viernes, 21 de enero de 2011

El campo ya tiene puertas

El monte del Pilar abraza con sus pinares las ciudades de Madrid, Pozuelo de Alarcón y Majadahonda a lo largo y ancho de sus 800 hectáreas. El urbanismo desaforado, con la cercanía de la carretera de circunvalación M-40 o las construcciones de edificios en sus límites con Majadahonda en la última década, han dejado intacta su belleza y no han trastocado un ápice su valor como pulmón verde del que disfrutan miles de ciudadanos. Su uso es público, aunque los terrenos pertenecen mayoritariamente a la familia Oriol, una de la sagas empresariales emblemáticas de la España del desarrollismo.
  Hace años el Ayuntamiento majariego puso orden en el monte creando un patronato con su nombre, le lavó la cara, se instaló un servicio de seguridad y se evitó la estampa habitual de coches particulares, todoterrenos y motos de cross que se lanzaban por sus caminos con total impunidad. Pero ahora está en peligro.
  No sé muy bien el cómo y el porqué. Pero desde principios de diciembre se están levantado vallas metálicas, con puertas y candados en algunas zonas, a lo largo y ancho del territorio verde en su vertiente que linda entre Majadahonda y Pozuelo. La acción coincide con la caída de la página web del monte. Quienes han caído desde entonces han sido muchas de las vallas instaladas. Una y otra vez. La autoría recae, previsiblemente, en vecinos cabredos con la hilera doble de vallas que ha dividido en dos al monte del Pilar y que ahora lo asemejan a una copia en miniatura de la frontera de Ceuta y Melilla con Marruecos.
   Alguien debe tomar cartas en el asunto para detener un sinsentido, una vergüenza para cualquier persona con dos dedos de frente y un mínimo de sentido común. Porque lo de poner puertas al campo -y vallas- se ha convertido en una triste realidad. No es de recibo que un lugar tan cuidado, del que disfrutan miles de personas, familias, niños en bicicleta, senderistas y amantes del mountain-bike se convierta de la noche a la mañana en un remedo del exterior de una cárcel con sus alambradas y cercados metálicos, nadie sabe aún bien porqué y en defensa de qué intereses. Sólo falta que el iluminado que ha colocado estas hileras interminables de vallas siga con la sinrazón y añada al cuadro del horror unas garitas de vigilancia, focos y perros de presa. Al tiempo.

2 comentarios:

Gueimonde dijo...

Gracias por esta noticia Ignacio. Como bien sabes,somos muchos los que disfrutamos de ese monte, ya sea para hacer ejercicio o pasear.ahora cuando uno corte por ahí parece que esta uno en acorralado(la película)ojalá alguien ponga fin a esa aberración ,es una vergüenza.UN SALUDO AMIGO

Beluga dijo...

Estamos intentando ampliar la información y canalizar las protestas. Encontraráis más información sobre los hechos y las denuncias que se han presentado aquí: http://www.facebook.com/pages/Monte-de-Pozuelo-Monte-para-todos/172260702810290

Este domingo 23.01 a las 12.00 se organiza una concentración en el puente de la M40 entrada de Pozuelo. Contamos con la participación de todos que estamos luchando por el libre acceso del Monte de Pozuelo. Apuntaros!