martes, 4 de enero de 2011

Se buscan 32 millones de españoles

El año 2010 se cerró con un consumo récord de televisión. Los españoles pasamos de media muchas horas -casi cuatro al día- frente a la pequeña pantalla, por aquello de que con la crisis lo mejor es quedarse en casa y no caer en la tentación de sacar a pasear la Visa. Además, a pesar del aumento de la factura de la luz, las teles nuevas apenas consumen electricidad.

   A pesar de estas cifras tan bien recibidas en los despachos enmoquetados de los directivos de las cadenas, a día de hoy el panorama audiovisual patrio continúa con un gran misterio por resolver. Una incógnita que ni Iker Jiménez llamando a lo desconocido a su colega de apellido, el difunto Jiménez del Oso, ha podido solucionar. Hablamos de los 32 millones de españoles que pasan del fútbol y que no se comen las campanadas al ritmo que marca el reloj de la Puerta del Sol. No, no estamos bajo los efectos de la resaca de Nochevieja. Kantar Media -leáse Sofres de toda la vida- acaba de publicar los datos de audiencia de la última noche de 2010 y el resumen televisivo del año.
   Según esos números, las campanadas fueron vistas por 15 millones de españoles y lo más seguido en tele del año fue, también con 15 millones de seguidores, la final del Mundial de Sudáfrica entre España y Holanda. Atendiendo al censo que maneja el Instituto Nacional de Estadística, somos 47 millones de habitantes agrupados entre La Coruña y Algeciras e incluyendo los archipiélagos, Ceuta y Melilla. Atendiendo también a las matemáticas aprendidas en la EGB, contabilizamos hasta 32 millones de españoles a los que se las trajo al fresco las campanadas de Nochevieja, la final mundialista y el beso entre Casillas y Carbonero. Y eso que estas pasadas campanadas resultaron las más vistas desde 1997.
  Sí, lo miren como lo miren, parece que los audímetros de Kantar Media fallan más que las previsiones de Rappel, la puntería de Benzemá y las encuestas de Zapatero que le dan como ganador de las elecciones de 2012. O eso, o Lobatón tiene tarea por delante: dar con el paradero de 32 millones de compatriotas que ni comen uvas frente al televisor ni se apasionaron viendo en Telecinco cómo alzamos la Copa del Mundo. Aunque para ello, lo primero será posiblemente localizar al propio Lobatón.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

necesitamos noticias.Familia gaditana

Anónimo dijo...

Interesante Makoy. Siempre me ha llamado la atención la fórmula de medición de audiencias. Que con ciento y pico mil audímetros de esos se saquen cifras de audiencia de 46 millones de personas... Las encuestas son las encuestas. Abrazo