viernes, 20 de diciembre de 2013

Inocentada eléctrica

El anuncius interruptus de una subida del 11% del recibo de la luz por darle al interruptor de casa ha sido una inocentada con 9 días de adelanto. Aquí todo el mundo mira al de enfrente a la hora de buscar a un responsable de este desaguisado. Mientras se intenta dar con el paradero de este sujeto, las compañías eléctricas siguen a lo suyo: intentar escaquearse y poner cara de que esto no va con ellas.
   Ayer, coincidiendo con el anuncio del tarifazo, Endesa enviaba a sus clientes por correo electrónico su felicitación navideña. Parece hasta hecho adrede para reírse a costa de los que pagan el pato de la factura, ¿verdad? La felicitación de la eléctrica es la de la foto que acompaña a estas líneas. Lo de "Es hora de pedir un deseo para 2014" es ya de antología del humor negro. De momento, el deseo para los millones de clientes de Endesa y otras compañías del ramo se cumple hoy con la suspensión del tarifazo.
Y no. No busque en los medios de comunicación una entrevista o unas declaraciones de los presidentes o algún directivo de las principales compañías eléctricas del país. Estos no dan la cara nunca -menos aún cuando vienen mal dadas- y prefieren llenar los medios de comunicación con bucólicas campañas de publicidad para difundir su buenismo y buenrrolismo ecológico.

jueves, 19 de diciembre de 2013

Lo mejor del año llega ahora

Sí, la Navidad está a la vuelta de la esquina. Este domingo los niños de San Ildefonso inaugurarán las fiestas de Navidad cantando por la tele y la radio en directo El Gordo de la Lotería. Hacienda al margen con la nueva retención a los premios , miles de españoles se darán un homenaje inolvidable en sus vidas gracias al sorteo más esperado y querido.
   En mi familia la Gorda cayó este año con varios meses de adelanto: el 28 de abril pasado a eso de las seis de la tarde en el Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda. Por eso este año se estrena apareciendo en nuestra tradicional felicitación de Navidad y Año Nuevo, obra de Paty con la supervisión directa de Eduardo, donde un calvo que se parece al del añorado spot de Loterías dice: "Este año hemos sido tan güenos que nos han salido alitas". Y no de murciélagos.....Felicidades a todos, de corazón.

lunes, 16 de diciembre de 2013

Campofrío roba El Gordo a Loterías

Definitivamente, la Navidad en televisión es ya cosa de Campofrío. Ni El Almendro con su vuelve a casa vuelve ni el descacharrante spot de Loterías, que no da una a derechas desde que decidió enterrar al calvo como protagonista. Un fabricante de embutidos -en cuyo capital acaban de desembarcar los mexicanos- ha vuelto a dar en la diana y tocar nuestra fibra sensible, más sensible aún por estas fechas.
 Si en 2011 fue el spot de cómicos ante al tumba de Gila y en 2012 el del currículum con Fofito, en este 2013 toca el turno para Hazte extranjero de la mano de Chus Lampreave. El anuncio, rodado en el centro histórico de Alcalá de Henares, nos deja de nuevo a un Chiquito de la Calzada que se sale con bombín a lo british. También a un Quique San Francisco alemán para así tener la sensación de que a uno le deben dinero y no al revés.
"¿Harto de tu país de pandereta?¿Cansado de ser de aqui?..." interroga el off del spot que nos acompañará estas fiestas desde cualquier cadena de televisión. "Uno puede irse, pero no hacerse", subraya Chus Lampreave al final del spot como declaración de intenciones. Sin saberlo, Campofrío ha entrado en campaña para el referéndum de pandereta de Cataluña. Porque, ¿esta campaña se emitirá en TV3, verdad? Pulsa aquí y mira el spot 2013 de Campofrío.

domingo, 24 de noviembre de 2013

Televisión desmemoriada


No se enteró ni El Tato: el 21 de noviembre se conmemoró el Día Internacional de la Televisión, una fecha promulgada por eso llamado ONU. Que se sepa, ninguna cadena que puebla el mando de la TDT se dio por aludida. Ya se sabe –y si no se lo recuerdo- que las televisiones pasan pero que olímpicamente de ella misma como medio de comunicación, a no ser que sea para informar sobre sus estrenos o avances en audiencia. Siempre he contado que es más fácil para un telediario dar como noticia el festival de cine de Cazurrilla de la Frontera que contar algo del Festival de la TV de Cannes, el más emblemático e histórico para el sector.  Coincidiendo con el Día de la cosa moría Marta García, presentadora de El Tiempo en TVE. Me sorprendió que el telediario del mediodía informara del tema. Años atrás, éste que escribe, telefoneó al entonces director de los Servicios Informativos de TVE para contarle que acababa de morir en Madrid un tal Pepe Casas, entre otras muchas cosas, el profesional que puso en marcha los telediarios desde el Paseo de la Habana al poco de arrancar la cadena estatal. ¿Sabe cuánto tiempo dedicó TVE a informar del asunto? 0 segundos, aproximadamente.
   Salvados, en La Sexta, es uno de los espacios de moda. De excelente factura, su presentador es tan independiente como Florentino Pérez a la hora de elegir su candidato al Balón de oro entre Cristiano y Messi. ¿Sabe cuándo dan en Salvados un programa sobre el cachondeo manifiesto de la financiación de los sindicatos UGT y CCOO con comilonas y copazos de Feria incluidos a costa del contribuyente? Si se entera, avíseme, por favor. Que sepa, Évole ha dedicado al tema 0 segundos  y su entrevista cara a cara con Cándido Méndez ha sido para hablar de la reforma laboral del Gobierno del PP. El verso libre de La Sexta deja unos informativos que crecen en audiencia a medida que caen en objetividad y pluralidad. A imagen y semejanza de los manipulados por Urdaci –entonces también con una excelente audiencia-, los telediarios de La Sexta conforman la escaleta de la actualidad con una profesionalidad e independencia que –como Alfonso Armada en Zarzuela el 23F- no están ni se las esperan. Al menos, Buenafuente arregla el estropicio en el late con un programa donde el humor inteligente prima por encima del agit-prop del guión de los chicos de El intermedio.
 PD. No se pierda en La 2 Cachitos de hierro y cromo, una maravilla nostálgico-musical. Y tampoco El tiempo entre costuras en Antena 3, pese a los hachazos incomprensibles de publicidad que sufre y padece desde su segundo capítulo de emisión. Los espectadores que la siguen deberían presentar hoja de reclamación por los cortes publicitarios inmisericordes que recibe con saña y a traición.

martes, 12 de noviembre de 2013

Photoshop a Marc Márquez

Al enemigo, ni agua, sostienen algunos. Marc Márquez se acaba de proclamar campeón del mundo en Moto GP. El joven piloto forma parte del equipo Repsol Honda y su adversario a batir este año ha sido Jorge Lorenzo del equipo Yamaha, el fabricante de motos japones rival por antonomasia.
  Al día siguiente de proclamarse campeón, Repsol publicó páginas enteras de publicidad con su patrocinado en los principales periódicos del país. En estos anuncios se reflejaban fotos de Marc en diversas etapas de su vida, como una del salón de su casa con apenas cuatro añitos y subido con un casco a una moto acorde a su estatura. Pero esa foto tiene truco: si se fija, aparece con los colores de su equipo actual Repsol Honda......los de la campaña publicitaria no se han cortado un pelo y han metido el photoshop. ¿Y eso? El motivo lo tiene en la fotografía original: Marc Márquez subido a la misma moto de la marca Yamaha, su rival en el Campeonato del Mundo de Moto GP. Ya lo ve, el photoshop no es sólo cosa de la revista ¡Hola! y las top models o famosas añejas, también valen para un campeón de 20 años en una foto con su regalo familiar de niño.

viernes, 8 de noviembre de 2013

La leve recuperación económica reduce el consumo de televisión

Los brotes verdes de la economía española parece que han llegado para quedarse tras certificar el Banco de España al menos el fin de la recesión tras 5 durísimos años de crisis. ¿Está dando la televisión algún síntoma o señal de esos brotes verdes para poder constatar que caminamos rumbo a la salida de esta crisis? Sí, si nos atenemos a los datos que arrojan los audímetros sobre el tiempo que pasan diariamente los españoles ante el televisor viendo sus programas favoritos. Y también teniendo en cuenta que la tele es el ocio más barato por antonomasia y el refugio de aquellos hogares donde no se da una situación económica precisamente boyante.
    Los datos sobre el consumo de televisión en España constatan claramente cómo llevamos cinco meses consecutivos reduciendo el tiempo diario frente a la pantalla con respecto al mismo periodo de 2012. De junio a octubre de este año 2013 los espectadores han pasado 12,3 horas menos (-739 minutos) con el mando a distancia en la mano y pegados al sofá: junio (30 minutos menos), julio (-93), agosto (-217), septiembre (-120) y octubre (-279). El dato de este último mes es bastante significativo por la tendencia, aunque también octubre ha sido meteorológicamente un mes sin apenas temporales de lluvia o frío en España,  factor que tradicionalmente suele elevar en los hogares el consumo de televisión. Independientemente, estos cinco meses a la baja en el uso de la pequeña pantalla son un hecho inédito que no ocurría desde que empezó la crisis en 2008. Desde ese año el consumo de televisión se había disparado y raro era el mes en el que no se marcaba un récord histórico. Así, fue en febrero pasado cuando se llegó al máximo de consumo de televisión nunca alcanzado en España desde que hace tres décadas se empezó a medir este dato:  la barbaridad de 272 minutos de media por persona y día (4,5 horas). Estas cifras a la baja con huida del tiempo de los espectadores en los cinco meses precedentes  según aporta Kantar Media –la empresa que mide las audiencias en nuestro país-, dan la razón a las manifestaciones realizadas recientemente por uno de los gurús del medio en España, el consejero delegado de Mediaset –léase Telecinco y Cuatro-, Paolo Vasile: “Una televisión no puede ir bien en un país que va mal”. Y eso a pesar de un quinquenio de  crisis en el que las dos empresas privadas de televisión que cortan el bacalao audiovisual–Atresmedia/Antena 3 y Mediaset España-, no han caído en números rojos en sus cuentas de resultados anuales para gozo de sus accionistas.
   Este pasado mes de octubre el consumo medio diario de televisión en España fue de 242 minutos, con los aragoneses como los más teleadictos del país (259) y los andaluces en segundo lugar de este ranking (255). Llama la atención de que sea precisamente Aragón la que encabece esta clasificación, coincidiendo justo cuando su televisión autonómica lleva dos meses liderando también el ranking como cadena de la Forta con mayor cuota de pantalla. Se trata de un dato histórico dentro en el terreno de las audiencias de las autonómicas y más aún con una emisora relativamente joven y en unas emisoras golpeadas seriamente por la fragmentación adosada a la implantación de la TDT años atrás.
    Hasta ahora 2012 fue el año donde se logró el mayor consumo histórico anual con 246 minutos por persona y día, hasta 35 minutos más que justo una década antes. En el acumulado enero-octubre de 2013 vamos por 241 minutos de media –sólo uno por debajo que en 2012- pero la tendencia de cinco meses consecutivos con caídas hacen barruntar que no habrá nuevo dato histórico. Y eso –menos para los anunciantes y los dueños de la cadenas- supone una buena noticia se mire como se mire. Aunque se mire menos la televisión.



Consumo de televisión España junio-octubre 2013*

Junio: 238 minutos (-1)
Julio: 210 minutos (-3)
Agosto: 193 minutos (-7)
Septiembre: 230 minutos (-4)
Octubre: 242 minutos (-9)


*Media minutos día/persona y variación mismo mes 2012


Consumo de TV España desde el inicio de la crisis*

2008:  227 minutos
2009: 226 minutos
2010: 234 minutos
2011: 239 minutos
2012:  246 minutos
2013: 241 minutos**


*Media minutos día/persona. **De enero a octubre

jueves, 24 de octubre de 2013

El misterioso caso del banco que no quería dinero

Planchas, tostadoras, cacerolas, baterías de cocina, ollas a presión, enciclopedias, colecciones de DVD de música y cine...y, últimamente tablets último modelo. Desde hace años los escaparates de los bancos y cajas de ahorro dejaron atrás su imagen de seriedad para convertirse en luz y colorido, con ofertas de todo tipo a cambio de que el cliente traspase las puertas de la oficina, abra una cuenta corriente o -si pica- comprar un producto de alto riesgo con una letra pequeña que hacen atractivas, amenas y comprensibles la ley hipotecaria y la ley sobre propiedad horizontal. El caso es atrapar los ahorros del personal y que los depósitos crezcan sin parar, presentando estas entidades balances aún mejores que los del ejercicio del año precedente.
  Aunque no siempre. La semana pasada abrí la modesta hucha de mi familia tras casi dos largos años hasta dejarla repleta de monedas. Resultado: 140 euros. Una vez agrupadas las monedas en sus paquetes oficiales correspondientes me acerqué a mi sucursal bancaria para hace el ingreso pertinente. No pudo ser. La empleada me sorprendió explicándome que allí no se podían ingresar monedas. ¿Cómorrrrrr...?  Pues sí. A pesar de ser cliente, tener cuenta corriente y llevar dinero en metálico en euros de curso legal en mi banco no dejan ingresar monedas. "Billetes, sí, por supuesto", me precisó la trabajadora puesta en pie tras su mesa. "¿Me puede decir en base a qué normativa no lo permiten?", inquirí tanto a ella como a la operadora del servicio de atención al cliente de mi banco. Todavía -ya ha pasado casi una semana- estoy esperando que me faciliten una respuesta.
   ¿Cuál es mi banco? Ese que tiene unas campañas publictarias tan bonitas, tan resultonas, donde impera el buenismo. Y todo de color naranja radiante, aunque mi cara enrojeciera ante lo que considero un sinsentido: el misterioso caso del banco que no quiere que sus clientes le ingresen el dinero de sus ahorros.

domingo, 13 de octubre de 2013

Guardia civil zombie por Halloween

No tengo nada en contra de Halloween, una fiesta que conocí y celebré a finales de los años 70 con los niños americanos de la Base de Rota que tenía por vecinos. Nunca me gustó mucho que la adoptaramos como algo nuestro pero, en algunas cosas, los pequeños de la casa tiran más que cuatro carretas. Y es el caso.
   Lo que me va menos es lo que acabo de ver en uno de los medios impresos más vistos y leidos del país: el folleto de las ofertas de los hipermercados Carrefour. En el que estará en vigor desde mañana hay profusión de artículos dirigidos a niños y menos niños relacionados con la fiesta de Halloween. Obviamente, cuarto y mitad de ofertas en disfraces para dar el cante en la noche de las brujas. Lo curioso -y que no comparto o no me gusta, sin entrar en disquisiciones de ningún tipo- es que se incluyan como disfraz a un módico precio el de Guardia civil zombie. Tal cual y en las misma páginas de los dirigidos a los niños: con el tricornio ladeado, ensangrentado y con el uniforme hecho jirones Y es que la fotografía recuerda tiempos ya, afortunadamente pasados, en los que la Guardia civil era portada de periódicos por otros motivos. No, no me gusta, aunque pueda pecar de más papista que el Papa.
PD. El disfraz de marras también está disponible en multitud de webs de juguetes y, ya puestos, en El Corte Inglés. En mundoglobo.com lo anuncian explicando que se trata de un disfraz "que gustará a todo el mundo y con el que te lo pasarás genial". Pues lo de todo el mundo va a ser publicidad engañosa.

sábado, 28 de septiembre de 2013

Código papal y sevillano para Dan Brown

Allá por el 2000 la Semana Santa de Sevilla tuvo una madrugá extraña con estampidas e incidentes raros en las calles. En aquel año el Papa no era otro que Juan Pablo II. Ahora, 13 años después, nos enteramos esta semana a través de las páginas del diario ABC en su edición sevillana que el ayuntamiento de la capital andaluza ha sido eximido del atropello del pontífice en las calles de la ciudad, un suceso revelador e inquietante ocultado hasta la fecha.
  Dan Brown, autor de El código da Vinci y Ángeles y demonios, seguro que ha dado un brinco en su casa al ojear en el desayuno esta noticia del ABC, y ya se ha puesto sobre la pista para preparar un  nuevo best seller. Iker Jiménez, de Cuarto milenio, ha ordenado a su redacción que trabaje en esta información exclusiva. Ambos, tarde o temprano, convendrán en que un redactor del diario tiró de guasa o desconocimiento al parir un titular digno de la antología de cachondeo periodístico.

martes, 3 de septiembre de 2013

La prensa mata al mensajero

La crisis del periodismo, agravada desde hace unos años por la caída de la publicidad y la revolución de internet, tiene a demasiadas empresas del sector desempeñando el papel de gestoras de funerarias y pompas fúnebres de sí mismas. No hay nadie como buena parte de los dueños de los medios de comunicación españoles a la hora de apuntarse al pie antes de disparar creyendo que así solucionarán sus problemas.
   El penúltimo ejemplo lo encontramos en Alcalá de Henares, gran ciudad madrileña cuna de Cervantes y de un grupo denominado pomposamente Prensa Universal, editora entre otras de El diario de Alcalá. Su edición en papel ha laminado en un año a buena parte de la plantilla y, hace unos días, dio boleto al único fotógrafo de la plantilla. ¿Cómo obtiene ahora este periódico, dirigido por un periodista experto habitual de tertulias radiofónicas, las fotografías para acompañar las informaciones? Muy sencillo: insertando este anuncio verídico:

"Si eres aficionado a la fotografía, ésta es tu oportunidad de publicar en el Diario y de ganar por ello. Envíanos tus imágenes más periodísticas y, si son publicadas, cobrarás por ello. (...) Pero el fotoperiodismo sí será remunerado en adelante. Todo aquello que ilustre una información nuestra será considerado en adelante un trabajo y, en consecuencia, será cobrado con unas tarifas que irán desde los 15 euros por imagen hasta los 40 euros en función de su importancia y ubicación en el periódico. Desde ya, puedes enviar todo aquello que consideres informativo a redaccion@diariodealcala.es . Nuestros redactores las verán y, si son utilizadas, serás advertido y recompensado económica y profesionalmente al ver tu firma publicada".


El periodismo español sabe reinventarse sólo para empeorar su calidad. A este paso van a tener razón los expertos que han diseñado el mapa que va aquí arriba y donde se pronostica en qué año desaparecerán los periódicos impresos en cada país. En España nos tocaría para 2024. En El diario de Alcalá han puesto su granito de arena para adelantar esa fecha.

lunes, 19 de agosto de 2013

La pedanía de Gibraltar

Uno, que nació en la bahía de Cádiz, es de los que creen que todo lo que va de Tarifa para abajo pertenece a una tierra que es de la provincia pero que tiene algo que la hace distinta. Un nosequé que puede que sea el Levante en estado puro, que por allí el ladrillo no haya estropeado tanto la costa o algún remanente de aquel movimiento político y social que pretendió -allá  a mediados del siglo XX e incluso más adelante- convertir al campo de Gibraltar en la novena provincia andaluza, con Algeciras de capital. Aquello no fructificó, como tampoco los deseos en la misma dirección de Jerez de la Frontera y su caterva de pedanías. Caballos, Domecq e independentistas no casaban mucho, la verdad.
  Para los gaditanos de la Bahía el campo de Gibraltar también se hace raro porque, extraña y misteriosamente, no se puede acceder a él ni por tren ni por barco. O coche o nada. Por ejemplo, Sevilla cae más cerca para los gaditanos por carretera que ir hasta Algeciras y su comarca. Además, entre Cádiz y Sevilla hay autopista -de peaje desde 1969 y por los siglos de los siglos- y una carretera nacional donde la autovía no está ni se la espera. Sin embargo, entre la capital de la provincia y Algeciras la N-340 se encuentra desde hace unos pocos años -y por los siglos de los siglos- semidesdoblada pero inconclusa.
 Si no ha ido nunca al Peñón de Gibraltar, se lo recomiendo. Aquello -mal que les pese a los llanitos- es Cádiz con la bandera de la Gran Bretaña ondeando y con un alcalde que se cree ministro plenipotenciario. Un lugar donde existe un aeropuerto con un cruce regulado por semáforos para coches, animales sueltos, tabaco de contrabando, sopla tela el Levante, existe una tele local cutre y donde el mando de la tele pilla Canal Sur sólo puede ser una ciudad de Cádiz, le pese a David Cameron, Fabian Picardo o al difunto sir Joshua Hassán, un clon de Manuel Irigoyen, santo y seña del histórico Cádiz CF de Mágico González.

   En 1986 -mi primera visita a la Roca recién sacado el carné de conducir- entré con el Seat Ritmo de mi padre y lo coloqué al lado de un bobby para preguntarle al típico souvenir andante británico -en mi inglés de la Universidad de Kanfort- cuál era el camino correcto para dirigirme al teleférico que sube al Peñón: "Amo a vé -traducción caletera de  un "vamos a ver"-, tira to tieso y pa la deresha, y allí mismamente lo tiene". La escena no la mejoran ni Los morancos. Más tarde, cuando descansaba en un bar junto a la Main street, el dueño del local saludó a un asiduo de la barra que entraba en ese momento con un "A la pá de Dió, Mr. James".
  La actual crisis creada por el alcalde de Gibraltar Fabián Picardo -apellido que yo mismamente heredo de mi madre, oriunda de San Fernando- supone para España un hasta aquí hemos llegado. Una crisis distinta a todas las demás porque llevamos a cuestas con ella más de dos semanas y, de momento, Marruecos no ha aprovechado para reclamar Ceuta y Melilla. Quizá no toca, tras el papelón del rey alauita con el pederasta indultado por accidente. Porque para cachondeito, el de los gaditanos que reclaman la devolución del Peñón y su adscripción como pedanía del Ayuntamiento de Algeciras. Y, de remate, y para no provocar desde el principio, firmar en el acuerdo de devolución una disposición según la cual la bandera española no será izada en la Roca hasta pasados, pongamos que 5 años, de la entrada en vigor del texto sellado por Madrid y Londres en una nueva Conferencia de Algeciras, que la historia hay veces que no es obligatorio que se repita como farsa. Para más cachondeito, esta obligación  se supliría con una cuestación popular para instalar una valla publicitaria Osborne donde ya se imagina.

lunes, 5 de agosto de 2013

Vender con legañas

Ni la panadería del pueblo abre tan temprano. Algunas tiendas de Leroy Merlin en la Comunidad de Madrid están abriendo este verano sus puertas a las 7.30 de la mañana para vender tornillos, arandelas y lo que haga falta de su enorme stock centrado en el bricolage, ese arte para los manitas y ese suplicio para los torpes que -es el caso del abajo firmante- no saben hacer la o minúscula ni la mayúscula con un canuto.
  El cartel de la puerta de la tienda da fe de que, no solamente suben el cierre de la puerta a las 7.30 horas, sino que no lo bajan hasta las 10 de la noche. Que no sea por dar facilidades al cliente en esta crisis económica y del consumo, oiga.
   El de la foto es el Leroy Merlin de Majadahonda -el mismo que como un ave Fénix renació de sus cenizas en un abrir y cerrar de ojos-. Y no se crean que abren a la hora de la legaña porque no hay un Leroy Merlin en 500 kilómetros a la redonda. Qué va. La misma empresa tiene otro igual o más grande aún a apenas 5 minutos en coche, a unos escuálidos 10 kilómetros de distancia.
  En julio, y por una mudanza -ese acto que pone a prueba y mejor que nadie el amor de cualquier pareja-, fui cliente ocasional de Leroy Merlin. Pregunté, a la vista del horario, si existían clientes a esa hora de la mañana. Una cajera me respondió: "Ni el tato ni los gatos", aunque quizá no fuera sincera tras confesarme que ella misma era del turno de mañana y que se despertaba a eso de las 5.30 para ir a currar a la tienda.
  Quizá tanto madrugón afecta a la amabilidad del personal de atención a cliente del Leroy de Majadahonda: al devolver una birria de estantería auxiliar de baño de apenas 30 euros de precio auscultaron cada pieza, el embalaje, el ticket y hasta llamaron a un encargado para que lo supervisara in situ. Ya sabe, a quien madruga, las mala leche ayuda. Al menos, hasta el primer café de la mañana en la oficina.

sábado, 3 de agosto de 2013

Desgracias y desgraciados. Capítulo II

En Desgracias y desgraciados, Breikin Nius contaba hace unos días el caso denunciado por Ángel: su madre murió en la tragedia ferroviaria de Santiago, reservó a través de Rumbo por 471 euros dos billetes para volar con Ryanair a la capital gallega de Madrid y, en un visto y no visto, la tarifa duplicó su precio. Ya ve, la oferta y la demanda aprovechándose miserablemente de una tragedia. Angel decidió pasar de pasar por el aro y mandar a Ryanair a tomar viento fresco, además de denunciar este lamentable episodio.
   Ryanair niega haber duplicado el precio y Rumbo tres cuartas partes de lo mismo. Lo han hecho en sendos comunicados enviados a la prensa. Léalo y saque su propia opinión:

-Comunicado Rumbo (Disponible en su web oficial)
-Comunicado Ryanair (No disponible en su web oficial)

Eso sí, antes de sacar su propia opinión, le recomendamos que conozca o recuerde las declaraciones efectuadas por el presidente de Ryanair en 2008 sobre la rentabilidad de los vuelos parar asistir a un funeral. Las tiene pulsando aquí.
PD. El de la foto que acompaña este texto es Michael O'Leary, presidente de Ryananir.

lunes, 29 de julio de 2013

Desgracias y desgraciados

Ryanair me convirtió en fan perpetuo de Santo Tomás: una y no más. Nunca me sentí más como una mercancía sospechosa a bordo de un avión como en mi trayecto Madrid-Jerez-Madrid en el año 2009. Si no se ha fijado, a la hora de acceder a uno de los aviones de esta supuesta compañía low-cost  con el equipaje de mano, sus empleados miran a la mochila con los mismos ojos de deseo con los que una alimaña contempla a su futura e inminente víctima.
   Nunca he sido por tanto, y vaya por delante, un asiduo de Ryanair ni un cliente satisfecho ni de ella ni de sus prácticas comerciales o empresariales. Prefiero pagar unos euros de más y volar con Vueling, Alitalia o llegado el caso con La Urraca Airlines que aparecía en los tebeos de Mortadelo y Filemón.
   ¿Quiere un argumento más para no subir jamás a uno de los aviones de Ryanair? Lo tiene hoy en la página 6 del diario El Mundo -ver foto adjunta- bajo el título Ángel y el vuelo que duplicó su precio. Cuenta la historia de Ángel, huérfano de padre y cuya madre murió en el accidente del tren Alvia de Santiago. Nada más enterarse de la desgracia sacó por internet una reserva de dos billetes con Ryanair -para él y su mujer- y así viajar a la mañana siguiente a primera hora a Santiago. Muy low-cost no era la tarifa: 471 euros del ala.
  Confirmada la compra y el localizador por Ryanair tardaba en enviarle el email confirmando la reserva.....hasta que se destapó la jugarreta del motivo del retraso: la aerolínea acababa de cambiar al alza el precio de unos billetes que ahora costaban casi el doble al alcanzar los 800 euros. Sí, unos desgraciados. De low-cost pero desgraciados al fin y al cabo.
PD. Ángel los mandó a volar con sus miserias a otra parte, anuló la reserva y condujo los 600 kilómetros en su coche hasta Santiago para reunirse con su madre fallecida.
PD2. Ryanair ha emitido hoy un comunicado negándolo todo y, como si la cosa no fuera con ella, echando las culpas al buscador de viajes Rumbo. Hace apenas tres meses Rumbo, por cierto, dio un varapalo en los tribunales a Ryanair precisamente a cuenta de la venta de billetes en el buscador.

jueves, 11 de julio de 2013

Neumáticas y recauchutadas

Ahí las tienen. En el acceso de un polígono del sur de Madrid, en Alcorcón, a los pies de la carretera M-50. El día que las descubrí no di crédito a la publicidad. Me dije: no puede ser lo que he visto, no. Pero he vuelto un mes más tarde y siguen en el mismo sitio publicitando una tienda de Móstoles dedicada al mundo del motor -chapa y pintura- y el neumático.
  Sonia Monroy y Yola Berrocal - supuestas famosas televisivas en horas muy bajas- saben y son expertas en el caucho; eso salta a la vista. Quizá de ahí haya surgido la genial idea del dueño del negocio, muy experto en lo suyo pero que ni sabe ni le importa qué es eso de la publicidad sexista o lo políticamente incorrecto. Él lo que quiere es vender ruedas para todo tipo de vehículos. Y claro, seguro que el empujón a sus planes y la visión de Sonia y Yola la tuvo el día que desde el sofá contempló el spot de Tiendas Aurgi, su leal competencia, con una rubia neumática y presunta cantante.
  Ya lo ve: en el mundo de los talleres de coches casi han desaparecido los calendarios con tías desnudas pero el mal gusto y la España cañí gozan de excelente y envidiable salud.

martes, 25 de junio de 2013

Prensa, de las exclusivas a las promociones exclusivas


Qué le voy a decir sobre la crisis del Periodismo y la prensa escrita que no sepa. De momento nadie se ha planteado dictaminar como especie en vías de extinción a quienes se acercan al kiosko a comprar un periódico en papel de toda la vida. Pero no lo descarte del todo. Siempre me impresionó cuando, hace apenas unos años, fui de visita a la Universidad Rey Juan Carlos y comprobé cómo los alumnos de Periodismo -y el resto- tenían las cabeceras de los principales periódicos gratis en los acceso de unos de sus edificios. De la impresión al chasco: era por la tarde y los paquetes de periódicos parecían recién abiertos. Mi acompañante, profesor de Periodismo, se lamentaba:"Ahí están gratis pero casi nadie se acerca para cogerlos. No les interesan". Y hablo del año 2006, cuando las tablets y los smartphones para acceder a los kioskos de prensa digital aún andaban en pañales o en el paritorio.


    La prensa sigue en crisis, la peor de su historia, con un marketing de ventas anclado aún en el siglo XX. Con El Mundo barruntando la hipótesis de cobrar por acceder a su web a la vuelta del verano, la prensa escrita española está sacando de la miseria y relanzando las ventas, visto lo visto, a los fabricantes de relojes y gafas. Llevamos dos años con promociones de ambos productos, sin cartillas ni cupones mediante, en prácticamente casi todas las cabeceras. Hubo un tiempo en el que el diario El Mundo se chuleaba de no sacar promociones que no tuvieran su vertiente cultural; aquello duró bien poco. El Mundo, ABC y El País, los tres referentes de la prensa patria, coinciden esta primavera verano en ofrecer a los lectores promociones de relojes, con precios entre los 7 y los 10 euros. El País -quién te ha visto y quién te ve- también lleva un año con sartenes, cuberterías, exprimidores, batidoras y sandwicheras a cuestas. Pero quien es experto en la materia en esto de las promociones más curiosas es, sin duda alguna, La Razón, rotativo que años ha llegó a regalar croasanes al adquirir un ejemplar. Ahora tiene en marcha una cartilla para obtener un masajeador de pies. A este paso, pronto llegarán los juguetes sexuales en cupones y cartillas. Ya verá. Y disfrutará.
   PD. Según cuentan, las mejores promociones son las que han ofertado ABC y El País de carros de la compra de Carrefour e Hipercor durante este último año.

lunes, 24 de junio de 2013

Marxismo al poder

Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros”, dijo para la historia el genial Groucho Marx en una sentencia que sigue vigente. Si no, que pregunten en los despachos con moqueta de muchas televisiones. Por ejemplo, en Mediaset/Telecinco, la cadena vencedora sin discusión de la temporada televisiva 12/13 que baja la persiana este próximo domingo. Una temporada más de transición a la espera de que el fin de la crisis, nuevos talentos o lo que sea den la vuelta como un calcetín a una industria televisiva española que no pasa precisamente por su edad de oro. Pero volvamos a lo de Groucho y el operador privado. En el verano de 2007, su jefe máximo –que sigue siendo el mismo
por lo siglos de los siglos- Paolo Vasile, contaba en la prensa que su cadena “ha sido expulsada de las retransmisiones deportivas” y que “en cualquier caso, en Telecinco es fácil vivir sin deporte, porque en realidad nunca lo hemos tenido”.
   Pues bien, tome nota de los principales derechos deportivos acaparados con talonario de por medio por Mediaset desde que Vasile presentó sus principios anti-deporte: Mundial de Fútbol 2010 y 2014, Eurocopa 2012, Mundial de Motos 2013, dos últimas Copas Confederaciones, Roland Garros 2013, Eurobasket 2013 y 2015, Mundial de Basket 2014, Europeo sub21 de Fútbol 2013, surtido de partidos de la copa del Rey de fútbol, los de la selección, Liga Europa… a este paso sólo queda fuera de la parrilla deportiva el Trofeo Carranza o, ya puestos, pujar por los derechos televisivos de la Vuelta ciclista a Gibraltar. Las hemerotecas demuestran que el pensamiento marxista –el de los hermanos, ojo - sigue vivo. En televisión, recuerde que uno puede despedir a un presentador estrella con shares destemplados y luego ficharlo para santificarlo. Ahí tiene a la Campos. 
   Vaya por delante que creo necesaria la existencia de un Consejo Audiovisual. Pero uno estatal al margen de las cuotas políticas, no uno en cada esquina y que baila la partitura del gobierno de turno. La crisis sólo deja en pie de momento a los de Cataluña y Andalucía, quizá porque son –no lo ponga en duda- las dos autonomías con las cuentas públicas más saneadas y que arrojan superávit. El andaluz ha celebrado unas jornadas cuyo titular de elaboración propia es bastante elocuente: “Las autoridades reguladoras del Mediterráneo ultiman en Sevilla los indicadores para evaluar avances en igualdad e identificar estereotipos sexistas en los contenidos y publicidad de radio y televisión”. Y van y traen para abordar el asunto de rabiosa actualidad a representantes de consejos audiovisuales de países a la vanguardia en la defensa de la igualdad y los derechos de la mujer, como Marruecos, Mauritania y Albania. Por supuesto, también representantes andaluces y catalanes. Sólo faltaban los hermanos Marx para dar seriedad a la cita.

lunes, 17 de junio de 2013

Los segundos llegan primero


Alaska, esa cantante que sigue viviendo a costa del vinilo Ni tu ni nadie que sacó hace 30 años, se ha convertido en el nuevo personaje de moda fabricado por la televisión. Por aquello de que la crisis agrava todo lo malo, la sobredosis de Alaska trae adosada a su pareja, Mario Vaquerizo. El programa que enfoca la banalidad semiadolescente de sus vidas en el canal MTV tiene éxito, qué le vamos a hacer. Lo peor es que les ha catapultado como estrellas invitadas de otros espacios de televisión, protagonizan campañas de publicidad, actos promocionales y aparecen hasta en la sopa al abrir cualquier revista. Alaska y Mario –o la inefable Carmen Lomana- han convertido en imprescindible a Belén Esteban, porque uno prefiere el original a la copia y defiende aquello de lo malo conocido. A pesar de la crisis, las televisiones siguen soltando gustosos talones al portador a personajes banales de medio pelo que surten el pan y circo de buena parte de las parrillas de los operadores privados. Al menos, el dinero no sale de lo que queda de contribuyentes.
   Vaya por delante que, con matices, aquí tiene a un defensor de la televisión pública. Eso sí, tras la invención de la rueda o la imprenta nunca podré situarla –por mucho que me pueda enamorar-, entre los más destacados avances de la historia de la Humanidad o como el sostén de la esencia de la democracia moderna. Tras el cerrojazo de la cadena estatal ERT de Grecia los hay que se han pasado de frenada. “Un pueblo difícilmente puede alcanzar su plenitud democrática –explica un profesor universitario catalán que se supone experto audiovisual- sin contar con una televisión pública”, mientras que una trabajadora de TVE proclama que “los griegos se han quedado huérfanos de ese derecho fundamental: tener una radiotelevisión pública”. Sepa que en EEUU, cuna de la democracia, cuentan con una tele pública residual y allí los operadores privados fabrican la mejor televisión del mundo, con unas series que desbancan desde hace años al cine como auténtico séptimo arte del siglo XXI.
   Con la TV3 anunciando un ERE para despedir al 12% del personal, en la TVE-1 que negocia su convenio colectivo se sigue impaciente la llegada de un ERP –Expediente de Regulación de Programas- que se aplique a su desastrosa franja de tarde, esa que penaliza una barbaridad a la audiencia del Telediario-2. Porque no es de recibo comprobar, con los datos de los audímetros en la mano, cómo los documentales de animales de La 2 superan en cuota de pantalla y miles de espectadores al magazine ochentero de Ana García Lozano -por fin retirado de la parrilla desde hoy-, el concurso fallido de Letris o un Corazón que no carbura. La 2 vespertina es La 1ª en audiencia. El segundo gana en la televisión pública de referencia. Curioso.

lunes, 10 de junio de 2013

Orquestas desafinadas

No hay nada tan injusto como que te den un premio periodístico que no te mereces y que, de paso, suponga una burla a la inteligencia y un desprecio para quien sí ha hecho méritos de sobra para lograrlo. Pasa en todos lados. Ahí tienen a Hugo Chávez, el fallecido caudillo de Venezuela, presentador de Aló, presidente y que durante años se encargó de cerrar televisiones porque no le bailaban el agua o impedir el trabajo de la prensa libre. El líder revolucionario de paripé acaba de ser distinguido con el premio nacional de periodismo de Venezuela “por el impulso que dio –según el jurado- a los medios públicos y populares del país durante su gestión de gobierno”. Y tan panchos. Pero para nota que en Australia hayan distinguido como mejor pinchadiscos de radio a Michael Christian. ¿Qué este quién es? Pues el locutor que gastó meses atrás una broma a una enfermera británica, haciéndose pasar por el príncipe Carlos, para que le informaran del embarazo de la duquesa de Cambridge. Un par de días más tarde, revelada ya la guasa por medio mundo, la sanitaria Jacintha Saldahna no aguantó la presión y se suicidó. Al menos, en Australia el ministro de las telecomunicaciones, Stephen Conroy, ha salido a la palestra para comentar que el galardón para el locutor de marras “es de mal gusto”.
   Aquí, el ministro de Industria, Energía y Turismo –encargado de lo audiovisual, por raro que parezca-, ha aprovechado su paso por una privada –el plató de Ana Rosa- para lanzar una puya a las autonómicas: “Más importante es –ha contado José Manuel Soria- garantizar la nutrición de los niños que seguir teniendo una televisión autonómica”. Curiosas declaraciones teniendo en cuenta los miles de miles de millones de euros que viene costando al contribuyente desde el lejano 1956 la existencia de TVE. En el eterno debate sobre el futuro de las televisiones públicas no hace falta tirar de demagogia y sí de verdaderos planes de futuro que arreglen los desaguisados cometidos por unos y otros, no durante los últimos años sino durante las últimas décadas. No vale que el barco tenga una vía de agua y, en vez de trabajar codo con codo para taparla, los responsables directos –dirección y representantes de los trabajadores- suban a la cubierta y discutan acalorada, mediática y exclusivamente sobre las nóminas, dietas y complementos salariales mientras piden un informe sobre el seguro de accidentes de la nave para ver qué cubre. Las malas orquestas, para el Titanic.
   Despedida y cierre hoy para el papel jugado por las principales cadenas de televisión turcas días atrás durante las revueltas. Con el país incendiado de protestas, las teles pasaron olímpicamente del asunto para emitir documentales de pingüinos y programas sobre talleres de manualidades. Ni Goebbels en un día pletórico lo mejora.

lunes, 3 de junio de 2013

Sobredosis de pesadillas

   Cataluña, con sus cuentas públicas a lo Chipre, dedica este año 225 millones de euros del ala a su radiotelevisión pública. Con unos ingresos por publicidad que con sudor llegan a los 60 millones, eso sí que es un déficit asimétrico en toda regla. Para el presidente de la Generalitat, Artur Mas, el juguete audiovisual no se toca porque es “un instrumento de país”. Canal Sur mira de reojo a sus compañeros catalanes tras las sacudidas sísmico-laborales registradas en Canal Nou, Telemadrid o la tele asturiana. Menos mal que para defender los derechos de sus trabajadores, la RTVA cuenta con unos sindicatos bregados en mil batallas, con unos liberados sindicales nombrados en algún caso lacerante casi casi desde el primer día que cruzaron la puerta para firmar el contrato. Y ha pasado cerca de un cuarto de siglo desde aquello. Ahí siguen, ahora peleando un convenio colectivo con un acuerdo que –si llega– será toda una pesadilla. El ex defensor del Pueblo Chamizo, a su lado y sus 17 años en el sillón, ha sido un becario en prácticas con contrato precario. 

Para pesadilla de las buenas, la del chef Alberto Chicote en La Sexta. El menú televisivo que sirve, y que esta semana ha batido su récord de audiencia gracias a un restaurante nada aconsejable del centro de Madrid, es un ejemplo a imitar de un programa bien hecho y de un espectáculo en toda regla. Pesadilla en la cocina no da gato por liebre al comensal, con un guión que avanza como una novela: presentación, nudo y desenlace. El show de los jueves noche es de lo mejorcito que ofrece la televisión de saldo que ha anclado la crisis en las parrillas de las grandes cadenas. Y tiene pinta de que en su producción los gastos son de andar por casa gracias al tirón ante las cámaras de Chicote. No sé cómo Telecinco no se plantea para el próximo Gran hermano ficharlo y meterlo en la casa para que cocine a los concursantes menos lúcidos de la televisión mundial.   Despedida y cierre con el mejor programa de humor de TVE: su Consejo de Informativos, un colectivo garante del buen periodismo, la independencia y la pluralidad… aunque sus críticas siempre soplen sistemáticamente en la misma dirección. No se pierdan en su página web la colección de fotografías con la dan la bienvenida para solaz de los internautas: Pepa Bueno –ahora en la SER–, David Cantero –en Telecinco–, mucho Fran Llorente –exjefe de los informativos de TVE- y, por supuesto, Ana Pastor –con nuevo programa desde anoche en La Sexta–. El buen periodismo, y más entre quienes creen haberlo inventado, también debería ir pegado a la actualidad porque, ya lo sabe, no hay nada más antiguo en esta vida como el periódico de ayer.

lunes, 27 de mayo de 2013

Víctimas colaterales

La entrevista de Aznar en Antena 3 fue toda una sorpresa, no sólo por lo que dijo y que provocó un tsunami informativo: ayudó para que la cadena de Planeta liderara el día en las audiencias gracias al 14% de share que logró y a los 2.2 millones de espectadores que siguieron las declaraciones del ex presidente del Gobierno. Una cifra más que destacada teniendo en cuenta la apuesta arriesgada de Antena 3 por dedicarle el prime time a un tipo de espacio que no suele romper los audímetros. Si hubiera que ponerle un pero a la entrevista éste sería –sin duda- que no fuese emitida por La 1 de TVE, el hábitat lógico y habitual para dar la palabra a un político presuntamente retirado que dirigió España –y su televisión pública- durante dos legislaturas. Aznar, sabiéndolo o no, convirtió esa noche a TVE en una víctima colateral y damnificada porque, guste o no y pese a unas audiencias que no acompañan desde hace meses, ésta sigue siendo la televisión de referencia para el país informativamente  hablando.

La publicidad en televisión es otra víctima colateral, en este caso de la crisis económica, y aunque le cueste mucho creerlo por la saturación que se traga desde el sofá de casa. De media, según un estudio de la empresa Zenith, los españoles vimos 73 spots al día durante el primer trimestre de este año. El conjunto de las cadenas, y de enero a marzo, sirvieron casi 2 millones de anuncios despachados en menús diarios de 6.641 minutos de spots. ¿Una burrada pese a que supone una hora menos de publi al día que en el mismo periodo de 2012? Pues según. En 1991, con apenas varias cadenas en el mando, se daban 278 minutos de anuncios al día, cifra que escaló hasta los 7.291 minutos que se llegaron a contabilizar en 2011. Con esta ensalada de números suena casi casi a sarcasmo que surjan voces reclamando la vuelta de la publicidad a TVE para ayudar a nivelar sus cuentas. Como diría el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sobre las explosivas declaraciones de Aznar en Antena 3, aquí también vale lo de “las añoranzas, para otro día”. Por supuesto, las privadas de Uteca-Quejateca ponen una vez más la venda antes de la herida –algo en lo que son expertos mundiales- y han cocinado como Juan Palomo un estudio que viene a pronosticar el fin del mundo y un cataclismo si la publicidad regresa a TVE. 
   En todo caso, para víctimas colaterales, los sufridos espectadores que padecen unos cortes publicitarios sin ton ni son que practican con nocturnidad y alevosía los responsables de cadenas privadas durante la emisión de películas. Aquí los expertos universales anidan en La Sexta 3, unos maestros a la hora de pegar unos hachazos con bloques publicitarios incomprensibles.

lunes, 20 de mayo de 2013

Rectificar es de torpes


Lograr una gran exclusiva no es la tarea más ardua o complicada para una empresa informativa y para los periodistas que trabajan en ellas. Tampoco publicar una entrevista con el personaje del momento o conseguir unos documentos comprometidos para tal o cual partido o cargo político. No se equivoque. El trabajo más duro para un medio de comunicación pasa por recoger una fe de errores, aunque ésta se despache a pie de página par, junto a esquelas y anuncios por palabras, con un tamaño pulga de letra y en un espacio mínimo. Porque esa es otra, ya que prácticamente sólo la prensa escrita da testimonio de sus meteduras de pata. Para las cadenas de radio, televisión y portales de internet ancha es Castilla para sus informaciones y minúsculas como una pedanía perdida sus posibles rectificaciones.    En la otrora sacrosanta y aún británica BBC acaban de pedir perdón por un reportaje sobre el desvío de donativos de una organización benéfica para militares heridos. Mucha BBC pero han despachado el asunto con un simple comunicado, casi 10 meses después de la emisión del trabajo de marras y contando que aquella información recogía tergiversaciones de forma “desleal y engañosa”. No 10 meses, sino 10 años, se cumplirán en este 2013 de la más célebre rectificación emitida por una televisión en España. ¿Lo recuerda? Fue Alfredo Urdaci, en el Telediario, cumpliendo una sentencia de la Audiencia Nacional sobre el tratamiento que TVE ofreció a su audiencia sobre una huelga general. La rectificación se dio a la velocidad del rayo, tras los títulos de crédito del informativo y con aquello de “ce ce o o” para evitar pronunciar el nombre de Comisiones Obreras. El error se suplió con uno aún mayor que ha perdurado en la historia española contemporánea. Un desastre en toda regla y que corrobora que rectificar también es de torpes. Este mes de mayo las redes sociales –esa especie de Inquisición invisible a la hora de dictar qué es lo políticamente correcto- han clamado contra dos piezas del telediario: una sobre la forma de vestir de los adolescentes y otra sobre el negocio de la venta de velas gracias a los parados que rezan buscando la intercesión divina. El único error, posiblemente, haya sido calzar en la escaleta de contenidos dos temas muy chorras más propios del infoentretenimiento al que nos tienen acostumbrados hasta el sopor los informativos privados de la competencia. Aún así, prefiero esas dos noticias irrelevantes antes que el silencio ante noticias con sustancia –Berlusconi y sus líos del bunga bunga, por ejemplo- porque el protagonista es el dueño del canal o, peor aún, dar cabida a un estudio elaborado por una multinacional porque los presentadores de los informativos han sido fichados por esa gran empresa para publicitar sus productos en esa misma cadena

lunes, 13 de mayo de 2013

Avance de temporada


El que avisa no es banquero: hoy la cosa va de audiencias. En apenas mes y medio, el 30 de junio, finalizará la temporada televisiva 2012/13. ¿Qué cadena ha subido con respecto a la anterior? ¿Cuál se la ha pegado? ¿Quién se ha quedado virgencita como estaba? ¿Ha habido alguna que ni chicha ni limoná? Pase y lea, con datos de la actual temporada hasta el reciente 30 de abril. 
   La 1 de TVE registra una cuota de pantalla del 10,8%, lo que supone un retroceso alarmante de 2,9 puntos al perder el 21,1% de sus espectadores con respecto a la temporada 11/12. Su hermana pequeña, La 2, pasa del 2,6% al 2,3% y cae un destacado 11,5%. Globalmente, la televisión pública baja por tanto 3,2 puntos en sus dos canales históricos y de referencia. Mientras tanto, Telecinco –que salvo error u omisión será el vencedor de la temporada en lo que audiencias se refiere- se deja en el camino 0,4 décimas para situarse con una cuota de pantalla del 13,7% al esfumarse un 2,8% de seguidores. Su hija adoptiva Cuatro pasa del 6% al 5,9% y aplica un minúsculo ERE que afecta al 1,6% de sus espectadores. 
   Antena 3 y su nueva pareja de baile empresarial salen reforzadas a falta de este mes y medio. La primera avanza del 12,2% al 13,2% y gana un 8,2% de fieles para su programación. Mejor aún le marchan las cosas a La Sexta, que salta del 5% al 5,6% y suma a su oferta un 12% de público nuevo. También viento favorable de cola para los canales temáticos de la TDT, que dan un estirón del 25,9% al 30,1% y cogen potencia en el fragmentado mercado televisivo para atraer un 16,2% más de personal a sus señales. Al tiempo, las temáticas de pago –efectos evidentes de la persistente crisis- retroceden del 6,6% al 5,8% y ven esfumarse al 12,1% de sus clientes. 
   Y la Forta. Las autonómicas adelgazan del 10,1% al 9,1% su cuota de pantalla, lo que representa una desaparición del 9,9% de sus espectadores. El caso de Canal Sur va por barrios: su primera cadena pierde apenas una décima de audiencia –un casi irrelevante 0,9%- al registrar un decente 10,4% frente al 10,5% de la pasada temporada. Ahora bien, su clónico Canal 2 se desploma del 1,4% al 0,1% -un patinazo de espectadores del 92,8%-, con lo que su oferta global da marcha atrás al disminuir los seguidores un 11,7%. 
   Dicho lo cualo: castañazo de La 1, victoria pírrica de Telecinco, subidón de la pareja de moda Antena3-LaSexta, la vida sigue igual para Cuatro, la Forta continúa deslizándose suavemente hacia un pozo al que se asoma de forma algo preocupante –aunque no alarmante de momento- Canal Sur. Y más fragmentación si cabe para las temáticas de TDT.

PD .Eso de la foto de ahí arriba es un audímetro. Y sí, le juro que yo vi uno en casa de unos amigos de San Sebastián allá por el año 2006.

lunes, 6 de mayo de 2013

Risas muy serias


Que La Sexta Noticias haya obtenido el premio al mejor programa informativo –que no el de la categoría de espacio de humor-  en los recientes Premios de la Academia de TV, me recuerda al Premio Ondas obtenido años atrás por Jorge Javier Vázquez: cuando no hay una ración indispensable de humor en la actualidad del día, viene un palmarés de galardones y nos provoca la risa floja. Siempre hay tiempo para cometer una injusticia, también en televisión y también en unos premios que –para más cachondeo- otorgan supuestamente unos expertos en el medio y que presuntamente trabajan en él. No busque unos informativos tendenciosos que barran siempre en la misma dirección, ideológicamente marcados, donde el pluralismo se confunde con la pleura y la independencia con la drogodependencia: elija La Sexta y ahí los tiene. Lo mejor del caso es que los tíos competían para el premio con los servicios informativos de Antena 3, Telecinco y Cuatro. No, TVE y sus telediarios no habían accedido siquiera a la final. Conocedor de cómo funcionan por dentro de las votaciones de la Academia, esto tiene un nombre: vendetta y revancha de los electores. La pena es que dejan a la pobre Academia a la altura del betún porque es el cómplice necesario para darles una corná a los rectores de TVE. Para que se haga una idea es como si Mourinho se lleva la insignia de oro de la Peña Iker Casillas
de Móstoles,  Ortega Cano el Diploma de honor de la DGT a la conducción responsable o Breikin Nius sale elegida de forma aplastante como mejor crítica de televisión en prensa diaria. Algo falla. O el jurado está comprado o el que contó los votos es de letras puras y se hizo un lío.
  Seguimos con cosas que dan la risa. Como los irrisorios 3,3 millones de euros en multas que impuso en 2012 el ministerio de Industria a las cadenas por diversas infracciones. Nunca entenderé el motivo que lleva a que estas empresas dependan de ese ministerio y no de otro. Quizá es que las teles funcionan con luz e Industria es la encargada de las políticas que afectan a la tarifa eléctrica. O no. El caso es que de esos 3,3 kilos miserables 1,7 corresponden a infracciones por exceso en la emisión de publicidad según la ley audiovisual en vigor. Lo de siempre: a las teles les sale muy  muy barato saltarse la ley porque la multa es de todo a cien y para pagarla sueltan la calderilla que guardan en el bolsillo.
  Y, para no caer en el pesimismo que trae adosado esta maldita crisis, una pizca más de humor. Los españoles cuentan -y no se cansan- que quieren una televisión de calidad, independiente, creíble, sin sensacionalismo... En abril, Telecinco líder de audiencia de nuevo.

lunes, 29 de abril de 2013

Bufé libre de aburrimiento


Andamos cerca de las 5 horas de consumo de televisión diario, el ocio barato por la crisis. El chute de tele sigue sin traer, al menos que se sepa o haya trascendido, rastro alguno de nuevos programas y series españolas impactantes con marchamo de dejar huella en la historia del medio. Más bien, para qué lo vamos a negar, todo lo contrario. Nunca la televisión en España había sido tan aburrida y poco atractiva como hasta ahora, y eso que la supuesta modernidad de la TDT llena el mando con una treintena de menús. En televisión se puede hacer de todo, dicen los que saben, excepto aburrir. Y eso es lo que despacha diariamente el medio de comunicación más seguido y consumido por los españoles mientras que, por ejemplo, desde Estados Unidos no dejan de llegar series de ficción maravillosas que dan auténtica envidia. 

   Lo de los magazines matinales y algunos de tarde no tiene nombre: sucesos y sucesos, siempre los mismos, siempre lo mismo, durante años. Con Ortega Cano se han pasado contándolo todo desde el fatal accidente de mayo de 2011; con Marta del Castillo, sobredosis desde febrero de 2009; los problemas judiciales de la Pantoja, sobreexposición desde febrero de 2010; con el caso Bretón y sus hijos desaparecidos; saturación sobrevenida desde octubre de 2011. Todo en un bucle pseudoinformativo donde se sucede la narración de supuestas exclusivas de medio pelo. Un desastre que deja al Periodismo, casi siempre, a la altura del betún y como simple sucedáneo de un chascarrillo de radio patio. Es lo que hay y lo que lamentablemente seguirán escupiendo las televisiones en los próximos meses. Qué decirle de un Gran hermano que lleva dándonos la tabarra 13 años y ahí sigue, con el beneplácito de la audiencia. O las raciones de famoseo vespertino de Telecinco, con medio país escrutando el caso de los butroneros en casa de la Esteban. Y es que vamos ya por 15 años sin que decaiga la crónica rosa casposa. Seguramente, lo que tenemos es lo que merecemos porque la dictadura del share, como la ley de Murphy, no ha sido derogada. 
Aburridos de todos los que, a pesar de la crisis crónica en las teles autonómicas, se llevan una pasta con sueldazos que ni Botín en el Santander. En Cataluña, por ejemplo, donde el jefe de la TV3 atesora una nómina anual de 165.000 euros –un 125% más que el presidente del Gobierno-, con su homólogo en la radio cobrando 106.000. Con el presi de la imprescindible Corporación Catalana de Medios Audiovisuales llevándose 130.000 y sus once consejeros una calderilla de 96.000. Cansados del recurrente toma y daca político sobre unos servicios informativos de TVE que, a pesar de los pésimos datos de audiencia, siguen siendo los mejores con diferencia. Y sin aburrir.

lunes, 22 de abril de 2013

Sangre, sudor y encuestas

España es un país que le lleva la contraria a una de las frases más recordadas de Winston Churchill. Aquí, si llaman a la puerta de casa temprano e inesperadamente,  puede ser un escrache muy amigable o un encuestador. Si suena el teléfono, no lo dude, es una oferta tipo El padrino –de esas que no se pueden rechazar- de cualquier empresa de internet para lanzarle a la cara una promoción a la hora de la siesta. Aquí las cadenas no persiguen a la audiencia para preguntarle sus opiniones sobre el medio o sobre aquel programa. De esto se encarga, por ejemplo, el Consejo Audiovisual de Andalucía, ese organismo que –según su propio sondeo- desconoce el 75% de los habitantes de las ocho provincias de la región. El Barómetro Audiovisual Andalucía 2012 acaba de salir del horno: en sus páginas se afirma, por ejemplo, que para los espectadores andaluces la tele más mejor es Canal Sur y que, por supuesto, es también el canal con una mayor neutralidad política. No se sorprenda: según el último barómetro del CIS para un 5% de los españoles la situación económica del país ha mejorado durante el último año.
  Volviendo a los resultados del trabajo del Consejo Audiovisual, allí aparece que la audiencia andaluza ve mayoritariamente los programas culturales (20%) por encima incluso de los espacios deportivos (19,1%) o los concursos (16,9%). He ido a la última página del barómetro para confirmar que allí no aparecía una fe de erratas sobre estos porcentajes. En serio. Es más: el 0,0% de los consultados ha dicho al encuestador que no sigue los programas de televenta o que sólo el 0,3% echa un vistazo a los bloques publicitarios y de continuidad. Si estas cifras fueran a misa –aunque apuntan al ateísmo o el agnosticismo-, los anunciantes saldrían hoy mismo de la televisión como medio para publicitar sus productos. Pero no tiente pinta que sea el caso. ¿Y qué me dice de ese 20% de andaluces que se pirra por los programas culturales, dato que sube 5 puntos en el caso de los mayores de 65 años? Es una pena que el barómetro no refleje qué entienden estos espectadores por programas culturales y que se les pidiese que citaran al menos el nombre de uno.
    Desconfíe de las encuestas, y más aún si tratan sobre la televisión y los medios de comunicación. Con creer a rajatabla los datos de audiencias ya tenemos suficiente y hasta de sobra. Porque es un acto de fe comprobar cada mañana con las cifras de los audímetros cómo los asuntos de bragueta de los famosos continúan teniendo tirón en la pequeña pantalla. Que estos programas entren en crisis nos costará sangre, esfuerzo, sudor y lágrimas si, por una vez y sin que sirva de precedente, hacemos caso al bueno de Churchill. 

lunes, 15 de abril de 2013

Información y degradación



Hubo un tiempo no muy lejano –se lo juro- en el que los programas de debate sobre actualidad y política eran algo serio, de lustre, informativos y hasta amenos. Los había tanto en cadenas públicas como privadas y en horario estelar. Ese tiempo, como el de los programas infantiles vespertinos, pasó a la historia y quedó aparcado para el recuerdo en las páginas de las otroras imprescindibles revistas de televisión, esas que ahora –si no han fallecido ya- dan sus estertores con tiradas escuálidas. 

   Ahora el debate político anda por cadenas privadas de segunda en horario para noctámbulos o bien como espectáculo gato-por-liebre tipo El gran debate de Telecinco. También tienen cabida en programas donde uno no sabe dónde empieza la información pura y dura y dónde arranca el show y el humor, tipo Salvados o magazines humorísticos de tarde de Cuatro o La Sexta. Con estos mimbres a uno no le extraña que la clase política ande con la mosca tras la oreja y se lo piense dos y tres veces antes de ir a plató para plantarse ante las cámaras en una entrevista. Más si el entrevistado es de un partido gobernante o una cadena no muy amiga ideológicamente del cargo político, indistintamente de si se trata de una opción de derecha o izquierda. Mucha culpa de la degradación de la información en televisión recae en programas como El gran debate, donde lo en teoría serio deviene en griterío; donde a Cayo Lara, el líder de IU, lo torean en plató; y donde, ya puestos, a escritores como Dragó le venden una moto que esté ve venir y se escaquea un segundo antes de entrar en directo. 
    Lo mismo ocurre en demasiados informativos diarios, con escaletas trufadas de espectáculo y alejadas de información en estado puro. Sin ir más lejos, el telediario de Pedro Piqueras –y no solamente éste- tiene más de lo primero que de lo segundo. Y tanto Piqueras como el maestro de ceremonias de El gran debate, ojo, cortan el bacalao y se llevan a la audiencia de calle. Por lo tanto, la dictadura de la audiencia cumple su cometido mejor que nunca y dicta sentencia. Es lo que hay nos guste o disguste. Quien quiera un debate en horario de prime time sobre escraches o cualquier asunto de actualidad nacional, que espere al sábado y a Jordi, un superviviente del escándalo del boicot a La noria. Mala cosa que la actualidad política en la pequeña pantalla esté en sus manos. 
   Es lo que tiene dejar la información en manos del showman de turno y que, como ha ocurrido últimamente, una noticia periodística de última hora se ofrezca a la audiencia durante la emisión de un programa del corazón, entre el griterío del público y con el famoso de turno contando sus últimas hazañas íntimas.

martes, 9 de abril de 2013

Cuando Avon no llama a tu puerta

Cuando un país se encuentra en crisis la sociedad necesita héroes anónimos cada día y en cada esquina. En España tenemos tanta tanta suerte que lo único que conseguimos es dar con antidemócratas anónimos vestidos con disfraces de demócratas en cada esquina, en cada calle. De los camisas negras o pardas hemos pasado a las camisetas verdes de los protagonistas de los escraches. Con un look muy parecido, coincidencias o no, al colorido chillón e infantil que siempre acompañó a la propaganda electoral de Herri Batasuna y sus posteriores marcas herederas. Salen a la calle para, según ellos, "interpelar" a los diputados que no comulgan con sus ideas sobre hipotecas y desahucios.
  En la Alemania nazi realizaban pintadas en los domicilios y negocios de los judíos; en el País Vasco, carrusel también durante décadas de pintadas contra los políticos de PSOE y PP que plantaban cara al chantaje independentista. Los antidesahucios que llevan a cabo los escraches aducen, en el colmo de la desfachatez, que sus actos son pacíficos y no violentos. Han cambiado las pintadas por los empapelamientos con carteles de los domicilios particulares de los políticos. A la heroína de pega Ada Colau se le han unido, como era previsible, la gente de IU, como la impresentable consejera de Vivienda de la Junta de Andalucía. Nada extraño a la vista de que hace un par de meses el gobierno andaluz premió a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca con motivo del Día de Andalucía.
   El tiempo, afortunadamente, pondrá a cada uno en su sitio. Y esta democracia nuestra sentirá vergüenza tarde o temprano al revisar las hemerotecas y comprobar cómo hubo una época, en aquel 2013 de dura crisis, en la que unos vergonzantes escraches perseguían cobardemente a los políticos hasta sus domicilios particulares. Y recordaremos cómo hubo una miseria moral de antidemócratas para los que dejó de tener vigencia aquello de que la democracia es ese sistema en el que cuando llaman a tu puerta al amanecer sólo puede ser el lechero. Aquí en España reinventamos la frase de Churchill para que pueda ser también un escrache el que golpea tu puerta de casa al alba.

lunes, 8 de abril de 2013

Quejas públicas muy privadas

Las televisiones privadas tienen como objetivo primordial hacer caja gracias a la publicidad. Lo de informar y entretener va de secundario. Otro de los objetivos primordiales de estos operadores de televisión españoles es quejarse. Por activa, por pasiva, de noche, día y madrugada, con un gobierno del PP, del PSOE o de quien sea. Su patronal Uteca es más bien Quejateca. Nada les gusta y, menos aún, que se legisle en su terreno. Ahí está la Ley general del audiovisual aprobada en 2010 por Zapatero para intentar poner orden en la maraña normativa del sector. Una ley que, apenas tres años después, ya es vieja. Quizá porque mucho lobby de las privadas metió mano en su redacción. Quizá, seguramente, porque hay artículos que parecen redactados por El club de la comedia. Mientras que las televisiones públicas siguen con su tradición de números rojos y pérdidas millonarias, los dos principales grupos privados –Telecinco y Antena 3- ganaron en 2012 más de 80 millones de euros entre las dos, a pesar de reducir sus beneficios más de la mitad con respecto a 2013. Aún así, se quejan y se quejan. Nada les gusta cuando éste o cualquier gobierno legisla a contracorriente de sus lógicos interés comerciales, aunque los presuntos ataques sean leves pellizcos de monja. Por todos los medios intentan presentarlo como un ataque a la empresa, el pluralismo, la independencia o incluso, y ya puestos, la esencia de la democracia misma y el artículo 20 de la Constitución llegado el caso.
   Y no es el caso. Las privadas andan echando azufre porque el Gobierno se ha limitado a cumplir una sentencia del Tribunal Supremo –aunque habrá que esperar sentado a ver cuándo se hace efectiva- que supone la desaparición de nueve canales de la TDT: tres del Grupo Antena 3-Atresmedia, dos de de Mediaset-Telecinco, dos de Veo TV-El Mundo y otros dos de Net TV-Vocento/ABC. El Supremo ha dejado claro que el reparto de estos canales en 2010 por Zapatero se hizo a la remanguillé, sin mediar una cosa llamada concurso público recogida en la Ley general del audiovisual. Pero ya se sabe que la ley tiene meandros inescrutables cuando se trata de aplicarla a las televisiones, más aún si son de capital privado. Una legislación que habla del horario de protección infantil y ahí está, por ejemplo, el Sálvame de Telecinco a una hora no muy de late night. O unos topes de emisión publicitaria que las teles cumplen apuntándolos en la barra del hielo.
   La modernidad de la TDT no ha traído a España una televisión mejor: coja el mando, zapee y constátelo. La TDT ha sido un negocio para alquilar y realquilar canales con inversiones mínimas y beneficios máximos, más aún para grandes grupos que han sido incapaces de hacer una televisión medianamente aceptable.