lunes, 20 de agosto de 2012

Pólizas audiovisuales

Puede que no lo sepa pero Andalucía cuenta desde hace varios años con un organismo público que responde al nombre de Consejo Audiovisual de Andalucía –CAA- con una plantilla que ronda el medio centenar de personas. Lo que seguro que desconoce es que esta institución que echó a andar hace apenas unos años –todavía la crisis no estaba ni se la esperaba- cuenta con una Oficina de Defensa de la Audiencia –ODA- que presenta anualmente una especie de informe o memoria sobre su trabajo y que, visto lo visto, no es como para herniarse. Así, en 2011 los andaluces registraron en ODA un total de 175 reclamaciones en materia audiovisual que incluyen quejas, peticiones y sugerencias. De esas sólo 99 supusieron la apertura de un expediente y, de estas, apenas 43 fueron admitidas a trámite. Llama poderosamente la atención el insignificante número de reclamaciones formuladas por los ciudadanos de la región en el mes de agosto del año pasado: 3. En julio, casi el triple: 8. Los equipos informáticos debieron echar humo ante tanta actividad.
   El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía –BOJA- del pasado 23 de marzo recoge que la presidenta del Consejo Audiovisual de Andalucía tiene un seguro de vida con una póliza a cargo del organismo y cuya indemnización asciende a 300.000 euros. No en vano, en los presupuestos del CAA para 2012 –“Estado de gastos por programa”- aparece una partida de 54.000 euros para seguros de vida y accidente. Y 53.000 euros bajo el epígrafe de primas de seguros/otros riesgos.
   Un presupuesto del Consejo para 2012 que asciende a 5,9 millones de euros -1.000 millones de pesetas- de los que cerca de la mitad se van para gastos de personal. Echando un vistazo a las cuentas anuales sigue chocando por excesiva la partida de 443.000 euros para el arrendamiento del edificio de su sede en un edificio de poderío de Sevilla. No se pierda los 115.000 euros consignados para este año en dietas, locomoción y traslados. Tampoco deje de fijarse en los 17.500 euros previstos para atenciones protocolarias y representativas. Y qué decir de esos 62.000 euros –más de 10 millones de esas pesetas que todo lo agravan aún más- que irán a parar a gratificaciones por servicios extraordinarios. Tampoco están mal esos 58.000 euros para adquirir muebles y enseres a lo largo del año. Y todo esto con el CAA sacando pecho porque en 2011 ahorró 1 millón de euros de su presupuesto, aunque fuera en su mayor parte por “la no cobertura de la plantilla” y la “la no sustitución de personal”.
   Apunte el objetivo principal del del Consejo Audiovisual Andaluz: “Velar por el respeto de los derechos, libertades y valores constitucionales y estatutarios en los medios audiovisuales”. En tiempos de grave crisis económica el algodón de los presupuestos no engaña.

No hay comentarios: