domingo, 27 de marzo de 2011

Botín for president

Algo no va del todo bien cuando el presidente se reúne en su palacio con la flor y nata empresarial y, al día siguiente, quien ocupa las portadas de los periódicos es uno de tus invitados. Peor aún es cuando lo que le interesa a los medios de comunicación no es lo que el jefe del Ejecutivo dice en el atril tras la reunión, sino las declaraciones del banquero más poderoso, Emilio Botín: que Zapatero cierre el debate sucesorio y que aguante la legislatura hasta el final.
   El mandamás del Banco Santander era portada de periódicos este fin de semana sí o sí, pero uno hubiera preferido verlo en el circuito de Merbourne, en el box de Ferrari, junto a su amigo Fernando Alonso. No ha sido así. El cántabro ha ocupado silla preferente de la cita empresarial en Moncloa y, cuentan, cuando le tocó intervenir se puso en pié como si de un mitin se tratara. Ya ve, el Gobierno que le echa la culpa de la crisis a los banqueros y a los empresarios encuentra ahora como adalid y defensor al presidente del mejor y más internacional de nuestros bancos.
  Emilio Botín, que ya frisa los 80, es un ganador nato que se ha currado como un jabato lo que tiene. Dicho lo cual, no puede ni debe ejercer de ministro sin cartera. Demasiadas fotos suyas junto a los presidentes y candidatos a serlo y, también, demasiadas veces saltando de las páginas de Economía a las de Política jalonan su biografía desde mediados de los años 90.
  La reunión de ayer en Moncloa tiene también otra lectura. La de Petra Mateos, presidenta de Hispasat. Si ayer quiso ir al baño antes, durante o después de la reunión, lo tuvo bastante fácil ya que era la única mujer empresaria sentada a la mesa. La igualdad y paridad tan perseguidas por el Gobierno, de momento, no están ni se las esperan.

No hay comentarios: