lunes, 29 de octubre de 2012

Desayuno sin diamantes

Espejo público y El programa de Ana Rosa encarnan en la televisión española el ejemplo más evidente en la guerra de las audiencias, con una lucha sin cuartel y monopolizando prácticamente el 40% del total de espectadores en la franja matinal. Mariló Montero, meteduras de pata al margen, juega en una división inferior y queda relegada a un quiero y no puedo. Susanna Griso y Ana Rosa Quintana disputan el reinado a la hora del desayuno pero de momento no hay una vencedora clara sobre la otra: un empate técnico dirían los audímetros si fuera una encuesta sobre intención de voto. Estos magazines de autora en Antena 3 y Telecinco están empaquetados de lujo, audiovisualmente hablando, y se nota que detrás de las cámaras hay curro, mucho curro de profesionales en redacción, plató y conexiones con unidades móviles. Sus mesas con debates sobre los asuntos de actualidad suelen ser bastante brillantes y con unos tertulianos y entrevistados de enjundia.
   Dicho lo cual, cuando abren la inacabable página del corazón y sucesos se transmutan en programas cansinos, repetitivos, casi idénticos en el menú diario que preparan y que, en demasiadas ocasiones, se deslizan por la senda del amarillismo más descarnado y gratuito, con un pseudoperiodismo que sirve descaradamente gato por liebre y que bebe en fuentes de evidente garrafón. En el caso de Espejo público, las 9.45 es la hora para el cambio de tercio, guardar el jamón de jabugo y sacar de la nevera el chopped pork. En la siguiente hora, apueste sobre seguro, veremos a algún protagonista de un suceso hablando en directo desde cualquier lugar de España e, indefectiblemente, llorar a cámara o soltar unas lágrimas. Cuarto y mitad de lo mismo en Telecinco. El caso Marta del Castillo, el caso Bretón, el suceso de El Salobral, el niño encontrado muerto en una laguna de Madrid…. de lunes a viernes, semana sí y semana también, con abogados que parecen estar en nómina. Todos los días lo mismo sobre lo mismo en un desayuno donde los diamantes son sustituidos por cadáveres, con exclusivas y novedades que no son ni lo uno ni lo otro.
   Cierre de emisión y despedida hoy con las audiencias de este mes, cuya letra pequeña conoceremos en vísperas del Día de difuntos. De nuevo en octubre se repetirá la victoria de Telecinco como cadena más vista, seguida por Antena 3, con TVE-1 desfondada en la tercera plaza y –lo que es peor- soportando una sangría preocupante en unos telediarios a punto de perder una hegemonía como líderes durante los últimos cinco años . Canal Sur remonta el vuelo tras su desastre sin paliativos de septiembre y cierra pegada a la barrera psicológica del 10%... gracias, eso sí, al empujón tramposillo de su emisión duplicada por el fenecido Canal 2.

No hay comentarios: