prensa el palmarés de sus Premios Ondas, "los decanos y más prestigiosos de radio y televisión que se conceden en España", según declaración de principios de los organizadores. Porque, salvo excepciones, buena parte del botín ha quedado en la casa del Grupo Prisa: Hoy por hoy, Cuatro y Canal Plus han pillado trofeo. Y del extranjero la guinda, con la emisora ADN Radio Chile -adivinen qué empresa multimedia española es su propietaria- logrando otro. El fair-play ni estaba ni se le esperaba.  Efectivamente, Paco González y Pepe Domingo Castaño no aguardaban este año una llamada del jurado del Premio Ondas.
   PD. No se extrañen si en las próximas semanas detecta saturación de publicidad sobre cadenas y programas de radio en los medios de comunicación; San EGM anda estos días con el trabajo de campo de los datos de audiencia que se conocerán el 2 de diciembre y hay mucho en juego, especialmente en los espacios deportivos.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Obama calienta el partido del año

"Quiero deciros que he entendido bien el mensaje de los ciudadanos y este triunfo es para hacer el cambio del cambio". Lo dijo Felipe González en el Hotel Palace tras conocer los resultados de las generales de 1993, cuando el PSOE retrocedió en votos pero no se pegó el batacazo que auguraban las encuestas frente a un todavía bisoño Aznar. Nunca se había visto a un político en una noche electoral admitir una derrota, aunque González lo hiciera con la boca pequeña. En esa breve legislatura que se enterró por la vía de urgencia en 1996 con Aznar entrando en la Moncloa para quedarse, se constató que González ni entendió el mensaje del electorado ni mucho menos subió al andamio para acometer el cambio del cambio.
   Saber reconocer una derrota en política, y hacerlo público ante la prensa, nunca ha estado de moda desde que finiquitamos la dictadura y entrenamos democracia. Anoche el presidente Obama dio toda una lección a los dirigentes de medio pelo y demostró que, pese a los errores de bulto de sus dos años de mandato y haber caído del altar mediático, el ADN de líder político lo mantiene intacto. El pueblo estadounidense le castigó duramente en las elecciones al Congreso y, lejos de esconderse en los vericuetos del lenguaje al uso en estos casos, salió a la palestra para lanzar un mensaje crudo y directo con perlas como "tengo que hacerlo mejor", "debemos mejorar" y "trabajar duro por el consenso" con los adversarios republicanos.
  En España es más probable que Albacete sea designada como sede del Mundial de Vela y que el Premio Ondas de la SER galardone a Paco González, antes que ser testigos de una declaración como la de Obama en labios de un dirigente político en noche electoral. El primer ejemplo lo tenemos cerca, con las elecciones catalanas del 28 de noviembre. Costará ver y escuchar esa noche a los vencidos admitir la debacle.
  La jornada de los comicios a la Generalitat trae dos pasiones tan arraigadas en nuestro país como son la política y el fútbol, con la disputa del Barça-Real Madrid. Eso sí que es una conjunción planetaria para el electorado de Cataluña. Quizá lo único potable del tripartito que da las últimas bocanadas haya sido coincidir en el tiempo con los incontestables triunfos azulgranas. Y quizá el día 28 ese electorado mande al PSC de Montilla a la oposición y Mourinho haga lo propio con el dream team de Guardiola, para abrir así una nueva etapa en la Generalitat y en el liderazgo del fútbol patrio y europeo.
  El presidente Zapatero, culé confeso, puede vivir esa noche una derrota doble que proceda tanto de las urnas como del Camp Nou. En el banquillo esperará entonces instrucciones para saltar al campo de candidato titular el vice Rubalcaba, merengue hasta la médula y con un carácter que encaja en el perfil del entrenador portugués. Las elecciones catalanas serán más que unas simples elecciones, como el Barça es más que un club.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Muertos de risa

El Gobierno todavía no se ha enterado pero la crisis empieza a tomar las de Villadiego en España. El ansiado brote verde -del que el ministerio de Economía no tiene aún conocimiento, como los otros dos ministerios afectados, Medio Ambiente e Industria- emergió el domingo en la prensa y echó su primera raíz en las noticias de ayer, aunque fueron pocos los que detectaron el milagro: en octubre, según los datos del sector, cayó estrepitosamente la venta de coches pero, sin embargo, creció la compra de vehículos de las categorías deportivos, lujo, ejecutivos y todoterrenos de gama alta.
   Si a los ricos españoles las cosas les empiezan a ir bien y notan la recuperación adquiriendo coches de impresión eso quiere decir que, para el resto de los mortales, más pronto que tarde se pasará página a la crisis. El silogismo no es fruto de un análisis del Banco de España o de un informe sesudo de La Caixa, desafortunadamente, pero en los estudios low cost que cada día se formulan en las barras de bar la ciudadanía opina que si el millonario sale de la crisis el turno para las clases medias anda cerca.
  En la prensa de este domingo Día de Todos los Santos, aparecieron además otros dos brotes verdes agazapados pero sintomáticos. Una información daba cuenta del lanzamiento al mercado de una lámpara de pie para el salón cuyo precio es de 14.300 euros -si se vende es que necesariamente alguien picará y se la llevará envuelta para casa-, y en un bucólico reportaje eminentemente gráfico sobre los líderes de las 10 principales empresas del país en distintos sectores. Aquí hacemos parada y fonda.
  Aunque sea de Letras puras, si no me equivoqué conté hasta 88 personas, de ellas 8 mujeres, que dirigen esas compañías de peso y poderío como Repsol, Grupo Banco Santander, Telefónica, ACS, La Caixa o Mapfre. Para empezar, Zapatero y su ex Aído no ha conseguido que eso de la paridad cuaje en los consejos de administración porque el número de féminas se visualizaba brutalmente escuálido. Llama también la atención que en la galería de los gurús empresariales patrios no se abrieran un hueco compañías de postín tan admiradas como El Corte Inglés e Inditex -léase Zara-, y que se dispusiera de espacio para instalar a Paradores en detrimento de otros puntales del sector hotelero.

   Pero al grano. La colección de las 10 fotografías suponían un golpe de efecto negativo para los 4 millones largos de parados españoles y para las millones de familias a las que la crisis ha colocado en una situación más que comprometida. Los asesores de imagen y comunicación de esas 10 empresas no tuvieron un buen día cuando aprobaron que sus jefes y sus empresas participasen en el reportaje de El País. Cuando el ciudadano medio no encuentra nuevos agujeros en su cinturón para seguir apretándoselo, casi se convierte en obscenidad y mal gusto leer y ver un domingo a los más ricos de la clase sonriendo a cámara y, en ocasiones, hasta muertos de risa mientras el fotógrafo hace su trabajo enfocándolos y disparando su cámara. Impagable la instantánea de los jefazos de Repsol de jijijajá mientras llenan el depósito de su Audi, porque ya se sabe que los conductores hacen lo mismo cuando miran los precios de la gasolina en el surtidor, especialmente cuando toca puente o inicio de vacaciones y se dispara el litro de combustible sin motivo aparente.
  Para más escarnio, el escenario y el mobiliario de algunas de las instantáneas -caso de Paradores Nacionales- pretendiendo visualizar glamour y riqueza, revuelven la materia gris de los supuestos tontos de la clase. Sí, definitivamente, hay fotos que las carga el diablo. En El Corte Inglés y en Zara lo saben.