jueves, 28 de julio de 2011

Sueldos electrizantes

Castilla y León o La Rioja nunca recibirán, por mucho que se lo trabajen sus autoridades, una bandera azul de los mares limpios de Europa. Aquí, Andalucía o Baleares juegan con ventaja. Algunos sueldos de los grandes directivos de las grandes compañías españolas, por mucho que lo intenten, nunca serán entendidos por la ciudadanía de barra de bar y de ajustes a final de mes. Aquí, los cuatro millones largos de parados compiten con argumentos más sólidos.
  Ignacio Sánchez Galán responde del cargo de presidente de Iberdrola, esa gran empresa de energía que siempre se queja de que los 20 millones de hogares de nuestro país pagan el recibo de la luz por debajo del coste que a ellos les cuesta producirla. Una pataleta que recuerdan, practicamente, desde que Edison vino a inventar la bombilla. Los receptores de sus facturas no entienden tanto quejido procedente de una compañía que en 2010 -en plena crisis nacional y mundial- obtuvo un beneficios récord de 2.870 millones de euros y que, en el primer semestre de este año, ha marcado unas ganancias de 1.563 millones (+6,5%), lo que la sitúa en la senda de volver a marcar cifras históricos por segundo año consecutivo en su cuenta de resultados.
   Quizá tanto merecido superavit se explique por las contínúas subidas en el precio de la luz, una servicio que se incrementaba tradicionalmente una vez al año -cada 1 de enero- y que, ahora, el Gobierno revisa al alza prácticamente cada trimestre. Quizá por ese pastizal de beneficios el presidente de Iberdrola ha recibido un sueldo de 7,3 millones de euros -1.200 millones de pesetas,- de enero a junio de este 2011. Seguramente, es una nómina muy merecida.
   Lo que no es muy presentable es rascar en sus emolumentos la letra pequeña y comprobar que Galán percibió en este semestre una prima de 96.000 euros por haber asistido a las reuniones del consejo de administración de la compañía que lidera. O sea, que por lo visto hay que primarle para que acuda a esas reuniones. A lo que hay que sumar un sueldo de  284.000 euros en el mismo periodo por presidir dicho consejo de administración. Eso sí, esta cantidad ha sido congelada con respecto al año anterior. Menos mal. Ya nos quedamos más tranquilos al comprobar que la crisis afecta a todos. A la vista del desglose de algunas nónimas como ésta o de los beneficios de la banca española -el Santander ganó 3.501 millones de euros en el primer semestre de 2011-, los organizadores, seguidores y simpatizantes del movimiento de indignados del 15-M, definitivamente, juegan con ventaja y con argumentos sólidos.

No hay comentarios: