miércoles, 18 de mayo de 2011

Tocando fondo

Aquí el que no se consuela es porque no quiere. Cuando creemos que el país no puede ya ir peor viene alguien desde fuera para contrariarnos. Ahí está Strauss-Khan, el todavía director gerente del Fondo Monetario Internacional -FMI-. Ese sí que ha tocado fondo y ha pasado, sin paradas intermedias, de suites de 2.000 dólares la noche en Washington y despachos con moqueta, a celda con WC y aseo en la misma habitación. Así es la democracia y el estado de Derecho.
 Quizá su escándalo sexual, aún en la esfera de la presunción aunque con muy mala pinta, sea una señal. La señal de que la crisis comienza a remontar y que cerramos un cuatrienio donde se ha cumplido a rajatabla la ley de Murphy y todo lo que ha sido susceptible en la economía de salir mal y empeorar, salió mal y empeoró. La crisis explotó con la espectacular bancarrota del intocable banco de inversión estadounidense Lehman Brothers, estandarte del mercado capitalista mundial. Ahora, otro faro de la economía, el FMI, puede que haya cerrado sin saberlo el ciclo negativo con la prisión preventiva de su director.
  Mientras, en España, en las aceras del edificio de la economía siguen creciendo malas hierbas y en la fachada aumentan los graffitis y un abandono evidente. Sin rastro de momento de brotes verdes o lustre en un inmueble apuntalado, al que ni el terremoto de 4.9 millones de parados puede echar abajo. De momento. La democracia real hablará este próximo domingo. Y no lo hará en las calles, sino en las urnas.

No hay comentarios: