lunes, 9 de abril de 2012

Visite nuestro bar

El de Cheers era de cartón piedra levantado en un plató, lo mismo que la taberna regentada por Antonio Resines en Los Serrano. No hay prácticamente ficción nacional o extranjera que no cuente con un bar por donde desfilen sus personajes y tramas. A las afueras de Madrid, a la espalda de Prado del Rey, existe el que es posiblemente el bar-restaurante donde su clientela es 100% televisiva y real como la vida misma, nada de ficción. Se llama Dos hermanos y es el lugar de encuentro de los profesionales de la Ciudad de la Imagen, un páramo audiovisual donde tienen sus sedes La Sexta, Telemadrid, KissFM/TV, cuarto y mitad de productoras y platós en alquiler al mejor postor. Por allí también se acercan los curritos de TVE a la vista de que la única opción de ocio-hostelería cercana es La Finca, la megapija urbanización que acoge estrellas de fútbol y sucedáneos.
   En Dos hermanos no se come bien. Tampoco mal. No es caro. Ni barato. En su barra, su salón comedor y, especialmente su terraza, te puedes encontrar pululando con los presentadores de moda de ésta o aquella televisión, directivos de cadenas y productoras, profesionales en busca de otra oportunidad para volver a tener un programa o actores y actrices que saben de sobra que el mejor casting posible es dejarse caer por el local. En los casi 10 años en los que fui cliente asiduo me topé por su terraza desde modelos como Valeria Mazza a directivos de televisiones autonómicas que buscaban asesoramiento antes de que su invento echara a andar. El cierre de Via Digital, ubicada en la Ciudad de la Imagen, llevó al desánimo a los dueños del bar. Visto y no visto, las instalaciones de la plataforma de televisión acoge desde su nacimiento a La Sexta. A tiro de piedra de Dos hermanos se encuentra Carrefour, donde uno –doy fe- se podía cruzar a Fran Llorente en carne mortal empujando el carrito de la compra o a Carmen Caffarel, entonces todopoderosa presidenta de RTVE, dejando su ropa en la tintorería.
    Nadie te regala nada en Dos hermanos. Para empezar, sus propietarios tienen fama de no haber invitado a nadie a nada. Si lo que busca es hacer amigos, desengáñese, este no es su sitio. Aquí lo que manda son las relaciones comerciales y el famoso máster PEITQA, traducido como el deseado Máster Por el interés te quiero Andrés. A pesar de todo, si tiene oportunidad, no la deje escapar y pruebe una visita a este bar donde se desayuna con los datos de audiencia y donde es habitual que el sindicalista más recalcitrante de Telemadrid eche un trago en la barra junto al presentador de moda de cualquier cadena. Un lugar también perfecto para encontrar pareja. Doy también fe.

No hay comentarios: