lunes, 27 de junio de 2011

El Pantojazo del 16-J

La Democracia Real 15-M ha dejado paso a la Televisión Real del 16-J liderada por Isabel Pantoja. La tonadillera,  víctima preferida durante años de la tomatina perpetua de Telecinco, borró el disco duro y se plantó en el plató de Supervivientes la noche del 16 de junio.  Allí, arrullada por su otrora odiado Jorge Javier Vázquéz, recibió a su Paquirrín, otro producto de La Sexta birlado a golpe de talonario por las huestes de Paolo Vasile, el Florentino Pérez del negocio televisivo: Kiko Rivera juega de Özil con la camiseta de Telecinco en la medida que Pilar Rubio ha derivado a un Kaká desganado.
  La Pantoja arrasó en audiencia con datos de los años de vacas gordas, cuando fragmentación no andaba aún incluida en el vocabulario habitual de la gente de TV: 27% de cuota, 4 millones de espectadores de media y un minuto de oro con 6 millones de almas pegadas a Supervivientes pasada la medianoche. No sólo eso. De remate, Telecinco arrancó a TVE-1 tres décimas del acumulado mensual de audiencias para situarse provisionalmente como la cadena más vista del mes. Lo nunca visto. Un Pantojazo en toda regla ya que esa millonada de espectadores, en los tiempos que corren, suele quedar restringida al fútbol, una final con Nadal o la Fórmula 1 con Alonso en cabeza.
  A sólo tres días de clausurar la temporada televisiva 2010/11 TVE-1 es el caballo ganador –con varios cuerpos de ventaja- como cadena líder en audiencia, aunque la batalla de junio deja de momento casi un empate técnico entre la pública y Telecinco que se dirimirá con la foto-finish. Si vence la privada, no lo ponga en duda, buena parte del mérito se entenderá por el Pantojazo del 16-J. Si Belén Esteban es la reina de la cadena de Fuencarral y Ana Rosa Quintana ejerce de princesa, la tonadillera ha accedido como auténtica infanta a esta familia irreal de la mano de su principito y vástago. Por supuesto, con el beneplácito de Jorge Javier en el papel de valido de Vasile I en un reino audiovisual en cuya parrilla nunca se pone la crónica rosa. El adversario a batir de este imperio hispano-italiano es Oliart LXXXIII El Arcaico, rey en Prado del ídem.
  Mientras que entre los programas más vistos de junio TVE1 mete sus telediarios, el fútbol, capítulos de series propias, Comando actualidad e incluso el incombustible Informe semanal, lo más seguido en Telecinco –ya se lo imaginará- recae en Supervivientes, Sálvame, La noria, un episodio de La que se avecina, Vuélveme loca y -¡oh, milagro!- dos informativos de Piqueras. Son dos modelos antagónicos, una mezcla imposible entre Vega Sicilia y La Casera pero que cautiva a la sociedad española año sí, año también. Tenemos, seguramente, el país y la televisión que nos merecemos.

No hay comentarios: