viernes, 25 de mayo de 2012

Cajas de lenocinio

Ahí está el tío. Se llama Mario Fernández y es el mandamás de Kutxabank, la entidad financiera que desde enero engloba a las antiguas cajas de ahorro vascas BBK, Caja Vital, Kutxa y la andaluza CajaSur. Antes de recalar en su actual puesto, este abogado había ocupado el cargo de vicelehendakari con el PNV allá por los años 80. Esta semana el tal Mario Fernández se ha cubierto de gloria al realizar un análisis profundo y profesional del proyecto Eurovegas que se disputan Madrid y Barcelona: "Salvo un norteamericano -el propietario de Las Vegas Sands, Sheldon Adelson- que quiere montar una especie de casa de putas cerca de Madrid, nadie va a crear 2.500 puestos de trabajo en un día". Y lo dijo sin despeinarse en un desayuno informativo ante una copa de zumo de naranja que, en principio, no debía llevar un dedo de vodka.
  Manda trillos que lo diga el presidente de una fusión de cajas de ahorro, unas entidades cuya nefasta gestión durante el boom inmobiliario la están pagando los contribuyentes españoles, incluidos los cinco millones que andan a su pesar con el carné del paro. Unas cajas de ahorros que se montaron una fiesta perpétua con luces de neón a nuestra costa, durante años, y cuya factura abonamos a escote entre todos a nuestro pesar.
 Una Kutxabank, por cierto, accionista de La Sexta, cadena expedientada por emitir en horario infantil contenidos erótico/pornográficos y dibujos animados japoneses del mismo corte. Una Kutxabank que sacará tajada, grande o pequeña, del desembarco de Eurovegas en España, que para algo es también accionista en Iberdrola, quien seguramente se pondrá al servicio del complejo de casinos y hoteles para encargase de su suministro energético. Unos clientes que llegarán a Eurovegas en trenes como los construidos por CAF, sociedad de la que es accionista Kutxabank, o que preferirán dormir en el centro de Madrid o Barcelona en hoteles de NH, cadena en la que también tiene participaciones Kutxabank. La banca y las cajas de ahorro, ya ve, son como los casinos y siempre ganan. Siempre. 

No hay comentarios: