jueves, 20 de septiembre de 2012

Mahoma déjate de bromas

   El semanario satírico francés Charlie Hebdo la ha liado con las nuevas caricaturas de Mahoma. A pesar de que no se trata de unos dibujos especialmente ofensivos, provocativos o hirientes, los musulmanes radicales se agitan y casi casi llaman a la Guerra santa contra el mundo occidental. La polémica sobre las caricaturas llega apenas unos días después de los gravísimos y sangrientos altercados por una pseudopelícula, difundida por internet y realizada en EEUU, en la que se describe al islam como un "cáncer".
  Las caricaturas del profeta y la respuesta desproporcionada en el mundo musulman, análisis políticos, religiosos y sociólogos aparte, vienen a demostrar que lamentablemente el sentido del humor es una cualidad más arraigada en las sociedades libres y, especialmente, los hombres inteligentes. Hace más de tres décadas, allá por 1979,  unos ingleses llamados Monthy Pyton hiceron llorar, pero de risa, a millones de espectadores de todo el mundo y a cualquier religión -católica incluida-, con el estreno de su película La vida de Brian. Vea sólo una escena para recordarlo. El Vaticano pudo protestar por una cinta que cuenta los sucesos en los que se ve envuelto un pobre y torpe hombre que, equivocadamente, es tomado como Jesucristo desde su nacimiento. Pero millones de creyentes se lo tomaron -y se lo siguen tomando- como una película perfecta para echarse unas risas. Y punto.
  Un año antes, en 1978, la comparsa Raza mora revolucionaba el carnaval de Cádiz con un estribillo que decía así y que todavía recuerdan los amantes de la fiesta gaditana por excelencia:

¡Ay Mahoma!
¡Ay Mahoma !
Dejate de bromas
por que al moro Musa
vendiendo babuchas
y al moro Pelufo
comiendo jalufo
no les paso na.
¡Ay Mahoma!
Dejate de bromas
por que a la Moncloa
te voy a llevar.

    Aquí en España, hace bien poco, el cantautor Javier Krahe fue absuelto por un tribunal de un delito contra los sentimientos religiosos, tras haber participado en 2006 en un corto sobre "cómo cocinar a un Cristo para dos personas" que fue emitido por televisión.
   El matonismo, la violencia, las coacciones o las amenazas no pueden prevalecer sobre la libertad de expresión. Y menos aún justificarse blandiendo supuestos motivos religiosos. 
  

No hay comentarios: