jueves, 30 de junio de 2011

Recibo a la velocidad de la luz

La subidas en el recibo de la luz se mueven en España con una rapidez similar a los 300.000 kilómetros por segundo de la velocidad de la luz. Hace tres escasos meses, el ministro de Industria y Energía, Miguel Sebastián, afirmaba categórico desde las páginas del diario Público: "Nuestro escenario, salvo que ocurra un acontecimiento internacional que impacte en los precios, es que no vuelva a subir la luz este año". Que se sepa, ese acontecimiento internacional no ha llegado a producirse, siempre y cuando la detención del exgerente del Fondo Monetario Internacional, acusado de abusar sexualmente de una camarera, pueda esgrimirse como excusa que entre de lleno en esa categoría.
  La seguridad del ministro en sus palabras y en su vaticinio quedó de nuevo reflejada, hace ahora apenas tres semanas, tal y como recogió El Mundo: "En función de la subasta -eléctrica-, el Gobierno tomará la decisión para la reducción del déficit tarifario, pero exigimos un esfuerzo muy importante a los ciudadanos en enero y nuestra intención sería -subrayó el ministro-, a no ser que la subasta fuera muy, muy, muy negativa, no volver a tocar la luz este año".
  Pues nada. Esa subasta ha debido de ser terrorífica porque, mañana mismo, el recibo de la luz se encarece de nuevo, en esta ocasión en un 1,5% para prácticamente todoquisqui, ya sea el hogar de un mileurista, un parado o un portentado. De remate, y por eso de ayudar a los millones de españoles con serias dificultades para llegar a final de mes, el Gobierno ha dado el visto bueno para incrementar también desde mañana mismo en un 5,7% el precio tanto del gas natural como de la tradicional bombona de butano. Estos sí que son motivos para indignarse pero, ya verá y comprobará, absolutamente nadie se echará a la calle para protestar. A lo sumo, una queja de las organizaciones de consumidores. El último, por favor, que apague la luz.

miércoles, 29 de junio de 2011

El gran dictador 2

La Habana es Hollywood con más negritos y Hollywood es La Habana con menos salero. 71 años después de que Charles Chaplin rodara El gran dictador, su primera película hablada, en la capital cubana se está cerrado la filmación de la segunda parte de aquella obra maestra del cine mundial. En esta ocasión los responsables del casting ha elegido por aclamación a los dos protagonistas de la cinta: el líder cubano Fidel Castro y su compadre venezolano Hugo Chávez.
   Dicen que segundas partes nunca fueron buenas pero esta máxima no se cumple en El gran dictador 2, una película donde se mezclan el horror, la ternura y la comedia a partes iguales. El largometraje todavía sigue rodándose en las calles de la capital cubana, hasta donde se ha trasladado desde Caracas el actor invitado, convaleciente de una operación quirúrgica. Como en el caso de otra de las obras maestras de cine, Casablanca, los guionistas desconocen aún cuál será el final y si el argumento dará un giro de 180 grados en las escenas que faltan por cerrar. Los productores, eso sí, ya han finiquitado el casting a pesar de las insistentes peticiones que han llegado desde Libia, Corea del Norte, China, Siria o Irán para hacer un hueco a sus líderes en esta candidata a los Oscar, aunque sus intervenciones se limiten a simple figuranción o una única frase insulsa en medio de un diálogo intrascendente.
  Los críticos cinematográficos que han visionado buena parte de la película sólo coinciden, de momento, en que no saben si incluirla en la categoría de drama o comedia. Eso sí, ya han avisado de que, a pesar de tratarse de una obra maestra en toda regla, se vayan olvidando del Oscar al mejor vestuario porque la moda chandalera no convence. Desde España, el Ayuntamiento de San Sebastián gobernado por Bildu ya ha dado instrucciones al Festival Internacional de Cine Donosti para que prepare una premiére de El gran dictador 2, de la que el equipo de gobierno municipal estudia si proyectar un remake en euskera, subvencionado por el Tribunal Constitucional, con el alcalde de La Bella Easo de protagonista estelar, Otegui en el papel de héroe por accidente y otros alcaldes de Bildu como figurantes necesarios. El guión de la película, delo por hecho, sería el de una farsa.

lunes, 27 de junio de 2011

El Pantojazo del 16-J

La Democracia Real 15-M ha dejado paso a la Televisión Real del 16-J liderada por Isabel Pantoja. La tonadillera,  víctima preferida durante años de la tomatina perpetua de Telecinco, borró el disco duro y se plantó en el plató de Supervivientes la noche del 16 de junio.  Allí, arrullada por su otrora odiado Jorge Javier Vázquéz, recibió a su Paquirrín, otro producto de La Sexta birlado a golpe de talonario por las huestes de Paolo Vasile, el Florentino Pérez del negocio televisivo: Kiko Rivera juega de Özil con la camiseta de Telecinco en la medida que Pilar Rubio ha derivado a un Kaká desganado.
  La Pantoja arrasó en audiencia con datos de los años de vacas gordas, cuando fragmentación no andaba aún incluida en el vocabulario habitual de la gente de TV: 27% de cuota, 4 millones de espectadores de media y un minuto de oro con 6 millones de almas pegadas a Supervivientes pasada la medianoche. No sólo eso. De remate, Telecinco arrancó a TVE-1 tres décimas del acumulado mensual de audiencias para situarse provisionalmente como la cadena más vista del mes. Lo nunca visto. Un Pantojazo en toda regla ya que esa millonada de espectadores, en los tiempos que corren, suele quedar restringida al fútbol, una final con Nadal o la Fórmula 1 con Alonso en cabeza.
  A sólo tres días de clausurar la temporada televisiva 2010/11 TVE-1 es el caballo ganador –con varios cuerpos de ventaja- como cadena líder en audiencia, aunque la batalla de junio deja de momento casi un empate técnico entre la pública y Telecinco que se dirimirá con la foto-finish. Si vence la privada, no lo ponga en duda, buena parte del mérito se entenderá por el Pantojazo del 16-J. Si Belén Esteban es la reina de la cadena de Fuencarral y Ana Rosa Quintana ejerce de princesa, la tonadillera ha accedido como auténtica infanta a esta familia irreal de la mano de su principito y vástago. Por supuesto, con el beneplácito de Jorge Javier en el papel de valido de Vasile I en un reino audiovisual en cuya parrilla nunca se pone la crónica rosa. El adversario a batir de este imperio hispano-italiano es Oliart LXXXIII El Arcaico, rey en Prado del ídem.
  Mientras que entre los programas más vistos de junio TVE1 mete sus telediarios, el fútbol, capítulos de series propias, Comando actualidad e incluso el incombustible Informe semanal, lo más seguido en Telecinco –ya se lo imaginará- recae en Supervivientes, Sálvame, La noria, un episodio de La que se avecina, Vuélveme loca y -¡oh, milagro!- dos informativos de Piqueras. Son dos modelos antagónicos, una mezcla imposible entre Vega Sicilia y La Casera pero que cautiva a la sociedad española año sí, año también. Tenemos, seguramente, el país y la televisión que nos merecemos.

domingo, 26 de junio de 2011

El CV de ZP

Ante un previsible naufragio político no se estila el "primero, mujeres y niños" porque, para empezar, sería políticamente incorrecto. En el Gobierno Zapatero ya hay quienes se están buscando las habichuelas lejos -bastante lejos- del Palacio de la Moncloa y el Congreso de los diputados. Dos hombres del presidente -y una mujer- han hecho o están haciendo el petate en los últimos días: el ex ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, la ex ministra de Igualdad, Bibiana Aído, y el secretario general de la Presidencia, Bernardino León.
   La bisoña gaditana, cuya labor ministerial estuvo marcada por la chufla periodistica, deja la secretaría de Estado de Igualdad apenas 7 meses después de dar carpetazo al ministerio que no pudo, supo o quiso cortar de forma tajante la sangría de los casos de violencia de género. Aído ha pillado como asesora en la Agencia de la ONU para la Mujer -organismo del que prácticamente todo hijo de vecino desconocía su existencia-. La de Alcalá de los Gazules, ahora bautizado como Alcalá de los Azules tras el pacto PP-IU que ha dejado alcalde popular en la cuna del socialismo gaditano, pone tierra y agua de por medio y se planta en Nueva York con paga fija y, delo por hecho, coche oficial, gastos de represetación y billetes de avión gratis en clase business a cargo, al menos es un consuelo, de Naciones Unidas.
 Moratinos también está a punto de encontrar curro en la ONU, concretamente como jefe de la FAO, la agencia que se dedica a la alimentacíón y la agricultura. Hoy domingo puede salir elegido para un cargo  cuyo despacho le llevará a Roma, aunque la cierta fama de gafe le pueda jugar una mala pasada en la votación prevista. El ministro de Asuntos Exteriores al que toreó  la gran potencia mundial de Gibraltar se ha descolgado con unas declaraciones de la escuela de Pajín y la fallida "conjunción plantearia" Obama-ZP: "Estoy convencido -ha dicho- de poder acabar con el hambre en el mundo". Se desconoce, por ahora, si Moratinos se encontraba bajo los efectos del jet-lag tras esta pasada de frenada.
   El eficiente Bernardino León deja a Zapatero, su pareja de baile, para intentar buscar acomodo como "enviado especial de la UE para el Mediterráneo Sur y los procesos de transición" hacia la democracia en la región. O sea, algo así como la versión low-cost de la Alianza de Civilizaciones.
   Con Zapatero quemando sus últimos cartuchos en Moncloa y deshojando la margarita del adelanto de las generales previstas en principio para marzo, el futuro laboral del jefe de Gobierno está por escribir y descubrir. El currículum vitae -CV- de ZP no es muy atractivo si se mira la experiencia laboral que aporta desde que estalló la crisis económica. Las grandes empresas se lo pensarán muy mucho antes de sentarlo en uno de sus consejos de administración y suena a chiste que el de León emprenda una gira mundial para dar conferencias en universidades, preferentemente estadounidenses. Quizá la única oferta que reciba sea la del Consejo de Estado, esa institucíón tan necesaria y vital para la democracia española donde se encontrará con su ex mano derecha María Teresa Fernández de la Vega y, también, con el extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra, el hombre de Estado que comprendía a los GAL. La paguita del Consejo asciende a unos 80.000 euros brutos anuales, cantidad casí idéntica a la que tiene derecho de forma vitalicia como ex presidente del Gobierno. A Zapatero, con estas cifras, no le urge redactar y enviar su CV sino buscar fecha electoral. Quizá el domingo 18 de marzo de 2012, víspera del 200 aniversario de La Pepa. La terca Historia a veces se repite y en vez de franceses el pueblo español tendrá la oportunidad, dos siglos después, de derrotar al pesimismo y la crisis y abrir una nueva etapa para que el día postelectoral se recuede, posiblemente, como El Alfredo o El Mariano.

viernes, 24 de junio de 2011

Cuento chino sobre ruedas

Zahav Motor es una empresa fabricante de coches de capital chino-iraní, lo que ya la coloca de salida en la categoría de presunta sospechosa. Esta compañía anunció hace dos años -en plena crisis mundial- la construcción de una planta para la fabricación de todoterrenos, pick-up y camionetas en la localidad gaditana de Jerez de la Frontera. Sus planes pasaban por sacar unos 30.000 vehículos anuales de la cadena de montaje a partir de la primavera de 2011. Hace dos días ha arrancado el verano y, en vez de fábrica, sólo existe rastro en la capital del sherry de una parcela de 120.000 metros cuadrados que ha sido limpiada de matojos y que debía albergar a las flamantes instalaciones de Zahav Motor. Lo de presunto parece que ya se cae y pasamos directamente a calificar el proyecto de sospechoso.
  La ex-alcaldesa de Jerez, Pilar Sánchez (PSOE) sacó pecho por un plan que llevaría unos 600 empleados fijos y otras cifra similar en indirectos entre empresas auxiliares y de servicios. Pilar dejó hace unas semanas el Ayuntamiento tras una aparatosa debacle electoral, tras meses y meses peleando en el Ayuntamiento para poder pagar las nóminas a sus trabajadores, aunque fuera en la prórroga y en varias entregas. Ahora su futuro como docente le aguarda por San José del Valle, desde donde seguirá sin otear las chimeneas de la compañía chino-iraní, de la que andaba tan orgullosa, y que debería estar escupiendo coches desde hace tres meses, según los cálculos oficiales. Muy, muy sospechoso.
  En Jerez no se podrá elegir por tanto entre ser Domecq, caballo o todoterreno porque lo de Zahav tiene pinta, cada vez más, de una sinergia entre el timo de la estampita y el del nazareno. Si accede a la página web de Zahav Motor lo comprenderá. Da miedo certificar cómo una supuesta multinacional del motor cuenta con una web impropia de una tienda de ultramarinos de barrio. Ver sus gama de vehículos es para echarse a llorar y regresar a diseños del siglo XX. Comprobar cómo se explica que cuentan de serie con radio-cassete stéreo y que el CD y los elevalunas eléctricos son opcionales llevan a la pena y la carcajada.
  En la provincia de Cádiz, donde la tasa de paro da vergüenza ajena, la industria del motor, definitivamente, ha gripado. Si en 2007 Delphi echó el cierre a su planta de Puerto Real y mandó a la calle a 1.600 trabajadores, ayer mismo anunció que sigue idéntico camino la multinacional Visteon y que deja tirados a 400 empleados de su fábrica en El Puerto de Santa María. Para completar una astracadana que ni el portuense Pedro Muñoz Seca, esta empresa de componentes para coches obtuvo en 2010 un beneficio declarado de 7.500 millones de dólares. Y, por supuesto, el sainete de Zahav Motor en Jerez de la Frontera. Su director de expansión en España -un cargo que trae aparejado risa floja-, se llama Mesía. Aquí en la foto pueden contemplar al sujeto vendiendo su mercancia. Si le añade la letra ese a su apellido encontrará lo que necesita urgentemente la castigada provincia de Cádiz para levantar cabeza y poner en marcha su renqueante chásis. Con una industria y unos empresarios de esta ralea a los letristas del carnaval gaditano se las ponen como a Fernando VII, el monarca que derogó la Constitución de 1812 parida en Cádiz. 200 años más tarde en la tierra de Alberti y Pemán sólo se derogan ya contratos indefinidos, una especie en peligro de extinción. Y no el lince de Doñana.

lunes, 20 de junio de 2011

El ejemplo de la BBC

La BBC –British Broadcasting Corporation- ya no es lo que era. Tomada  desde sus orígenes por las televisiones de medio mundo como el espejo en el que mirarse y reflejarse, durante la última década toda una serie de prolijos escándalos, meteduras de pata y pifias ensuciaron su brillante pasado como medio de comunicación público de referencia. Pero la BBC –con 23.000 empleados en nómina y con una financiación vía canon obligatorio- se reinventa a sí misma y da un paso adelante ante la crisis económica que azuza: poner a la venta su histórica sede de Londres –conocida popularmente como El donuts-, reducción de coberturas deportivas, eliminación de canales digitales y una nueva tanda de despidos. Un ajuste duro pero imprescindible para la supervivencia de su estructura elefantiásica que alcanza a los cinco continentes..
   RTVE, lo más parecido que tenemos en España a la BBC, ya ha superado un ERE para adelgazar plantilla y paró –afortunadamente- sus planes de cambio a una majestuosa y nueva sede planeada por su ex Luis Fernández en tiempos precrisis, tras arreglar una deuda histórica que sobrepasó una nadería de 6.000 millones de euros. Y poco más. En las televisiones autonómicas, el ajuste no está ni se le espera, al menos a día de hoy. Y eso que arrastran en su conjunto una deuda que supera los 1.500 millones de euros y que sus 8.000 empleados tienen su continuidad laboral, en teoría y en la práctica, garantizada.
   Mientras que aquí todo hijo de vecino busca fórmulas para contener el gasto público, las televisiones autonómicas no dan un paso al frente en la misma dirección con medidas que, cada día que pasa, son más inevitables e imprescindibles, al tiempo que dolorosas: clausura de segundos y terceros canales, reducir sedes y delegaciones, disminuir el abanico de ofertas radiofónicas como radiofórmulas y todonoticias o contención de plantillas. Aunque suene a herejía para la FORTA –el colectivo que agrupa a las teles autonómicas- hay que contar con un Plan B que plantee, llegado el caso,  emitir un 80% de programación idéntica para todos canales sin lengua propia y dejar el 20% restante para producir informativos y programas adecuados a cada comunidad. Más vale medidas audaces que rebajen la identidad regional que verse abocados sin remedio al cierre o a la privatización, opción esta última de momento utópica e imposible dado que una ley de rango estatal lo impide.
   La televisión pública, estatal o autonómica, puede y debe buscar su acomodo en un nuevo mundo digital que ha desembarcado en el mercado adosado a una crisis económica mundial. El mercado audiovisual no es el de finales de los 80 y principios de los años 90, cuando nacieron las autonómicas que abrieron el camino. No somos la BBC pero no nos merecemos acabar teniendo simples canales de Bodas, Bautizos y Comuniones.  

sábado, 18 de junio de 2011

Estrenando siglos viejos

El tren trae progreso siempre que en la via no tropiece con Bildu, los herederos de Batasuna, o sea, ETA y su entorno pacífico y democrático, que no quieren para su sueño de Euskal Herria el AVE ni nada que se le parezca. Quizá sea que las siglas no le convencen por aquello de que corresponden a la Alta Velocidad Española, pero pueden mutarla por Alta Velocidad de Euskadi y tan panchos. Pero no.
   Castejón es una pequeña ciudad de Navarra a poco más de 75 kilómetros de Pamplona, importante nudo ferroviario del nordeste de España desde mediados del siglo XIX. Cuentan las crónicas que la sociedad conservadora y tradicional de la capital foral no quería por nada del mundo que el tren tocase a la ciudad y que se levantase allí una estación. Si los chicos de Bildu aducen de cara al público motivos medioambientales para negarse al progreso, la sociedad pamplonesa de hace casi 200 años temía -no al ferrocarril en sí- sino la llegada a sus calles de miles de viajeros foráneos con el liberalismo e ideas reformistas como mercancías en sus cabezas y en sus vagones. Por eso, y nada más, las instituciones de la época enclavaron en Castejón durante décadas las estación de tren más importante de Navarra y, hasta hoy, un imporante nudo ferroviario del norte del pais.
  Bildu ha logrado numerosas alcaldías del País Vasco y del norte de Navarra, además de tocar poder en juntas generales y diputaciones gracias a la sentencia in extremis de un Tribunal Constitucional que, visto lo visto con las dimisiones de quita y pon, no se representa casi ni a sí mismo. Los dirigentes de Bildu, quienes de momento no ocultan sus rostros con pasamontañas -al tiempo- ya han desalojado con efectos retroactivos las banderas de España de las balconadas y, ya puestos, prohibido acceder a las instalaciones municipales a los escoltas de los concejales del PSE y el PP. Como siempre, haciendo amigos por las esquinas.
   La presencia de Bildu en las instituciones es un paso atrás que nos retrotae al siglo XX, cuando en las calles del País Vasco campaban a sus anchas los chicos de la gasolina. Su nuevo desembarco en el poder es un ejemplo de que los violentos saben colarse por las rendijas de nuestro Estado de Derecho, un camino que abrieron hace 80 años Hitler y los suyos.  La fin del régimen del PNV en Ajuria Enea, desalojado pacífica y democráticamente en las urnas por PSE y PP, alejaron el terrorismo, ETA y el mundo abertzale radical de las portadas de los medios de comunicación. Ahora han vuelto con la intención de quedarse.
   El verano se prevé caliente con más guerras de las banderas en las fiestas patronales vascas, coacciones a socialistas y populares, disturbios callejeros, dinero público a espuertas para familiares de presos etarras.... El regreso al pasado ha comenzado pero esta vez, más pronto que tarde, el Estado de Derecho hará sus deberes y tapará las rendijas defectuosas. Los magistrados del TC que apoyaron con su voto la presencia de Bildu en las elecciones del 22-M también serán testigos de la nueva victoria de los demócratas. Una victoria de la libertad que viajará a Euskadi a bordo del AVE.

miércoles, 15 de junio de 2011

Indignados indignos

No utilizar la ley y las fuerzas de seguridad a tiempo traen estos preocupantes lodos. Tras la larga acampada en Sol, saltándose a la torera las reiteradas solicitudes de la Junta Electoral Central, esta semana hemos comprobado cómo se las gastan los que dan clases de democracia con presuntas asambleas callejeras: zarandean a Cayo Lara, insultan de noche a las puertas de su casa a Ruiz-Gallardón, intentan reventar la toma de posesión de la Generalitat Valenciana y la constitución de múltiples ayuntamientos como los de Madrid y Sevilla.
   Y, esta mañana, los indignados atacan y coaccionan sin remilgos en Barcelona a la clase política catalana que accedía al Parlament: sprays de pintura sobre la ropa de exconsellers, insultos, lanzamientos de objetos... Los que exigían la reducción de coches oficiales para contener el gasto público han provocado que los políticos, por su culpa, se vean obligados a acceder en helicópteros de las fuerzas de seguridad a la sede de la soberanía autonómica. Del coche oficial al helicóptero policial. Esta vez, por lógica. El que ha perdido la brújula ha sido el socialista Tomás Gómez al cursar invitación este mediodía -con el Parlament rodeado de indignados que acorralaban a los diputados en la calle- para que esos mismos alborotadores se reúnan con los parlamentarios madrileños en una comisión creada ad hoc por la Asamblea de Vallecas.
  De momento, el máximo responsable de la policía, el siempre locuaz ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, no ha dicho ni pío, ni un misero tuiteo ya puestos, para dar su opinión ante unos disturbios callejeros que saltan de una ciudad a otra. El president Artus Mas ha subrayado con tino que los indignados han "traspasado la línea roja". La democracia española, por muy imperfecta que sea, es nuestra democracia. Una democracia que ha hablado en las urnas y ha dado legitimidad, la que no tienen los que chillan, acosan, zarandean, insultan y agreden en la calle envalentonados por la inacción de las fuerzas del orden.
PD. Eso sí, ni rastro de indignados en la constitución de los ayuntamientos de Bildu en el País Vasco el sábado pasado. Cobardes.

Madroño con hojas de Bildu

Carlos García no lo sabe pero es un héroe de nuestra democracia. El, más que nadie, sí que tiene motivos de sobra para ser un indignado de primera. Las urnas del 22-M le colocaron como el único concejal de la localidad vasca de Elorrio, donde PNV y Bildu consiguieron el mismo número de ediles en la corporación. Carlos lo tuvo claro: su voto iría al partido de Urkullu para evitar a toda costa que los Sucesores e Hijos de ETA blandieran el bastón de alcalde.
  Como no podía ser de otra manera, Carlos salió escoltado de la casa consistorial este pasado sábado tras la constitución de la corporación municipal. Su vida ahora cuenta con dos sombras casi obligatorias: la del escolta y la de los simpatizantes de la izquierda radical abertzale increpándole en la calle por el delito de no compartir los ideales de una Euskal Herria de gudaris bananeros.
   Alberto Ruiz Gallardón no tuvo que ir a un pueblo de Euskadi para probar la democracia que defienden los indignados del madroño, una copia defectuosa de los cachorros de Bildu. Armados del valor que insufla una protesta surgida de las redes sociales, medio centenar de cobardes aguardó la noche del lunes a las puertas del domicilio del alcalde madrileño. Cuando Ruiz Gallardón bajó a la calle para pasear a su perro se topó con la protesta de unos indignados-indocumentados que le insultaron y persiguieron por no permitir este año actuaciones musicales en dos plazas públicas del barrio de Chueca durante las fiestas del Orgullo Gay, como han implorado unos vecinos que buscan descanso. Ya ve, un asunto de Estado. El regidor aguantó como pudo el vocerío junto a su mujer y la pobre mascota.

  El alcalde de la capital no es santo de mi devoción pero he echado en falta -y mucho- una declaración pública como muestra de solidaridad entre los adversarios políticos del regidor, especialmente del vicepresidente y ministro del Interior, responsable del orden público. Que el movimiento 15-M tome la calle no lleva implícito que sea suya, como bien sabe Manuel Fraga en sus tiempos de ministro de la Gobernación. Entre la inacción de Rubalcaba y "la calle es mía" del político gallego, seguro, existe un término medio.  Esa noche de autos trae a la memoria otras de cristales rotos o de cuchillos largos. El lunes, a las puertas de la vivienda de Ruiz Gallardón, el can no se sintió sólo entre tanto animal sin bozal.

lunes, 13 de junio de 2011

Gabinetes afónicos

Existe una parte de la televisión que no se ve sino que se lee. Y no es un acertijo. Son estas páginas a las que ahora echa un vistazo dedicadas al mundo de la pequeña pantalla, siempre en el furgón de cola de los periódicos. Confeccionarlas sin la ayuda de los gabinetes de prensa de las cadenas y canales es posible pero, créame, más vale contar con ellos remando a favor.
   Salvo rarísimas excepciones, los gabinetes de las cadenas viven pegados por y para defender el día a día de la cadena y su parrilla. El de Antena 3, por ejemplo, no se cortó y solicitó a una institución audiovisual un dossier sobre su propia historia cuando fue comprada por el Grupo Planeta ya que, por lo visto, no disponía de esa información en sus archivos. En Telecinco, es ya un clásico, nunca se facilitan fotos de las Mamachichos. De las dos privadas por antonomasia es el gabinete de Antena 3 el que mejor atiende a los periodistas del sector. El de Telecinco/Cuatro destaca, especialmente, por sus formas abruptas en el trato al informador que osa criticar a la cadena que dirige Vasile con puño de hierro en guante de acero. También por ejercer como una engrasada máquina de reñir a las secciones de TV por ese titular o aquel adjetivo que consideran, mínimamente, contrario a sus intereses.
  El departamento de Comunicación de TVE estuvo considerado durante años por los periodistas del ramo como el ejemplo a seguir, el mejor sin discusión. Un título honorífico que dejó coincidiendo con su sangrante ERE. Ahora, con el periodismo atacado aún más por la inmediatez que provoca Internet, TVE trata a los diarios y portales como revistas mensuales: si pides algo medianamente difícil te lo dan para dentro de una semana. Y eso con suerte. Su testigo como gabinete de prensa más eficiente lo ha cogido La Sexta y, entre las autonómicas, TV3. Canal Sur TV juega en la misma división y logra un notable en su respuesta a los profesionales de la información televisiva. Eso sí, es vox populi que en ese departamento el curro recae sobre apenas varios hombros.
  Y pista para el artista invitado: la Forta, colectivo que agrupa a las autonómicas. Su invisible gabinete lleva al menos 10 años difundiendo exactamente la misma nota de prensa, esa en la que sólo cambia la fecha, el nombre y el cargo del presidente rotatorio. A pesar de que los canales de la Forta son el doble que entonces y que en la última década su audiencia se ha desfondado casi un 40%, cada seis meses se “felicita” “por unanimidad” al presidente saliente “por su gestión” caracterizada “por la entrega y capacidad”. No tienen abuela, ni gabinete.

viernes, 10 de junio de 2011

Sonotones al poder

Bono, el líder de la banda U2, debería haber aconsejado a su tocayo José Bono. El cantante irlandés tomó su nombre artístico de un Sonotone llamado Bono Vox, una especie de latinajo que viene a significar 'buena voz'. Desde entoces, el artista saborea el éxito mundial. Pero no. El presidente del Congreso de los diputados esquiva los audífonos. El prefiere gastar parte de la nómina en injertos y tratamientos capilares que tapen el secarral de su ameblada azotea. Así le ha ido esta semana a un político VIP al que la ciudadanía y los medios suelen mirar con buenos ojos, independientemente de sus ideologías. Estamos ante un animal político, un superviviente, el ejemplo válido de que perder las primarias en el PSOE contra ZP ha sido a la larga un beneficio en su carrera: ministro de Defensa, presidente del Congreso y un candidato en la recámara ante un futuro negro en el PSOE.
   Sin embargo, Bono escenificó este miércoles que no se ha enterado del clamor popular de la sociedad española, visualizado abrupta y sonoramente con el movimiento del 15M, y ni corto ni perezoso quiso reducir de tres a dos los días de Pleno en la Cámara Baja, aduciendo un acuerdo no escrito de los distintos grupos parlamentarios. Afortunadamente, estos se desmarcaron a la velocidad de la luz del plan anunciado por el de Salobre para, también, escenificar que ellos no hacen oídos sordos al grito que llega desde la calle sobre las prebendas de la clase política. No se comprende cómo el guardián del edificio que sirve de cimiento a nuestra democracia puede, siquiera, plantear echar el candado al Pleno de los jueves en la Cámara baja. O sea, un día menos de curro para los padres de la patria, aunque sean minoría los que se chutan las sesiones plenarias. En un plis plás ha tirado por la borda su imagen sensata y se ha alineado junto a ese marciano 2,3% de españoles que, según reveló ayer el barómetro del CIS, considera 'muy buena' o 'buena' la situación económica general de España.
  José Bono tendría que haber seguido el ejemplo de la Casa Real. Allí han escuchado de manera cristalina el clamor de la Prensa y han rectificado su decisión inicial de alejar a los periodistas de las audiencias reales. Será, dicen algunos, porque en Zarzuela, afortunadamente, hace tiempo que los sonotones trabajan como un reloj a pesar de la edad.

jueves, 9 de junio de 2011

El pepinazo de Bruselas

Las coles de Bruselas se han transformado en las coartadas de Bruselas. Si no te gustan las primeras, las segundas las vas a aborrecer. Este lunes, el ministro de Industria y Energía, Miguel Sebastián, se las prometía muy felices al anunciar que el Gobierno tiene la "intención" de no subir de nuevo el recibo de la luz el mes que viene, siempre que -vino a decir- no vengan sobrevenidas causas de fuerza mayor. El anuncio tiene todas las trazas de quedarse precisamente en eso, en una mera intención.
  Apenas 24 horas después de que hablara el ministro -o sea, el martes- granizaban sobre sus previsiones e intenciones el aviso de la Comisión Europea. Desde Bruselas, la UE recomendaba vivamente al Gobierno español que prepare al personal para subidas en las gasolinas y la luz, vía incremento de los impuestos que gravan ambas fuentes de energía. La Comisión pone la venda antes de la herida porque -entre nosotros- no cree en las previsiones de crecimiento económico que pregona el equipo de Zapatero, el único presidente planetario que deja en su vicepresidente, ministro del Interior, portavoz del ejecutivo y dandy de las primarias la camiseta de cerebro del equipo y el brazalete de capitán, mientras él sigue el partido del siglo arrepachingado en el banquillo de los suplentes. Allí anda leyendo el Don Balón porque no le atraen las noticias que sobre España S.A. publican panfletos como el Wall Street Journal, The Economist y el Financial Times.
  Pues nada. En el último mes la caída del barril del petróleo ha provocado que dejemos atrás los récords históricos de los precios de las gasolinas y gasóleos y, ahora, va Bruselas y nos pide que apliquemos más peso todavía a la fiscalidad de los carburantes que pagamos a tocateja en la ruleta rusa en la que se ha convertido el surtidor, ya que da miedo mirar cómo giran y giran sus números. Entre el nuevo pepinazo de impuestos que emana desde Bruselas, y el sainete con el que la UE y Alemania han gestionado -con España de figurante- el caso de los pepinos, entran ganas de resucitar el Comecon y que el Parlamento patrio pida nuestro ingreso con efectos inmediatos y retroactivos.

martes, 7 de junio de 2011

Sablazos legales

Sospeche, por norma, de las multinacionales que no se quejan. Un ejemplo: las hemerotecas no recogen durante este siglo reivindicaciones altisonantes de las empresas de telefonía móvil, esas cuyas tarifas suelen ser siamesas o primas hermanas en lo concerniente a los SMS y el establecimiento de llamada. Nunca he llegado a entender por qué se cobra el establecimiento de llamada -15 céntimos más IVA, en todas-. Ya puestos, que creen también el concepto 'fin de llamada'  a ver si cuela entre el personal. O la razón de que exista, sí o sí, eso del consumo mínimo obligatorio y que nadie proteste.
    Entre los fabricantes de coches, valga el paralelismo traído por los pelos, el equipamiento de sus automóviles de serie incluye desde hace años en las versiones medias aires acondionados, climatizadores, airbags, ESP, cierres centralizados, elevalunas eléctricos, bluetooth, radios con MP3 y toda una parafernalia de artilugios vanguardistas. Sin embargo, la pintura metalizada -desde tiempos inmemoriales- se abona como extra aparte te pongas como te pongas. Incomprensible pero real.
   La palma de lo indescifrable descansa en el recibo de la luz. Paco Lobatón prosigue en la tarea de dar con el paradero del abonado que tiene en propiedad su contador de la luz, ese por el que las eléctricas cobran un peaje anual de alrededor de 7 euros prácticamente al 100% de su clientela. Cantidad irrisoria que se pasa mensualmente en concepto de "alquiler de equipo de medida" pero que, atendiendo a los 15 millones de hogares, arroja una cantidad anual que sobrepasa los 100 millones de euros para las empresas del sector, esas que lloran por la esquinas al Gobierno reclamando subidas y subidas hasta finiquitar el llamado déficit tarifario.
   Si las operadoras de telefonía te endosan el consumo mínimo mensual, las lentejas de las compañías de la luz se denomina 'potencia contratada', esa que te endiñan irremediablemente además del consumo real de kilovatios/hora. La eléctricas se defienden en el recibo de la luz, ese documento paradójicamente repleto de oscuridad, explicando que la mitad del dinero que deben aflojar los abonados proviene de una retahila impuestos a cada cual más desconocido.
  A este paso, no descarte que en las gasolineras el surtidor le sablee unos céntimos de euro al repostar en concepto de "alquiler del equipo de medida" por contar los litros que echa al depósito o que sigan la iniciativa las carnicerías, pescaderías y  fruterías por utilizar sus básculas. Todo es ponerse. Eso sí, a nadie se le pasa por la cabeza articular o alumbrar un pago, descuento, desgravación, subvención o similar -por pequeña que sea-, a esos millones de españoles civilizados que reciclan absolutamente todo en los contenedores: pilas, basura orgánica, plásticos, papel, vidrio, cartón, aceites...Aunque sean 60 céntimos mensuales por hogar, la misma cantidad que cobran las eléctricas por alquilar sus equipos de medida, muchos instalados en época de Edison. Eso no pasará nunca en España, el único imperio donde -por lo visto- nunca se pone la crisis.

lunes, 6 de junio de 2011

Cadenas medianas

Las grandes cadenas generalistas son ya, oficialmente, las medianas cadenas generalistas. Y tiene toda la pinta de que en los tres próximos años pasarán a convertirse en las pequeñas, en un proceso que no detiene ni el recordado padre Mundina rociando con Plantavit las raíces de las cuotas de pantalla de La 1, Telecinco, Antena 3, La Sexta y Cuatro. También las macetas donde vegetan las autonómicas de la Forta. El desgaste de la fragmentación avanza como el napalm lo haría por Doñana o el ladrillo por la costa.
  Los datos de las audiencias de mayo han sido peor, malos, pésimos o desastrosos para casi todas. El cataclismo afecta especialmente a Antena 3, el canal que no se sabe bien si juega de delantero o de defensa, al fútbol o la ajedrez, pura indefinición, donde Los Simpson desempeña el mismo papel incombustible que Informe semanal para La 1 o Gran Hermano y la Esteban para Telecinco. La cadena de San Sebastián de los Reyes vive en un cenizo perenne al que sólo salva la flauta de algunas series y poco más. Si en televisión fracasan 8 de cada 10 estrenos, en Antena 3 fallan 11 de cada 10 novedades de su parrilla. En este naufragio primaveral, con apenas un 10,3% de cuota –su peor dato histórico y al borde del precipicio del 9%-, el Titanic radica en sus informativos: un cascarón de plató formidable estrenado con trompetería en febrero pero con una vía de agua que llega al cuello de Matías Prats y compañía. Desde que Zapatero –con fama de gafe- estrenó un plató de lentejuelas, los informativos han sido sobrepasados en audiencia por sus rivales de Telecinco y han tirado por la borda hasta 358.000 espectadores.
  Canal Sur TV concluirá el curso televisivo rozando el suspenso, aunque queda un mes por delante para intentar salvar los muebles. El operador andaluz marcó en mayo una cuota del 11% tras perder un punto y marcar así su segundo peor histórico de audiencia. Sí, a Telemadrid le van las cosas mucho peor, pero el referente de Canal Sur TV es TV3, con la que desde hace una década ha alternado como la autonómica más vista. La crisis y la fragmentación no afectan al operador catalán, que creció el mes pasado para cerrar con una cuota del 16,1%, a más de 5 puntos del canal de San Juan de Aznalfarache/La Cartuja.
  Desde el 1 de enero de 2010, fecha de la última gran revolución televisiva con el apagón analógico de facto y el fin de la publicidad en TVE, Canal Sur TV ha bajado 3 puntos de share. En conjunto, las medianas cadenas y la Forta han dejado escapar 11 puntos que han ido a parar a gatos al agua y canales similares. Las cadenas pequeñas se sienten grandes y, las grandes, medianas.

jueves, 2 de junio de 2011

Construyendo caraduras

Antonio acaba de cerrar su pequeño negocio en un barrio de Madrid. La larga crisis económica y la inevitable caída constante de clientela han ayudado lo suyo para poner fin a una aventura empresarial que nació, con esfuerzo, ilusión y un crédito bancario de por medio, hace ahora 10 años. Bajaron los clientes y la caja diaria pero, eso sí, la presión fiscal y las tasas e impuestos municipales subieron año tras año. Es más, para arrimar el hombro ante la calamitosa situación, el Ayuntamiento de Madrid adosó a los gastos fijos del negocio la nueva tasa de basuras. La situación se tornó imposible y no hubo otra que clausurar una pyme que era el único sustento de una familia típica y tópica de la clase media española.
   José, Florentino, José Manuel, Juan Miguel, Luis y Rafael andan también al frente de sus respectivos negocios. A pesar de la crisis, el año pasado sus empresas constructoras -la más importantes del país- lograron un beneficio superior a los 4.500 millones de euros y, la mayoría, mejoró los resultados cosechados el ejercicio precedente,  también 12 meses de durísima situación económica.
  Los seis constructores andan tristes y melancólicos porque una de sus líneas de negocio no marcha viento en popa sino con las velas picadas. Se trata de las concesiones de autopistas de peaje, vías que el españolito medio esquiva cuanto y cómo puede en tiempos de crisis para ahorrarse aunque sea unos euros de sus gastos habituales. Y esto no puede ser. Construidas a principios de milenio por varias zonas del país, las más famosas son las radiales de acceso a Madrid. Cuando se firmaron los contratos de concesión con el Ejecutivo central, antes de las vacas flacas, se pronosticaba un tusunami de coches que ha derivado en autopistas semidesérticas donde no se ve el 80% del tráfico previsto. Como a Antonio y su negocio familiar, los clientes pasan de largo.
 Con el Gobierno a la cuarta pregunta, los seis no han tenido ningún empacho en dirigirse al ministerio de Fomento y exigir una compensación millonaria: "Fomento -sostienen- ha reconocido su responsabilidad", por lo que reclaman el pago de 2.400 millones de euros. Pero tranquilos. Tienen el detalle de aceptar el pago de manera escalonada en entregas anuales a lo largo de las dos próximas décadas. Es más. Para que se vea que son paisanos que arriman el hombro ante las dificultades, proponen al Estado que para recaudar ese montante para sus arcas se esquilme al ciudadano creando peajes a la sombra, colocando peajes en autovías -tipo la M-50 de Madrid- o que se obligue a la tasa de la euroviñeta para el tráfico pesado. Ideas no faltan y siempre con el mismo objetivo: rascar del bolsillo del contribuyente, una especie en extinción a la vista de los casi 5 millones de parados
  Ante el bajón de clientes, Antonio echó el cierre, mientras que José, Florentino, José Manuel, Juan Miguel, Luis y Rafael, no sólo nadan en beneficios, sino que exigen el pago de una factura de 2.400 millones a un Estado tentado por el rescate financiero. Zapatero y su ministro de Fomento ya tienen, aunque la espera ha sido larga, a los antipatriotas que buscaba entre las filas del PP cuando empezó a arreciar la crisis y las críticas el Ejecutivo por su gestión de la debacle económica. En el Casino España, al borde de la bancarrota, con el gerente dando la espantá y con el jefe de seguridad investido de croupier por un dedazo, no es el Gobierno quien gana, sino las grandes constructoras.