sábado, 5 de mayo de 2012

El coche Hacendado

Ángela celebra motorizada el Día de la Madre. Divorciada, con cuatro hijos, acaba de cambiar de trabajo y de adquirir un coche. Increíble pero cierto, a un curro donde gana más y deja de cobrar los apenas 900 euros del anterior. El dinero no le llegaba para tirar para adelante en su casa, a las afueras de Madrid, con unos niños que arrasan la nevera por aquello de que todavía andan creciendo.  El otro día la vi llevar a su hijo pequeño al cole en su coche de segunda mano, un Dacia Logan: "Ahí lo tienes -me dijo-, es un coche Hacendado, bueno, bonito y sobre todo muy barato". El paralelismo con la marca blanca de Mercadona no pudo ser más acertado. Sin saberlo, Ángela se ha sumado a los miles de españoles que, ante la crisis, tiran de los coches económicos de Dacia a la hora de comprar un turismo. No están la cosas como para lujos con ruedas.
   En abril, según los datos de la patronal del sector, la venta de coches se volvió a descalabrar casi un 25% en comparación con el mismo mes del año anterior. La crisis golpea más si cabe a los fabricantes de vehículos. En el periodo enero-abril del 2012 Renault ha bajado sus matriculaciones un 8,6%, Seat un 20%, Opel un 15%.....En la letra pequeña de las estadísticas sobresale Dacia, la marca económica de Renault fundada en la Rumanía del tirano Ceaucescu en la década de los 60. En el primer cuatrimestre de 2012 Dacia ha vendido un 17,9% más sus modelos y supera ya las 5.000 unidades. De ellos se lleva la palma el Dacia Sandero, que ha despachado casi 3.000 desde que empezó el año, lo que supone un aumento del 66,7% con respecto a los datos del primer cuatrimestre de 2011.
   No es el coche más vendido en España, honor que recae en el Citroën C4 y el Seat Ibiza, pero es un síntoma claro de que la economía familiar no está para dispendios y que lo que queda del consumidor apuesta por lo barato. El Sandero de Dacia se puede comprar desde apenas 6.000 euros, un millón de pesetas. Sí, es el coche Hacendado de la crisis española.

1 comentario:

Cristian dijo...

Comprar autos usados, de segunda mano o a un precio más barato es una opción válida para tener un auto. No es necesario tener el auto más vendido como el citroen c4 para ser feliz, ni siquiera la tenencia del auto es sinónimo de felicidad, por ello te felicito por tu compra