lunes, 27 de mayo de 2013

Víctimas colaterales

La entrevista de Aznar en Antena 3 fue toda una sorpresa, no sólo por lo que dijo y que provocó un tsunami informativo: ayudó para que la cadena de Planeta liderara el día en las audiencias gracias al 14% de share que logró y a los 2.2 millones de espectadores que siguieron las declaraciones del ex presidente del Gobierno. Una cifra más que destacada teniendo en cuenta la apuesta arriesgada de Antena 3 por dedicarle el prime time a un tipo de espacio que no suele romper los audímetros. Si hubiera que ponerle un pero a la entrevista éste sería –sin duda- que no fuese emitida por La 1 de TVE, el hábitat lógico y habitual para dar la palabra a un político presuntamente retirado que dirigió España –y su televisión pública- durante dos legislaturas. Aznar, sabiéndolo o no, convirtió esa noche a TVE en una víctima colateral y damnificada porque, guste o no y pese a unas audiencias que no acompañan desde hace meses, ésta sigue siendo la televisión de referencia para el país informativamente  hablando.

La publicidad en televisión es otra víctima colateral, en este caso de la crisis económica, y aunque le cueste mucho creerlo por la saturación que se traga desde el sofá de casa. De media, según un estudio de la empresa Zenith, los españoles vimos 73 spots al día durante el primer trimestre de este año. El conjunto de las cadenas, y de enero a marzo, sirvieron casi 2 millones de anuncios despachados en menús diarios de 6.641 minutos de spots. ¿Una burrada pese a que supone una hora menos de publi al día que en el mismo periodo de 2012? Pues según. En 1991, con apenas varias cadenas en el mando, se daban 278 minutos de anuncios al día, cifra que escaló hasta los 7.291 minutos que se llegaron a contabilizar en 2011. Con esta ensalada de números suena casi casi a sarcasmo que surjan voces reclamando la vuelta de la publicidad a TVE para ayudar a nivelar sus cuentas. Como diría el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sobre las explosivas declaraciones de Aznar en Antena 3, aquí también vale lo de “las añoranzas, para otro día”. Por supuesto, las privadas de Uteca-Quejateca ponen una vez más la venda antes de la herida –algo en lo que son expertos mundiales- y han cocinado como Juan Palomo un estudio que viene a pronosticar el fin del mundo y un cataclismo si la publicidad regresa a TVE. 
   En todo caso, para víctimas colaterales, los sufridos espectadores que padecen unos cortes publicitarios sin ton ni son que practican con nocturnidad y alevosía los responsables de cadenas privadas durante la emisión de películas. Aquí los expertos universales anidan en La Sexta 3, unos maestros a la hora de pegar unos hachazos con bloques publicitarios incomprensibles.

No hay comentarios: