jueves, 30 de junio de 2011

Recibo a la velocidad de la luz

La subidas en el recibo de la luz se mueven en España con una rapidez similar a los 300.000 kilómetros por segundo de la velocidad de la luz. Hace tres escasos meses, el ministro de Industria y Energía, Miguel Sebastián, afirmaba categórico desde las páginas del diario Público: "Nuestro escenario, salvo que ocurra un acontecimiento internacional que impacte en los precios, es que no vuelva a subir la luz este año". Que se sepa, ese acontecimiento internacional no ha llegado a producirse, siempre y cuando la detención del exgerente del Fondo Monetario Internacional, acusado de abusar sexualmente de una camarera, pueda esgrimirse como excusa que entre de lleno en esa categoría.
  La seguridad del ministro en sus palabras y en su vaticinio quedó de nuevo reflejada, hace ahora apenas tres semanas, tal y como recogió El Mundo: "En función de la subasta -eléctrica-, el Gobierno tomará la decisión para la reducción del déficit tarifario, pero exigimos un esfuerzo muy importante a los ciudadanos en enero y nuestra intención sería -subrayó el ministro-, a no ser que la subasta fuera muy, muy, muy negativa, no volver a tocar la luz este año".
  Pues nada. Esa subasta ha debido de ser terrorífica porque, mañana mismo, el recibo de la luz se encarece de nuevo, en esta ocasión en un 1,5% para prácticamente todoquisqui, ya sea el hogar de un mileurista, un parado o un portentado. De remate, y por eso de ayudar a los millones de españoles con serias dificultades para llegar a final de mes, el Gobierno ha dado el visto bueno para incrementar también desde mañana mismo en un 5,7% el precio tanto del gas natural como de la tradicional bombona de butano. Estos sí que son motivos para indignarse pero, ya verá y comprobará, absolutamente nadie se echará a la calle para protestar. A lo sumo, una queja de las organizaciones de consumidores. El último, por favor, que apague la luz.

1 comentario:

Gueimonde dijo...

Prefiero no enterarme de estas cosas Ignacio, aun así,gracias por informarnos.