viernes, 30 de diciembre de 2011

Jóvenes, comunistas y cachondos

Para que se haga una idea, Cuba es Disneylandia y una democracia parlamentaria moderna en comparación con Corea del Norte. El país caribeño y el asiático comparten, eso sí, una curiosa similitud: ambos soportan dos regímenes comunistas dictatoriales y hereditarios. Estamos ante dos islas de anacronismo autoritario en pleno siglo XXI, dos paraísos de los trabajadores donde los trabajadores suspiran por cruzar la frontera y trabajar en cualquier otro sitio lejos de la patria.
  Este próximo 1 de enero se cumplen 53 años de la revolución cubana liderada por Fidel Castro. Los resultados del desastre comunista saltan a la vista en una nación que se cae a pedazos. Casi idéntica cronología y resumen en Corea del Norte, con el agravante de la comparación de sus vecinos y hermanos de Corea del Sur, un país democrático y a la vanguardia del mundo desarrollado. Las diferencias entre Alemania Oriental y Alemania Federal con la caída del Muro de Berlín son casi imperceptibles y un juego de niños si se traslada la comparación a las dos Coreas.
   En la del Norte, un país donde miles y miles de sus habitantes se mueren literalmente de hambre, existe actualmente un cuarto de millón de presos políticos en gulags dispersos por su territorio. La paranoia de su líderes y el régimen dejan en becario y principiante a Pol-Pot y los jemeres rojos camboyanos. Allí es el Estado quien decide dónde trabaja uno, de qué y donde tiene la obligación de residir. Internet, por supuesto, es sólo de uso exclusivo para los jerifaltes del tinglado político.
  La muerte días atrás del sátrapa Kim Jong Il -que aterrizó en el trono comunista tras el fallecimiento de su padre- ha supuesto que el poder pase ahora a su hijo, en una demostración de que la sangre azul de las monarquías es aquí clonada por la sangre roja de una monarquía comunista hereditaria. El libro con la historia reciente de Corea del Norte lo pilla Arniches y se esribe un sainete tragicómico en un par de horas.
  Como Arniches ya no está para mucho, su testigo lo han recogido desde el diario Gara y las Juventudes Comunistas de Sevilla. El primero publicando una cariñosa esquela del dictador coreano, los segundos, emitiendo un comunicado para lamentar el fallecimiento del "camarada" Kim Jong Il y reconocer su "labor titánica" durante 17 años al frente del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte. Un texto delirante en el que desean "grandes victorias contra el imperialismo" para su sucesor Kim Jon Un. A la vista del comunicado, la policía hispalense debería quizá registrar la sede de las Juventudes Comunistas de Sevilla para confirmar si el local sirve también de lugar de encuentro para El Club de la Comedia de Andalucía o, llegado el caso, rastrear por las mesas la existencia de sustancias psicotrópicas u hongos alucinógenos. Unos cachondos sin gracia estos niñatos sevillanos.

lunes, 26 de diciembre de 2011

Terapia navideña

Con la excepción de la televisión cubana o la de Corea del Norte, la saturación publicitaria en Navidad es un mal menor de la pequeña pantalla. Hasta hace poco, las grandes marcas estrenaban durante estas fechas sus mejores y más cuidados spots: el de las muñecas de Famosa dirigiéndose al portal, los de El almendro, el recordado  ‘Hola, soy Edu’ de la extinta Airtel... El clásico Vuelve a casa vuelve se atrevió en los años 70 con uno en el que los hijos animaban a fumar a la abuela en la cena familiar por antonomasia, lo que sería hoy crucificado por políticamente incorrecto. Qué decir de los magníficos anuncios del calvo del sorteo de El Gordo, con su música inconfundible de Doctor Zhivago como himno navideño contemporáneo. Sería todo un acierto, también por aquello de la nostalgia, que los responsables de Loterías del Estado lo recuperasen con efectos retroactivos.
  La Navidad del peor año de la crisis nos está dejando unos spots de garrafón, donde la avalancha de comerciales casi clónicos sobre colonias y perfumes provocan el bostezo cansino en el espectador. El de Freixenet con Sara Baras es, posiblemente, el peor hasta la fecha de la empresa de cavas. La sorpresa agradable la ha traído quizá El Corte Inglés con su anuncio protagonizado por un Tony Leblanc que se sale y que toca sentimientos y fibras sensibles. También un hueco a la excelencia para el de Coca-Cola bajo el lema Un mundo mejor es posible
   Y el de Campofrío titulado Cómicos, no sólo el mejor de las Navidades sino del año. Dirigido por Álex de la Iglesia y protagonizado por destacados  humoristas del país que acuden a la tumba de Gila, el mensaje que deja es cristalino: a pesar del mal momento económico, y con los negros augurios para 2012, los españoles sabemos demostrar nuestro espíritu trabajador, ayudar al que lo necesita y esforzarnos para sacar lo mejor, incluso de cerrar con un abrazo problemas y viejas rencillas. El humor como terapia indispensable.
   El 1 de enero de 2012 se cumplirán dos años con la publicidad vedada en TVE. No así en la competencia, a la vista de que Bruselas acaba de dar otro tirón de orejas a las televisiones españolas por pasarse en el tiempo que dedican a la emisión de publicidad. Por si no está al tanto, el conjunto de canales despacha diariamente 7.560 minutos de spots de los que consumimos de media 21,5, es decir, 62 anuncios por jornada. Si noviembre expiró con una marca histórica de consumo catódico con 4 horas y 22 minutos por persona/día, las gélidas temperaturas de diciembre, unidas al frío glacial de nuestras cuentas corrientes, pronostican nuevo récord y certifican que los españoles se cobijan de la crisis ante el televisor. Y, en Navidad, más si cabe.

martes, 20 de diciembre de 2011

A pesar de todo, Feliz Navidad

Breikin Nius desea un año más a sus lectores, amigos y familiares -que vienen a ser prácticamente la misma cosa- una Feliz Navidad. De paso, ya puestos, que el 2012 sea el del inicio de una recuperación económica que algunos comprobarán este próximo jueves en sus bolsillos gracias a los gorgoritos de los niños de San Ildefonso.
   Cumpliendo una tradición milenaria -nacida este milenio, concretamente el año pasado- estas líneas se acompañan del christmas realizado por el Departamento de Arte de Breikin Nius dirigido por Patricia Alija, bajo la coordinación y supervisión de Eduardo. Y, para todos los que detestan la Navidad, un vídeo musical que les hará recapacitar sobre su error y cuyo título ya avisa de lo que se avecina: La Navidad está en todos lados.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Apuesta ganadora

Hoy toca, por aquello de tirar de originalidad, abordar el matrimonio de conveniencia sellado entre la Navidad y la televisión. Parafraseando a la sentencia del jugador inglés Gary Lineker en su definición del fútbol tras la enésima derrota ante la selección alemana, la programación de Navidad la inventaron en Prado del Rey y es muy simple: 22 cadenas luchan por el balón de la audiencia durante dos semanas y, al final, siempre gana TVE por goleada. En las próximas semanas se cumplirá a rajatabla, si no, siéntese en el sofá desde la mañana del sorteo de El Gordo hasta el día de los Reyes y compruébelo.
    No es que La 1 nos haya preparado una parrilla de impresión, novedosa, electrizante, rompedora y única. La cadena pública se limitará a sacar de la nevera los productos que ha enlatado y las retransmisiones de rigor que irá colocando en su lugar habitual y tradicional. Desde los millones que repartirán el jueves los bombos al mensaje navideño del Rey, el programa de Fin de año y las campanadas desde la Puerta del Sol, el concierto de Año nuevo con los saltos de esquí y hasta el sorteo del Niño, millones de espectadores elegirán la señal de TVE. A la oferta navideña de La 1 sólo le faltaría para rozar la perfección una bula papal para saltarse la ley y meter cortes publicitarios para contemplar los clásicos spots de El Almendro, Freixenet y el bucle interminable de colonias y perfumes. Los de juguetes, desde hace poco, se han exiliado a los canales infantiles.
   Si piensa que por aquello de las fiestas familiares Telecinco despejará su parrilla de cotilleos y escándalos de famosos de medio pelo, vaya escribiendo la carta a los Reyes, que por pedir e ilusión de ilusos que no quede. En TVE, y en un alarde de apuesta arriesgadísima y revolucionaria, cambio de cromos: al pestiño recital de Raphael le sustituye un concierto de la sin par Ana Belén, en un nuevo ejemplo de que la Navidad abre las puertas de la televisión a los jóvenes artistas a la búsqueda de una oportunidad. En Canal Sur -ponga un 1 fijo- más de lo de siempre para rascar unas cuotas de audiencia que armarán el Belén si superan el 10%.
   TVE sigue siendo mucha TVE y su oferta navideña, pese a perder fuelle, pasa por ser la favorita de una audiencia entregada de antemano. Por mucho que las privadas se rasquen las neuronas y planten a la Pantoja y a su hijo dando las uvas, la pública estatal es una prima de riesgo sin riesgo. Siempre ganará, aunque fiche para las campanadas a los guionistas de Jara y sedal y coloque como pareja desde el balcón de Sol al cachondo Eduard Punset y la glamourosa presentadora del devoto Últimas preguntas.

viernes, 16 de diciembre de 2011

ONG Moñas navideños

Lo reconozco abiertamente para que conste en acta: soy un moñas navideño y me ofrezco a presidir una ONG con ese nombre. Cuando se acercan estas fechas disfruto con todas sus tradiciones. Bueno, con todas, no. Desde hace años persigo la invasión anglosajona de Papá Noel y disparo mentalmente contra todos los muñecos de este gordo que las familias colocan escalando sus balcones y ventanas. Si de mi dependiese, redactaría un decreto-ley prohibiendo la difusión de su imagen en España y otro en defensa de los Reyes Magos.
   Lo único salvable de Papá Noel radica en el hecho de que el personaje es un invento de Coca-Cola, de la que soy adicto. Hasta hace unos años, las grandes marcas estrenaban en televisión durante la Navidad sus mejores y más cuidados spots: desde el de las muñecas Famosa, los de El Almendro o el recordado Hola, soy Edu de la extinta Airtel. Qué decir de los magníficos anuncios del calvo de la Navidad con su música inconfundible de Doctor Zhivago como nuevo himno navideño contemporáneo. Ojalá los nuevos responsables de Loterías del Estado lo recuperen para el año que viene.
  La Navidad del peor año de la crisis nos está dejando en televisión unos spots de garrafón, donde la avalancha de comerciales casi clónicos sobre colonias y perfumes provocan el bostezo en el espectador. El de Freixenet con Sara Baras es, posiblemente, el peor hasta la fecha de la empresa catalana de cavas. La sorpresa agradable la ha traído El Corte Inglés con su anuncio protagonizado por un Tony Leblanc que se sale, llega a los sentimientos y toca la fibra sensible.
  Y el de Coca-Cola, estrenado hoy viernes. Adaptando uno del año anterior, con una versión excelente de la canción Whatever de Oasis, y bajo el lema Un mundo mejor es posible de su campaña Razones para creer. El mensaje que nos deja es cristalino: a pesar del mal momento económico actual, y con los negros augurios para 2012, los españoles sabemos demostrar nuestro espíritu trabajador, ayudar al que lo necesita y esforzarnos para sacar lo mejor de nosotros mismos. Compruébalo pulsándo aquí.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Yerno horribilis

“Hoy, sin embargo, tengo que preveniros de un peligro: con la facilidad de los medios de comunicación, el poder de las ondas, el cine y la televisión se han dilatado las ventanas de nuestra fortaleza. El libertinaje de las ondas y de la letra impresa vuela por los espacios y los aires de fuera penetran por nuestras ventanas, viciando la pureza de nuestro ambiente”. No, no se trata de un argumento de los anunciantes que se retiran de La noria. Lo dijo Franco en su mensaje de Fin de año en 1955, apenas 10 meses antes de que naciera TVE y sus alocuciones fueran televisadas coincidiendo con el último día del almanaque, no en Nochebuena como marca ahora la tradición democrática con el rey.
   Por muchas razones, el próximo mensaje televisado del monarca está levantado más expectación de la habitual a menos de dos semanas vista. Para empezar, por motivos obvios del año que dejaremos atrás. Un 2011 en el que la crisis económica se ha agravado aún más si cabe en España, con cinco millones de parados ya oficiales y un millón y medio de hogares con todos sus miembros sin trabajo. Un año tan negro en lo económico que ha dejado incluso en un segundo plano el anuncio del fin de ETA tras cuatro décadas de terrorismo. El discurso del rey Juan Carlos guarda algún paralelismo con la película del mismo nombre ganadora de los Oscar de este año y protagonizada por Colin Firth encarnando a Jorge VI. Si el monarca británico tuvo que hacer frente a las penurias de su pueblo por la II Guerra Mundial a través de las ondas de la BBC, el español abordará la muy delicada situación económica de un país que seguirá con atención su mensaje. Y eso que su audiencia ha bajado en 2 millones de espectadores en los últimos diez años para marcar en 2010 su mínimo histórico: poco más de siete millones de espectadores, dos millones y 22 puntos de share menos que en 2000. Don Juan Carlos, ya lo ve, es solidario y se apunta a la fragmentación que asola al medio.
   El cambio de Gobierno en la víspera de la intervención televisiva del monarca provocará que su texto pase, indefectiblemente, por las manos del ejecutivo saliente. Una situación que nunca hasta ahora había sucedido: el mensaje elaborado durante un mandato socialista será difundido con un gabinete de populares en el poder. Habrá también interés, por supuesto, por conocer si aborda de refilón sus lógicos achaques de salud o los quebraderos de cabeza que han llevado a la Casa Real los negocios del duque de Palma. Como en la película El discurso del rey, el rey no vacilará. Delo por hecho. Y, en todo caso, siempre mucho mejor yerno horribilis que annus horribilis.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Audiencias en el banquillo

La otrora rica Cataluña planta cara al déficit público metiendo la tijera en sus medios audiovisuales, en todos los niveles y sin miramientos. La radiotelevisión autonómica difunde allí que prepara recortes de sueldos para sus más de 2.000 empleados, la clausura de dos de sus seis canales y dejar de emitir el fútbol para así ahorrarse 40 millones de euros. A los dos minutos del anuncio, el secretario general de CiU, Duran i Lleida, tranquilizó –no a los trabajadores de TV3- sino a los catalanes: seguirán emitiendo partidos hasta 2014. El político nacionalista lo vocea en una entrevista desde la privada Telecinco y se suma al pan y circo romano con unos 20 siglos de retraso.
   En la ciudad de Hospitalet, simultáneamente, el ayuntamiento chapará en 2012 la televisión y la radio municipal por aquello de la crisis. La noticia la dio en directo la propia emisora. Asómbrese, si aún lo puede: la plantilla de ambos medios locales de comunicación suma 70 empleados, lo que viene a ser casi el mismo número de trabajadores que fichan en La Sexta para sacar adelante una cadena estatal.
   En la RTVA miran las barbas del vecino catalán mojar, con un ojo puesto en las elecciones de marzo y sabiendo que corren malos tiempos para la lírica televisiva autonómica: ahí anda la asturiana RTPA y esos 130 empleados al borde del precipicio y el fundido en negro. Con estos mimbres, acongoja conocer que Canal Sur apoquina 600.000 euros del ala por el alquiler anual de una de sus sedes.
   Los canales de la Forta buscan fórmulas milagrosas para sanear las cuentas. Ante la expectación de los maratonianos juicios mediáticos, quizá deberían olvidarse del fútbol y pujar por adquirir los derechos de emisión de los tribunales autonómicos. Como joya de la corona, la Audiencia Provincial de Sevilla: acaba de finiquitar el juicio del caso Marta del Castillo y pronto abrirá el que seguirá contra Ortega Cano por su accidente de tráfico. En la de Málaga continúa el caso Malaya y a la Audiencia de Córdoba llegará en su día el triste episodio de los dos niños aún desaparecidos. La Audiencia de Cádiz, recuerde, vibró meses atrás con el clan de Jesulín y la vista por la Operación Karlos.
  Y a todo esto, el peor noviembre de la crisis ha dejado de nuevo a TVE-1 como líder de audiencia. La pública ha derrotado a Telecinco por un par de décimas, todo un lujo para la privada en el mes en el que ha soportado la tormenta de la telebasura por el cubo de La noria. El nuevo Gobierno recibe TVE como la cadena más vista y con los informativos más seguidos. También sin presidente al mando y con los candidatos de consenso aguardando que se abra el casting para echar el currículum.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Carne de periodista

   En esta ocasión sobran más que nunca las palabras. El periodismo toca fondo cuando existen empresas que proponen a profesionales de la información escribir artículos a cambio de 75 céntimos de euro. Ha leído bien: 75 céntimos por artículo. No queda ahí la desvergüenza. La fabulosa oferta laboral indica que debe ser un artículo, por supuesto, de alta calidad. La denuncia ha partido de la propia periodista española que recibió la proposición indecente de trabajo. Pulsa aquí para conocerla en detalle.

sábado, 3 de diciembre de 2011

Epílogo y prólogo

El indulto al banquero Alfredo Sáenz, una semana atrás, no fue sino el pistoletazo de salida de la carrera de los 100 metros ilusos de un Gobierno que cierra tras ocho años la era Zapatero. Luego vino lo de la comisión de expertos recomendando trasladar los restos de Franco del Valle de los Caídos. Simultáneamente nos enteramos de que la DGT saca a debate la idea de cobrar a los conductores por usar las autovías en función de los kilómetros que recorran anualmente. Como guinda, y de momento, el penúltimo consejo de ministros dejó encima de la mesa la ley Sinde por causas desconocidas y a pesar de contar en teoría con el respaldo del PP.
  Uno tiene la sensación de que un ejecutivo paralizado desde hace meses se ha metido en una carrera alocada cuya fotofinish saltará justo antes del sorteo de la Lotería de Navidad. Por tanto, quedan por delante dos largas semanas para que en los estertores de la segunda legislatura de Zapatero sus ministros en funciones saquen de la chistera ideas geniales, planes quinquenales, debates absurdos, polémicas artificiales y estériles o anuncios imposibles.
   La legislatura que despedimos será la de la crisis para todos los libros de Historia de España que se editen de ahora en adelante. Y eso que la palabra crisis fue tabú para el Gobierno: ciclo bajo, dificultades, frenazo económico... todos los eufemismos eran válidos con tal de no mentar la bicha. Hasta que en julio de 2008 Zapatero habló de "crisis" en una entrevista televisiva y dio el titular de la jornada. Luego, la vicepresidenta Elena Salgado, se atrevió a hablar de "brotes verdes" que desembarcarían en breve sobre la economía española. Lo dijo en mayo de 2009, cuando el paro contabiliza 3,6 millones de españoles sin trabajo y una tasa del 18%. O lo que es lo mismo, un millón menos de españoles desempleados que en este mes, donde la misma tasa ha crecido más de tres puntos. Entonces, el PSOE sacó incluso un vídeo sobre los brotes verdes durante la campaña de las elecciones europeas.
  Ahora, sin embargo, no es tiempo de mirar atrás, buscar consuelo o pensar que tiempos pasados siempre fueron mejores. Las hemerotecas no levantan un país. Ahora, más que nunca, hay que echar mano de la frase que Theodore Sorensen esculpió para que el presidente Kennedy se luciera en un discurso hace medio siglo: "No pienses en lo que tu país puede hacer por ti, sino en lo que tú puedes hacer por tu país". De ésta saldremos porque somos 47 millones de personas candidatas a tirar del carro.

jueves, 1 de diciembre de 2011

El discurso del rey

Por muchas razones, quizá demasiadas, el tradicional discurso de Nochebuena del rey por televisión está levantado más expectación de la habitual a poco más de tres semanas vista de la cita. Para empezar, por motivos obvios del año que dejaremos atrás. Un 2011 en el que la crisis económica se ha agravado aún más si cabe en España, con cinco millones de parados ya oficiales y un millón y medio de hogares con todos sus miembros sin trabajo. Un año tan negro en lo económico que ha dejado incluso en un segundo plano el anuncio del fin de ETA tras cuatro décadas de terrorismo y terror.
   El discurso del rey Juan Carlos guarda, si me lo permite, algún paralelismo con la película ganadora de los Oscar de este año y protagonizada por Colin Firth encarnando a Jorge VI. Si el monarca británico tuvo que hacer frente a las penurias de su pueblo por la II Guerra Mundial a través de las ondas de la BBC, el español abordará la muy delicada situación económica de un país que seguirá atento por televisión su mensaje.
   Además, el cambio de Gobierno justo en la víspera de la intervención televisiva del monarca provocará que su texto pase, indefectiblemente, por las manos del ejecutivo saliente. Una situación que nunca hasta ahora había sucedido: el mensaje elaborado durante un Gobierno socialista será difundido con un gabinete de populares en el poder. Habrá también interés, por supuesto, por conocer si el rey aborda sus lógicos achaques de salud o los quebraderos de cabeza que han llevado a la Casa Real los negocios del duque de Palma. Como en El discurso del rey, el rey no vacilará. Delo por hecho. Y, en todo caso, siempre mejor yerno horríbilis que annus horribilis.

martes, 29 de noviembre de 2011

Alternando con la Visa

Miguel Ángel Domínguez pagó en febrero 3.685 euros en un burdel de las afueras de Sevilla. El ex alcalde de Valverde del Camino se dio un homenaje en toda regla un par de meses antes de perder el bastón de mando del ayuntamiento onubense. Nada que objetar si no fuera porque la comanda erótica-festiva fue abonada con una tarjeta Visa Platinum de su municipio. Municipio donde, como se imaginará, las arcas andan en números rojos y con un agujero que ni el de la capa de ozono: 54 millones en el debe.   Miguel Ángel Domínguez se ha visto obligado a dejar su puesto como delegado provincial de Obras públicas y Vivienda de la Junta de Andalucía al revelar la prensa su visita relámpago a la casa de relax. Pero no se crean, que al personaje le ha costado despegarse del cargo. Nada más cantar la gallina y el extracto de la Visa, Domínguez ofreció una rueda de prensa mañanera con toda la normalidad del mundo, como si aquí no hubiera pasado nada, en la que por supuesto no despachó su renuncia por el escándalo que protagonizaba. Sin embargo, alguien con dos dedos de frente y tres de vergüenza torera hizo su trabajo y la dimisión del interfecto llegó en sesión vespertina a través de un comunicado.
   Domínguez -llame a los de El club de la comedia- explicó que tiraba la toalla pero con "la conciencia muy tranquila" y que se considera "una persona íntegra tanto en el ámbito público como en el privado". Por supuesto, como 9,9 de cada 10 políticos pillados por la prensa con el carrito de los helados, ataques contra el mensajero al bramar que se trata de una "información falsa" que "atenta" contra su "honor personal" y por la que emprenderá "acciones legales". El ex al cuadrado onubense no es el único dirigente político que deja este año los bártulos y oropeles oficiales tras un episodio poco edificante. Recuerde si no a Casimiro Curbelo, el senador canario detenido por la policía tras montarla una noche sofocante del pasado verano en una ardiente sauna madrileña. O el todavía sin identificar concejal de un pequeño pueblo madrileño que ha gastado 6.000 euros en servicios pornográficos vía teléfono móvil.
   La oposición andaluza ha propuesto, al calor de la película erótica de Domínguez suprimir las tarjetas de crédito con cargo a las instituciones públicas. Los sufridos votantes se conforman con que se prohiba su uso en casas de relax, saunas, barras americanas, whiskerías y clubes de alterne y masajes. Y es que con estos mimbres a nadie extraña que la grave crisis de la prensa y las revistas no afecte a El Jueves y, menos aún, a sus dibujantes y guionistas.

Trashumantes

Si piensa trabajar en un sitio para hacer y forjar grandes amigos, no pruebe en la televisión ni menos aún en las cadenas y sus informativos. El nuevo Gobierno barrunta tiempo de cambios en el seno de RTVE, donde así ha sido desde el régimen franquista, la llegada democrática de UCD, pasando por la arrolladora victoria del PSOE, la era Aznar y con su sustituto Zapatero durante los últimos 8 años. Ahora, de nuevo, toca una mudanza que será más visible, como de costumbre e ideologías de escaletas al margen, en la cara de los presentadores de los telediarios y los programas informativos.
   Rostros de la TVE con Felipe González saltaron sin rubor ni pudor a las privadas allá por los primeros 90: Matías Prats, Rosa María Mateo o Campo Vidal se acomodaron en Antena 3 y Luis Mariñas hizo lo propio en Telecinco. Hilario Pino, actual anchorman de Cuatro, probó fortuna en Telemadrid, Canal +, CNN+ y Telecinco. Pedro Piqueras aterrizó en Antena 3 -donde fue ninguneado durante meses- desde la cadena pública y anda hoy en el informativo estrella de Telecinco. David Cantero abandonó Torrespaña en la misma dirección que ahora Piqueras, mientras que Helena Resano -ex compañera de Urdaci en los telediarios- se buscó las lentejas en La Sexta, en línea con su compañera Mamen Mendizábal, otra ex de TVE. José Ribagorda soltó amarras con La 1 y desembarcó en Telecinco. Vicente Vallés conduce el telediario de sobremesa de Antena 3 después de su experiencia de perfil bajo en TVE y sus días de gloria en Telecinco. Concha García-Campoy lleva las mañanas de Telecinco con la misma soltura que presentó hasta hace nada las de Cuatro y tiempo atrás fue la chica del telediario de La 1. ¿Se ha perdido? Los casos iguales, idénticos, clonados o parecidos son más numerosos pero no es cosa de cansarle.
   Los directivos de las cadenas están cortados con el mismo patrón que los presentadores: hoy aquí y mañana allí, relevo de Gobierno o cheque al portador mediante. Silvio González defiende Antena 3 como antes comandó Telemadrid o Canal +. En Canal Sur se estrenó de jefazo Pablo Carrasco tras hacer el petate en TVE. Mikel Lejarza arrancó en ETB, continuó en Telecinco, serpenteó por Globomedia y recaló al mando de Antena 3 TV hasta hace poco. Qué decir del número dos de Telecinco, Manuel Villanueva, ex de TVG, Canal + y Antena 3. Y existen muchos más ejemplos.
  Como ve, en esto de la televisión -sobre todo en los puestos más codiciados- no se debe apostar por los matrimonios para siempre. Por eso, que una excelente periodista como Ana Pastor pueda salir de Los desayunos de TVE con el nuevo Ejecutivo, y el próximo presidente de la Corporación, sería todo menos extraño o una represalia.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Juntos, podemos

Hoy 25 de noviembre es el Día Internacional contra la violencia de género. Este mediodía, los alumnos del Colegio Divino Corazón del barrio madrileño de Tetuán celebrarán un sencillo acto en su centro educativo para sumarse a la conmemoración. Uno de ellos leerá a sus compañeros, todos adolescentes, el siguente texto:
"Hace un año nos reuníamos en este mismo sitio y a la misma hora para, como hoy, conmemorar el Día Internacional contra la violencia de género. Menos algunos que ahora están en Bachillerato éramos prácticamente los mismos que nos encontramos ahora aquí, hombro con hombro, para aportar nuestro grano de arena y combatir esta lacra que golpea cobardemente a la sociedad española.
    Desde el 25 de noviembre del año pasado han muerto en España, víctimas de la violencia de género, casi 70 mujeres. Una cifra trágica, una barbaridad se mire como se mire y que no podemos seguir soportando. La violencia de género no distingue entre nacionalidades, edades o ciudades. Aparece por igual entre jóvenes adolescentes, parejas adultas o ancianos; en grandes ciudades y en pueblos pequeños: entre españoles, marroquíes o rumanos. Hace apenas una semana, por ejemplo, moría a manos de su antiguo novio una chica de apenas 17 años de Collado Villalba: él es colombiano, ella era de origen dominicano.
   No podemos tolerar más víctimas. Tenemos que plantar cara a la violencia de género y ayudar a quien lo necesite. No vale estar callados o, peor aún,  mirar hacia otra parte. La violencia de género también afecta a las personas mayores, pero nunca –y lo digo bien alto- nunca es tarde para plantar cara al que acosa a su pareja….Es también el caso de Manuela, una mujer de 70 años con varios hijos y que durante 40 años de su vida ha sufrido y padecido todo tipo de abusos, maltratos y humillaciones por parte de su esposo; un hombre que llegó a encerrarla en casa, un piso que se convirtió en una especie de cárcel para ella. Su marido dio a Manuela una nota tras su boda para que siempre la llevara encima. Un papel que eran las instrucciones de obligado cumplimiento para su esposa durante el matrimonio y que decía así:

“Sal lo menos posible. Cuando salgas de casa sola a alguna cosa, que sea por el tiempo imprescindible, por supuesto que yo lo sepa antes de que lo hagas, no me vale después. No coquetees con los hombres, lo debes tener muy en cuenta. No prestes nada a nadie ni hagas favores sin mi permiso y sin consultármelo. Me harás siempre caso”.

Manuela, a sus 70 años, ha sido valiente y ha dicho ¡basta! Basta a ese papel y a su esposo. Nosotros somos adolescentes pero debemos tener la misma valentía y decir basta cuando sintamos cerca de nuestras amistades la sombra de la violencia de género. Entre todos podemos plantar cara a quienes utilizan el maltrato y el abuso creyendo, erróneamente, que son sinónimos de algo tan bello como el amor, el enamoramiento y la vida en pareja. Hoy 25 de noviembre el Colegio Divino Corazón se suma al Día Internacional contra la Violencia de Género. Porque para ganar este partido, como en el fútbol, vale la pena gritar que, juntos, ¡podemos!".

martes, 22 de noviembre de 2011

Mi desconocida ex-amiga

La campaña electoral de estas pasadas generales ha sido modélica en dos asuntos: los insultos y descalificaciones personales han brillado más bien por su ausencia en el rifirrafe político y -telefoneen a los del Libro Guinnes de los récords- no se recuerda que ninguno de los principales candidatos haya sacado a pasear los fantasmas de la Guerra civil española. Sólo por esto merece la pena sacar pecho, haya ganado o perdido su partido, aunque ya se sabe que en unas elecciones nadie pierde y, menos aún, le da por dimitir.
  Desde hace meses, a través del Facebook de Breikin Nius, he debatido en al menos tres ocasiones con una activa militante/simpatizante del PSOE sevillano a la que tenía agregada como amiga, aunque nunca nadie -excepto las redes sociales- nos había presentado. Nuestras posturas ideológicas en asuntos como la educación se encontraban más bien en las antípodas. En otra ocasión le afeé que escribiera "la diferencia entre los demócratas y la derecha...". Ya ve, nada de otro mundo.
  Hasta la resaca electoral. Mi amiga de Facebook, muy pegada a la campaña de Alfonso Guerra en la batalla por Sevilla ganada por el candidato socialista, subió ayer a su muro una imagen del No-Do y el aguila imperial franquista para celebrar, según anotó, el regreso del "lagarto" en un 20-N. Mi respuesta a lo suyo fue más bien breve: "Esto está fuera de sitio y es impropio de demócratas".
  Hoy ha replicado a mi mensaje, subrayando: "Lo pongo porque así lo veo, son los mismos con distintos collares". Mi respuesta ha sido casi idéntica a la anterior: "Lo reitero: está fuera de sitio y es impropio de demócratas socialistas", a lo que su respuesta ha venido a ser que en su muro de Facebook "no se puede criticar al anfitrión". Cosas de las redes sociales: sin haberla conocido en la vida, ya tengo una ex-amiga.

lunes, 21 de noviembre de 2011

La noria de las vanidades

Hoy hay premio para la cadena que conmemore, aunque sólo sea durante unos segundos, el Día Internacional de la Televisión. No me pregunte la razón, pero los canales pasarán olímpicamente de celebrar o recordar este lunes una jornada que instauró la ONU hace 15 años. El invento del desconocido escocés Baird, con la ignorada santa Clara como patrona oficial, festeja en la clandestinidad su Día Internacional con los espectadores españoles disparando su consumo diario, en niveles de récord histórico, por obra y desgracia de la crisis económica.
  Las audiencias de las cadenas guardan siempre un curioso dato relacionado con elecciones como las de ayer. Si se fija, cualquier Real Madrid-Barça retransmitido por televisión arroja una cuota de pantalla –sobre el 70%- casi idéntica a la del porcentaje de participación cosechado en unas elecciones generales, autonómicas o municipales. Es como si populares y socialistas se vistieran con las camisetas blancas o azulgranas y los aficionados de cada equipo –los votantes- decidieran la victoria marcando goles con las papeletas y no con el balón. El porcentaje de abstenciones viene a coincidir en cada convocatoria electoral, sistemáticamente, con el de la población que ignora en televisión un partido del siglo entre merengues y culés.
  Donde no están las cosas como para festejar el Día de la TV es en el parque de atracciones de la programación de Telecinco, donde su noria dirigida por Jordi González anda atascada y en serio peligro de cierre por la entrevista remunerada a la madre del Cuco. No me gusta La noria, por eso el sábado por la noche no entro en su juego. Dicho lo cual, tampoco comparto que sean los anunciantes quienes decidan la continuidad o no de un programa tachado de ser el baluarte de la telebasura nacional. En la retirada de los spots de La noria existe mucho fariseísmo de unas marcas acreditadas que se quitan de en medio para no verse señaladas en la plaza pública. Prefiero mil veces que sea la democracia de los espectadores, a través de los índices de audiencia, la que decida finiquitar este o aquel programa polémico. Y, de momento, dos millones de españoles siguen corriendo el riesgo de subirse a La noria sabiendo de antemano qué clase de espectáculo van a presenciar. Posiblemente estamos ante dos millones que optan por consumir marcas blancas en el supermercado, aunque esto no lo pueda asumir la cuenta de resultados de Telecinco y mucho menos su departamento comercial.  
   PD. Sigo sin entender que TVE, donde la publicidad está vetada por ley, ofreciera una larga gala musical en prime time dedicada a la Once y su cupón extraordinario. Las casas de apuestas por Internet, a la vista del dato espectacular de audiencia logrado, quizá ya hayan pedido la vez en Prado del Rey.    

domingo, 20 de noviembre de 2011

La TVE que deja Zapatero

"TVE es la mejor televisión de España", afirmaba categórico y con mucha sorna el humorista Chummy Chúmez cuando la cadena pública protagonizaba un monopolio audiovisual y era la única en la oferta del mando a distancia. Sin embargo, atendiendo a los datos de audiencia de hoy en día y a varios estudios independientes, TVE sigue siendo la televisión preferida por los españoles, aunque con Telecinco siempre pegada a la espalda para intentar arrebatarle el liderazgo.
   La cadena de Prado del Rey y Torrespaña cierra el periodo del Gobierno Zapatero con una más que curiosa y llamativa coincidencia. En el top ten de sus espacios más vistos de 2004 y 2011, hasta el 30 de octubre, se repiten en La 1 hasta en ocho ocasiones los mismos programas: cinco partidos de fútbol, un telediario, un capítulo de la serie Cuéntame y el Festival de Eurovisión. Es decir, la cadena pública arrastra a millones de espectadores con idénticos ingredientes en su parrilla a pesar de haber transcurrido ocho años, la fragmentación haciendo estragos y la TDT multiplicando los canales de la competencia. En televisión, como en otros sectores profesionales, se lleva a gala aquello de "si funciona, no lo toques". En TVE secundan esta máxima. Aunque no siempre ha sido así durante las dos legislaturas socialistas. Zapatero deja la misma televisión pública que se encontró, al menos echando un vistazo a los programas preferidos por los españoles. La serie Cuéntame, una ficción que arrasó con Aznar en Moncloa, mantiene sus millones de fieles semanales; el renacido Festival de Eurovisión continúa haciendo subir los audímetros; el Telediario, referente informativo casi eterno; y, del fútbol, nada nuevo bajo sol, y menos aún con la selección ganando la Eurocopa y el Mundial con un país pegado al televisor. Sólo Aguila Roja es nuevo en la clase y sustituye en el top ten a Ana y los siete, la ficción familiar que protagonizaba Ana García Obregón.


   Para el sociólogo experto en audiencias, Carlos Arnanz, "el fútbol es el único contenido inmune a la fragmentación, por lo que los rankings dependen del número de partidos de alto interés que se jueguen cada año". En su opinión, escrutando los programas favoritos de los espectadores de 2004 y este 2011 de las dos cadenas de referencia, La 1 y Telecinco, se llega a una conclusión clara: "En general, grandes cambios en las cifras y pocas novedades en los contenidos. Ahora la ficción española es más importante, aunque las series principales han dejado de ser las de Telecinco para pasar a ser de La 1. Los realities se suceden unos a otros, las series también... El cine se mantiene en un discreto segundo plano. La principal novedad, los docu-shows de La 1", como son los casos de espacios de nuevo cuño tales como Españoles en el mundo y Comando actualidad.
   En marzo de 2004, la TVE-1 dirigida por José Antonio Sánchez y comandada en sus informativos por Alfredo Urdaci, era líder de audiencia incontestable con cuotas de pantallas superiores al 20%. Dos meses más tarde, con Carmen Caffarel como nueva mandamás del todavía ente público la audiencia se fugó en masa a otros canales, especialmente a Telecinco, la nueva líder de audiencia. Además, los informativos de la pública vivieron momentos de zozobra y también perdieron el puesto de honor en detrimento de Antena 3. Tras celebrar sus 50 años de emisiones y soportar un ERE que mandó a la jubilación a miles de trabajadores, RTVE inició una nueva etapa con Luis Fernández como presidente y nombrado por consenso de PSOE y PP, algo inaudito hasta entonces. El hombre de la vespa enderezó el rumbo de la cadena y recuperó el liderazgo de audiencia gracias, en buena parte, a la supresión de la publicidad. Su sucesor, Alberto Oliart, se limitó prácticamente a transitar por el mismo camino antes de tirar la toalla este año y abrir e RTVE una nueva crisis que tendrá que lidiar el Gobierno que salga de las urnas el 20-N. Sin embargo, entre marzo de 2004 y noviembre de 2011 La 1 ha sido la cadena más vista de España en 35 ocasiones mientras que su rival, Telecinco, lo ha sido prácticamente el doble de meses. No así en lo referente a los informativos. Los de TVE llevan 50 meses siendo los preferidos por el público.
   En Telecinco todo gira en torno a su consejero delegado, el incombustible Paolo Vasile, un experto en el medio que se ha convertido en el capo de una tele con el récord de permanencia en el cargo, al que permanece aferrado desde inicios de 1999. Todo lo que le falta a la programación de TVE se encuentra en la de Telecinco, y viceversa. La cadena de Mediaset apuesta por el entretenimiento, los realities y la ficción, aunque en este género sus últimas novedades se han saldado -caso del remake de Cheers- con estrepitosos y sonoros fracasos. Telecinco hace televisión para vender publicidad, y en eso es la número uno. Ahora más que nunca tras absorber a Cuatro. La cadena de Fuencarral, aunque le pese, continúa como baluarte de la denominada telebasura. La misma que prometió desterrar el presidente Zapatero, al menos en horario protegido, nada más llegar al cargo en marzo de 2004. Ocho años después hay cosas entre los espectadores que se resisten a cambiar: los gustos por los mismos programas y su eterna relación de amor-odio con los programas de telerrealidad tipo Gran hermano o Supervivientes y de tele-rosa que escandalizan al personal como Sálvame y La noria.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Gases fétidos en Doñana

La crisis y el paro han arrasado en la campaña electoral que da sus últimas bocanadas y ha arrumbado al olvido otras políticas distintas a la económica. Ahí está por ejemplo el medio ambiente, la ecología y todo lo relacionado con las energías renovables y limpias. Prácticamente nadie en esta campaña ha sacado el tema a la plaza pública cuando, hasta ahora, era un punto clave de las principales candidaturas en mítines, entrevistas y debates con el adversario.
   Quizá por esto ha pasado desapercibido para los grandes medios de comunicación el proyecto que prepara para el Parque Natural de Doñana la Petroleum Oil & Gas España, cuyo nombre -no me diga- echa  ya para atrás y lo pone a uno en lo peor al ver en la misma frase las palabras Doñana y petróleo. Tan raro y preocupante como asistir, por ejemplo, a la imagen de Emilio Botín entrando en un comedor de Cáritas o ir a la Biblioteca Nacional y toparte con Kiko y Coto Matamoros en la sección de Lenguas clásicas. Aquí hay gato encerrado.
   La Petroleum Oil & Gas España de marras es una filial de la compañía Gas Natural, esa que fichó meses atrás como consejero a Felipe González por el módico sueldo de 126.500 euros anuales. Un ex presidente del Gobierno que conoce al dedillo Doñana, no en vano nació en Sevilla y sus vacaciones de jefe del ejecutivo echaron el ancla cada verano -como Aznar y Zapatero- en el palacete que Patrimonio Nacional dispone en el Parque Natural. Un territorio para la biodiversidad único en Europa y cuya gestión recae sobre la Junta de Andalucía.
   Pues bien, el gobierno andaluz ve por el momento con muy buenos ojos los planes de la Petroleum Oil & Gas España para construir un mastodóntico depósito de gas en el subsuelo de Doñana. Como oye y lee. El proyecto cuenta con el visto bueno del Consejo de Participación de Doñana. No se imagina quién preside este Consejo: Felipe González, ex presidente del Gobierno, consejero y accionista de Gas Natural. Con estos mimbres no se extrañe si a John Grisham le da por escribir una segunda entrega de El informe pelícano.  
   Las organizaciones ecologistas WWF y Ecologistas en acción han denunciado este proyecto para intentar pararlo antes de que sea demasiado tarde, como ha ocurrido con la mole del hotel El Algarrobico en la costa almeriense de cabo de Gata y su interminable meandro judicial. Ya puestos, si la cosa del depósito de gas va para adelante en Doñana, que aprovechen y hagan sitio en las marismas onubenses al almacén de residuos nucleares. Un cementerio radiactivo por el que varias ciudades españolas andan a tortas y cuya ubicación no se ha atrevido a desvelar un Gobierno que hará mudanza, desde este domingo, tras finiquitar el casero el contrato de arrendamiento.
PD. Quizá la solución para que se detenga ipso facto el desaguisado y haya movimiento social de protesta pasa porque Endesa -donde Aznar es consejero- se sume al proyecto de la Petroleum Oil & Gas España de Gas Natural.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Tráfico de tongos

Para mi madre siempre soy uno de los cuatro candidatos a Mejor Hijo del año de España. El fallo es más bien previsible ya que es la única integrante del jurado y porque los otros finalistas son mis tres hermanos. Si un año no pillo, quizá el próximo. En demasiados premios de campanillas que se entregan en España a programas y profesionales de televisión la mecánica no es muy distinta. Ahí andan los TP de Oro de la otrora revista de referencia sobre la tele, cuyo palmarés anual siempre solía moverse a favor de la cadena que emitía la entrega de los galardones y donde, los elegidos, conocían de antemano que eran ellos y no otros los designados para llevarse la estatuilla.
   Qué decir de las Antenas de oro, distinciones que se suelen distribuir atendiendo al patrocinador de turno, siempre y cuando el galardonado se comprometa  a asistir para recoger el premio. Caso contrario se corre la lista hasta dar con uno que jure estar presente en la gala y su photocall. Lo malo viene cuando los tejemanejes contagian a premios de cierto postín. En la Academia de TV, por ejemplo, su nueva junta directiva cambió las bases de dos de sus galardones a los cinco minutos de aterrizar para así repartirlos entre profesionales y cadenas autonómicas amigas. No se sorprenda si entre los que impondrá por dedazo a los canales de la Forta este año le toca uno póstumo a la TPA asturiana , amenazada de cierre por la crisis y por orden del presidente del Principado, Álvarez Cascos.
   Y lo de los Ondas, autodenominados los más “prestigiosos” del sector. Este año, para variar, cuarto y mitad han ido a parar a programas y profesionales del Grupo Prisa, que por algo los organiza su Radio Barcelona. Uno cae en la cuenta de que, quizá, el polémico Ondas a Jorge Javier Vázquez no era si no parte del peaje previo a la absorción de Cuatro –ex cadena de Prisa- a manos de Telecinco. Ahora, gloria para otra cara de Telecinco, la Quintana, perpetradora de la deleznable entrevista a la mujer del pederasta Del Valle. La gaditana Radio La Pepa seguramente se merece el Ondas en esta edición, pero queda feo sabiendo que el capo de Prisa Radio es un poderoso periodista de la Tacita de plata.
   De remate, el Premio Nacional de TV a los informativos de TVE. Seguramente también merecidos, pero con un tufo que echa para atrás al comprobar su independiente jurado: cuatro jerifaltes del ministerio de Cultura, una ex directora de RTVE, un ex presentador del telediario, una ex subdirectora de Informativos de TVE y una ex empleada de TVE. El legislador terminará tipificando el tráfico de tongos en el Código Penal junto al delito de tráfico de influencias.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Vienen días mejores

Crisis y paro, dos palabras trending topic a su pesar en las barras de bar, las oficinas, los hogares y las calles de España. Este país saldrá adelante y superará una situación económica catastrófica que ha forzado a que 5 millones de españoles se encuentren sin trabajo. Esta semana, en una tienda de jardinería y mascotas, una curiosa iniciativa: colgar de un arbol navideño -sí, ya es Navidad en unos comercios que desean ver crecer el consumo de una vez por todas- mensajes escritos expresando deseos de niños y mayores. Entre esos deseos a los que eché un vistazo ganaban por goleada los que pedían salud o los que, como un niño con su letra menuda, escribían con una sinceridad brutal: "Un trabajo pronto para mi papá, por favor".
  Tras el 20-N vendrán tiempos mejores para este país. Seguro que con algo de la sangre, sudor y lágrimas que ya adelantó Churchill, pero esos días mejores llegarán. Como anticipo, la maravillosa canción de Better days de Bruce Springsteen. Ver vídeo aquí.

martes, 8 de noviembre de 2011

Paro, de entrada, no

Multitudinaria convocatoria este fin de semana en la XXVI Marcha a Rota para reclamar el cierre de la Base aeronaval de la ciudad gaditana, unas instalaciones militares de uso conjunto hispano-norteamericano inauguradas a mediados de los años 50. El acto -parido en tiempos del engañoso eslogan OTAN, de entrada, no- ha sido impulsado por la Plataforma andaluza contra las bases militares, coletivo que engloba -respire y tome nota- a la Red Antimilitarista y no violenta de Andalucía, de la que forman parte Ecologistas en Acción de Andalucía, Confederación General de Trabajadores de Andalucía, No violencia ahora, Casa de la Paz de Sevilla (Mujeres de negro, Alternativa antimilitarista-MOC Sevilla), Redpaz, Ahimsa (movimiento religioso de no violencia y paz), Moc-Elaia (antimilitaristas y objetores de conciencia), y Madres contra la Droga Andad.
   Espere, como en los dibujos animados, aún hay más. También se han unido a la marcha la Candidatura Unitaria de Trabajadores-Bai, Juventud Independentista Revolucionaria Andaluza, Jaleo, Andalucía Comunista, Unión de Juventudes Comunistas de España o el Partido Comunista de los Pueblos-Andalucía. Y caben otros más para unirse al sarao: Izquierda Unida, el PCE y el Sindicato Andaluz de Trabajadores.
   Multitudinaria convocatoria de una sopa de siglas para reunir.... ni a 2.000 personas. La marcha sufre también los embates de la crisis, en este caso por haber recortado su recorrido. Si antes sus participantes cubrían a pie la distancia entre el centro de El Puerto de Santa María y el acceso a la Base de Rota -unos 12 kilómetros a lo sumo-, en esta edición han partido desde la propia ciudad de Rota para plantarse en una de las entradas de la instalación militar.
   Enarbolando banderas independentistas andaluzas -sí, existen- y tricolores republicanas, los asistentes vociferaron lemas como "sólo sabemos tres palabras en inglés: yanquis, go home!", lo que así, a primera vista, da una idea del basto -con b- nivel cultural e ideológico de los manifestantes. Cádiz, no lo olvide, cuenta a día de hoy con 182.000 parados, lo que supone una tasa de desempleo récord en España de más del 31%. La base de Rota -y poco más, turismo veraniego aparte- es tristemente de lo poco que queda en la provincia que da trabajo al personal, que mira ahora al anuncio del escudo antimisiles de la OTAN como un bienvenido Mr. Marshall que puede revitalizar en parte la depauperada economía de la bahía gaditana.
  Eso sí, hay que darle la razón a los dirigentes de IU presentes en la marcha cuando explican que Zapatero llegó a Moncloa retirando las tropas de Irak y se despide dejando en Rota un escudo antimisiles. Los organizadores planean protestas similares para exigir el cierre de la base de Morón de la Frontera -Sevilla- y la de la Royal Navy en Gibraltar. Tiembla el primer ministro británico David Cameron y los monos de la Roca andan algo inquietos, la ministra de Defensa Carme Chacón ha convocado a su gabinete de crisis y en el Pentágono estadounidense han acordado Defcon-2. Los gaditanos, mientras, se parten de risa. No es para menos.

lunes, 7 de noviembre de 2011

Dimensionar o redimensionar

Hágame caso: cuando escuche en la misma frase la palabra televisión acompañada de pluralidad, calidad, servicio público o independencia póngase en lo peor y acertará. Si lo oye durante la campaña electoral, ya ni le cuento. Hoy en el cara a cara Rajoy-Rubalcaba es harto improbable que se dedique ni un segundo a la política audiovisual, aunque éste sea luego un tema recurrente y arma arrojadiza en la legislatura, como así ha sido desde que Suárez sacó a España con fórceps de un túnel dictatorial. Mire si no a Zapatero, que anda convencidísimo de que deja a una TVE clon de la admirada BBC, exceptuando por supuesto a Cine de barrio, que en eso tenemos la exclusiva mundial. Ignora que cuando desembarcó como presidente del Gobierno en 2004 los programas con más audiencia de La 1 eran prácticamente los mismos que los de este 2011 que cierra su agónica presidencia. Pero clónicos y repetidos, oiga. No hay más que escrutar el top ten de los más vistos en cada año: cinco partidos de fútbol, un Telediario, el incombustible y renacido Festival de Eurovisión y un episodio de la modélica Cuéntame. El único cambio radica en que hemos sustituido de los puestos de honor un capítulo de la innombrable pero familiar Ana y los siete por otro de la medianamente correcta Águila roja.
   PP y PSOE han presentado sus programas electorales, esos que hay que sacar por exigencias del guión cuando se acercan los comicios. Aunque le sorprenda, ambas formaciones casi coinciden en su receta para las televisiones públicas en el periodo 2012/16. Los socialistas quieren “dimensionarlas” y los populares pretenden “redimensionarlas”.  Del programa del PSOE hay premio para el experto televisivo que sepa descifrar qué han querido decir cuando afirman que “hay que asegurar a futuro su adecuada financiación en el futuro”. Tal cual, sin acompañamiento de libro de instrucciones o diccionario. Los populares no se cortan y hablan sin ambages de dejar entrar al capital privado en las autonómicas para intentar detener su sangría de pérdidas muchimillonarias. Ya se sabe que verá un spot de Mercadona en televisión antes que un canal de la Forta con beneficios.
 UGT saltó a degüello del programa del PP sobre TV incluso antes de imprimirse. El sindicato esgrime que el capital privado es “contrario a una televisión pública independiente” y que de paso “desnaturaliza la naturaleza de servicio público”. Gran descubrimiento. Lo que, de verdad, desnaturaliza y es contrario a una televisión pública independiente -caso de la Corporación RTVE, sin ir muy lejos- es dejar en sus consejos de administración varios asientos a los representantes sindicales. Quizá lo que habría que dimensionar y redimensionar durante la próxima legislatura –seamos periodísticamente incorrectos- son las atribuciones y el papel de los sindicatos en las televisiones públicas.

sábado, 5 de noviembre de 2011

La mirada de un pueblo

Los 40 años de dolor, sufrimiento y cerca de 1.000 muertos -niños incluidos- no se olvidan de un día para otro tras anunciar ETA el "cese de su actividad armada". Porque estos indeseables, para empezar, ni han pedido perdón a las víctimas, ni han entregado las armas y no han disuelto su banda de asesinos sin escrúpulos, algunos a sueldo, que han pretendido durante décadas instaurar en el País Vasco su visión de un paranoico marxismo-leninismo que murió tras la caída del Muro de Berlín y cuyos únicos zombis deambulan ahora por China, Corea del Norte, Irán o Cuba.
  El anuncio de ETA no es un cheque en blanco para los terroristas, familiares y simpatizantes. Al menos, no lo debe ser, aunque se tenga esa percepción a la vista de lo crecidos que andan desde hace un mes. Para empezar, en breve tendremos que soportar la imagen de varios escaños del Congreso de los Diputados ocupados por los de Amaiur, la nueva franquicia de los que miraban para otro lado y silbaban cuando explotaba un coche bomba o una bala de 9 mm parabellum entraba en el cuerpo de un demócrata.
  Adoración Zubeldia nos ha recordado esta semana que hay otro tipo de miradas. Adoración es la viuda del concejal de UPN José Javier Múgica, asesinado por ETA el último día de los Sanfermines de 2001 en su pueblo de Leiza mediante una bomba lapa. Ocurrió en el sangriento verano de 2001 que protagonizó ETA en su enésimo pulso a la sociedad española.
  La viuda del edil, así lo ha contado esta semana en el juicio que se sigue contra los etarras acusados de asesinar a su marido, vio desde el balcón de su casa cómo su marido salía de la furgoneta tras la explosión envuelto en llamas. Lo ha contado a cara descubierta, a un metro escaso de distancia del etarra Txapote y el comando que asesinó al concejal. Tras su declaración (Pulsar aquí para ver el vídeo), Adoración pidió permiso al funcionario judicial: "¿Puedo mirar a estos chicos?". Y lo hizo. Se giró y miró a la cara a los todavía presuntos asesinos de su esposo. Una mirada que es la mirada de todo un pueblo que ha soportado estoicamente durante más de 40 años un terrorismo brutal, inhumano y cobarde. Los etarras, demostrando una vez más su conocida valentía, echaron la cabeza al suelo de la sala de la Audiencia Nacional.
  Las fuerzas y cuerpos de Seguridad de Estado, el Estado de Derecho, las instituciones y el pueblo español -el orden de los factores no altera el producto- han derrotado a ETA. Ha costado, la factura ha sido enorme, pero el logro es nuestro porque nosotros hemos puesto todos los muertos. Y no sólo eso, sino que en 40 años de chantaje nunca ha habido revancha por parte de los demócratas, un caso insólito en un país occidental golpeado y machacado insistentemente por un grupo terrorista. Millones de españoles desean ahora escuchar la palabra perdón en boca de los que nos han traído tanto sufrimiento, exigen la entrega de las armas y reclaman la disolución de la banda. Cualquier otra hoja de ruta -indultos a presos etarras, reducciones de condenas...- sería como sacar un billete a la democracia española para disfrutar de un crucero a bordo del Titanic.

viernes, 4 de noviembre de 2011

Premio Nacional de Tongovisión

El Ministerio de Cultura ha concedido hoy el Premio Nacional de Televisón a los Informativos de TVE. Se trata de la tercera edición de unos galardones que en anteriores convocatorias también recayeron en series y programas de la cadena pública o en profesionales cuya carrera se desarrolló en exclusiva por los estudios de Prado del Rey: Chicho Ibáñez Serrador y la tvmovie 23 F: el día más difícil del rey -ex aequo- y Cuéntame.
  El fallo de hoy no puede ser más desafortunado, sin entrar a valorar o no la solidez y los merecimientos de los servicios informativos de TVE. La sombra del tongo y el apaño rodean tristemente a un Premio que ha echado a andar hace un par de años y cuya imagen queda ahora por los suelos.
   Primero, por el momento elegido para darlo a conocer, el primer día de una campaña electoral y cuando el principal partido de la oposición acusa desde hace meses y meses a TVE de remar a favor del Gobierno socialista. Segundo, porque -extrañamente- se ha adelantado la fecha del fallo en comparación con las dos ediciones anteriores: el primer año se concedió el 21 de diciembre y en 2009 se hizo público el 19 de noviembre. Parece, por tanto, que había cierta prisa para perpetrar el fallo antes de los comicios fijados para el 20-N. Tercero, y aquí está el meollo de la cuestión, la nómina de quienes han integrado el jurado del Premio Nacional de Televisión: cuatro son cargos de confianza del ministerio de Cultura de Ángeles González Sinde; a ellos se suman Alicia Gómez Montano, ex subdirectora de Informativos de TVE y ex directora de Informe semanal; Carmen Caffarel, la primera directora general de RTVE de la era Zapatero; Lolo Rico, creadora del mitico programa de TVE La bola de cristal y otros infantiles de la cadena pública; y Manolo Campo Vidal, ex presentador del Telediario de TVE, amigo de la ministra de Cultura y cuyo último programa fue emitido, coincidencias de la vida, por TVE.
   Como ve, el Premio Nacional de Televisión estaba cantado, radiado y hasta televisado de antemano, gracias a un jurado donde prevalecen el Gobierno y los profesionales vinculados muy directa o indirectamente a TVE y donde la independencia brilla por su ausencia. A la vista del fallo de hoy, los desprestigiados Premios de la revista TP -hasta ahora el culmen del reparto previo entre cadenas- pueden reconsiderarse como unos galardones justos y sólidos.

lunes, 31 de octubre de 2011

Gana la televisión

Dentro de una semana, la noche del próximo lunes, el único debate electoral entre los candidatos del PP y el PSOE arremolinará ante la televisión a una audiencia millonaria que sobrepasará, holgadamente y salvo sorpresa, los 10 millones de españoles pendientes del discurso, los gestos y los trajes de Rajoy y Rubalcaba. Tres largas décadas de democracia sólo han dado para dos experiencias idénticas: González-Aznar en 1993 y  Zapatero-Rajoy en 2008, ambos con ración doble.
   Los debates de hace cuatro años fueron seguidos por 13 millones de espectadores, frente a los 10 millones del debate electoral que desvirgó a la televisión española de este tipo de espectáculos políticos. No se crea que creció una barbaridad el interés y tenga en cuenta que, entre 1993 y 2008, la población española creció en unos 8 millones de habitantes. Dicho lo cual, donde se ponga un cara a cara por la pequeña pantalla que se quiten dos semanas de mítines plúmbeos para convencer a los ya convencidos y salir en los telediarios. O esos patéticos spots de propaganda emitidos obligatoriamente por las cadenas públicas dentro de unos bloques electorales, más propios de tiempos pretéritos -cuando había que conectar con el parte- que del siglo XXI.
   El cara a cara del lunes será todo un respaldo para la Academia de Televisión de Manolo Campo Vidal, el periodista que de no mediar una hecatombe moderará los tiempos de palabra de los dos candidatos. Un profesional del medio en las antípodas de Génova 13 que ha sabido contentar a PP y PSOE, lo que ya de por sí es todo un logro. La Academia de Campo Vidal –quien se supone que no cobra por ejercer de cronometrador-  repite como maestra de ceremonias para facilitar la señal a quien se la pida previo pase por caja. TVE, Antena 3, La Sexta, Cuatro, cuarto y mitad de autonómicas y otros canales ofrecerán en directo el programa. No así Telecinco, como se veía venir. Su consejero delegado, Paolo Vasile, nunca ha creído en la Academia de Televisión, a la que durante años y años ha torpedeado desde todos los ángulos posibles. A veces con munición barriobajera, como prohibir a sus presentadores participar en las ceremonias de premios y actos diversos de la Academia, un organismo sin ánimo de lucro. El ninguneo del italiano hacia la institución se desbocó cuando Telecinco emitió una de sus galas y los galardones recayeron mayoritariamente en las cadenas y los presentadores de la competencia. “Hasta ahí podíamos llegar”, pensaría.
  Ya sea Rubalcaba o Rajoy quien gane, el cara a cara será, ante todo, una nueva victoria de la televisión como medio de comunicación imprescindible. Un triunfo que sabe mejor al batir a adversarios como la prensa, la radio y, sobre todo, el omnipresente internet. También, de paso, a Telecinco.

martes, 25 de octubre de 2011

Los caras de Bélmez

El fenómeno de Las caras de Bélmez de la Moraleda, parido en la España profunda del tardofranquismo allá por los inicios de 1971, se convierte en pleno siglo XXI y cuatro décadas después en Los caras de Bélmez, un nuevo fraude con trazas de legalidad. Hagamos memoria.
  El pueblo de Bélmez saltó a imaginario cañí a principios de los 70 en un pequeño núcleo rural cuando una mujer alertó de que en el suelo de su vivienda, por mucho que fregaba y fregaba, cada mañana aparecían rostros humanos perfectamente visibles para el ojo humano. Los amigos de lo paranormal -entonces no existía el programa de Iker Jiménez pero sí el de Jiménez del Oso- encontrarton allí un filón para su causa. Aquello se despachó como un fraude en toda regla similar a los timos del tocomocho o la estampita.
  En 2011 las cosas han cambiado pero los fraudes y los caraduras, no. Ahí tienen al artista de Teddy Bautista, ex capo de la SGAE involucrado en un feísimo caso de estafa en la SGAE que lo descabalgó de la poltrona a principios del verano. Ni corto ni perezoso, el canario Bautista se ha descolgado exigiendo 1,2 millones de euros en concepto de indemnización por despido improcedente.
   Otras cara de Bélmez que se resisten a dejar de chupar del bote están ligados a cajas de ahorros intervenidas o con serios problemas contables que, con el tiempo, arreglan las cuentas y el resultado con el dinero público de todos. Medalla de oro para la ex directora de la Caja de Ahorros del Mediterráneo, María Dolores Amorós. La pieza exige una indemnización como Teddy tras su calamitosa gestión y destaparse que se autoadjudicó una pensión vitalicia de 360.000 euros anuales. Plata para su colega de Novacaixagalicia José Luis Méndez, quien antes de recoger los bártulos de su despacho trincó un cheque de 11,2 millones de euros para su retiro dorado en una entidad que ha repartido, como si fueran chucherías, 40 millones de euros a los ejecutivos que la llevaron al pozo. Bronce para el socialista leonés, ex alcalde de la capital y número 2 de la lista del PSOE al Congreso para el 20-N, Francisco Fernández. El amigo ha pactado con la entidad de la que ha sido vicepresidente una indemnización de 520.000 euros por prejubilarse.
  Las caras de Bélmez no nos costaron tanto y se quedaron en una serpiente de verano. Estos caras contemporáneos nos salen por un pico y son un fraude tanto o más grande que los del pueblo jiennense. Además, con el agravante de que seguirán saliendo caras nuevas de las cañerías de las cajas de ahorros a medida que avancen los meses. Siéntese para comprobarlo.

lunes, 24 de octubre de 2011

Cambiar para seguir igual

Las elecciones del 20-N. gane quien gane, darán carpetazo a 8 años de gobiernos de Zapatero y a una política audiovisual que lo ha cambiado todo para que todo siga prácticamente igual. Nada más aterrizar en el cargo, el jefe del ejecutivo –un minuto después de ordenar la retirada de las tropas de Irak- colocó abiertamente a la telebasura en su punto de mira y en la carpeta de asuntos pendientes y urgentes. Dicho y hecho, emplazó a la vicepresidenta primera, Fernández de la Vega, a poner coto a tanto programa inadecuado en horario infantil. Así, a principios de diciembre de 2004 –apenas unos meses después de ser investido presidente- el Gobierno reunía en Moncloa a los jefes de las teles–de los que sólo uno sobrevive al frente de la suya a día de hoy- para ponerles por delante la firma un acuerdo de autorregulación para reforzar la protección infantil.
  El documento de marras incluía –con el sí, quiero forzado y a regañadientes de las cadenas- la instauración de un horario de protección para la infancia y la juventud entre las 6 de la mañana y las 10 de la noche. Sí, si, en serio, que no es broma. Ya ve el caso que se le hizo al papel suscrito bajo los focos, con oropeles y hasta solemnidad oficial. Aquí el tiempo ha certificado, sí o sí, que las cadenas sólo responden o se dan por aludidas cuando hay sanciones económicas de por medio, ya sean impuestas por un Consejo Audiovisual estatal, la Guardia Civil de Tráfico o el Arzobispado de Palencia.
   Resulta también curioso comprobar cómo la manida ‘pluralidad’ con la que el Gobierno celebró el nacimiento en su primera legislatura de Cuatro y La Sexta –ambas televisiones en abierto de grupos mediáticos afines al Palacio de la Moncloa- ha degenerado en una fusión de Telecinco con el canal de Prisa y una previsible absorción de la cadena de Mediapro por parte de Antena 3. La pluralidad, más bien por los suelos.
   Los volantazos audiovisuales del ejecutivo que ahora prepara el petate ha dejado una TVE sin presidente, una TDT plagada de brujas, chamanes, teletiendas de fajas y sorteos de pega, cadenas fusionadas antes que cerradas, canales y emisoras locales fallecidas, autonómicas sin rumbo fijo o miles y miles de trabajadores del sector despedidos. Y, como herencia y regalo envenenado para el que venga, una jugosa financiación de RTVE a cargo de las telecos que, más pronto que tarde y salvo sorpresa, tumbarán en Bruselas. Aunque contados, también ha habido aspectos positivos: José Luis Moreno, Parada y Torreiglesias han desaparecido de la tele pública y Urdaci se pasó a la novela y a explotar su lamentable vis cómica. Eso sí que ha sido un acierto gubernamental digno de ser utilizado en esta próxima campaña electoral.

viernes, 21 de octubre de 2011

Que pase el siguiente

La casualidad ha juntado en el calendario, con apenas unas horas de diferencia, la caída de dos dictaduras del terror arrulladas por la tiranía y amamantadas por el terrorismo. En Libia, los rebeldes han acabado con el coronel Gadafi, un sátrapa y dictador que detentó el poder en el país norteafricano desde la revolución de 1969. Sentado en sus pozos de petróleo y gas, resguardado por vestales-soldados en jaimas que llegó a  incluso hace unos pocos años en una sonada acampada cerca de Granada, Gadafi ha muerto a manos de sus ciudadanos y gracias a la ayuda inestimable de la OTAN.
   Las imágenes de su agonía a manos de una turba violenta no son aceptables, por muy responsable que haya sido de una represión de su pueblo durante décadas. Su fin es una fotocopia aumentada y corregida de las últimas horas de Ceacescu en Rumanía. Lo que no consiguieron los bombardeos de Trípoli en 1986 ordenados por Ronald Reagan lo han logrado unas balas rebeldes disparadas por los propios libios. El tiempo, las enciclopedias y la Wikipedia, colocarán a Gadafi en el selecto grupo de deleznable e inhumanos dictadores.
   Apenas unas horas después de las imágenes de que el cadáver del lider libio saltara a las portadas de internet, los iluminados de la txapela etarra anunciaban el cese definitivo de la actividad armada. Una noticia esperada y ya amortizada por una sociedad española harta y cansada de todo lo que rodea a la banda armada. ETA sale del foco pero no del escenario. Los pistoleros etarras ni entregan las armas, ni se disuelven ni piden perdón por sus cerca de 1.000 víctimas mortales -niños y mujeres incluidos- a lo largo de 43 años -desde 1968- dándole al gatillo, el amonal y el amosal.
   Los de la capucha del País Vasco siguen enrocados en sus planteamientos y tienen la desfachatez de incluir en su comunicado pasajes como un alucinante "nuestro reconocimiento y homenaje" para los "compañeros" muertos o que "están sufriendo la cárcel o el exilio". Así, sin anestesia. Por supuesto, ni una palabra sobre las victimas de su cruel terrorismo, y la misma escenografía visual de capuchas, hacha y serpiente para anunciar su alto el fuego permanente. Con estos mimbres, aunque haya cierta ilusión es mayor la desconfianza en la opinión pública española. Una sociedad que sabe que este cese ha sido posible gracias al eficiente trabajo de los cuerpos y las fuerzas de seguridad del Estado y a la tardía pero vital colaboración del gobierno francés. Aunque los etarras se vistan de seda, terroristas se quedan, y el próximo Gobierno tendrá por delante la tarea de introducir en el crematorio el ataúd de ETA, a ser posible con sus armas incluidas.
   El fin de la dictadura etarra y del régimen filoterrorista  de Gadafi no puede ni debe abrir el camino a fundamentalistas que acampen en el futuro tanto en las instituciones vascas como en el gobierno del país norteafricano. La democracia, en ambos casos y a pesar de todo, sale reforzada y mira ahora a una isla caribeña oprimida por la bota de otro dictador verde oliva. Que pase el siguiente.

lunes, 17 de octubre de 2011

Asando la manteca

RTVE arrancó 2007, el último año ante de la crisis económica, con un ERE que afectó a 4.150 de sus trabajadores. Sin embargo, la pionera en esto fue Antena 3 con el despido de 300 de sus empleados en 2003, cuando la crisis ni estaba ni se la esperaba. La fusión entre Telecinco y Cuatro, este mismo año, ha puesto en la calle a unos 130 profesionales del canal que Prisa no supo sacar adelante. Antes, Localia echó la persiana y mandó al paro en 2008 a otros 300 empleados. Lo mismo que decenas y decenas de deficitarias televisiones locales, repartidas por toda España, como ahora se barrunta en las que quedan abiertas y ligadas a gobiernos municipales, caso de Onda Jerez.
  Suma y sigue. En Asturias, el Gobierno de Álvarez Cascos ha colocado la soga al cuello de una televisión autonómica abocada al cierre: los 100 trabajadores de la plantilla temiendo tumbarse de lunes a domingo al sol, y otros 400 de productoras externas del Principado entrenándose para sellar la cartilla del paro. La misma hoja de ruta para cientos de compañeros de canales temáticos y de la TDT ahogados en la marea de la fragmentación,  rematados por un tsunami de la crisis que abate a las empresas televisivas del mundo occidental: ahí está la sacrosanta BBC anunciando planes para la supresión de 2.000 empleos de aquí al 2017, el cierre de instalaciones y la reducción de su programación.
   Con la que está cayendo y con lo que vendrá, no es de recibo que la Forta silbe y mire para otro lado cuando Uteca -la patronal de las cadenas privadas- plantea que las autonómicas emitan una única programación con desconexiones para cada territorio, además de pedir que sigan el ejemplo de TVE y eliminen la publicidad. Las autonómicas agrupadas en la Forta responden esgrimiendo que se trata de una propuesta que “no se le ocurre ni al que asó la manteca”. Lo dicen mientras las deudas de sus canales escalan rumbo de los 2.000 millones de euros, con unos presupuestos anuales conjuntos que rondan la misma cantidad y con una plantilla global de 12.000 empleados. De ellos, casi 5.000 entre las radiotelevisiones catalana y andaluza, un número similar al del conjunto de RTVE y a años luz de distancia de la cifra de empleados que suman Antena 3, Telecinco y Cuatro.
   Entre la propuesta lanzada por Uteca –siempre mirando su beneficio propio- y el reciente grito de la política Rosa Díez –“Que se cierren ya todas las televisiones autonómicas”- seguro que existe un punto intermedio. Que en las autonómicas esquiven entrar en el debate y aboguen por un ‘virgencita que me quede como estoy’ sólo va en su contra. Porque, lo quieran o no, en 2012 el ambiente televisivo olerá a manteca asada.

jueves, 13 de octubre de 2011

Paro go home!

Dicen los viejos del lugar que, antes de comenzar las obras de la Base de Rota, en esos terrenos se cultivaban unas sandías y unos melones exquisitos. Y dicen los cachondos que en esos mismos campos se han cambiado esas sandias y melones por pepinos... de los de carga explosiva. La visita de Eisenhower a la España de Franco en 1959 marcó el destino y el futuro de esta villa de la bahía de Cádiz. Durante décadas Rota se transmutó en un oasis de modernidad en el franquismo de la época, por culpa de miles de soldados estadounidenses que vivieron y se divirtieron por las localidades próximas a la Base -caso de El Puerto de Santa María- o bien, directamente, se casaron con mozas de la provincia. Trajeron, sin que lo supieran ni enterasen los jerifaltes del Régimen, democracia, dólares y la american way of life. La fortaleza del dólar en su cambio con la entonces pesetas los convertían, sin saberlo, en ricos señoritos andaluces con uniforme de la US Navy. Los submarinos nucleares Polaris que recalaron en las instalaciones de Rota llevaron a más y más soldados en la década de los setenta y forzaron la construcción de urbanizaciones enteras dedicadas en exclusiva a ellos y sus familias.
   Los gaditanos de entonces fueron, quizá, los primeros en descubrir qué era eso de beber refrescos en lata, zampar hamburguesas, celebrar Halloween o contemplar cómo los hijos de los militares almorzaban por la calle comida rápida calentada en microondas y, sobre todo, descubrir cómo se comportaban con una visión de la sexualidad y de las relaciones de pareja muy distinta a la de los adolescentes españoles de finales de los setenta y principios de los ochenta. Todo eso acabó tras 1982 con la victoria del PSOE, el posterior referéndum de la OTAN y el recrudecimiento de la guerra fría con Reagan en la Casa Blanca. De la noche a la mañana, miles de familias norteamericanas abandonaron sus chalets y unifamilares en las ciudades vecinas y eran obligados a vivir dentro de la Base. La seguridad era lo primero, más aún siendo testigos de las multitudinarias marchas a Rota organizadas por grupos izquierdistas reclamando la marcha de los militares y el desmantelamiento de las instalaciones.
  En 2011 las cosas, afortunadamente, han cambiado. El reciente acuerdo del Gobierno español para que Rota sea sede del escudo antimisiles de la OTAN hará que, previsiblemente, la base de Rota recupere su esplendor. Un presidente socialista -el mismo partido del OTAN, de entrada, no- revitalizará la economía de una provincia, la gaditana, que ha pasado en los últimos años de Guatemala a guatepeor. Al cierre de Delphi, la reconversión de los astilleros o la crisis eterna de los vinos de Jerez se han sumando, casi sin solución de continuidad, el adiós de las pocas empresas tecnológicas diseminadas por la Bahía que que quedaban en pie: Visteon es la penúltima a la que se sumará, si nadie lo remedia, el cierre de Maderas Polanco, un grupo familiar de Chiclana de la Frontera que dejará a 300 trabajadores y sus familias en la calle más pronto que tarde. Cádiz, la provincia del diputado Rubalcababa en las elecciones de 2008, sigue destruyendo empleo y se prepara para acoger a Manuel Chaves como cabeza de lista del PSOE en las elecciones del 20-N. Un Chaves encantado con el nuevo uso de la Base de Rota ya que el ejecutivo vende en el mismo paquete la creación de 1.000 puestos de trabajo, número y previsión que los gaditanos se toman a guasa.
  Zapatero se marcha tras un terremoto en Lorca y una erupción volcánica en Canarias. Los letristas del carnaval gaditano, siempre al quite, confían en que lo próximo no sea un ataque nuclear a la base de Rota para verse obligados a cambiar aquello de "con las bombas que tiran, los fanfarrones, se hacen las gaditanas, tirabuzones" y meter en la rima los malditos neutrones.

martes, 11 de octubre de 2011

Chistes sin gracia

No busque por España, sea la comunidad autónoma que sea, un hospital público infrautilizado, con los médicos completando crucigramas, los quirófanos vacíos, las salas de espera cogiendo polvo y sus cafeterías cerradas por falta de clientela. No hay ni uno. Hagan ahora, la misma búsqueda, pero para localizar una infraestructura de comunicaciones pagada con dinero público -el suyo y el mío- fracasada y sin usuarios. La lista de aeropuertos sin tráfico de aviones -directamente- o con aterrizajes y despegues que se cuentan con los dedos de una mano cada vez es mayor. Estaciones del AVE donde las aves se posan en las catenarias por falta de circulación de trenes de alta velocidad empiezan ya a surgir. Lo mismo en faraónicas autopistas de peaje de acceso a grandes ciudades muy resultonas pero esquivadas por los automovilistas y sus vehículos.
   En Lepe, durante años -y no es un chiste-, se ha soñado con acoger al aeropuerto de la provincia de Huelva. Al final, el bienvenido Mr. Marshall ha pasado de largo -por poco, todo sea en honor a la verdad- y la localidad de Cartaya acogerá -según el ministerio de Fomento- el aeropuerto onubense. Como andamos que lo tiramos, y pese a que a menos de 100 kilómetros de la capital de la provincia se encuentra el gran aeropuerto de Sevilla-San Pablo o la terminal del AVE Madrid-Sevilla, hay quien todavía tiene ganas de invertir dinero público en las pistas de Huelva.
  Como en la diputación provincial son unos máquinas, allí tienen ya contratado hasta a un asesor en materia de aeropuertos. Responde al nombre de Francisco Rodríguez Donaire, acaba de aterrizar en el cargo -nunca mejor dicho-, su nómina anual asciende a 35.000 euros y -que se sepa- sus conocimientos en materia aeroportuaria son similares a los de Cristiano Ronaldo sobre literatura alemana contemporánea en el periodo entreguerras. Francisco, en las filas del PSOE tras una espantá de Izquierda Unida, tiene eso sí, experiencia en agujeros económicos en cuentas públicas, que esto sí está muy ligado a aeropuertos en crisis construidos con dinero de todos. Durante sus mandatos en el Ayuntamiento onubense de Valverde del Camino -apenas 12.000 habitantes- dejó crecer la deuda municipal hasta los 55 millones de euros. Todo un buen gestor, no obstante, en comparación con el ayuntamiento gaditano de Villamartín -con un censo prácticamente idéntico-, donde los números rojos se sitúan en los 16 millones. Allí, el nuevo equipo municipal del Partido Andalucista, ha localizado facturas de protocolo -comidas y copas- del anterior alcalde socialista que suman 27.000 euros en un único año. Insuperable, como la marca del brandy que a buen seguro regó las tertulias posteriores a los almuerzos pagados con la Visa del pueblo. 
  Pero en Valverde del Camino y Villamartín son unos becarios en comparación con el Ayuntamiento de Los Barrios, en el campo de Gibraltar. Al alcalde andalucista de la localidad no le ha quedado otra que despedir a Maria de los Ángeles Galán, una auxiliar administrativa del consistorio que cobraba 73.000 euros brutos anuales, o lo que es lo mismo, el doble de sueldo que el primer edil de la ciudad y que, ahora, la ha puesto de patitas en la calle. Para aderezar el sainete, a María de los Ángeles la contrató su esposo. Lo hizo en 2006 pero su mujer no apareció por la oficina para estrenarse hasta 2009. Y, para colmo, desde la primera nómina se llevaba 200 euros  en concepto de trienios y antigüedad. Pueden que nos falten aeropuertos, trenes de alta velocidad y autopistas pero de caraduras y sinvergüezas, de momento, vamos bien surtidos y somos potencia mundial.