lunes, 24 de junio de 2013

Marxismo al poder

Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros”, dijo para la historia el genial Groucho Marx en una sentencia que sigue vigente. Si no, que pregunten en los despachos con moqueta de muchas televisiones. Por ejemplo, en Mediaset/Telecinco, la cadena vencedora sin discusión de la temporada televisiva 12/13 que baja la persiana este próximo domingo. Una temporada más de transición a la espera de que el fin de la crisis, nuevos talentos o lo que sea den la vuelta como un calcetín a una industria televisiva española que no pasa precisamente por su edad de oro. Pero volvamos a lo de Groucho y el operador privado. En el verano de 2007, su jefe máximo –que sigue siendo el mismo
por lo siglos de los siglos- Paolo Vasile, contaba en la prensa que su cadena “ha sido expulsada de las retransmisiones deportivas” y que “en cualquier caso, en Telecinco es fácil vivir sin deporte, porque en realidad nunca lo hemos tenido”.
   Pues bien, tome nota de los principales derechos deportivos acaparados con talonario de por medio por Mediaset desde que Vasile presentó sus principios anti-deporte: Mundial de Fútbol 2010 y 2014, Eurocopa 2012, Mundial de Motos 2013, dos últimas Copas Confederaciones, Roland Garros 2013, Eurobasket 2013 y 2015, Mundial de Basket 2014, Europeo sub21 de Fútbol 2013, surtido de partidos de la copa del Rey de fútbol, los de la selección, Liga Europa… a este paso sólo queda fuera de la parrilla deportiva el Trofeo Carranza o, ya puestos, pujar por los derechos televisivos de la Vuelta ciclista a Gibraltar. Las hemerotecas demuestran que el pensamiento marxista –el de los hermanos, ojo - sigue vivo. En televisión, recuerde que uno puede despedir a un presentador estrella con shares destemplados y luego ficharlo para santificarlo. Ahí tiene a la Campos. 
   Vaya por delante que creo necesaria la existencia de un Consejo Audiovisual. Pero uno estatal al margen de las cuotas políticas, no uno en cada esquina y que baila la partitura del gobierno de turno. La crisis sólo deja en pie de momento a los de Cataluña y Andalucía, quizá porque son –no lo ponga en duda- las dos autonomías con las cuentas públicas más saneadas y que arrojan superávit. El andaluz ha celebrado unas jornadas cuyo titular de elaboración propia es bastante elocuente: “Las autoridades reguladoras del Mediterráneo ultiman en Sevilla los indicadores para evaluar avances en igualdad e identificar estereotipos sexistas en los contenidos y publicidad de radio y televisión”. Y van y traen para abordar el asunto de rabiosa actualidad a representantes de consejos audiovisuales de países a la vanguardia en la defensa de la igualdad y los derechos de la mujer, como Marruecos, Mauritania y Albania. Por supuesto, también representantes andaluces y catalanes. Sólo faltaban los hermanos Marx para dar seriedad a la cita.

No hay comentarios: