lunes, 30 de enero de 2012

Futuro imperfecto

Un Ferrari no sale de la cadena de montaje que da a luz un Seat 600. Imposible. En televisión, sin embargo, excelentes programas como Hermano mayor y Supernanny son paridos por la misma fábrica que pone en antena Gran hermano 12+1. Increíble. Mientras, TVE sigue a lo suyo enfilada para conseguir su 3+1, o lo que es lo mismo, que 2012 sea su cuarto año consecutivo como cadena líder en audiencia. Salvo error u omisión, lo conseguirá. El modelo actual de RTVE, por mucho que lo radie su presidente del mes, no está en peligro. Los nubarrones de la pública son más bien casi exclusivos de los charcos que pisa su consejo de administración.

      
   A punto de cumplir el segundo año desde el apagón analógico y la nueva era TDT el panorama televisivo no termina de asentarse, principalmente porque la crisis ha destrozado las previsiones y las hojas de ruta de los directivos de las cadenas. Con la fragmentación sí, pero con este erial de publicidad pocos contaban. En 2001, los autores del libro La nueva era de la TV encuestaron a un centenar de gurús españoles del medio. Querían que les pronosticasen cómo iba a ser la tele diez años más tarde, cuando se habia fijado por el Gobierno Aznar este 2012 como el del apagón analógico. Mejor no mirar los resultados obtenidos porque cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Así, por ejemplo, vaticinaban que hoy en día Canal Satélite y Vía Digital agruparían el 12,1% de la audiencia, las televisiones locales un 5% o Quiero TV un decente 3,7%. Sin comentarios. O ese 82% que daba por hecho que el consumo diario de tele sería igual o menor que en 2001. Entonces el dato suponía 210 minutos y ahora vamos camino de los 240. Como guinda al estropicio, hasta un 45,2% auguraba para 2010 que oscilaría entre el 50-75% el número de hogares abonados a la televisión de pago. La estadística oficial revela que España anda a la cola de la penetración de la TV de pago con apenas un 20. Y gracias. Y ahí seguirá porque la audiencia ha decidido que la con la oferta en abierto de la TDT va que sobra y que, para pay per view, la factura de las públicas para el contribuyente.
   Este tiempo de ajustes, también televisivos, es a la vez terreno propicio para ajustes de cuentas pendientes. Por eso, sospeche cuando un medio privado ataque sin venir a cuento a uno público, especialmente al conjunto de las teles autonómicas. En el 99,9% de los casos tras la pedrada se encuentra, ante la que está cayendo, el deseo de acaparar un trozo aún mayor de la tarta publicitaria. Un objetivo muy loable siempre que, al menos, se vaya con la verdad por delante.

sábado, 28 de enero de 2012

Cine mudo y taquillas sonoras

Quizá los españoles somos potencia mundial en el pirateo de películas en internet por los clavos que nos meten en las taquillas de los cines. Una organización de consumidores acaba de contarnos que existen diferencias de hasta el 80% en el precio de las entradas según las ciudad donde uno viva. O que en los últimos siete años las entradas han subido su coste un 36% mientras que en el mismo periodo el IPC se ha incrementado en un 19%. Con estos datos, no sorprende ni el pirateo sistemático o que las salas no terminen de salir de su crisis de afluencia de público que se retrate en taquilla.
  Luego está lo del 3D, con un sobreprecio difícil de explicar pero sí de esquilmar. En Barcelona existen cines que cobran el asiento a 12,20 euros por sesión. Todo un chollo para animarse a ir con la pareja y los niños para pasar la tarde en tiempos de bonanza como la actual. La gran mayoría de las películas en tres dimensiones son para niños pero, curiosamente, todavía a ningún empresario del ramo le ha dado por entregar gafas adaptadas a las cabecitas de los menores y estos, sí o sí, han de colocarse las de los adultos. ¿Resultado? Fíjese en la criaturas sujetándose con las manos durante la proyección las gafas de marras para que no se les caigan al suelo.
  Luego tenemos lo de los sablazos en el bar del cine. En Madrid es de lo más normal despachar los míseros botellines de agua a 3 euros la unidad, cuando su precio en el súper de la esquina no suele pasar de los 30 céntimos. O esas palomitas y coca-colas también a 3 euros la pieza. Aquí el que no corre, atraca legalmente y con factura.
  Dicho lo cual, si la entrada de una peli en 3D lleva sobreprecio ¿por qué no aplican un descuento en las proyecciones de la aclamada The artist? No en vano, es todo lo contrario al espectacular 3D: una cinta en blanco y negro y muda, sin diálogos. Los ingleses, muy suyos, han reclamado en algunos casos que les devuelvan el importe de la entrada al percatarse de que el largometraje era mudo. En España, cuna de los indignados, pagamos sin rechistar y sin apenas protestar. 

lunes, 23 de enero de 2012

Titanic televisivo a babor

Posiblemente 2011 ha sido el año más duro y traumático para el negocio televisivo, especialmente entre las empresas privadas a causa de la grave situación económica y el tsunami de la caída de la facturación publicitaria. Sin embargo, las cadenas privadas de referencia han hecho los deberes para que no se les caiga el chiringuito y poder así mirar al futuro con cierta esperanza. Las fusiones entre operadores, hace pocos años casi una herejía, son vistas ahora con total normalidad y sin que nadie se rasgue las vestiduras, tanto desde las empresas del ramo como desde la vertiente de los espectadores.
   La misma terapia no se estila, de momento, entre las autonómicas de la Forta, incluida nuestra Canal Sur. En estos canales –con la excepción de la asfixiada RTPA asturiana- se mantiene el timón con el rumbo fijo haciendo suyo aquello de que ‘hay que cambiarlo todo para seguir igual’. Y no, el terreno de juego es el mismo de siempre pero el público y las reglas han cambiado por culpa de un árbitro llamado crisis que lleva tres años pitando en su contra. Sólo aquellos operadores de la Forta que sepan adecuarse al nuevo panorama y pasar por la ITV para someterse a chapa y pintura podrán terminar el partido; el resto deberá plantearse seriamente pensar en un traspaso de la propiedad o, en el peor de los casos, situarse como candidatos a un obligado plan de achatarramiento.
  El problema de la RTVA no radica en la tarjeta Visa de su director general, una entrevista a Griñán sin mentar los ERE o los sueldos de impresión del consejo de Administración. Que también. El fallo –extensible al conjunto de la Forta- radica en un modelo basado en la televisión del siglo pasado. Mientras, en TVE plantan pelea por un recorte presupuestario de 200 kilos al tiempo que despachan –según denuncia el sindicato USO-, un talonario de 60.000 euros a repartir entre Igartiburu y Mota por los apenas 15 minutos de retransmisión de las campanadas. Con estos honorarios, no le extrañe que para el próximo fin de año Emilio Botín reclame en Prado del Rey y Moncloa ser la pareja de la presentadora vasca.
   Hay tiempo por delante para acometer una tarea que nadie ha querido, sabido o podido acometer en la oferta televisiva pública. El Gobierno ha dado el primer paso con el anteproyecto de modificación de ley que posibilitará el capital privado en las autonómicas. Los que quieran disimular el naufragio que se avecina, que copien la táctica del capitán del Costa Concordia y hundan con deshonor su cadena a cinco metros de tierra firme aferrándose a excusas peregrinas. No hay que cursar un máster en futurología para verlo venir: posiblemente, 2012 será el año más duro y traumático para el negocio televisivo de las cadenas públicas.

sábado, 21 de enero de 2012

República independiente del GPS

Hace apenas un mes la policía detuvo en Madrid a un gachó que hizo del robo de carros de la compra un negocio lucrativo. Durante meses, el chori se estuvo desplazando diariamente al volante de su furgoneta entre los numerosos centros comerciales de la región sisando su preciado botín. 3.000 llegó a recolectar en su cosecha para luego venderlos a las chatarrerías. Hasta que la policía, advertida del choriceo por las empresas afectadas, le dio caza.
   El sujeto picó el anzuelo que no vió: las fuerzas de seguridad colocaron aleatoriamente dispositivos de GPS en los carros y se puso a esperar la señal de aquellos que salieran más allá de sus lugares de trabajo. Dicho y hecho, localizar al carro y a su nuevo propietario fue coser y cantar. La policía cree que el robo de esos 3.000 le supusieron al ladrón un beneficio que rondó los 300.000 euros.
   Los centros comerciales, para curarse en salud, andan modificando el material de construcción de sus vehículos sin motor y del metal han pasado al plástico. Y, en otros casos, directamente, son ellos los que avisan de la instalación de GPS en los carros para evitar nuevas acciones de los amigos de lo ajeno. Aquí tiene la fotografía tomada hoy en el Ikea de Alcorcón -Madrid-, con un adhesivo avisando al cliente de la existencia del GPS. Lo próximo, quizá, instalar airbag y frenos ABS para evitar accidentes en los pasillos con otros carros.

viernes, 20 de enero de 2012

Crionizados por partida doble

El FMI, siempre dando buenas noticias, pronostica que España andará dos años en recesión. Paralelamente, la agencia Fitch instaba a las comunidades autónomas a realizar profundas reformas -léase recortes- en sanidad y educación para atajar sus gastos. Mientras el Gobierno ultima su reforma laboral por la incapacidad manifiesta de patronal y sindicatos a llegar siquiera a un acuerdo de mínimos, gobiernos autónomos como el andaluz se quedan tan panchos parando todo tipo de pagos a proveedores. El 25 de marzo habrá elecciones en las 8 provincias del sur y no es plan de airear mucho la previsible sima abisal, que no agujero, de las arcas públicas en esa comunidad. Como colofón, la próxima EPA aguarda un hueco en la sección de esquelas de los periódicos y los afortunados con nómina las tienen crionizadas, que no congeladas, al menos desde hace un año.
  En esto, pista para el artista. Responde al nombre de Franscisco Luzón, acude al tajo en el Banco Santander como responsable del negocio en Latinoamérica y su paga anual se eleva a los 7 millones de euros. Pero Luzón se va de la entidad. Nada de tristezas y nostalgias. El ejecutivo deja el despacho con una pensión acumulada de 56 millones de euros, reúne otros 10 millones en seguros y tiene derecho -faltaría más- a  un complemento por jubilación de 2,85 millones. Y, quién sabe, seguro que sus antiguos compañeros hasta le montan una cena de despedida para entregarle una placa y un reloj y agradecerle los servicios prestados. Y no precisamente en el bar de la esquina y un Swatch de plástico con el logo del banco. Un banco privado, vaya por delante,  y que no ha recibido que se sepa dinero alguno del Estado a través del FROB. Aún así, el personal queda crionizado tras leer el dinero que trinca en su adiós, más propio de un bote del Euromillón.

miércoles, 18 de enero de 2012

Buscando 40.000 millones desesperadamente

La batalla de las Navas de Tolosa no tiene un buen jefe de prensa. La Pepa, sí. A los periodistas, no me pregunte la razón, nos gustan y apasionan las efemérides y aniversarios. Por ejemplo, ayer el entierro de Fraga en su localidad natal coincidió con los 46 años exactos transcurridos del accidente de las bombas de Palomares, esas que forzaron el célebre baño en Meyba del entonces ministro de Información y Turismo.
   En este 2012 gana por goleada el bicentenario de la Constitución liberal de Cádiz frente a los 800 años cumplidos por las Navas de Tolosa, y eso que ambos hitos ocurridos en tierras andaluzas vienen a ocupar una extensión similar en los libros de la Historia de España. También en este enero se cumple otro aniversario, aunque este ha pasado prácticamente desapercibido, quizá por aquello de que el número 3 no es redondo para una efeméride que se precie. En estas fechas de 2009 el Gobierno de Zapatero aprobaba el ambicioso Plan E con el objetivo de reactivar la economía y crear alrededor de 500.000 empleos.
  Aquel proyecto gubernamental será apenas y a lo sumo una nota a pie de página de nuestra historia democrática reciente. Si lo recuerda, de La Coruña a Algeciras y de Punta Umbría a Gerona, el país se llenó de los carteles propagandísticos que anunciaban las obras menores del Plan E. España fue una zanja rodeada de obreros: aceras que se levantaban, socavones que se cubrían, asfalto que tapaba caminos de tierra... y demasiados proyectos estrambóticos de alcaldes pendientes de las urnas, incluida alguna que otra rotonda, la infraestructura municipal por excelencia en el cambio de siglo.
  La factura del Plan E, entre pitos y flautas, supuso un gasto de 55.000 millones de euros a cargo de los presupuestos generales del Estado, es decir, dinero suyo y mio salido del IVA, el IRPF, el impuesto de las gasolinas, las tasas aeroportuarias o la que grava los cartones de bingo, la botella de whisky DYC o el paquete de Ducados que dejó de comprar meses atrás, atendiendo a la salud de sus pulmones y a la de su cuenta corriente. Repetimos la cifra por si no ha prestado atención: 55.000 millones de euros. ¿Puestos de trabajo creados...? En 2009 íbamos por 4 millones de parados y la EPA del próximo día 27 nos colocará a tiro de piedra de los 5,5 millones de españoles sin empleo.
  En enero de 2012, tres años después del Plan E, el nuevo Gobierno anda buscando la fórmula para arreglar las cuentas de un déficit público que alcanza los 40.000 millones de euros. No hace falta optar al Premio Nobel de Matemáticas -el de Economía debería declararse desierto, por aquello de que nadie supo avisar de la que se avecinaba- para hacer la cuenta de la vieja y constatar que aquellos 50.000 millones del infausto Plan E nos vendrían ahora de miedo para tapar la hemorragia de unas cuentas públicas que viven instaladas en la UCI. Aquellas zanjas, quizá, nos han traido ahora estos lodos. El país necesita unos jefes que nos digan la verdad, por dura y traumática que sea, no un capitán del Costa Concordia que intente ocultar la realidad, mienta y abandone la nave a las primeras de cambio. También una tripulación que arrime el hombro, aunque esté conformada por varias nacionalidades que hablen distintas lenguas. España tiene una vía de agua pero ésta no llega de momento al cuello, aunque notamos ya su humedad por los tobillos. Estamos a tiempo de evitar el naufragio.

lunes, 16 de enero de 2012

El peor dream team


Durante años y años, los expertos en televisión no se han puesto de acuerdo a la hora de definir qué es exactamente la telebasura. Hay quien ha llegado a propagar que telebasura es aquel programa que nadie ve y cae de la parrilla a las primeras de cambio. Gracias a Telecinco –quién si no-, la Academia de la Lengua lo tiene desde este mes más fácil si se atreve a incluir la palabreja de uso generalizado en la próxima edición de su útil diccionario. La cadena de Fuencarral ha unido a Leonardo Dantés, Paco Porras, Sonia Monroy, Tony Genil, Arlequín, La momia y Paquita de Mónaco, y no precisamente como miembros de un jurado literario o como integrantes de un concurso científico-cultural. La crème de la crème del frikismo patrio participa en un reality titulado Acongojados. La telebasura cuenta así con un banderín de enganche y un espejo al que mirarse, ejemplo válido y real para sociólogos, investigadores audiovisuales y lexicográficos nacionales. Por lo que se ve, la crisis vivida recientemente con el boicot publicitario a La noria no ha servido para que los jerifaltes de Telecinco se planteen cambiar de modelo televisivo, sino más bien subir el listón de sus contenidos chirriantes de una parrilla en cuyo frontispicio se podría esculpir sin rubor ‘Pan y circo’.
   Mientras tanto, a la chita callando, Antena 3 anda arañando décima a décima cuota de pantalla y cada vez se acerca más a Telecinco para destronarla como cadena privada líder de audiencia, siempre a rebufo de La 1 de TVE. La cadena de Planeta se merece desbancar a su eterno rival porque, en el último año, ha sabido componer una hoja de ruta de programación donde prima la calidad, ya sea en entretenimiento o en series: El barco, Toledo, Los protegidos, Hispania, Marco… junto a valores seguros como Doctor Mateo y El hormiguero, los incombustibles The Simpsons y La ruleta de la suerte o el golpe de éxito cosechado con Tu cara me suena. Todos programas blancos, alejados de cualquier atisbo de amarillismo, escándalo o crónica rosa zanjada con el entierro catódico de Cantizano y su DEC.
  Antena 3 va por muy buen camino para ser la gran televisión que fue hasta hace tan sólo unos años. Curiosamente, y misterio insondable de las audiencias, uno de sus puntos flacos reside ahora en sus antaños potentes informativos diarios. Además, se merece por méritos propios, si no vencer a Telecinco, sí disputarle la medalla de plata en la batalla de las audiencias de este mes de enero. Paco Porras, Belén Esteban, Mila Ximénez, Lidia Lozano, Isabel Pantoja, Kiko, Jorge Javier, Chelo García Cortés, Kiko Hernández, Matamoros, Karmele, Jordi González… el dream team de la telebasura juega con el 5 a la espalda. Y, de momento, con las gradas llenas de público.

viernes, 13 de enero de 2012

Algo se muere en el alma

Las películas taquilleras, por muy malas que sean, siempre suelen  traer adosada una segunda parte. El duelo descacharrante y el funeral estrambótico de Corea del Norte por la muerte de su líder, el sátrapa Kim Jon-Il, también. La imagen de los pobres ciudadanos del estado policial coreano llorando convulsamente ante las cámaras es carne de cañon para las letras carnavalescas gaditanas.
   La segunda parte de la película de horror del régimen comunista, militar, déspota, totalitario y hereditario de Corea del Norte llega ahora. Según la prensa de sus vecinos del Sur, las autoridades de Pyongyang han comenzado a castigar a aquellos ciudadanos que no han mostrado suficiente tristeza durante el duelo por el difunto querido líder. Y no se crean que el asunto se despacha con una multita administrativa. Nada de eso. El periodo mínimo de condena supone hasta seis meses de reclusión en campos de trabajo, de la que tampoco se salvarán los que no lagrimearon lo suficiente o aquellos cuyos llantos no parecían naturales para ojos de los guardianes del régimen de terror.
   Las Juventudes Comunistas de Sevilla, ya sabe, emitieron un comunicado para lamentar la muerte del dictador asiático. De momento, se desconoce si las autoridades comunistas de Corea del Norte han reprendido también a sus compañeros ideológicos andaluces por entender que dicho comunicado no emanaba suficiente tristeza y dolor. Quizá, para curarse en salud y poniéndose en lo peor, las Juventudes deberían tirar de Amigos de Gines y escuchar a todo trapo en su sede -para que en la lejana Pyongyang tomen nota- la sevillana del adiós. Y es que cuando allí traduzcan la letra y se enteren de que "algo se muere en el alma cuando un amigo se va", y que "hasta la guitarra mía llora cuando dice adiós", seguro que se enternecen y, si pudieran, nos compraban deuda española.

lunes, 9 de enero de 2012

Regreso al pasado

La crisis económica aumenta considerablemente el consumo de televisión en España (239 minutos por persona y día en 2011). Sin embargo, esta excelente noticia para el sector audiovisual no va pareja con un aumento de la calidad de los productos o unos formatos novedosos, sino más bien todo lo contrario. Y eso que por el mando distancia pululan una treintena de canales. Algunas cadenas parecen haber reinventado las galas: ahí tienen la soporífera de la incombustible Ana Obregón en La 1 para Reyes o la de Isabel Pantoja en Telecinco por Navidad. Se trata de formatos que salen por un pico y que necesitan imperiosamente de un buen share para ser amortizados, de ahí el riesgo de los programadores para colocarlas. Además, en los últimos años andaban de capa caída y los espectadores solían huir de ellas como Paolo Vasile de un documental sobre libros. En Telecinco, dónde si no, han inventado la gala en pay per view: en la de la Pantoja el público dejó en la taquilla del Palacio Euskalduna 145.000 euros para escuchar a la tonadillera, todo un lujo si tenemos en cuenta que los asistentes del 99,9% de estos espectáculos televisivos suelen ser figurantes que cobran por aplaudir con ganas a quien salga por el escenario, ya sea Shakira o Leonardo Dantés.
  Otro formato que en 2011 encontró su sitio, y que en 2012 repetirá éxito, es el de los telefilmes o tvmovies de producción nacional. Producto emblemático de la TVE preconstitucional, durante años sobrevivieron a duras penas en canales autonómicos y ningún mandamás de una cadena estatal quería una en su parrilla, menos aún en horario estelar. Ahora quien no tiene una para estrenar en breve, a ser posible biográfica, anda fuera de juego. Así es este negocio: lo que no valía ayer ni para rellenar la programación de madrugada se exige hoy con urgencia, sí o sí, para arañar cuota de pantalla y dar lustre y calidad a la oferta. Incomprensible pero real.
   Otro regreso al pasado se vive en RTVE tras el ajuste presupuestario ordenado por el Gobierno, una medida que podría suponer la vuelta de la publicidad tras dos años sin anuncios. La Corporación necesita cuanto antes cerrar la interinidad abierta hace ahora justo seis meses con la huida de su anterior presidente. Existen contados profesionales  independientes y brillantes para asumir este cargo; pero los hay. Doy fe.
   PD. Canal Sur se autohomenajea, y de paso da gato por liebre, con un spot promocional donde explica que es la cadena más vista en Andalucía según el Estudio General de Medios. En televisión, lo que vale y cuenta, son las audiencias que arroja cada día Kantar Media, aunque algún directivo haya planteado sin rubor retirar su canal del veredicto de los audímetros. Lo demás, garrafón y experimentos de perdedores con gaseosa.

miércoles, 4 de enero de 2012

Y lo llaman cuarto poder

El domingo por la noche el cerrajero acudió de urgencia para el típico trabajo de un despistado que había dejado las llaves puestas por dentro. "¿Cuánto se le debe?, preguntó el dueño de la casa temiéndose lo peor. "Nada, esto es gratis", obtuvo por respuesta de su interlocutor.
    El propietario del chalet en una urbanización costera de lujo buscó por internet un jardinero para encargarle un trabajo: cortar el césped, podar los arboles y dar un repaso a sus descuidadas plantas y  flores mustias. Cuando terminó la faena se dirigió a la persona que le contrató: "No hace falta que saque la cartera, se lo he hecho gratis".
   El jubilado soportaba desde hace meses fuertes dolores en la espalda. Un día no aguantó más y entró en la consulta de un fisioterapeuta. El profesional pasó más de una hora aplicando sus saberes y sus manos sobre la espalda del paciente. Una vez terminada la sesión, la cara de satisfacción del anciano lo decía todo. El fisio le estrechó la mano al tiempo que le comentaba: "No se preocupe,  esto ha sido completamente gratis.
   El coche no daba más de sí y no hubo más remedio que llevarlo al taller: el mecánico pasó varias horas urgando en el motor y arreglando la avería. El conductor miraba de reojo y angustiado el cartel que reflejaba el coste de la hora de la mano de obra. Nada más cerrar el capó, el mecánico entregó las llaves al dueño y con una sonrisa en los labios le soltó un alucinante "ande y váyase, que hoy ha sido gratis".
   El periodista necesitó dos horas de aquella tarde para terminar un artículo de urgencia que le había solicitado un medio de comunicación de ámbito nacional.  El texto fue publicado al día siguiente y tuvo un excelente recibimiento entre los lectores. Cuando su autor llamó al periódico para preguntar por el cobro de su trabajo recibió la contestación habitual : "Estos artículos son gratis".
 De estos cinco casos que acaba de leer sólo uno es real como la vida misma y los otros cuatro son pura ficción.
PD. Dedicado a los compañeros del diario Público y a los empresarios que ofertaron un trabajo de periodista a cambio de un sueldo de 53,80 euros mensuales.

lunes, 2 de enero de 2012

Once negritos

Agatha Christie no lo mejoraría. Más bien, sus herederos barajarían actualmente la posibilidad de presentar una denuncia por plagio a la vista de que en RTVE andan repitiendo el argumento de la novela de suspense Diez negritos, esa donde los protagonistas van cayendo asesinados en un lento goteo. La Corporación cuenta en teoría con un consejo de administración formado por 12 miembros. Uno, el presidente Oliart, se dio de baja y se quitó de en medio allá por el verano. En otoño, el representante de CC OO –ya me dirán en base a qué deben estar ahí un representante de este sindicato y otro de UGT- puso pies en polvorosa tras el escándalo interruptus por el acceso informático a las escaletas de los informativos. A la espera de que el Congreso designe nuevo presidente y renueve el consejo de administración nos quedan estos diez negritos, varios de ellos provisionales porque ya venció su mandato meses atrás y no ha sido posible el recambio.
  
A pesar de la evidente interinidad, el consejo sigue adelante tomando decisiones de calado. Nada del estilo como el pago de los recibos del agua, luz y calefacción. Qué va. Los diez de marras ya son Once. Con el inicio de este 2012 TVE –también RNE y la web de la Corporación- se encarga de retransmitir el sorteo diario de la organización de ciegos. Los actuales jefes de la Corporación han dado el visto bueno para que el cupón se haga un hueco tras el Telediario-2, en el horario estelar de las 10 de la noche, ese que coloca ante la cadena pública a una audiencia millonaria de españoles. Aquí algo huele a chamusquina en el convenio de colaboración sellado entre RTVE y la Once, más aún teniendo en cuenta que la publicidad sigue vetada en TVE desde hace ahora justo dos años. ¿Por qué la Once y no otra empresa-organización del ramo dispone de este auténtico privilegio televisivo?
   Este sorteo ha sido emitido por prácticamente todas las cadenas privadas, por supuesto previo pase por caja, y ahora echa el ancla en la cadena líder, pública y sin publi a través de un extraño convenio. El detective de la novela de Agatha Christie seguro que se preguntaría Quid prodest? -¿a quién beneficia?-. Y echaría la vista atrás buscando pistas para resolver el caso. No muy atrás. En noviembre pasado La 1 entregó su prime time a una gala sobre el 70 aniversario de la Once. Raro, raro, raro.
   La 1 abre el año con una gala presentada por Ana Obregón y producida por José Luis Moreno, el mismo que se encargó en Telecinco de la de Isabel Pantoja realizada en el Palacio Euskalduna de Bilbao y donde la tonadillera gritó un estrambótico “¡arriba España!”. Y “¡arriba la Once!”, replican desde RTVE.