miércoles, 29 de junio de 2011

El gran dictador 2

La Habana es Hollywood con más negritos y Hollywood es La Habana con menos salero. 71 años después de que Charles Chaplin rodara El gran dictador, su primera película hablada, en la capital cubana se está cerrado la filmación de la segunda parte de aquella obra maestra del cine mundial. En esta ocasión los responsables del casting ha elegido por aclamación a los dos protagonistas de la cinta: el líder cubano Fidel Castro y su compadre venezolano Hugo Chávez.
   Dicen que segundas partes nunca fueron buenas pero esta máxima no se cumple en El gran dictador 2, una película donde se mezclan el horror, la ternura y la comedia a partes iguales. El largometraje todavía sigue rodándose en las calles de la capital cubana, hasta donde se ha trasladado desde Caracas el actor invitado, convaleciente de una operación quirúrgica. Como en el caso de otra de las obras maestras de cine, Casablanca, los guionistas desconocen aún cuál será el final y si el argumento dará un giro de 180 grados en las escenas que faltan por cerrar. Los productores, eso sí, ya han finiquitado el casting a pesar de las insistentes peticiones que han llegado desde Libia, Corea del Norte, China, Siria o Irán para hacer un hueco a sus líderes en esta candidata a los Oscar, aunque sus intervenciones se limiten a simple figuranción o una única frase insulsa en medio de un diálogo intrascendente.
  Los críticos cinematográficos que han visionado buena parte de la película sólo coinciden, de momento, en que no saben si incluirla en la categoría de drama o comedia. Eso sí, ya han avisado de que, a pesar de tratarse de una obra maestra en toda regla, se vayan olvidando del Oscar al mejor vestuario porque la moda chandalera no convence. Desde España, el Ayuntamiento de San Sebastián gobernado por Bildu ya ha dado instrucciones al Festival Internacional de Cine Donosti para que prepare una premiére de El gran dictador 2, de la que el equipo de gobierno municipal estudia si proyectar un remake en euskera, subvencionado por el Tribunal Constitucional, con el alcalde de La Bella Easo de protagonista estelar, Otegui en el papel de héroe por accidente y otros alcaldes de Bildu como figurantes necesarios. El guión de la película, delo por hecho, sería el de una farsa.

No hay comentarios: