lunes, 28 de mayo de 2012

Ganar sin convencer

Tome nota: “El inodoro es quizá el invento más importante de la civilización, pero el control remoto es el siguiente. Casi tanto como el sexo”. No lo ha dicho uno de los participantes de Gran hermano 12+1 o el consejero delegado de Telecinco, Paolo Vasile. El entrecomillado es de alguien que responde al nombre de Eugene Polley, ingeniero que a principios de los años 50 inventó junto a Robert Adler el mando a distancia inalámbrico para la televisión. Polley, uno de esos miles de investigadores desconocidos que nos ha hecho más cómoda la vida cotidiana, falleció hace una semana a los 96 años.
   “La telebasura es un invento, una expresión despectiva de los que no entienden el gran valor de una comunicación que se dirige, indistintamente, a todas las franjas del público”. “Para los que tienen el paladar fino están los canales temáticos” . “No atacamos nunca a nuestros competidores”. Todo esto sí ha salido de labios de Vasile, todo un rollingstone y un dinosaurio televisivo, en una entrevista a la revista Rolling Stone. Eso sí, segundos después padeció una laguna mental con eso de “no atacamos nunca…” porque a renglón seguido la tomó con TVE, su tradicional y cíclico enemigo inventado: “Tiene muchísimo dinero, sólo hace falta que dejen de tirarlo”. Toda una incongruencia teniendo en cuenta la situación actual de los números de RTVE y de que acaba de robarle a José Mota, talonario abultado de por medio, dado que la pública no está en condiciones de seguir pagándole una millonada al humorista. Lo extraño hubiera sido que Vasile tentase a Eduardo Punset para que se pasara a Telecinco, pero ya se sabe que cultura y Telecinco son como el agua al aceite, tan imposibles como una concursante de Gran hermano negándose a posar ligera de ropa en la portada de Interviú.
   A pesar de sus defectos, tiene toda la pinta de que Telecinco acabará el mes al frente del ranking de audiencias. Será en buena parte gracias al éxito de Gran hermano, un programa discutible pero que cautiva a millones de españoles desde su estreno hace 12 años. Este año el reality por antonomasia, cuya factura televisiva es impecable, está apabullando a sus rivales y se estirará hasta la primera semana de junio para evitar que La 1 pueda poner en duda la victoria de la cadena privada en mayo en la dura batalla del share. El espectáculo visual del espacio es innegable gracias a profesionales que miman una realización y una producción merecedora de reconocimientos que, lamentablemente y por papanatismo, nunca llegarán. Paolo Vasile y Gran hermano, como Abramovich y su Chelsea, certifican a todos aquellos que creen en el juego bonito que no siempre ganan los mejores. Ya sea en el campo de fútbol o en el mando a distancia.

No hay comentarios: