lunes, 30 de julio de 2012

Florecer en verano

Que la programación de la televisión en verano es un cajón de sastre –y desastre- repleta de saldos, repeticiones, series low cost y magazines supuestamente refrescantes no lo pone en duda ni el obispo de Sigüenza-Guadalajara. Pero no toda la Hispania televisiva ha sido ocupada por el invasor que aboga por el cutrerío. Cada verano existe un pueblo que resiste siempre a una programación trufada de mediocridad. Son los irreductibles anuncios publicitarios que viven entre julio y agosto su época dorada y florecen gracias a un talento fuera de serie. En los meses en los que cae irremediablemente la inversión publicitaria y su saturación, aumenta exponencialmente la calidad de los spots. Hace ahora 9 años la Once dio un campanazo con su campaña del cupón extraordinario gracias a las medusas y la cremita. ¿Lo recuerda o le cuesta? Fue la canción del verano allá por 2003, cuando se vendían pisos a precios irreales y los bancos y cajas de ahorro daban créditos hipotecarios sin aval, llegado el caso, hasta a El Dioni.
   Casi una década después la Once repite éxito -aunque no en las mismas proporciones sociológicas-, en un spot con cierto punto de nostalgia de aquellos veranos en los que fuimos veinteañeros y vivíamos sin apenas preocupaciones. Cuando la siesta era aún más sagrada que hoy porque los programas del corazón no pululaban por las sobremesas y porque los canales donde elegir era apenan unos cuantos. Veranos en los que la prima de riesgo era tan desconocida como la ganadora de lanzamiento de jabalina en las Olimpiadas de Montreal 76. Parido por la agencia Bassat Ogilvy, porque aunque no lo parezcan los spots también tienen padres y madres conocidos, el de la Once se titula Los 20.
   Y el anuncio de Fanta naranja. Sin discusión, el mejor del verano. En época de crisis y apreturas qué mejor que apostar por sacar una sonrisa al público. El de Fanta lo consigue, y eso se agradece, ya se emita la versión corta o larga. La creatividad y el humor van de la mano en este trabajo de la campaña ¡A tomar Fanta! firmado por la agencia McCann Erickson que sobresale por la ingeniosa letra de de su canción.
   Desfilan desde hace unos días por televisión spots globales de multinacionales al calor de las Olímpiadas de Londres, pero estos sólo podrán luchar por el bronce. Con permiso del COI -la Comisión de Obviedades Innegables-, el oro pertenece al de Fanta y la plata ha sido conquistada por el de la Once. Tan cierto como que Cristiano Ronaldo no bufa contra el Gobierno cuando sube el precio de la gasolina y el recibo de la luz.
   PD. A tomar Fanta se han ido los sindicatos de la RTVA al constatar que a su director general le recortan el sueldo un 54%.

No hay comentarios: