martes, 8 de noviembre de 2011

Paro, de entrada, no

Multitudinaria convocatoria este fin de semana en la XXVI Marcha a Rota para reclamar el cierre de la Base aeronaval de la ciudad gaditana, unas instalaciones militares de uso conjunto hispano-norteamericano inauguradas a mediados de los años 50. El acto -parido en tiempos del engañoso eslogan OTAN, de entrada, no- ha sido impulsado por la Plataforma andaluza contra las bases militares, coletivo que engloba -respire y tome nota- a la Red Antimilitarista y no violenta de Andalucía, de la que forman parte Ecologistas en Acción de Andalucía, Confederación General de Trabajadores de Andalucía, No violencia ahora, Casa de la Paz de Sevilla (Mujeres de negro, Alternativa antimilitarista-MOC Sevilla), Redpaz, Ahimsa (movimiento religioso de no violencia y paz), Moc-Elaia (antimilitaristas y objetores de conciencia), y Madres contra la Droga Andad.
   Espere, como en los dibujos animados, aún hay más. También se han unido a la marcha la Candidatura Unitaria de Trabajadores-Bai, Juventud Independentista Revolucionaria Andaluza, Jaleo, Andalucía Comunista, Unión de Juventudes Comunistas de España o el Partido Comunista de los Pueblos-Andalucía. Y caben otros más para unirse al sarao: Izquierda Unida, el PCE y el Sindicato Andaluz de Trabajadores.
   Multitudinaria convocatoria de una sopa de siglas para reunir.... ni a 2.000 personas. La marcha sufre también los embates de la crisis, en este caso por haber recortado su recorrido. Si antes sus participantes cubrían a pie la distancia entre el centro de El Puerto de Santa María y el acceso a la Base de Rota -unos 12 kilómetros a lo sumo-, en esta edición han partido desde la propia ciudad de Rota para plantarse en una de las entradas de la instalación militar.
   Enarbolando banderas independentistas andaluzas -sí, existen- y tricolores republicanas, los asistentes vociferaron lemas como "sólo sabemos tres palabras en inglés: yanquis, go home!", lo que así, a primera vista, da una idea del basto -con b- nivel cultural e ideológico de los manifestantes. Cádiz, no lo olvide, cuenta a día de hoy con 182.000 parados, lo que supone una tasa de desempleo récord en España de más del 31%. La base de Rota -y poco más, turismo veraniego aparte- es tristemente de lo poco que queda en la provincia que da trabajo al personal, que mira ahora al anuncio del escudo antimisiles de la OTAN como un bienvenido Mr. Marshall que puede revitalizar en parte la depauperada economía de la bahía gaditana.
  Eso sí, hay que darle la razón a los dirigentes de IU presentes en la marcha cuando explican que Zapatero llegó a Moncloa retirando las tropas de Irak y se despide dejando en Rota un escudo antimisiles. Los organizadores planean protestas similares para exigir el cierre de la base de Morón de la Frontera -Sevilla- y la de la Royal Navy en Gibraltar. Tiembla el primer ministro británico David Cameron y los monos de la Roca andan algo inquietos, la ministra de Defensa Carme Chacón ha convocado a su gabinete de crisis y en el Pentágono estadounidense han acordado Defcon-2. Los gaditanos, mientras, se parten de risa. No es para menos.

No hay comentarios: