domingo, 14 de octubre de 2012

Españolear de Nobel

Nunca un español ha ganado el Premio Nobel de Economía. Pero esta injusticia puede cambiar este próximo lunes y servir de preámbulo para que otro compatriota venza en el también cercano Festival de Eurovisión. Y es que el lunes -el día de la semana que desean odiar cuanto antes cinco millones de parados de nuestro país- conoceremos a primera hora de la mañana el nombre o los nombres de los merecedores de este preciado galardón. Desde aquí, aunque quizá lleguemos tarde a la cita, presentamos hasta cinco candidaturas con sabor inconfundible a made in Spain:

-Artur Mas, presidente de la Generalitat de Cataluña y líder de CiU. Pide varios miles de millones de euros a España para pagar las deudas siderales de su comunidad autónoma y, al mismo tiempo, pone en marcha un plan para independizarse de su casero. Ni Adam Smith, oiga, y su mano invisible lo mejora.

-Empresas petroleras españolas. Por ganar miles de millones de euros, en plena crisis, y pasar de todo y de todos y batir récords semanales fijando precios máximos e históricos de los carburantes, poniendo su saco de arena para que la inflación se dispare y acerque al 4%. Como españoles de pro, han aprovechando el puente de la Fiesta Nacional y la operación salida de los pocos que aún tienen dinero en el bolsillo para subir las gasolinas y colocarlas de nuevo por encima de 1,50 euros en el caso de la eurosúper 95.

-Empresas eléctricas españolas. Por demostrar que todo lo que sube, no baja, y aspirar de paso al Nobel de Física. Expertas en emitir facturas ininteligibles que podrían empapelar las pirámides egipcias en lugar de los jeroglificos. Por incrementar el precio de la luz varias veces al año esgrimiendo el déficit de tarifa mientras sus beneficios se disparan. Por ser capaces de aplicar una sentencia del Tribunal Supremo para aplicarnos subidas con efectos retroactivos y troceadas por meses. Y, de paso, quejarse al Gobierno por sentirse maltratadas. Unos máquinas.

-Juan Manuel Sánchez Gordillo. Por crear sin saberlo una nueva concepción de transacción económica de la que se ha interesado ya la London Economics School: me lo llevo, no pago -ni en caja ni ante la ley- y me convierto en personaje mediático internacional.

-Y el Fondo Económico Internacional, FMI para los amigos. En su sede de Washington debe de haber en nómina alguien nacido por aquí. Por haber sido incapaz -él y todos sus expertos en la materia- siquiera de pronosticar algo parecido a que venía la crisis y ahora contarnos cómo será el crecimiento económico de España, su paro, inflación y demás datos macro y microeconómicos el próximo año. Con el deseo de que sus expertos trabajen como adivinadores en los canales de televisión del tarot pero centrándose en los amores y asuntos de la salud.

No hay comentarios: