jueves, 17 de noviembre de 2011

Gases fétidos en Doñana

La crisis y el paro han arrasado en la campaña electoral que da sus últimas bocanadas y ha arrumbado al olvido otras políticas distintas a la económica. Ahí está por ejemplo el medio ambiente, la ecología y todo lo relacionado con las energías renovables y limpias. Prácticamente nadie en esta campaña ha sacado el tema a la plaza pública cuando, hasta ahora, era un punto clave de las principales candidaturas en mítines, entrevistas y debates con el adversario.
   Quizá por esto ha pasado desapercibido para los grandes medios de comunicación el proyecto que prepara para el Parque Natural de Doñana la Petroleum Oil & Gas España, cuyo nombre -no me diga- echa  ya para atrás y lo pone a uno en lo peor al ver en la misma frase las palabras Doñana y petróleo. Tan raro y preocupante como asistir, por ejemplo, a la imagen de Emilio Botín entrando en un comedor de Cáritas o ir a la Biblioteca Nacional y toparte con Kiko y Coto Matamoros en la sección de Lenguas clásicas. Aquí hay gato encerrado.
   La Petroleum Oil & Gas España de marras es una filial de la compañía Gas Natural, esa que fichó meses atrás como consejero a Felipe González por el módico sueldo de 126.500 euros anuales. Un ex presidente del Gobierno que conoce al dedillo Doñana, no en vano nació en Sevilla y sus vacaciones de jefe del ejecutivo echaron el ancla cada verano -como Aznar y Zapatero- en el palacete que Patrimonio Nacional dispone en el Parque Natural. Un territorio para la biodiversidad único en Europa y cuya gestión recae sobre la Junta de Andalucía.
   Pues bien, el gobierno andaluz ve por el momento con muy buenos ojos los planes de la Petroleum Oil & Gas España para construir un mastodóntico depósito de gas en el subsuelo de Doñana. Como oye y lee. El proyecto cuenta con el visto bueno del Consejo de Participación de Doñana. No se imagina quién preside este Consejo: Felipe González, ex presidente del Gobierno, consejero y accionista de Gas Natural. Con estos mimbres no se extrañe si a John Grisham le da por escribir una segunda entrega de El informe pelícano.  
   Las organizaciones ecologistas WWF y Ecologistas en acción han denunciado este proyecto para intentar pararlo antes de que sea demasiado tarde, como ha ocurrido con la mole del hotel El Algarrobico en la costa almeriense de cabo de Gata y su interminable meandro judicial. Ya puestos, si la cosa del depósito de gas va para adelante en Doñana, que aprovechen y hagan sitio en las marismas onubenses al almacén de residuos nucleares. Un cementerio radiactivo por el que varias ciudades españolas andan a tortas y cuya ubicación no se ha atrevido a desvelar un Gobierno que hará mudanza, desde este domingo, tras finiquitar el casero el contrato de arrendamiento.
PD. Quizá la solución para que se detenga ipso facto el desaguisado y haya movimiento social de protesta pasa porque Endesa -donde Aznar es consejero- se sume al proyecto de la Petroleum Oil & Gas España de Gas Natural.

No hay comentarios: