lunes, 15 de agosto de 2011

Intereconomía TV, la revelación polémica

“Si emitieran partidos de fútbol ya no vería ningún otro canal de la oferta de la TDT. Seguro. Mi consumo de televisión lo cubre en exclusiva Intereconomía TV, y lo llevo a gala,  así como otro tipo de público está todo el día pendiente de Belén Esteban y Telecinco”. Quién así se explica es Manuel, jubilado gaditano de 79 años, seguidor incondicional y acérrimo desde hace un par de años de Intereconomía TV.
   El canal del Grupo Intereconomía se ha convertido, junto a LaSexta 3 –cuyos propietarios andan en sus antípodas ideológicas-, en la sorpresa de la temporada televisiva 2010/11 que acabó el pasado 30 de junio al apuntarse una cuota de pantalla del 1,4%, casi el doble del 0,8 con el que cerró la precedente. Una victoria en toda regla a la vista de que la fragmentación televisiva continúa haciendo estragos. “Estamos muy satisfechos con la temporada que ahora concluye”, recalca Javier Algarra, director de Informativos del Grupo Intereconomía y al mando del programa Dando caña, para quien la audiencia del canal “ha sabido agradecernos que, siempre que pasa algo, sintonizar con nosotros es garantía de obtener información inmediata y desde todos los puntos de vista”. Su declaración de intenciones choca con las aceradas críticas que suele recibir  Intereconomía TV, especialmente desde numerosos medios de comunicación rivales, miembros del Gobierno, el PSOE y la izquierda ideológica, que la tachan de difundir y defender un extremismo conservador alejado, incluso, de los principios democráticos. Desde las cadenas de la competencia, burlas sistemáticas desde programas de La Sexta, especialmente El intermedio presentado por Wyoming. “Cuando la competencia ladra es porque sabe que cabalgamos” y “no creemos –remacha Algarra- que la descalificación y el ataque a nuestros principios sea lo adecuado, pero les agradecemos que nos observen y nos hagan publicidad”. Quizá el ataque más sonado lo recibió el canal de boca de José Bono, presidente del Congreso de los diputados: “Los de Intereconomía –dijo- son unos malhechores y destiladores de odio”. También aluvión de críticas por la emisión de un spot contra el gasto de dinero público en la conmemoración del Día del orgullo gay, acción por la que el ministerio de Industria impuso al operador una multa que luego fue retirada por un juzgado. “Intentamos –enfatiza Algarra- ser plurales e independientes de verdad”. 
  Al margen de las numerosas polémicas y controversias protagonizadas por sus programas e invitados, lo que nadie discute es el éxito de Intereconomía TV, operador que echó a andar hace seis años tras ocupar en el mando la frecuencia dejada libre tras el fiasco de Expansión TV. Sus inicios titubeantes preTDT comenzaron a tomar cuerpo en 2008, para dar el estirón con el apagón analógico y la cobertura nacional de sus emisiones. Lo que parecía –a tenor de su propio nombre- que sería un canal enfocado por completo al mundo de la economía, se ha transformado en un operador donde el debate político y el deporte –a través de Punto pelota y dedicación casi exclusiva al fútbol- abarcan buena parte de la oferta de su programación. 
   “A la vista de los malos resultados del resto de propuestas multigénero, Intereconomía TV es la única cadena que ha mantenido un crecimiento constante desde su aparición”, explica el experto en televisión Eduardo García Matilla. “Parece evidente –añade- que en este segmento de canales, casi generalistas o multigénero, debe subrayarse el éxito de su planteamiento”. En este sentido, supone toda un acicate para los dueños del operador revelación de la temporada constatar cómo otros canales de TDT, en teoría con mayor respaldo empresarial y experiencia audiovisual, han desaparecido del mando a distancia a causa de la crisis económica o por no haber sabido construir una programación respaldada por la audiencia. Ahí están los ejemplos del desaparecido CNN+ -Grupo Prisa-, o los languidecientes  Veo 7 –Unidad Editorial- y La 10 –Vocento-.
 
El ADN de su público
La audiencia de Intereconomía TV se mueve al alza a pesar de haber padecido este año un cambio de frecuencia, obligada por el ministerio de Industria, que forzó a sus seguidores a resintonizar los descodificadores de TDT sin querían seguir recibiendo la señal. Si la temporada televisiva 2009/10 concluyó con una meritoria cuota de pantalla  media del 0,8%, la recién finiquitada 2010/11 marcó un récord del 1,4%. Por comunidades autónomas, esa cuota de pantalla se dispara en Madrid y Castilla y León, ambas con el 2,5%, seguidas por Murcia (2,2%) y Galicia (1.5%). Mientras que Intereconomía TV logra en Andalucía un share medio del 1,4%, las comunidades donde la audiencia da la espalda al canal son Cataluña y Euskadi, regiones donde la cuota de pantalla queda en el 0,7%.
   En el perfil de la audiencia por sexos se confirma que, mayoritariamente, la oferta de Intereconomía TV es seguida por hombres, con una cuota del 1,7% con respecto al 1,3% que marca el público femenino. Por lo que respecta a la edad, ganan por goleada los espectadores de más de 65 años (3,2%) seguidos por los de 45-64 años (1,3%), con una audiencia joven prácticamente testimonial. Por status socioeconómico, su público pertenece sobre todo al segmentado como alto-medio alto (2,6%), mientras que a distancia se encuentran sus espectadores con un nivel medio (1,3%) o status medio-bajo y bajo (1,1%). En resumen, y atendiendo al perfil de su público, la audiencia más fiel de Intereconomía TV se corresponde con la de un varón mayor de 65 años, con un status socioeconómico alto o muy alto y residentes en la comunidades de Madrid y Castilla y León. De otro lado, en su corta andadura en el mando,  los máximos de audiencia diaria han alcanzado el 5% de share, los programas estrellas más seguidos –El gato al agua y Punto pelota- han marcado cerca del 10% y el mes en el que cosechó una mayor cuota de pantalla fue mayo de este año gracias a un 1,6%.
   Intereconomía TV prepara este verano el asalto a la nueva temporada 2011/12 con las mismas armas con la que han jugado hasta ahora como equipo revelación en el tablero del campo televisivo. “Vamos a apostar por la continuidad, pero mejorando más, si cabe, nuestra capacidad de ofrecer una respuesta ante cada demanda informativa”, adelanta Javier Algarra, La incógnita radica ahora en pronosticar si esta continuidad, una baza imprescindible en tiempos de crisis económica y de talento en los formatos televisivos, traerá un crecimiento de su audiencia. “Aunque parecía que había tocado techo, en mi opinión, todavía puede subir algunas décimas”, vaticina García Matilla, quien explica que este incremento se basa en “su posicionamiento muy ideológico, que favorece una mejora de resultados en periodos electorales” como el que habrá en los próximos meses. “En cualquier caso –matiza este experto en televisión- la tendencia de la mayoría de las cadenas multigénero es a perder audiencia como consecuencia del incremento del contacto de las nuevas opciones, ya que aún muchos espectadores no conocen al completo la oferta de la TDT y autolimitan sus opciones de zapeo con el mando a distancia”. Intereconomía TV no es un canal de cuatro gatos y la próxima temporada  televisiva será clave para determinar la madurez y mayoría de edad del proyecto o su estancamiento.

No hay comentarios: