lunes, 25 de febrero de 2013

Escapada en Cuenca

Abierta desde hace apenas unos muy pocos años, El Atroje es una casa rural 100% natural de sólo cuatro maravillosas habitaciones. La encontrará en Cardenete, un pueblo de 700 almas de la provincia de Cuenca, a poco más de 2 horas de carretera tomando como referencia la ciudad de Madrid.
 El Atroje destaca por su precios ajustados, la belleza del lugar, la preciosidad del edificio pero, principalmente, por las atenciones y la profesionalidad de su dueño, Paco, y su madre, Paquita. Ellos son los cimientos extra de este negocio turístico familiar donde uno se aleja para descansar -con permiso de las campanas de la iglesia del pueblo- y comer de maravilla en su restaurante La rebotica, a 2 minutos andando desde la casa rural.
  Si puede elegir, tire de cierto romántico masoquismo y pida la habitación abuhardillada de la última planta, Romero, donde hay que tener cuidado para no golpearse con las vigas de madera del techo. Según cuentan, a pesar de este inconveniente que la convierte aún más en toda una delicia, es la más demandada a la hora de reservar.
  Cardenete es un pueblo adosado a una carretera por la que pasan apenas vehículos, perdido en una ninguna parte donde pocos recalan. Yo volveré más pronto que tarde para sentarme a comer frente a la chimenea de La rebotica, descansar en El Atroje, ponerme a remojo en su jacuzzi.... además de cambiar las sirenas de ambulancias por la campana de la iglesia. Y, mirando al bolsillo y la economía, con unos precios más propios del siglo XX.

No hay comentarios: