miércoles, 27 de junio de 2012

Mourinho, en el punto de mira filosófico

Apenas un año después de dar a luz el Manual de filosofía en la pequeña pantalla, el granadino Santiago Navajas saca nuevo libro: De Nietzsche a Mourinho. Guía filosófica para tiempos de crisis (Ed. Berenice).El polémico entrenador portugués del Real Madrid, que mañana suspirará por la eliminación de España en la Eurocopa ante la selección de su país, examinado con lupa por un profesor y licenciado en Filosofía.

Pregunta.-De Nietzsche a Mourinho. ¿Me lo explica, por favor?

Respuesta.-Más allá del bien y del mal, El Anticristo o Ecce homo. Cómo se llega a ser lo que se es son obras de Nietzsche en las que practica una filosofía a martillazos y en las que es inevitable pensar cuando se ve actuar a Mourinho, un hombre que busca la victoria más allá del bien y del mal, siendo para muchos poco menos que el Anticristo. En el libro trato de explicar la filosofía que ha llevado al entrenador portugués a ser lo que es siguiendo algunas claves que ofrece el pensador alemán.

P.-Falconetti, JR, Darth Vader, Hannibal Lecter y, según su libro, Mourinho. ¿Es también el portugués -y su carácter endiablado- un personaje de ficción?

R.-Como todos los personajes que cita, Mourinho es un símbolo de una combinación de inteligencia superior que hace caso omiso de las convenciones morales establecidas y crea su propia escala de valores sin preocuparse por el que dirán. Pero es un personaje real, muy real, como lo eran César Borgia o Napoleón, los ejemplos favoritos de Nietzsche cuando quería hacer ver lo que proponía como superhombre

P.-¿De verdad que estamos ante el sustituto de Bin Laden como ejemplar humano que suscita odio y animadversión entre las almas bellas?

R.-Eso lo intuye el propio Mourinho cuando dijo: “Figo ya puede venir a Barcelona tranquilo, porque ahora el enemigo público número uno soy yo”. Las almas bellas son las personas que, paradójicamente, presumen de humildad y caen de ese modo en la más fatal de las arrogancias. Cuando se encuentran con un arrogante a cara descubierta como Mourinho se rasgan las vestiduras y se cubren la cabeza de cenizas pero no son sino sepulcros blanqueados, hipócritas a tiempo completo. Interpreto a Mourinho como el nuevo referente de la maldad sustituyendo en el imaginario colectivo a Bin Laden. Salvando las distancias, por supuesto, porque Bin Laden era efectivamente un asesino ideológico aunque también sirvió de coartada para recortar libertades.

P.-¿Qué consejos le daría Nietzsche al entrenador merengue? ¿Y viceversa?

R.-En El caminante y su sombra Nietzsche recomendaba al espíritu superior... ¡aparentar mediocridad! Porque los mediocres de verdad jamás sospecharían de un enmascaramiento. Y debía hacerlo tanto para no irritarlos como por compasión. Para la próxima temporada creo que Mourinho será menos polémico, más olímpico, precisamente para satisfacer esa falsa humildad de los mediocres que tanto lo han criticado. Mourinho dijo en alguna ocasión una frase que hubiese firmado Nietzsche o Groucho Marx): “Estoy agradecido a Dios por no tener modestia porque es una cualidad que no ayuda en nada.”

P.-Dígame algo positivo del hombre, hombre.

R.-Lo más positivo de Mourinho lo han comentado, y eso les honra, adversarios, que no enemigos, como Roy Keane, ex capitán del Manchester o Alex Ferguson, su máximo rival inglés. Como aficionado al fútbol entendido como una de las bellas artes competitivas, no tengo duda de que Mourinho es el mejor entrenador de fútbol de la actualidad, en la tradición de Helenio Herrera o el propio Ferguson,

P.-Para usted, el fútbol es la continuación de la guerra por otros medios. En eso quizá coincida con el malvado Mourinho...

R.-El fútbol, como el capitalismo o la guerra, se basa en el concepto de destrucción creadora. Y de manera similar a la guerra, aunque de forma diferente al capitalismo, es un juego de suma cero en el que lo que uno gana, el otro lo pierde. Además está lleno de sentimientos comunitarios, de grupo y patrióticos. Pero a diferencia de la guerra, no suele haber muertos... Por esto, la unión de capitalismo y fútbol son dos de las maneras en que hemos resuelto pacíficamente el espíritu de enfrentamiento y de conquista que es consustancial al espíritu humano y que antes se manifestaba en forma de guerras.

P.-Ya puestos: ¿Cuándo abandonó la selección española la filosofía de Cardeñosa para abrazar la filosofía de campeona?

R.-En este sentido hubo una combinación de talento, mentalidad y suerte. El talento lo puso el sistema del Barcelona de Pep Guardiola, otro gran entrenador, en el extremo opuesto al de Mourinho tanto en lo futbolístico como en lo moral; la mentalidad ganadora de Luis Aragonés y, claro, la suerte de los campeones.

P.-¿Qué análisis puede extraerse ante la derrota futbolera desde una perspectiva filosófica?

R.-Aquí el concepto clave es el de resiliencia, una palabra rara para designar la capacidad que tienen los auténticos vencedores para aprovechar las derrotas como una forma de aprender los puntos débiles y los errores cometidos de manera que no se vuelven a repetir la próxima vez. Hay personas que cuando tropiezan se quedan tiradas en el suelo maldiciendo su suerte o lloriqueando mientras que otras se levantan inmediatamente, se sacuden el polvo y siguen caminando.

P.-Entre nosotros, ¿usted es seguidor del Real Madrid o más bien culé?

Como aficionado al fútbol agradezco que haya tipos tan inteligentes y tan competitivos como Guardiola o Mourinho que hacen que la competición vaya hasta sus límites y más allá. Además, como madridista, agradezco al portugués que haya sido capaz de acabar con el ciclo del Barcelona que parecía también terminar con la tradicional superioridad blanca en España, Europa y el mundo. Justo a tiempo.

R.-No se vaya todavía. ¿Recomendaría a Mourinho su libro como lectura veraniega imprescindible o mejor el Marca?

¡Son perfectamente compatibles! El Marca es la inmediatez del fútbol, la noticia de última hora, su intrínseca emocionalidad y el análisis a bote pronto. En mi libro encontrará una visión más profunda y una disección más detallada. Pero lo intelectual no está reñido con lo ameno, ni el Marca con De Nietzsche a Mourinho.

No hay comentarios: