martes, 21 de febrero de 2012

"Asesinos, cobardes, hijos de puta"

Han pasado casi 10 años desde el atentado etarra contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Santa Pola, en la provincia de Alicante. Ocurrió en el verano de 2002 y entre las víctimas mortales, una niña de apenas 6 años llamada Silvia. Su madre, Toñi Santiago, ha declarado hace unos minutos en la Audiencia Nacional en el transcurso del jucio que se sigue contra los presuntos autores del atentado, Andoni Otegi -curiosa coincidencia de apellido- y Óscar Celarain -ambos en la fotografía-, y para quienes el fiscal solicita una pena superior a los 1.000 años de cárcel.
  El testimonio de Toñi Santiago, en este video de apenas 2 minutos y medio de duración, es el mejor alegato posible para plantar cara con argumentos a aquellos que piden un fin dialogado para la banda terrorista y medidas de gracia, indultos o acercamiento a cárceles vascas de presos de ETA. Que nadie olvide que aquí, a día de hoy, ni ETA, ni sus miembros, ni sus apoyos políticos han pedido perdón o algo parecido por 40 años de sangre y terror. 

No hay comentarios: