jueves, 30 de diciembre de 2010

Caraduras mancomunados

El gaditano Ventorrillo del Chato no es una típica venta de carretera con moscas pululando en la entrada y el dueño con la camisa por fuera plagada de lamparones. No. También es verdad que sí, está pegada a una carretera, aunque a los pies de una playa semisalvaje. El Ventorrilo del Chato no dispone de menús de 9,95 euros -café no incluido- ni tiene camiones y furgonetas de reparto aparcados en la puerta, menos aún comensales con el mono de trabajo y el palillo de dientes en la boca, con la música de una tragaperras perforando oídos.
  El Ventorrillo es posiblemente el restaurante más caro de la provincia de Cádiz, aunque a cambio lo que ofrece al paladar es una pura delicia. Es un sitio con historia, con mucha historia, casi o más que la Constitución de 1812, no en vano su localización cabalga en los pocos kilómetros que separan la Tacita de plata de la Isla de León/San Fernando. En El Chato, dicen los que saben de la cosa gastronónica, nació la tapa.
   En este templo del buen yantar se presentaron este año el presidente de la Mancomunidad de Municipios de la Janda y dos técnicos de esta institución que engloba a municipios como Medina Sidonia, Barbate o Vejer de la Frontera. Entre pecho y espalda se metieron una buena comilona y tiraron de la Visa de la Mancomunidad para abonar el ágape: 320,80 euros. Eso sí, era un almuerzo de trabajo para tratar sobre el seguimiento de las obras del Plan E en la ciudad de Barbate. Ya ven, aquí el que no encuentra una excusa en una pillada, vuela. Y alto.
  Cuando al presidente de la Mancomunidad, comensal y pagador de la factura, un tal Francisco Carrera, la oposición le ha aireado el precio de la comanda pidiendo explicaciones, ha contestado con mesura y diplomacia señalando que "invita a quien le da la gana, donde le da la gana y como le da la gana". Porque, si no se han dado cuenta, el Ventorrillo anda situado a unos largos 50 kilómetros de la sede de la Mancomunidad, donde su interventor se desgañita últimanente reclamando ahorro ante la perspectiva de las arcas de la institución, objetivo deseado por arañas para colocar en breve sus telas. Carrera, al parecer reincidente en tirar de Visa ajena, se largó con los dos mismos técnicos a Fitur y en 48 horas por los madriles le dio tiempo de sobra para adquirir facturas por un importe de 2.500 euros.
   Así despedimos el 2010 en BREIKIN NIUS, con la certeza, que no el deseo, de que a lo largo de 2011 seguirán apareciendo facturas de instituciones que andan tiesas para pagar las nóminas pero donde no falta alegría a la hora de que sus rectores se peguen homenajes como el del Ventorrillo del Chato.

martes, 28 de diciembre de 2010

TVE, a pesar de todo

El genial Chumy Chúmez dijo aquello de que "TVE es la mejor televisión de España" cuando era la única oferta en el mando a distancia. 25 años después de aquel comentario divertido, resulta que ha sido un adivino ya que el tiempo, la competencia y las cifras de audiencia le han dado la razón. Y no se crea que el logro se ha conseguido con una programación de calidad, talento y creativa 100%. Nada de eso. Ha sido posible solamente tirando lo justo de servicio público, manejando unos informativos que no caen en el infoentretenimiento tan al uso, y regresar en parte a sus orígenes con una ficción que no huele a atrezzo y corta y pega.
   TVE es la mejor televisión de España, sin ninguna duda. Y eso que en ocasiones uno gira la cara por pudor cuando ve que su oferta para la Nochebuena descansa en Camilo Sesto, Rocío Durcal y Raphael, como en tiempos del blanco y negro y las páginas del Tele-Radio encima de la mesa camilla. Los profesionales de la cadena pública nunca se han distinguido por la sorpresa y la originalidad cuando aterrizan en el calendario las fiestas navideñas. No hace falta, ya que la audiencia se sustancia en una especie de perro de Paulov que pulsa casi siempre en estas fechas el botón número 1 del mando a distancia.
  TVE y su grupo cuentan con tanta fuerza y músculo que sobreviven a los directores generales que pasan por la dirección general, ya sean nombrados desde Moncloa o desde el consenso del Congreso de los Diputados. Además, la competencia camina por otro sendero donde prima lo comercial, con la vista puesta en la cotización de la compañía en Bolsa. Mientras TVE da información y entretenimiento blanco, la mayoría del resto de operadores sirve pan y circo trufados de publicidad interminable. Así se las ponían a Fernando VII, oiga.
 
Dicen los anunciantes que ante los 66 millones de pérdidas de RTVE en 2010 quizá haya que recuperar la publicidad. Dicen que el mensaje del Rey de esta Nochebuena ha contado con la peor audiencia de la década. Dicen que el jefe del antaño Ente, Alberto Oliart, pagó a una empresa para que el Telediario-1 fuera galardonado con el título de mejor informativo del mundo en 2008 y 2009. Que sigan diciendo. Porque mientras TVE continúa a lo suyo, CNN+ desaparece del mapa televisivo para hacerle un hueco a un canal Gran hermano 24 horas y Telecinco comienza a vestir a Cuatro con el traje de una televisión espectáculo que, en ocasiones, deja a la ética en los pasillos que rodean los platós. 
  Estrenamos 2011 con la fragmentación de la audiencia erosionando a cadenas que se creían invencibles o casi. El año que viene los derechos deportivos caerán del lado de los operadores privados, las cadenas autonómicas seguirán sin modificar sus estructuras ante un mundo audiovisual que en nada se parece al que se encontraron al nacer, los canales de TDT abandonarán los pañales y TVE continuará en lo alto del ranking de audiencias salvo catástrofe, error u omisión. Ya lo verán. Chumy Chúmez, también, esté donde esté.

martes, 21 de diciembre de 2010

Ahora sí, Felices Fiestas

A finales de septiembre unos operarios se afanaban en colocar las luces de Navidad en un centro comercial de Madrid y, por las mismas fechas, en un supermercado de las afueras de la capital ya estaban colocados los turrones y mazapanes en las estanterías. Ahora sí, de verdad,  la Navidad ya está aquí. La prueba del algodón llegará mañana con el soniquete de los niños de San Ildefonso cantando los números de la Lotería más esperada, esa con la que el 99,9% de los millonarios agraciados siempre "tapan agujeros".
   BREIKIN NIUS aprovecha para desear a sus lectores, amigos y familiares, que son prácticamente la misma cosa, una Feliz Navidad y Año Nuevo. En tiempos de crisis los deseos no cambian. Y para ilustrar este deseo sincero, un christmas navideño que acompaña estas líneas y que refleja fielmente al autor de este blog como rey cachas, en compañía de su pareja -autora de la felicitación- y al verdadero rey de la casa. Lo dicho. Que si la Lotería no reparte suerte, que la vida sí lo haga en los próximos 12 meses.

lunes, 20 de diciembre de 2010

Caraduras en peligro de propagación

Greenpeace y el ministerio de Medio Ambiente todavía no han alertado sobre la extinción de los caraduras de la vida política española, una especie que anida especialmente en las esferas municipales y que arrasa en aquellos terrenos yermos con constructores de rapiña al acecho del cohecho. Los ejemplares continúan aflorando por toda la geografía española, ya sea en entornos urbanos como rurales, Algeciras, La Coruña, Zarautz o Tenerife. En esta materia sí que existe auténtica y genuina vertebración territorial.
   La ultima pillada la protagoniza esta semana el alcalde de Collado Villalba, de nombre José Pablo González, elegido para el cargo de más rango institucional en esa localidad del noroeste de Madrid por las listas del PSOE. Como hay casualidades que son difíciles de explicar, al tal José Pablo los medios de comunicación le han publicado una fotografía en compañía de dos constructores. Nada sospechoso en principio. La imagen es de una Nochevieja en Andorra y los fotografiados parecen pasárselo genial. Nada que objetar. El alcalde posa con un gorro ridículo, lo que no va contra ninguna normativa legal aunque sí golpean la ética y atropellan la estética y el buen gusto. Los amigos de mesa de José Pablo son los constructores que mayores y más obras se adjudican en Collado Villalba. Ejem, ejem.... los contratos han sido limpios y adjudicados en concursos públicos, esgrimen los defensores del primer edil. El túnel y parking municipal horadados en la localidad han multiplicado su coste inicial y suben a los 40 millones de euros. De nuevo, caraduras en peligros de propagación. De nuevo, la sombra de corrupción municipal coloca en el mismo guión al alcalde, al Urbanismo y a constructores amigos con infraestructuras cuyas facturas no son de una compra en un Lidl de Collado Villalba, sino más bien de una tienda de delicatessen del barrio de Salamanca.

  Ya lo dijimos en BREIKIN NIUS cuando comenzábamos a pulsar la actualidad hace apenas dos meses: las fotos las carga el diablo y, en la mayoría de las ocasiones, se positivan en las portadas de los periódicos. El alcalde José Pablo ha pedido perdón a sus conciudadanos y al PSOE madrileño. No. No se va del Ayuntamiento a expiar las consecuencias políticas de la fotografía. Ese encargo recae en manos de los empadronados de Collado Villalba por mayo del año que viene cuando se celebren las elecciones municipales. 
  El teniente alcalde de IU de Sevilla , Antonio Rodrigo, y el alcalde de Collado Villalba ya tienen las fotos de sus campañas electorales editadas por adelantado. Apuesten sobre seguro y den por hecho que de aquí a mayo habrá más fotos reveladas y reveladoras de que los caraduras no quedarán extinguidos de la vida política nacional. Menos mal, porque si no la política sería aún más aburrida.

martes, 14 de diciembre de 2010

Fantasmas de altura

Los expertos pronostican que saldremos de la crisis a lo largo de 2011, aunque no precisan si será el 1 de enero o más bien el 31 de diciembre. Quienes sí parecen que atan los perros con longaniza son las empresas petroleras asentadas en España, donde el precio de la gasolina se encuentra a punto de ascender a su máximo histórico con el litro de eurosúper rozando los 1,30 euros.
  Si ultimamente cuando das una patada a una lata sale un experto en Economía -aunque el 99,9% de ellos no vio llegar la crisis más grave y duradera de la Historia-, en estos días si pegas otra te sale una nueva y disparatada explicación de las petroleras para explicar porqué cuesta la gasolina tan cara como hace dos años con el barril de crudo ahora un 40% más barato que entonces. Dicen en esas compañías que defienden tanto el medioambiente desde sus campañas publicitarias, que es que andamos confundidos y que la cuenta que pagamos en el surtidor al llenar el depósito no depende solamente de la evolución del precio del barril de petroleo en los mercados internacionales, sino de otros muchos factores. Por la misma regla de tres, a lo mejor cuando el barril suba una barbaridad las petroleras nos bajan la gasolina. Pero uno da por hecho de que veremos antes a Morinho siendo un dechado de humildad o al Cádiz CF jugando la Champions League.
  La salida de la crisis tendrá visibilidad cuando las grandes empresas comiencen a hacer caja con negocios jugosos, porque son ellas las que ven antes que nadie el cambio de tendencia. Siempre recordaré que el Grupo Santander puso en venta su megasede de Boadilla del Monte, a las afueras de Madrid, justo antes de que el mercado inmobiliario se descuajaringase ladrillo a ladrillo. Y por eso, debemos fijarnos por ejemplo en la Plaza de España de Madrid como termómetro de la recuperación. En ese lugar existen dos edificios fantasmas construidos casi simultáneamente en los años 50: Torre Madrid y el Edificio España. El primero, propiedad de la inmobiliaria Metrovacesa, el segundo, del Banco Santander.

   La imagen actual de ambos, sobre todo el segundo, es patética. Antiguos símbolos de la modernidad del país, su abandono es patente para las miles de personas que cruzan frente a sus aceras. Los dos compartían ambiciosos planes de relanzamiento que se abortaron con el bajonazo económico. Varados junto a la centenaria Gran Vía, cuando recobren la vida empresarial podremos afirmar que la recuperación ha llegado para quedarse. Mientras tanto son excelentes monumentos a las vacas flacas, dos gigantes temibles de la crisis para la mente de la cercana estatua de Don Quijote. Pero torres más altas cayeron.

domingo, 12 de diciembre de 2010

El mando a distancia quema

CNN + echa el cierre y Cuatro traspasa el negocio. Nadie hubiera imaginado hace apenas unos años el movimiento sísmico que anda registrándose desde hace meses en el mercado televisivo español. El terremoto tiene su epicentro en la crisis y el temblor se deja notar, con mayor o menor virulencia, en las cadenas tanto públicas como privadas, canales gratuitos y de pago. Las primeros en notar un fuerte movimiento en la escala de Ritcher fueron las cientos de teles locales alegales que coparon el cementerio catódico con el nacimiento de la TDT.
  TVE, sin embargo, ya adelantó la sacudida cuando cambió su modelo, dejó escapar la publicidad, atemperó el colegueo con el Gobierno de turno en sus informativos y puso un torniquete en la sangría crónica de sus multimillonarias pérdidas. Las privadas se frotaban las manos entonces ante la claudicación de su adversario más temido, pero el tiempo, la crisis y la programación han dado la razón a los que creen y apuestan por una televisión pública fuerte. Los operadores privados regresan a la senda de los beneficios de impresión pero el ajuste ha sido muy duro y, ahora, la pieza a batir es la tarta publicitaria de las televisiones autonómicas.
  Las delicada situación financiera del Grupo Prisa ha desembocado con el anunciado cierre de CNN + tras más de una década en el mando a distancia, y la cesión a Telecinco del control en Cuatro y Digital +, joyas de la corona de un sueño televisivo de corto recorrido. Apenas cinco años ha durado la aventura de Cuatro, una cadena con un arranque titubeante pero que supo hacerse un hueco y aglutinar a una audiencia adulta y urbana, el target más deseado por los anunciantes.
  Las fechas previas a la Navidad están siendo especialmente duras en la sede audiovisual de Prisa en Tres Cantos, donde la palabra despido se ha convetido en la trending topic de pasillos, platós, despachos y redacciones. El aterrizaje de Telecinco no ha sido precisamente suave entre unos profesionales que esperaban un mejor trato de sus nuevos gestores. Sin embargo, hay quienes recuerdan que se trata nada más y nada menos que de la repetición de la jugada que a principios de los años 90 realizó Prisa y su Cadena Ser con Antena 3 de Radio, a la que adquirió siendo lider de audiencia para luego cerrarla. En este caso, Cuatro no lidera ningún ranking pero en sus cinco años de andadura bajo la supervisión de Prisa ha sabido empaquetar y emitir un producto televisivo con una calidad notable, quizá con la laguna de unos informativos con audiencias inferiores a la media pero con el atractivo de una crónica deportiva rompedora con el tándem Lama-Carreño, evolución de la pareja Ribagorda-JJ Santos.
  La clausura de CNN + y la transformación de Cuatro arrastrarán al paro a más profesionales por aquello de que las sinergias empresariales siempre traen adosadas un tijeretazo de personal. Prisa cerró abruptamente su salto al terreno de las revistas -El Globo-, no tuvo suerte en las ondas -Radio El País- y en la televisión ha pinchado en hueso con su red Localia, el canal todonoticias y la cadena generalista que pasa ahora a depender de Mediaset. Con Antena 3 y La Sexta mirando con lupa el ajuar de cara a otra próxima fusión, el terremoto televisivo continuará en 2011. Sólo si la publicidad regresa por la puerta grande el cementerio catódico dejará de ampliar parcelas para futuros inquilinos, ya sean clientes públicos o privados.

sábado, 11 de diciembre de 2010

El puyazo poético de la crisis

La imagen, también en crisis. El toro de Osborne es el símbolo español por antonomasia del siglo XXI, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. La confirmación como icono viene además de la mano de los exaltados independentistas, que no dudan en derribarlo de sus atalayas en las carreteras para así mostrar su abierto rechazo a lo que representa y, de paso, difundir su catetismo, miopía y escasa profundidad intelectual. En 2012 se cumplirán 100 años del nacimiento del creador del toro de Osborne, el artista gaditano Manolo Prieto. En su localidad natal, El Puerto de Santa María, este próximo lunes tiene toda la pinta que echará el cierre la Fundación que lleva su nombre tras la reunión que mantendrán sus gestores con el Ayuntamiento portuense.
  La Fundación Manolo Prieto morirá en pañales. Levantada en 2002, por no tener no tiene ni sede. Por no gastar no gasta ni bromas, y eso que la casa natal de Pedro Muñoz Seca -el autor de La venganza de Don Mendo- les pilla muy cerca. Su casi único activo visible es la modesta pero completa web http://www.fundacionmanoloprieto.org/. Uno de los emblemáticos astados vigila El Puerto y la Bahía gaditana desde lo alto de la popular Cuesta del chorizo, y a sus pies una manada de toros en miniatura da la bienvenida a los visitantes de la ciudad que vio nacer al veterinario que alumbró al símbolo de la España moderna.

  Tres días después de que, previsiblemente, la Fundación encajone su breve historia, El Puerto conmemorará el 102 aniversario del nacimiento de su poeta Rafael Alberti, cuya Fundación anunció el cierre hace un par de meses ahogada por las deudas. Las olas de la crisis han golpeado al marinero en tierra y asestado un puyazo al toro manso de la carretera. Las mismas olas han obligado a clausurar el Museo Chillida en la otra punta del país, sin que de momento nadie haya puesto una esquela en un mundo, el de la Cultura, donde algunas subvenciones aterrizan en los proyectos más peregrinos e insustanciales.
   Quizá en tiempos de apreturas, la dotación económica de los Premios Nacionales -Fotografía, Danza, Poesía, Cervantes...-que el ministerio de Cultura anda concediendo desde la vuelta del verano podrían suspenderse o rebajarse para ser trasvasadas y ayudar a salvar legados como los del Alberti, Chillida o Manolo Prieto. Seguro que los galardonados comprenderían la medida de emergencia. La gente de la Cultura, ahora también, dispone de tres nuevas banderas para enarbolar y movilizarse sin el inconveniente de salir a la calle y colocarse tras una pancarta..

viernes, 10 de diciembre de 2010

Hoy puede ser un gran día

Dicen que la televisión se ha convertido por méritos propios en el medio de comunicación peor valorado por la población. Posiblemente lo haya ganado a pulso pero no me cansaré de repetir que la que se hace en España está entre las mejores del mundo. Y al que me señale el ejemplo de la BBC le podría enumerar los escándalos que ha protagonizado la cadena pública británica en apenas unos años.  La televisión juega un papel clave en el mundo globalizado y, con permiso de Internet, es la ventana donde todo el mundo se asoma cuando sucede una noticia o un evento extraordinario. Pero también es el medio de comunicación que posiblemente dedica más espacio a las noticias positivas siempre, eso sí, que vengan con imágenes adosadas.
   Esta semana hemos sido testigos del rescate de un hombre que cayó a las vías del metro de Madrid. El héroe por accidente resultó ser un joven policía llamado Angel -cómo no- que se jugó la vida al bajar al tendido y retirar el cuerpo del hombre, que al parecer viajaba bajo los efectos de la heroína, milésimas de segundo antes de que un convoy arrollara a ambos porque no pudo frenar a tiempo. Las imágenes que han dado la vuelta al mundo, sin ir más lejos el agente ha sido entrevistado por la televisión china, puede verlas aquí mismo:(www.elmundo.es/elmundo/2010/12/03/videos/1291409794.html). Este tipo de noticias cuesta aparecer en la primera plana de los periódicos o en las aperturas de los progranas de radio, no así en televisión porque su fuerza es innegable.
   Ayer también tocó milagro en Madrid. De momento no han trascendido las imágenes, pero seguro que han sido grabadas por las cámaras de la M-40, el segundo anillo de circunvalación de la capital de España. Un policía municipal fuera de servicio salvó la vida de una mujer embarazada, su hija de 10 años y la joven copiloto tras volcar en esa vía el coche en el que circulaban. El accidente ha provocado el adelanto del parto de la conductora, cuyo bebé ha nacido con apenas 1,2 kilos y permanece en una incubadora del Hospital 12 de octubre. El agente Faustino Domínguez ha contado que "cualquiera" hubiera actuado igual y que lo único que desea es que el bebé y su madre se recuperen para llevarles pronto un regalo.
  Como no hay dos sin tres -somos así de originales-, la prensa recogía el miércoles en una página perdida una de esas noticias que tocan la fibra sensible. Es la de Nuria García Rollán -la pueden ver en la fotografía de arriba-, una escritora con sindrome de Down autora de un libro de poesía titulado Quisiera. Nuria acaba de ver cumplido un viejo sueño, el de participar en una sesión de lectura en la Biblioteca Luis Rosales del barrio madrileño de Carabanchel. Esta semana se ha contabilizado más de un gran día. Que siga la racha porque este país los necesita más que nunca.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Apaga y vámonos

La banca siempre gana y, las eléctricas, ni le cuento. Cuando escuche las campanadas de la Puerta del Sol, el Estado -o sea, una multitud donde cabemos usted y yo- deberemos ya una factura de 30.000 millones de euros a las compañías eléctricas que cada mes le mandan un recibo cuya explicación es más complicada aún que el proceso de paz de Oriente Medio o el diferencial del bono alemán.
    Es de risa que el recibo de la luz sea materia oscura para el cliente que lo abona religiosamente, aunque sea con un consumo calculado a ojo porque las eléctricas, empresas benéficas y sin ánimo de lucro, no disponen al parecer de suficiente personal para una tarea tan cualificada como leer periódicamente los contadores de los hogares. Algún día, por cierto, se desvelará el misterio por el que una mayoría de viviendas -de los 24 millones de hogares censados en España- paga el alquiler mensual del contador de la luz en vez de comprarse uno de por vida, como el DVD o la tele que cambiamos cada cuatro años. Será que en Mediamarkt todavía no les ha dado por colocarlos en sus estanterías.
  Esa deuda de 30.000 millones es achacable al llamado déficit tarifario, que en cristiano viene a ser la diferencia entre lo que se paga en la factura por la luz y lo que de verdad cuesta a las empresas producirlas y llevarlas hasta el enchufe más cercano. Para ayudar a las familias en esto de la crisis, el recibo de la luz ha crecido en nuestro país un 30% desde que arrancó la penuria económica mundial en toda su intensidad, allá por mediados de 2007. Y los expertos en la cosa de los voltios y los kilovatios pronostican que en los dos próximos años el incremento rondará el 20% para ir así reduciendo el déficit tarifario de marras.
  Tiene toda la pinta que en estas próximas navidades nos electrocutaremos escuchando que a partir de enero aplicarán un nuevo aumento del recibo de la luz. Les cuento cómo funciona el proceso: primero, Navidad es un tiempo inmejorable para anunciar la subida porque la gente anda distraida con eso de las fiestas: segundo, el Gobierno ya ha dicho hace unos días que no está por la labor de encarecerlo, pero la decisión está en manos de las eléctricas, con lo que el ejecutuvo tiene la coartada perfecta de colocar el marrón a éstas y responder "yo no he sido"; tercero, a primeros de enero el personal anda acostumbrado a que todo vaya al alza menos sus nóminas, así que la coartada ya está lista para que se cometa el crimen de la luz; y cuarto, se filtra que el alza será del 10% -pongamos por caso- y luego se deja en el 6%, con lo que hasta nos alegramos de haber doblegado los planes de empresas poderosas.
   En Cádiz capital, donde las tasa altas de paro son tan habituales e insoportables como los vientos de Levante, este año que se nos escapa ha crecido un 20% el número de hogares a los que se les ha cortado el servicio por falta de pago, y la compañía eléctrica local no da abasto con sus empleados para ir de aquí a allá abriendo contadores y desconectándolos de la red. Al menos, si suben las tarifas, que no lo hagan público el 28 de diciembre, que la tradición de las inocentadas anda de capa caída. Y si tiene en mente escribir a los Reyes pidiendo un coche eléctrico, piense mejor en los del Scalextric, porque en el futuro y con la luz a estos precios echaremos de menos hasta el sablazo semanal de la gasolinera.

martes, 7 de diciembre de 2010

Odiosas comparaciones

¿A que no se imagina una manifestación de los empleados de El Corte Inglés? ¿Y una huelga de los trabajadores de estos grandes almacenes? Pues no, por la sencilla razón de que no se ha registrado ninguna -al menos que haya trascendido- ni durante el franquismo ni durante las tres largas décadas de democracia. Lo mismo pasa con nosotros, los periodistas.
  En los países europeos se han ido sucediendo huelgas de los profesionales de la información que han dejado los kioskos sin periódicos, las teles con fundidos en negro y las radios mudas o casi. Aquí en España no ha ocurrido ni ocurrirá nada similar, y eso que los plumillas en paro son tan numerosos como las rotondas de acceso que proliferan en los accesos de las ciudades y los polígonos industriales. Desconozco si somos los peor pagados del mundo civilizado, pero estaremos ahí ahí, con unos sueldos netos mensuales que en la mayoría de los casos sobrepasan los 1.000 euros por los pelos como si fuera la fotofinish de los 100 metros libres. Para qué hablarles de las largas jornadas laborales -sobre todo cuando suceden grandes e inesperadas noticias, como el chantaje de los controladores- o las horas extras que caen sin parar: una vez coincidí con un compañero que había cobrado horas extras tras exigirlas sin descanso. Al poco tiempo la empresa aumentó su descanso tras finiquitarlo.
  Como cada uno habla de lo que cree que sabe y vive, le contaré también el caso de un compañero de profesión que trabajó sin descanso y del tirón un verano entre el 1 de agosto y el 15 de septiembre porque necesitaba el dinero para poder vivir sin apreturas. El colega, además, soportó las jornadas laborales en la redacción de una radio ubicada en la última planta -la 17- de un moderno edificio del centro de Madrid, donde cortaban el aire acondicionado a las 17.00 horas y durante todo el fin de semana. Uno de los jefes tuvo la desfachatez de echarle un rapapolvo por ir a trabajar en pantalón corto y chanclas a aquel horno con ventanas. En la misma cadena de radio el personal se partía de risa -por no llorar- cuando un redactor llevó el documento con los salarios de los empleados encargados de la recogida de basura de Madrid, por entonces en huelga reclamando una subida en sus sueldos. Aquel colectivo cobraba de media -y seguro que en justicia- más del doble que los periodistas que informaban a cada hora de su protesta laboral.
  Hay más. En esa joven redacción una becaria falleció en un accidente de autobús cuando regresaba del fin de semana para incorporarse a su mesa de trabajo. El periódico de la compañía publicó al día siguiente una esquela por indicación de los trabajadores. Dos semanas más tarde llegó a la redacción la factura por la esquela, IVA incluido, para que fuera abonada por los empleados. A pesar de todo, de esa radio salieron excelentes periodistas que hoy triunfan en otros medios de comunicación, gabinetes de prensa de instituciones y empresas privadas.
 Esto son sólo anécdotas si se comparan con los colegas de profesión asesinados por todo el mundo cada año con un bloc de notas en el bolsillo, una cámara de televisión al hombro o una cámara de fotos sobre el pecho. Qué decirles de los que son encarcelados en regímenes autoritarios por contar lo que no deben. El Periodismo es un oficio del que hay que estar enamorados -y mucho- para ejercerlo, porque los sueldos son muy bajos para poder amarlos en la misma proporción. Seguro que pensará lo mismo de su oficio, sea el que sea.
  Los controladores aéreos civiles de los que están informando desde el viernes los periodistas españoles, ya lo habrá leído, cobran en torno a los 20.000 euros mensuales. Y estaban tan estresados y se sentían tan maltratados por el Estado que les paga -o sea, nosotros- que no se les ocurrió mejor forma de quejarse que montando la que montaron. No quiero ni imaginarme cuál hubiera sido su respuesta si el Gobierno les hubiera aplicado un ERE, como a mucho hijo de vecino. Y aunque piden excusas con la boca pequeña, intentan ir de víctimas de un linchamiento.
   Las comparaciones son siempre odiosas y en ocasiones incluso hasta muy demagógicas. Los próximos de la lista en liarla podrían ser los empleados de Loterías del Estado, cuya privatización parcial está sobre la mesa. Sus reivindicaciones se escucharán a buen seguro en el sorteo de Navidad mientras aguardamos el Gordo. Pero no caerán en la tentación de detener los bombos. Ellos, afortundamente, no son controladores aéreos y viven en un mundo real con nóminas y sueldos reales.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Cumbres de la marmota

La Cumbre Iberoamericana que acaba de clausurarse en Mar del Plata ha certificado la inutilidad de esta convocatoria que el próximo año recalará en Asunción y que en 2012 hará parada y fonda en Cádiz. Mucho hay que cambiar en su estructura para que sirvan para algo más que una foto, una anécdota y los habituales ataques a la administración estadounidense, que ya sabe que contar con un enemigo exterior da pedigrí patriótico en regímenes donde la democracia anda en manos de caudillos salvadores, aunque sean de sus cuentas corrientes.
  Quizá la cita de Cádiz, que coincidirá con el bicentenario de La Pepa, sea la palanca de un impulso y un giro de 180 grados como lo fue el texto constitucional alumbrado en 1812 entre la Tacita de plata y la Isla de León. Y, como soñar continúa siendo gratis y sin IVA, hasta es posible que el máximo mandatario de una Cuba democrática esté presente en la cita andaluza dentro de dos años.
  Si echan mano de la memoria, las Cumbres Iberoamericanas han pasado con más pena que gloria desde su puesta de largo en 1991. Las hemerotecas de estas reuniones nos dejan para la posteridad declaraciones aglutinadoras de palabras huecas, al estilo de La Pepa cuando recoge que los españoles tienen por obligación ser "justos y benéficos". Aznar saltándose el protocolo y quitándose la chaqueta en La Habana mientras caminaba junto al rey Juan Carlos, el "¿por qué no te callas?" del monarca a Hugo Chávez o los habituales desplantes de Fidel Castro son los tres hitos más recordados de las Cumbres Iberoamericanas. Todo un síntoma de inutilidad.

  De la convocatoria de Mar del Plata se han escaqueado el presidente Zapatero y sus homólogos de Cuba, Bolivia, Venezuela, Nicaragua y Honduras. Además, hubo indisimulada desbandada en la última jornada de otros jefes de Estado y de Gobierno, por lo que la agenda de trabajo se acortó y no hablaron ante el plenario los líderes de Perú, Chile y Uruguay. Un éxito en toda regla, a lo que hay que sumar que los dignatarios han andado más preocupados y sido más locuaces con las filtraciones de Wikileaks que con el texto sobre Educación que tenían encima de la mesa. De momento, son Cumbres de la marmota que invitan al bostezo y que se asemejan a la película Atrapado en el tiempo por su guión repetitivo, cansino e improductivo. Dentro 12 meses, otra foto de familia, una anécdota, ataque a Washington y una declaración final grandilocuente. Siéntese, espere y compruebe.

domingo, 5 de diciembre de 2010

Parados en clase Business

Si España y su economía aguantan una crisis con 4,5 millones de parados a cuestas, en las oficinas de desempleo todavía hay hueco de sobra para acoger desde este mes a 2.400 nuevos socios. Son los 2.400 controladores civiles censados en nuestro país, trabajadores que se han ganado a pulso su inclusión en las listas VIP de la Agencia Estatal de Empleo, el INEM de toda la vida. Los ciudadanos no sólo verían con buenos ojos que el Gobierno les pusiera de patitas en la calle, sino que las redes sociales estarían encantadas de movilizar a los internautas para hacerles el pasillo y la ola en las colas del paro. Hablamos de un colectivo cuyos dirigentes han venido jactándose de poder "derribar al Gobierno" con sus protestas. La democracia y la sociedad española enterraron los ruidos de sables y no estamos dispuestos a sustituirlos por chantajes y pulsos tabernarios germinados en las torres de control.
  Zapatero y su Gabinete han de aplicar la ley con mano de hierro en guante de seda para finiquitar de una vez por todas los privilegios de unos trabajadores que se han creído el ombligo del mundo y seres superiores sobre el resto de los mortales. Porque los controladores aéreos -la gran mayoría- han sido capaces de aglutinar en su gremio ingredientes como chulería, injusticia, altivez, fanfarronería, insolidaridad, provocación y egosimo. Es el momento de despojarles de la clase Business por la que vuelan defendiendo su status y sentarlos por la fuerza en Turista rumbo a una incómoda ruta transoceánica.

  Lo que ha sucedido en este inicio de puente no puede quedar en una simple anécdota y en leves castigos que lleguen tarde desde los tribunales ordinarios. El colectivo de los controladores ha puesto al Gobierno en bandeja de plata una crisis descomunal de la que el Ejecutivo que preside Zapatero puede, paradojas de la vida, salir fortalecido de cara a la opinión pública y su electorado. Si el Gabinete no sabe, puede o quiere arreglar el desguisado de los aeropuertos, esté seguro que los votantes pasarán factura en las próximos comicios autonómicos y las generales del próximo año. Porque los casos de corrupción y otros escándalos se olvidan pronto a la hora de ir a las urnas, pero lo de este fin de semana tardará en borrarse del disco duro de millones de españoles, los que no han volado a sus destinos y los que han perdido una suculenta caja en sus negocios por clientes del puente varados en los aeropuertos.
   Los medios de comunicación han echado humo desde el viernes por la tarde, como en Fuenteovejuna, todos a una contra una casta de sueldos millonarios y que portan el farolillo rojo europeo en cuanto a productividad laboral. Del caos aeroportuario sacaremos en limpio que se hace imprescindible aumentar la oferta de controladores y, llegado el caso, traer profesionales de Hispanoámerica y otros lugares del mundo. También que los pilotos del Sepla no convocarán con tanta alegria nuevas huelgas si ven que a sus compadres los controladores les hacen pagar la vajilla rota. Y, por último, la necesidad imperiosa de dotar a nuestro país de una Ley de Huelga de manera urgente, redactada desde el consenso.
   PD. Han sido lamentables las llamadas en directo a las cadenas de radio de supuestos afectados por el caos aéreo que defendían a los controladores por encima de todo con tesis peregrinas. Han dado el cante y sonado a llamadas prefabricadas desde las agencias de Comunicación que defienden los intereses de la Unión Sindical de Controladores Aéreos.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Así no hay quien viva

Los amigos los elige uno, los vecinos, no. Eso nos pasa con Marruecos y el régimen de Mohamed VI, que desde hace semanas con la crisis del Sáhara anda erre que erre empeñado en tensar la cuerda hasta límites insospechados mientras su Gobierno nos atiza con bocinazos estridentes. Puede que el Gabinete de Zapatero tenga una paciencia con Rabat que deje a Job en mero becario, pero la ciudadanía anda harta de tanta chulería de nuestros vecinos del Sur.
  Hoy sábado, por aquello de seguir haciendo amigos, en Marruecos hay montada una especie de sucedáneo de Marcha Verde que se aproximará a Ceuta. La iniciativa, que no puede ser más inoportuna, ha sido organizada por diferentes coletivos y cuenta con el apoyo de las autoridades alauitas. Y, claro, hay quien sostiene que hasta aquí hemos llegado y que basta ya de bravuconerías. Que a este lado del Estrecho, para empezar, hemos acogido con los brazos abiertos a cerca de un millón de ciudadanos marroquíes -casi 800.000 censados, según las estadísticas oficiales- que conviven en armonía y en paz entre nosotros. O que son multitud las empresas españolas que han invertido allí desde tiempos de Hasán II.
  La crisis abierta en el Sáhara en 1975 y agravada desde el mes pasado, por obra y gracia de Rabat, ha desembocado en un serial de desplantes y provocaciones desde Marruecos que no marcan  fecha de caducidad. Periodistas españoles tratados como ganado, manifestaciones contra el PP -que ya es hilar fino-, amenazas como las de "revaluar" las relaciones con España y, ahora como guinda, una marcha contra Ceuta, ciudad de soberanía española antes de que Marruecos existiese siquiera como nación.
  Con los EE UU mirando de momento a otro lado, la cuerda de las relaciones hispanomarroquíes puede rasgarse a las primeras de cambio. Washington nunca olvida que nuestros vecinos fueron los primeros en reconocerles como Estado tras su fundación en 1776, de ahí su tradicional e imperecedera amistad. Pero hete aquí que la Prensa española -tan odiada y perseguida por el régimen de Rabat- desvela estos días los informes secretos del Departamento de Estado de EE UU, en los que la embajada USA en Rabat resalta la corrupción en el país y apunta directamente a las altas intituciones alauitas encabezadas por Mohamed VI. Así las cosas, es la Casa Blanca la única que puede poner orden en el contencioso del Sáhara, porque si hay que esperar que la ONU o la diplomacia europea tomen cartas en el asunto, mejor montar una franquicia de paraguas y chubasqueros en el desierto saharaui.

  El Gobierno Zapatero debe meterse en el charco marroquí y abandonar la postura ambigua que ha adoptado no se sabe bien por qué. No puede ser que el vecino impertiente que dejó de pagar la comunidad baje con toda la familia a preparar barbacoas en los jardines y que luego monte un número en la piscina a la vista de los demás propietarios. Tampoco se le puede permitir que periódicamente nos dé la tabarra de madrugada con la música alta. Porque como en la serie Aquí no hay quien viva, España y Marruecos comparten edificio y zonas comunes, y si no es posible la amistad hay que buscar al menos que la convivencia sea lo más tranquila y amable posible.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Controladores descontrolados

El aeropuerto de Barajas acaba de cerrarse hace unos minutos por la falta de controladores aéreos, supuestos profesionales que se están dado de baja en manadas durante las últimas horas, por lo que AENA incluso señala en estos momentos la posibilidad real de clausurar los cielos españoles a cualquier vuelo.
  En BREIKIN NIUS escribíamos este párrafo hace tan sólo dos días, el miércoles, bajo el título El jet lag español: "Qué decir de los controladores de vuelo. Mientras los del filme Aterriza como puedas confesaban a cámara que la crisis del vuelo llegó en un mal momento para dejar de fumar o de esnifar pegamento, los de nuestro país aprovechan la coyuntura económica para darse de baja en tropel y negarse en redondo a recortar sus abultados sueldos. Y ya verán cómo para estas navidades son ellos o sus compañeros pilotos los que amenzarán con un paro o una huelga de celo, para convertir los cielos y los aeropuertos españoles en el escenario perfecto para rodar otra entrega de la cinta que catapultó a la fama al patoso de Nielsen". Ni Rappel y Aramis Fuster juntos, oiga.
  Con el país atravesando una durísima crisis esconómica, con los mercados mundiales escrutándonos con lupa, nuestros controladores aéreos hacen de sus capas un sayo y colocan a España -potencia turística mundial- al nivel de una nación tercermundista. Y lo hacen justo cuando millones de ciudadanos acuden a los aeropuertos para escaparse unos días de puente. Y lo perpetran en mitad de una ola de frío que deja a la Península tiritando bajo cero.Y, para colmo de la desfachatez, el portavoz de los controladores sale para declarar que se está enterando por los medios de comunicación de la que están liando sus colegas de gremio.
   El entonces presidente Ronald Reagan lo hizo en EE UU a principios de los años 80: despidió a todos los controladores y puso en su lugar a militares para desfacer el entuerto. En España parece que es lo que desea esta casta cuyo sueldo anual anda por encima de los 300.000 euros. Algo hay que hacer, cuanto antes, con unos controladores que no están a la altura de un país en el que todo hijo de vecino aporta su grano de arena para salir del atolladero económico. No hay derecho a que se rían de nosotros. Mano dura contra los insolidarios y desvergonzados que toman como rehenes a millones de compatriotas.

La sastrería del EGM

Los periodistas también pasamos vergüenza ajena y nos sonrojamos. Suele ser, indefectiblemente, cuando en nuestros medios informamos de las compañías donde nos ganamos el sueldo o las de la competencia cuando toca ponerlas a la altura del betún. Suele ser, indefectiblemente, porque lo que difundimos no va con nuestra firma y porque el texto ha llegado desde la zona noble con la orden de no alterar ni una coma, so pena de guardias nocturnas extra en fin de semana, trabajos forzosos en las páginas de anuncios por palabras, edición de esquelas o maquetación de las cotizaciones de bolsa. Y no son planes ni tareas excitantes donde desplegar un periodismo de investigación ni nada parecido, así que mejor contentar al consejo de administración y a los jefes de redacción y tragar el sapo para una digestión rápida.
  Hay tres días marcados en el calendario anual de todo periodista, especialmente de los dedicados a la Radio, que vienen marcados en rojo. Son los que coinciden con la difusión del Estudio General de Medios -EGM-, la encuesta que expone al detalle la audiencia de cada cadena y de cada programa. Sus resultados son esenciales para que la publicidad vaya a aquella emisora o se retire de aquel espacio.
  Ayer se dio a conocer la tercera oleada del EGM y hoy los periódicos vendrán a buen seguro llenos de páginas de publicidad de intercambio, donde cada compañía saca pecho de los datos obtenidos. Da igual que las cifras sean un desastre; esto es para la Prensa lo que la noche electoral para los partidos políticos: todos han ganado al competidor y, a ser posible, por goleada. Aquí cada empresa radiofónica se confecciona un vestido a la medida sin acudir al sastre.
  Para empezar, desconfie y ponga en cuarentena los datos de audiencia que escuchan en cada emisora y en sus medios satélites. Si oye en esas informaciones con los números del EGM las palabras "consolida", "domina", "mantiene" o "refuerza", haga la traducción mental y coloque en su lugar "baja", "pierde", "disminuye" y "recorta". Porque si hay algo que los periodistas dominamos como nadie son las formas de ocultar, tamizar o difuminar los malos resultados de la empresa, ya sea un balance económico o un simple EGM.
 Dos casos prácticos. La tercera oleda del EGM conocida este jueves da a la cadena SER una pérdida superior a los 400.000 oyentes mientras que su competidora Onda Cero ha crecido apenas 15.000. Como supondrán, la SER no informó de que se ha dejado entre ola y ola esos 400.000 bañistas y, en el caso de la emisora de Planeta, sus locutores hablaban de subidas generalizadas en casi todos sus programas, cuando lo cierto es que sólo han ganado unos míseros 15.000. Porque a la hora de ofrecer las audiencias echamos manos de trucos tan viejos como comparar unas cifras pésimas actuales con otras que lo fueron peor aún -cosechadas en tiempos de Marconi-, y así esquivar la comparación con los últimos datos disponibles. En fin, que hay mentiras, medias verdades, encuestas...y el EGM. Por fortuna, el próximo saldrá ya avanzado 2011. Será cuando volveremos a repetir un cuento que se asemeja a la historia de Hans Christian Andersen plasmada en El traje nuevo del emperador.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Independentistas catalanes made in Spain

La picaresca y el trinque son tan españoles como el botijo y la siesta. Y hay veces que el mito del andaluz flojo y juerguista y el catalán currante y ahorrador se despeñan por el abismo. Mientras el país se aprieta el cinturón para quedarse prácticamente sin aire, algunos se aprovechan de casos de ciencia ficción tan reales y auténticos como la vida misma. Como el caso que nos ocupa hoy jueves.
  Ernest Benach nació en Reus en 1959 y su vida profesional ha transcurrido prácticamente en el mundo de la política. Desde 2003 este dirigente de la independentista Esquerra Republicana de Catalunya -ERC- ocupa el cargo de presidente del Parlamento de Cataluña. Su rostro se popularizó en 2008 cuando supimos que invirtió 20.000 euros de la caja pública para tunearse el coche oficial con diferentes artilugios electrónicos, a los que remató con un escritorio de madera a medida. Huelga avisar de que su vehículo no es como supondrán un utilitario, sino un flamante e imponente Audi A8 que costó a los contribuyentes 110.000 euros.
  Benach ahora es también noticia porque ha renunciado a su escaño del Parlament tras el cataclismo sufrido por ERC en las elecciones del domingo, autonómicas en las que ha visto volatilizar la mitad de los diputados de su formación. No se crea que con este panorama tan poco halagüeño el político independentista lo tendrá crudo para llegar a final de mes. Al contrario. La legislación catalana le asigna al ex presidente del Parlamento un sueldo bruto anual de 104.000 euros. Repetimos: 104.000 euros anuales durante los próximos cuatro años. O sea, un total de 416.000 euros. A sus 51 años, además, Benach ya tiene asegurado su futuro pase lo que pase con el Pacto de Toledo y la reforma de las pensiones. Las mismas leyes autonómicas fijan que percibirá 78.000 euros anuales y vitalicios a su jubilación cuando sople 65 velas en la tarta de cumpleaños.
  Por aquello de escandalizarle un poco más, recuerde que el sueldo anual bruto de Zapatero se eleva a 78.000 euros, mientras que sus tres vicepresidentes cobran 73.000 y los ministros del Gobierno no llegan por poco a los 70.000 euros anuales. Las comparaciones, ya lo sabe Benach, siempre son odiosas en un país donde la envidia es deporte olímpico. Su pelotazo a costa de todos con la salida de la primera fila de la política catalana es tan made in Spain como la fregona y el chupa-chups. Y la constatación de que para trincar no hace falta andar implicado en tramas de corrupción ni menos aún verse en el trance del paseillo del telediario camino del juzgado. El dinero que se embolsará por ley está limpio, tanto o más que los folios que sirvieron para plasmar el sumario del caso Gürtel.
Los dineros de Benach son conocidos justo cuando Zapatero anuncia la retirada de la ayuda de los 426 euros de los parados y con la ministra de Sanidad desvelando que la supresión del ministerio de Igualdad nos ha ahorrado 900.000 euros. Con el Gobierno y los ciudadanos haciendo juegos malabares para quesalgan las cuentas a final de mes, lo del todavía presidente del Parlamento catalán es un insulto para cuatromillones largos de parados y para un ejecutivo que busca desesperadamente de dónde recortar el gastopara salir del agujero. Quizá ese recorte haya que iniciarlo metiendo la tijera en leyes a todas luces injustas, desproporcionadas e insolidarias.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

El jet lag español

Hasta no hace mucho, cuando el tren paraba unos minutos en la estación sevillana de Utrera, los vendedores de mostachones -un dulce típico del pueblo- aprovechaban y subían a bordo para vender su mercancía entre los pasajeros. La estampa de la España cañí permanece en el siglo XXI, pero en vez de ferrocarriles y mostachones los protagonistas son los aviones de Ryanair y sus tripulaciones de vuelo cantando las excelencias de cigarrillos sin humo, sorteos de rasca y gana y colonias rebajadas.
  Ahora, con la muerte del protagonista de Aterriza como puedas, Leslie Nielsen, uno tiene la percepción de que el guión de esa película cómica rodada en 1979 es una triste realidad y que la ficción se quedó por el aire. Ahí tienen las rutas de Ryanair y otras aerolíneas low cost a las que sólo les falta hacer hueco para instalar una tómbola y vender cartones de bingo, aunque mejor no dar ideas al enemigo. Qué decir de los controladores de vuelo. Mientras los del filme confesaban a cámara que la crisis del vuelo llegó en un mal momento para dejar de fumar o de esnifar pegamento, los de nuestro país aprovechan la coyuntura económica para darse de baja en tropel y negarse en redondo a recortar sus abultados sueldos. Y ya verán cómo para estas navidades son ellos o sus compañeros pilotos los que amenzarán con un paro o una huelga de celo, para convertir los cielos y los aeropuertos españoles en el escenario perfecto para rodar otra entrega de la cinta que catapultó a la fama al patoso de Nielsen.
  Esta semana tenemos a dos que se han estrellado -Montilla y Mourinho- y a otro que anda como el piloto de Aterriza como puedas que tarda en tomar los mandos del aparato -Zapatero-, a pesar de que las posibilidades de accidente -con o sin rescate- crecen a cada minuto que pasa. El todavía president de la Generalitat  hace mutis por el foro catalán mientras le buscan un acomodo de postín. Eso sí, hay que aplaudirle que ha sabido aceptar con fair play y encajar con la cabeza alta el batacazo electoral, lo que es todo un activo para un dirigente político en horas bajas.
  De José Mourinho, poco más qué decir. El entrenador portugués, al que BREIKIN NIUS distinguió recientemente con el título honorífico de Bocazas sin fronteras, perdió un kilo de su chulería y prepotencia en el banquillo del Camp Nou. Seguramente lo recuperará en el campo del Almería o en el del Getafe. Pero no es lo mismo ni sabe igual. El técnico se asemeja cada vez más a un Joan Laporta -antes presidente azulgrana y ahora diputado catalán- al que los títulos camuflaban su chulería y sus ragos de payaso mediático, papel que ejercerá brillantemente en el Parlamet durante los próximos cuatro años. De momento, Mourinho, sólo ha abierto las vitrinas de Chamartín para hacer hueco al Trofeo Santiago Bernabéu.
  Y Zapatero. El líder socialista mantiene la economía española en zona de turbulencias, y cada día que pasa damos al menos un bote violento ya sea con la deuda, el IPC, los datos del paro, la previsión del PIB o el precio del pollo del súper. El presidente ya reconoce que en su Ejecutivo son pocos los que pueden ayudarle para hacer aterrizar a España lejos de la crisis. El copiloto Rubalcaba se esmera en simultanear el papel de telegrafista, azafato y sobrecargo, pero advierte de que todo tiene un límite. Desde la torre de control, CiU, Coalición Canaria y PNV hacen lo que buenamente pueden para que el avión tome tierra en hora y sin problemas mientras que la tripulación del PP aguarda en el duty free para dar el relevo cuando toque. Los 45 millones de pasajeros españoles, por supuesto, en la cola con un mísero sandwich y un botellín de agua en las manos, maldiciendo a todos y confiando en que el fin a sus penalidades esté muy cerca.  Aunque la solución nos deje jet lag en el cuerpo y provenga de un avión de rescate procedente de Bruselas con escala en el FMI.