lunes, 10 de octubre de 2011

Consejos de capa caída

"Yo trabajo con las ideas, me dedico a pensar”, le vino a decir Ortega y Gasset al torero que le preguntó qué era eso de ser filósofo. El matador –unos cuentan que Guerrita y otros que El Gallo- le respondió confuso al enterarse de su cometido profesional con un ya famoso “hay gente pa to”. La sentencia no ha perdido actualidad. Si no, que se lo cuenten a los investigadores de la Universidad de Virginia que han realizado un estudio según el cual ver asiduamente los dibujos de Bob Esponja podría dificultar el aprendizaje en los niños.
   Aquí, más cerca, los del Consejo Audiovisual de Andalucía –CAA- no quieren ser menos que los estadounidenses, y han parido un informe sobre la distribución por sexo de los tiempos de palabra en los informativos de las televisiones públicas andaluzas en 2010. Tan o más apasionante aún que la lectura de la ley hipotecaria y el PGOU de Marbella.  El análisis –que habrá costado su dinero público pagado por todos y todas- ha supuesto escrutar los contenidos de 115.560 noticias de 6.926 informativos, entre ellos los de Telemotril, Interalmería y Onda Cádiz, lo que da una idea aproximada del maltrato mental al que han sido sometidos sus autores. Si el Tribunal Internacional de los Derechos Humanos lo supiera, actuaba de oficio contra el CAA.  
   Los del Consejo Audiovisual de Navarra no están para estudios tan vitales para la raza humana y el bienestar de la ciudadanía: el Gobierno foral ha eliminado el organismo dentro de su política de ahorro de las cuentas públicas ante la gravedad de la crisis económica. Es más, también ha finiquitado al Consejo asesor de RTVE en Navarra tras confirmar, de paso, su inutilidad manifiesta con cargo a los presupuestos. En esto, Andalucía fue pionera ya que recientemente fulminó a su Consejo homólogo.
   Como no hay dos sin tres, el siempre neutral, profesional e independiente Consejo Audiovisual de Cataluña ha recibido un serio puyazo coincidiendo con el fin de las corridas de toros en esa región. Tras la polvareda levantada en RTVE al conocerse la intención de sus consejeros por acceder a la escaleta de contenidos de los telediarios, resulta que en TV3 sus consejeros podían hacer lo propio desde 2008 con el sistema de edición de los informativos del canal autonómico. Los periodistas de TV3 no estaban al tanto de este atraco de guante blanco perpetrado al más puro estilo de la censura previa rampante en regímenes dictatoriales.
   El nonato Consejo Estatal de Medios Audiovisuales –CEMA- duerme el sueño de los justos y, todo parece indicar, su proyecto de creación seguirá al fondo de un cajón la próxima legislatura. A la vista de los precedentes de Andalucía, Navarra y Cataluña, Ortega y Gasset repetiría aquí con razón su recordado “no es esto, no es esto…”.

No hay comentarios: