lunes, 5 de diciembre de 2011

Audiencias en el banquillo

La otrora rica Cataluña planta cara al déficit público metiendo la tijera en sus medios audiovisuales, en todos los niveles y sin miramientos. La radiotelevisión autonómica difunde allí que prepara recortes de sueldos para sus más de 2.000 empleados, la clausura de dos de sus seis canales y dejar de emitir el fútbol para así ahorrarse 40 millones de euros. A los dos minutos del anuncio, el secretario general de CiU, Duran i Lleida, tranquilizó –no a los trabajadores de TV3- sino a los catalanes: seguirán emitiendo partidos hasta 2014. El político nacionalista lo vocea en una entrevista desde la privada Telecinco y se suma al pan y circo romano con unos 20 siglos de retraso.
   En la ciudad de Hospitalet, simultáneamente, el ayuntamiento chapará en 2012 la televisión y la radio municipal por aquello de la crisis. La noticia la dio en directo la propia emisora. Asómbrese, si aún lo puede: la plantilla de ambos medios locales de comunicación suma 70 empleados, lo que viene a ser casi el mismo número de trabajadores que fichan en La Sexta para sacar adelante una cadena estatal.
   En la RTVA miran las barbas del vecino catalán mojar, con un ojo puesto en las elecciones de marzo y sabiendo que corren malos tiempos para la lírica televisiva autonómica: ahí anda la asturiana RTPA y esos 130 empleados al borde del precipicio y el fundido en negro. Con estos mimbres, acongoja conocer que Canal Sur apoquina 600.000 euros del ala por el alquiler anual de una de sus sedes.
   Los canales de la Forta buscan fórmulas milagrosas para sanear las cuentas. Ante la expectación de los maratonianos juicios mediáticos, quizá deberían olvidarse del fútbol y pujar por adquirir los derechos de emisión de los tribunales autonómicos. Como joya de la corona, la Audiencia Provincial de Sevilla: acaba de finiquitar el juicio del caso Marta del Castillo y pronto abrirá el que seguirá contra Ortega Cano por su accidente de tráfico. En la de Málaga continúa el caso Malaya y a la Audiencia de Córdoba llegará en su día el triste episodio de los dos niños aún desaparecidos. La Audiencia de Cádiz, recuerde, vibró meses atrás con el clan de Jesulín y la vista por la Operación Karlos.
  Y a todo esto, el peor noviembre de la crisis ha dejado de nuevo a TVE-1 como líder de audiencia. La pública ha derrotado a Telecinco por un par de décimas, todo un lujo para la privada en el mes en el que ha soportado la tormenta de la telebasura por el cubo de La noria. El nuevo Gobierno recibe TVE como la cadena más vista y con los informativos más seguidos. También sin presidente al mando y con los candidatos de consenso aguardando que se abra el casting para echar el currículum.

No hay comentarios: