miércoles, 14 de noviembre de 2012

Periodismo- 20 Huelga general- 28

Hay un texto llamado Constitución española que recoge hasta 169 artículos. Tranquilo, hoy sólo vamos a fijarnos en el que hace el número 28, incluido en la denominada Sección de los derechos fundamentales y de las libertades públicas. Como imaginará, por aquello de que andamos inmersos en el 14N, trata sobre los sindicatos y el derecho a la huelga. El artículo dice muy claramente: "Nadie podrá ser obligado a afiliarse a un sindicato" y "se reconoce el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses". Inequívoco, ¿verdad?
  Sí,... siempre que el día no coincida con una jornada de huelga general convocada por las centrales sindicales. Entonces los sindicatos creen leer en ese artículo 28:

"Todos los trabajadores de un país son miembros del sindicato, independientemente si están afiliados o no. Se reconoce el derecho a la huelga y se cancela temporalmente y hasta nuevo aviso el derecho al trabajo para aquellos que planeen no adherirse a un paro laboral, ya sea éste de ámbito nacional, europeo o planetario, aunque uno -si es que lo hay, que no creemos- sea contrario a dicha convocatoria de huelga de forma consuetudinaria y con efectos retroactivos.

   Los poderes públicos no facilitarán datos del seguimiento de la huelga distintos a los difundidos por los organizadores. Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado facilitarán en todo momento el trabajo de los compañeros y compañeras integrantes de los denominados piquetes informativos, indicando a éstos los lugares industriales o comerciales donde hayan podido contemplar actividad laboral. 
   Los medios de comunicación se acogerán estrictamente a unos servicios mínimos planificados y aprobados por los organizadores de la huelga general. En el caso de radios y televisiones únicamente difundirán las valoraciones y manifestaciones realizadas por las centrales sindicales. En el caso de que no fuera suficiente para cubrir las programaciones, se televisará y radiará la lectura de las notas de prensa emitidas por las centrales sindicales durante el último año y -en su caso- se emitirá el contenido íntegro de sus debates congresuales celebrados en el último quinquenio.
  Los convocantes de la huelga general serán retribuidos, por sus respectivas empresas, con un bonus en concepto de trabajo en favor del conjunto de la sociedad y la Humanidad con fines justos, benéficos y saludables. Además, será de obligado cumplimiento la participación activa a cualquier manifestación o concentración que pueda convocarse durante la huelga general en la ciudad de empadronamiento del asistente. En su defecto, y previa autorización sindical y judicial, podrá ser la ciudad de nacimiento y/o residencia habitual por estudios o trabajo. En este caso será obligado además portar megáfono homologado y lanzar consignas antigubernamentales cada 50 segundos o 10 metros recorridos, con una potencia superior a los 50 decibelios. La interpetación exacta de este artículo, en caso hipotético de conflicto, no se dirimirá ni resolverá ante los tribunales ordinarios de Justicia sino en los locales sindicales que se habilitarán para tal efecto con personal elegidos previamente por los sindicatos".
PD. Dedicado cariñosamente a todos aquellos sujetos que en las huelgas generales insultan, coaccionan, acosan y agreden a los periodistas que cubren informativamente este tipo de protestas y manifestaciones laborales. A aquellos individuos que, en definitiva, son tan, tan demócratas que no toleran que haya personas que no comulguen con sus ideas y acudan a trabajar. A todos ellos -afortunadamente una minoría- se les recuerda la existencia del artículo 20 de nuestra Constitución. Por algo estará situado hasta siete artículos antes que el que menciona el derecho a la huelga y a los sindicatos.

No hay comentarios: