domingo, 20 de noviembre de 2011

La TVE que deja Zapatero

"TVE es la mejor televisión de España", afirmaba categórico y con mucha sorna el humorista Chummy Chúmez cuando la cadena pública protagonizaba un monopolio audiovisual y era la única en la oferta del mando a distancia. Sin embargo, atendiendo a los datos de audiencia de hoy en día y a varios estudios independientes, TVE sigue siendo la televisión preferida por los españoles, aunque con Telecinco siempre pegada a la espalda para intentar arrebatarle el liderazgo.
   La cadena de Prado del Rey y Torrespaña cierra el periodo del Gobierno Zapatero con una más que curiosa y llamativa coincidencia. En el top ten de sus espacios más vistos de 2004 y 2011, hasta el 30 de octubre, se repiten en La 1 hasta en ocho ocasiones los mismos programas: cinco partidos de fútbol, un telediario, un capítulo de la serie Cuéntame y el Festival de Eurovisión. Es decir, la cadena pública arrastra a millones de espectadores con idénticos ingredientes en su parrilla a pesar de haber transcurrido ocho años, la fragmentación haciendo estragos y la TDT multiplicando los canales de la competencia. En televisión, como en otros sectores profesionales, se lleva a gala aquello de "si funciona, no lo toques". En TVE secundan esta máxima. Aunque no siempre ha sido así durante las dos legislaturas socialistas. Zapatero deja la misma televisión pública que se encontró, al menos echando un vistazo a los programas preferidos por los españoles. La serie Cuéntame, una ficción que arrasó con Aznar en Moncloa, mantiene sus millones de fieles semanales; el renacido Festival de Eurovisión continúa haciendo subir los audímetros; el Telediario, referente informativo casi eterno; y, del fútbol, nada nuevo bajo sol, y menos aún con la selección ganando la Eurocopa y el Mundial con un país pegado al televisor. Sólo Aguila Roja es nuevo en la clase y sustituye en el top ten a Ana y los siete, la ficción familiar que protagonizaba Ana García Obregón.


   Para el sociólogo experto en audiencias, Carlos Arnanz, "el fútbol es el único contenido inmune a la fragmentación, por lo que los rankings dependen del número de partidos de alto interés que se jueguen cada año". En su opinión, escrutando los programas favoritos de los espectadores de 2004 y este 2011 de las dos cadenas de referencia, La 1 y Telecinco, se llega a una conclusión clara: "En general, grandes cambios en las cifras y pocas novedades en los contenidos. Ahora la ficción española es más importante, aunque las series principales han dejado de ser las de Telecinco para pasar a ser de La 1. Los realities se suceden unos a otros, las series también... El cine se mantiene en un discreto segundo plano. La principal novedad, los docu-shows de La 1", como son los casos de espacios de nuevo cuño tales como Españoles en el mundo y Comando actualidad.
   En marzo de 2004, la TVE-1 dirigida por José Antonio Sánchez y comandada en sus informativos por Alfredo Urdaci, era líder de audiencia incontestable con cuotas de pantallas superiores al 20%. Dos meses más tarde, con Carmen Caffarel como nueva mandamás del todavía ente público la audiencia se fugó en masa a otros canales, especialmente a Telecinco, la nueva líder de audiencia. Además, los informativos de la pública vivieron momentos de zozobra y también perdieron el puesto de honor en detrimento de Antena 3. Tras celebrar sus 50 años de emisiones y soportar un ERE que mandó a la jubilación a miles de trabajadores, RTVE inició una nueva etapa con Luis Fernández como presidente y nombrado por consenso de PSOE y PP, algo inaudito hasta entonces. El hombre de la vespa enderezó el rumbo de la cadena y recuperó el liderazgo de audiencia gracias, en buena parte, a la supresión de la publicidad. Su sucesor, Alberto Oliart, se limitó prácticamente a transitar por el mismo camino antes de tirar la toalla este año y abrir e RTVE una nueva crisis que tendrá que lidiar el Gobierno que salga de las urnas el 20-N. Sin embargo, entre marzo de 2004 y noviembre de 2011 La 1 ha sido la cadena más vista de España en 35 ocasiones mientras que su rival, Telecinco, lo ha sido prácticamente el doble de meses. No así en lo referente a los informativos. Los de TVE llevan 50 meses siendo los preferidos por el público.
   En Telecinco todo gira en torno a su consejero delegado, el incombustible Paolo Vasile, un experto en el medio que se ha convertido en el capo de una tele con el récord de permanencia en el cargo, al que permanece aferrado desde inicios de 1999. Todo lo que le falta a la programación de TVE se encuentra en la de Telecinco, y viceversa. La cadena de Mediaset apuesta por el entretenimiento, los realities y la ficción, aunque en este género sus últimas novedades se han saldado -caso del remake de Cheers- con estrepitosos y sonoros fracasos. Telecinco hace televisión para vender publicidad, y en eso es la número uno. Ahora más que nunca tras absorber a Cuatro. La cadena de Fuencarral, aunque le pese, continúa como baluarte de la denominada telebasura. La misma que prometió desterrar el presidente Zapatero, al menos en horario protegido, nada más llegar al cargo en marzo de 2004. Ocho años después hay cosas entre los espectadores que se resisten a cambiar: los gustos por los mismos programas y su eterna relación de amor-odio con los programas de telerrealidad tipo Gran hermano o Supervivientes y de tele-rosa que escandalizan al personal como Sálvame y La noria.

No hay comentarios: