martes, 31 de mayo de 2011

Reinas venidas a menos

En televisión funciona la máxima de “si funciona, no lo toques”. Así ha sido durante años con los magazines matinales de las principales cadenas, una apuesta de público fiel y garantizado donde la pelea radicaba en coronar a la reina de las mañanas, título honorífico e inservible que pasó de María Teresa Campos a Ana Rosa Quintana tras el cambio de cromos de presentadoras entre Telecinco y Antena 3, las cadenas que se odian amistosa y eternamente. Pero el tsunami de la fragmentación de la audiencia también ha llegado a las costas de los programas conducidos por la Quintana en Telecinco (El programa de Ana Rosa), Susanna Griso en Antena 3 (Espejo público), Mariló Montero en TVE (La mañana de La 1) y Marta Fernández en Cuatro (Las mañanas de Cuatro).
    Todavía no ha sonado la alarma general pero los indicadores empiezan a ser preocupantes. Si en la temporada 2009-10 estos cuatro espacios cosecharon una audiencia media conjunta de 1.591.000 espectadores diarios, en la actual que se cerrará dentro de apenas un mes esa cifra ha bajado en 182.000 espectadores, lo que supone una fuga de público que alcanza el 10,2%. Como ejemplo, aunque las comparaciones suelen ser odiosas, en la radio matinal un solo programa de fin de semana y con un horario similar, A vivir que son dos días (Cadena Ser), aglutina a 1,5 millones de oyentes según el último EGM.
  Quien más ha notado la sangría de público, ya que marcha como líder, es el programa de Telecinco, que se ha dejado por el camino esta temporada dos puntos exactos de cuota de pantalla y cerca de 50.000 espectadores, prácticamente el 25% del total de la caída en seguidores de los buques insignias matinales de las cadenas generalistas de referencia. También descalabro para Las mañanas de Cuatro, donde el estreno de la joven Marta Fernández en la silla que ocupaba la veterana Concha García.Campoy ha supuesto decir adiós a 91.000 espectadores y un punto de share.
    ¿Cómo es posible que con el consumo de televisión desbocado estos espacios sigan perdiendo seguidores? “La explicación parecer ser –según apunta el sociólogo experto en audiencias Carlos Arnanz-  la mayor competencia de los nuevos canales temáticos en la franja matinal. Estos canales tienen ya un peso en la audiencia superior al 30%, y su fuerza se hace notar especialmente en las franjas de audiencia marginales”. En todo caso, Arnanz subraya el hecho de que “el aumento en el consumo de televisión de los últimos años se hace sentir sobre todo en la sobremesa y la tarde, y en menor media en la mañana y el prime time”. Sí es muy sintomático el bajón de audiencia en unos espacios donde priman los espectadores mayores de 65 años, los que mayor atracón de televisión soportan a diario.
   Sea como fuera, Telecinco. Antena 3, TVE1 y Cuatro compiten a la misma hora por el mismo tipo de público, aunque el programa de la pública arranca algo más tarde que sus adversarios. Mientras, en Canal Sur TV, mismo menú catódico cocinado por Irma Soriano con su Mira la vida. La presentadora jiennense, que es pionera en la televisión matinal por participar en Por la mañana en TVE con Hermida (1987),  mantiene el tipo a pesar de la dura competencia. El magazine de la autonómica andaluza logra un modesto registro del 9,4% de cuota y 50.000 espectadores a lo largo de esta temporada televisiva 2010-11. Aunque parece una cifra decepcionante, no lo es tanto si escrutamos la audiencia que registra en Andalucía Las mañanas de La 1 con Mariló Montero a la cabeza: 9,8% de cuota y un total de 63.000 espectadores, una cifra escasa dado que la conductora navarra finaliza su programa una hora más tarde y que, por lo tanto, la audiencia televisiva potencial es considerablemente mayor.
  Sin embargo, Montero apenas sufre erosión de audiencia de una temporada a otra, lo cual en los tiempos televisivos que corren es todo un lujo y para sacar pecho. Las mañanas de La 1 pasa  de un audiencia media en España de 511.000 espectadores y una cuota de pantalla del 13,2% a 494.000 seguidores y un 12,9% de share. Por su parte, Susanna Griso necesitará cargar pilas en el verano ya que echa el cierre dejándose en la temporada 26.000 espectadores y 1,2 puntos de cuota.
   Los magazines matinales necesitan someterse a chapa y pintura, como diría José Miguel Contreras, jefe de La Sexta –cadena que tiró pronto la toalla en esta batalla- si quieren poner un torniquete al desangrado de audiencia. Quizá el futuro a corto plazo, aunque sea mentar a la bicha, pase por replantear los contenidos. A pesar de que la crónica del corazón suele ser un baluarte en sus escaletas, casi todos esconden en sus páginas web que dedican minutos y minutos de escaleta al mundo rosa: “Sensibilidad ante el dolor ajeno”, “rigor y vehemencia en el tratamiento de la información” y un espacio donde prima cualquier tipo de tema “ya sea de naturaleza cultural, política o social”. No es una declaración de intenciones de Informe semanal o Redes sino de El programa de Ana Rosa. 

No hay comentarios: