lunes, 28 de enero de 2013

Jóvenes ante el espejo

La tasa de abandono escolar en España marcha por el 26,5%, el doble de la media de la Unión Europea. Andalucía, imparable, es líder nacional en este indicador con un dato escalofriante del 32,5% que afecta a jóvenes de entre 18 y 24 años. Peor aún van las cosas en el paro. Según la EPA el desempleo juvenil en España anda disparado por el 55%, el 62% para Andalucía. Este segmento de la población –sostienen algunos que la generación mejor preparada de nuestra historia- es el público objetivo y más fiel de los programas reality que ofrecen las televisiones, cuyo seguimiento en las redes sociales avanza como una pandemia. 
   Telecinco calienta motores para despacharnos en febrero su incombustible Gran hermano, que en este 2013 alcanza su edición número 14. Mercedes Milá y su tropa, obviamente, no nos traerán lo más selecto, lúcido y granado de la juventud patria ya que, como confesaba abiertamente este verano Paolo Vasile, el jefe de la cadena, “aquí no estamos para educar a nadie”. De todas formas, Gran hermano se convierte por derecho propio casi casi en un espacio con materia gris candidato a emitirse por La 2 si se le compara con Gandía Shore, reality recién finiquitado con éxito de audiencia en MTV España. Botón de muestra con la declaración de intenciones de uno de sus sobremusculados participantes, de nombre Esteban y según los entendidos el conciliador de esta casa televisiva de tócame Roque: “Miami es mi mundo, mi cultura: tatuajes, gimnasios y actrices porno”. Preciosa e intachable apuesta de futuro, no me diga que no. Esteban, como su compañera y auténtica superstar de Gandía Shore llamada Ylenia –no existe reality que se precie sin la arquetípica rubia oxigenada- y el resto de inquilinos, son al menos jóvenes mileuristas con un trabajo precario en la pequeña pantalla. Con cerca de 200.000 seguidores en twitter, Ylenia se despacha con un “siempre consigo lo quiero” como lema y guía de su vida. Sumen GH14, la próxima edición de Gandía Shore en otra ciudad costera y el intelectual Mujeres y hombres y viceversa en la misma coctelera para constatar el espejo televisivo en el que se mira una parte importante de la juventud española. Estos tres programas, seguro, están más detrás que el paro y la crisis como detonantes de la huida al extranjero de miles de jóvenes preparados buscando trabajo, experiencia y un futuro. 
   Enero consume sus últimos días antes conocer quién –Telecinco o Antena 3- gana como líder de audiencia. Será en el fotofinish cuando deje o no de tener vigencia “la frustración del eterno segundo” con la que Vasile ha despachado a sus colegas de negocio de San Sebastián de los Reyes. La televisión pública en crisis y los de la privada tirándose los trastos a la cabeza. Es lo que hay.

sábado, 26 de enero de 2013

Surtidores de caraduras

Compañías aéreas, bancos, cajas de ahorro, constructoras, empresas de telefonía, por supuesto grandes inmobiliarias, hoteles y paradores nacionales, fabricantes de automóviles y todo tipo de vehículos.... Estamos en el año 13 del siglo XXI.  El paro y los ERE en España afectan a todos los sectores por culpa de la maldita crisis invasora. ¿A todos los sectores..? ¡No! Una aldea integrada por las irreductibles empresas de energía -petróleo y electricidad- resiste todavía y siempre a la crisis.
  ¿Y cómo lo hacen? ¿Cuál es el secreto de su éxito, la fórmula de sus beneficios milmillonarios en plena recesión? Nada del otro mundo, no se crea: El oligopolio, el control del mercado, unos precios disparados, una ley que no se cumple a rajatabla y unos consumidores que apenas protestan o se movilizan.
   Antes saldremos de la crisis que presenciar y ser testigos por televisión o en la prensa de imágenes de consumidores saliendo a la calle y protestando con parcantas, por ejemplo, ante las contadas grandes compañías de distribución de los carburantes -son apenas tres- o las enormes empresas de suministro eléctrico -otras que se cuentan con los dedos de una mano-. Y eso que todas ellas se ponen la crisis y los aprietos de millones de españoles por montera. Si cae el consumo, ellos, al contrario que el resto de los sectores económicos, suben los precios hasta marcar récords históricos. Ni la mano invisible de Adam Smith puede detenerlas.  Tampoco y pese a sus periódicos intentos los gobiernos de turno.
  Por supuesto, son expertos en beneficiarse de aquello de "hecha la ley, hecha la trampa". En el caso del precio de los carburantes nos toman el pelo semana sí, semana también, a pesar de que el ministerio de Industria les ha echado el ojo e intenta que no se desmadren. Y no se crean que lo hacen a escondidas. No, ni mucho menos. Si visita regularmente una gasolinera o pasa por delante de ellas constatará cómo las tarifas del litro de gasolina-gasóleo descienden curiosa y sospechosamente cada lunes. No se crea que es una estrategia comercial para beneficiar al consumidor. Las distribuidoras saben que cada lunes -ver gráfico- hay que pasar la tabla de precios a la Unión Europea para que las autoridades de Bruselas publiquen los precios medios en cada país. Una vez que la UE difunde el precio de España -a la baja, claro está- las empresas petrolíferas pegan el estirón al precio de la gasolina la misma medianoche del martes. O horas antes. Céntimo a céntimo esquilman a unos consumidores que no dejamos pasar ni una a otras empresas pero que con estas, como que ni queremos ni podemos hacer nada para mostrar una indignación a pesar de habernos convertidos en clientes esclavos.
   Mientras que antisistemas y similares la toman con una empresa señera como Mercadona, por ejemplo, que en plena crisis no para de contratar empleados, nunca les ha dado -ni a ellos ni a prácticamete nadie- de plantarse ante la sede de una de estas grandes compañías para lanzar un ¡basta ya! Ya sabemos que no son onegés, entidades filantrópicas o benéficas, pero de ahí al atraco al bolsillo y la tomadura de pelo hay, seguro, un término medio. Seguro.
   PD. A todo estoy, hoy en las gasolineras a las afueras de Madrid el precio del litro de Eurosúper anda por 1,46 euros, muy cerca de nuevo de los máximos de meses atrás. Seguro que detrás de las nuevas alzas se encuentra el conflicto de Mali... o la crisis del Real Madrid, o Amy Martin. Las petroleras -y eléctricas- siempre tienen una explicación a mano.

lunes, 21 de enero de 2013

Diez días de humildad


Entre los años 2002 y el recién clausurado 2012 han pasado muchas cosas en la televisión española. Entre las peores, sin discusión, una legislación audiovisual aprobada supuestamente para mejorar las situación pero que sólo consigue enmarañar aún más la oscuridad legal en vigor hasta entonces. El anterior Gobierno, aquel que incluso montó un pomposo comité de sabios sobre RTVE -y ya ve adónde ha ido a parar la tele estatal-, sacó una financiación ad hoc para ella que Bruselas va a mandar a galeras en breve y crearnos de paso un nuevo pollo legal.
   En la última década La 1 se ha dejado por el camino el 50% de su audiencia. En el mismo periodo, el descenso de cuota de pantalla ha sido del 38% para Antena 3, el 31% en Telecinco y del 45% para la Forta. La Sexta y Cuatro aún no han sumado la década de existencia pero en 2012, en apenas un añito, retrocedieron su cuota un 14% y un 2%, respectivamente. Es lo que trae, y lo que seguirá trayendo, la manida fragmentación de las audiencias ante el aumento brutal de canales en el mando. La crisis económica y publicitaria echarán una mano desgraciadamente para chapar a todos aquellos que carecen de sentido o lógica empresarial, independientemente de la titularidad del operador.
   Una que anda soportando con soltura esa crisis y la fragmentación es Antena 3, cadena que este próximo viernes soplará su tarta de 23 velas. Su nacimiento en 1990, con el lema de La nueva televisión, fue tortuoso y nada fácil. Desde entonces ha contado hasta con cuatro dueños distintos. El de ahora, el Grupo Planeta, cumple además en este 2013 diez años desde que entró en la propiedad para tomar el mando. Los anteriores –Godó, Zeta y Telefónica- no dieron continuidad al proyecto, quizá de ahí la falta de identidad de una televisión que ahora, por fin, parece haber encontrado el rumbo. Este mes Antena 3 vuelve a pelear con Telecinco para lograr auparse como cadena líder de audiencia. Las huestes de Vasile no lo pondrán nada fácil, así que no se sorprenda en los próximos días sobre supuestas polémicas y escándalos con famosos de por medio en sus programas del corazón.
   A falta de que La 1 vuelva a ser la cadena de referencia en nuestro país, Antena 3 debe convertirse por fin en el canal preferido por la audiencia con el certificado que dan los audímetros. A pesar de unos informativos que no terminan de seducir a los espectadores y otras lagunas, su parrilla combina calidad con talento. “Comenzamos sin fanfarrias ni trompetas: lo hacemos con humildad” era el mensaje ofrecido en el primer minuto de emisión de Antena 3. La misma humildad que recogerá pronto sus frutos. Quedan diez días para salir de dudas.

lunes, 14 de enero de 2013

Belén Esteban y los gurús televisivos



La televisión y su gente siempre echan un cable para calmar la crispación del país. ¿Qué no…? Ahí tienen si no a Belén Esteban. Si Telefónica ficha a Rodrigo Rato como consejero asesor y monta una gran polémica, va una empresa del mismo sector como es MasMóvil y contrata días después a la verdadera reina de Telecinco como relaciones públicas. ¿Qué Mourinho la lía sentando a Casillas…? Pues va el portero y protagoniza un horroroso y lamentable spot de champú que da vergüenza ajena y en el que aparece lavándose la cabeza en el terreno de juego. Quizá las autoridades audiovisuales deberían asumir competencias para sancionar a los anuncios que no dan la talla. El de Casillas es candidato al castigo ejemplar, como el de Manolo Santana ejerciendo de galáctico de risa para una empresa farmacéutica.
   Cambio de canal. La última en llegar -Barlovento Comunicación- es ahora la única referencia a la hora de realizar el informe anual de la televisión en España. Hasta hace unos pocos años y por estas fechas, Corporacion Multimedia o Geca se encargaban de destripar a los periodistas de las secciones de Comunicación todos los datos, cifras y tendencias recogidas en sus respectivos informes anuales sobre las 625 líneas. Corporación echó el cierre y Geca no edita desde hace tiempo el Anuario de la TV, la auténtica biblia del sector.
   Barlovento, presidida por un ex de Antena 3, lleva ahora la manija a la hora de aportar a los periodistas cualquier análisis sobre las audiencias de televisión. Acaba de presentar el correspondiente a 2012: un excelente trabajo donde se reflejan los datos imprescindibles para conocer cómo se ha comportado la televisión. Un año que nos deja el récord histórico de consumo de televisión -246 minutos, o lo que es lo mismo, superar las 4 horas por persona y día frente al televisor- el liderazgo de Telecinco en el trono de las audiencias, con el segundo puesto para Antena 3 y con La 1 de TVE caída de la primera a la tercera plaza. Las autonómicas capean el temporal de la fragmentación como buenamente pueden mientras que el descalabro publicitario roza el 20%. Los informativos de TVE siguen líderes, aunque menos, y la ficción es el género que manda.   En ningún libro o análisis de televisión encontrará una lista con los expertos del medio en España. ¿Quiénes son estos gurús? Si la FIFA acaba de dar su equipo ideal, aquí enumeramos quiénes formarían este once de lujo: Eduardo García Matilla, Mikel Lejarza, Manuel Palacio, Victoria Camps, Luis Zubiaurre, Ricardo Vaca, José Ramón Pérez Ornia, Lorenzo Vilches, Carlos Arnanz, Manuel Villanueva y Josep María Mainat. Apuesto a que no le suena ni uno. Raramente serán galardonados con el Premio Nacional de Televisión logrado por Hermida en su última edición.

sábado, 12 de enero de 2013

Excusas que vuelan

La presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner se ha subido esta semana a un avión - alquilado, no el oficial no vaya ser que lo embarguen en cualquier aeropuerto por las deudas de su país, y va en serio- y se ha cascado 7.000 kilómetros y unas seis horas de viaje para plantarse en La Habana. ¿Un viaje oficial? ¿Una cumbre económica crucial para los intereses de su país quizá...? No, que va. La señora presidenta ha volado a la capital cubana de visita y viaje privado para estar junto a su amigo, el presidente venezolano Hugo Chávez, convaleciente de sus operaciones quirúrgicas. Unas intervenciones cuasi-secretas, sin partes médicos, y dentro del oscurantismo habitual de los régimenes bananeros de Caracas o La Habana. Tales para cuales.

   Argentina, ese querido país cuya presidenta se despertó una mañana y le dio por expropiar a la empresa española Repsol, cuenta con un poder ejecutivo que -cada vez más- se asemeja al alcalde de Gibraltar o al gobierno marroquí a la hora de provocar a los españoles y sus representantes políticos. A mediados de noviembre de 2012 -no hace ni dos meses-, en una ciudad de Cádiz que conmemoraba el segundo centenario de La Pepa, tuvo lugar la Cumbre Iberoamericana quizá más trascendente de su historia reciente. Por supuesto, excusaron su asistencia los Castro y Chávez. Curiosamente, la presidenta argentina se subió al carro de los desaires y no se presentó en la Tacita de plata arguyendo que la duración del vuelo -9.000 kilómetros- no era aconsejable para su estado de salud. Pues ya lo ve, entonces se escaqueó de un acto oficial. Y ahora va y se mete entre pecho y espalda un viajecito de 7.000 para estar junto a su colega Hugo Chávez, un demócrata de su pandilla. En esto de la excusas no todo vale, sobre todo cuando te pillan.

lunes, 7 de enero de 2013

Con un par de pelos


La caspa televisiva de Nochevieja durante las campanadas recayó en el spolier estrenado en la cabeza por Imanol Arias y el supuesto vestido roto –mucha casualidad, ¿no?- de Paula Vázquez. En esto del pelo, el actor de Cuéntame cómo pasó toma el relevo a varios personajes televisivos nacionales e internacionales. Como Rhonda Lee, presentadora del tiempo de una cadena en EEUU, despedida estas navidades por responder en las redes sociales a un espectador que le sugería una peluca porque –sostenía estúpidamente- con su cabello tan corto parecía una enferma de cáncer. También en estas pasadas fiestas ha causado impresión el anuncio de una aseguradora con su fichaje estrella, Matías Prats, el Isabel Preysler de la pequeña pantalla también con una azotea capilar de tronío. En esto de las sorpresas en las cabelleras el pionero y precursor ha sido Hilario Pino y su campanazo piloso hace ahora un año desde los telediarios de Cuatro. En Telecinco, mientras tanto, el peluquero de Pedro Piqueras sigue trabajando a destajo y Hollywood ya le ha echado el ojo como posible candidato al Emmy de los mejores efectos especiales. Muy cerca de Piqueras, Sara Carbonero hace caja como embajadora del champú Pantene mientras su pareja Iker Casillas ejerce de titular indiscutible parando ahora la caída del pelo. Desde la barrera, José María Íñigo, Antonio Lobato o Constantino Romero –entre otros y entre los que me encuentro y me sumo- se parten de la risa. El pelo no da ni quita la profesionalidad o la credibilidad en televisión, aunque es más fácil en España lograr un trabajo fijo que encontrar a un presentador titular de informativos calvo como una bola de billar.
   Ni un pelo de tonta tiene la audiencia que eligió días atrás el liderazgo de la noche a Toy Story 3 en Antena 3 frente a otras películas de la competencia. Ya nos hemos acostumbrado a que películas familiares como ésta dirigidas al público infantil concluyan a medianoche o bien entrada la madrugada, aunque al menos en esta ocasión los niños no fueran al colegio al día siguiente. Más incomprensible –no me diga que no- es comprobar cómo este filme de Disney fue un espacio patrocinado en Antena 3 por una bebida alcohólica como es una crema de ron, tal y como se anunciaba en cada corte publicitario. ¿Nadie se dio cuenta en la cadena, dio igual o se hace hasta queriendo?
   Han sido posiblemente las navidades televisivas más tristes y cutres de nuestra historia reciente, con una programación de saldo en prácticamente todas las cadenas y sin noticias de algo medianamente potable, distinto o innovador. Si esto es lo que nos va a deparar este 2013, apaga el mando y vámonos. Mientras tanto, a conformarnos por fin en TVE con los nuevos episodios de Cuéntame cómo se peinó.

viernes, 4 de enero de 2013

Moñas navideño. Episodio final

El moñas navideño desea que llegue el día de los Reyes pero empieza a preocuparse la tarde-noche del 6 de enero. Las navidades, en esa fecha y a esas horas, tocan a su fin. Por eso hay que exprimir los últimos días antes de embalar el Belén y el árbol instaladso en el salón de casa. Por supuesto, la carta de los Reyes anda en Correos camino de sus destinatarios.
 El moñas navideño cree a pies juntillas en los Magos de Oriente en la misma proporción que no puede ver ni en pintura a ese impostor llamado Papa Nöel, alias Santa Claus, un invento no de El Corte Inglés de aquí sino de la Coca-Cola de allí. Admite Halloween como fiesta extranjera instalada en el calendario pero no al barbudo gordo que quiere engatusar a los niños españoles. Por ahí no pasa.
  Nuestro moñas es un hombre ya cuarentón que, obviamente, ha escrito a los Reyes Magos en una carta de su puño y letra que ha depositado este mismo mediodía en un buzón de Correos a las afueras de Madrid. Nuestro protagonista, que ejerció de paje real en la carroza de Gaspar de la cabalgata de Cádiz en 2008, recogió entonces docenas de cartas que les entregaban los niños a su rey en las calles de la tacita de plata. Al día siguiente respondió a toda las que incluían la dirección de sus domicilios, también de su puño y letra en nombre de Gaspar. Siempre le hubiera gustado ver las caras de esos chavales cuando el cartero les dejó en su casa una carta de respuesta de los mismísimos Reyes Magos. ¿Y sus padres...? ¿Qué pensarían y cómo se explicarían aquello al cogerla del buzón?  Quizá, que los Reyes, como todo el mundo sabe, existen y vienen de Oriente.

jueves, 3 de enero de 2013

La TV en España en 2012

La última en llegar -Barlovento Comunicación- es ahora la única referencia a la hora de realizar el informe anual de la televisión en España. Hasta hace unos pocos años y por estas fechas, Corporacion Multimedia o Geca se encargaban de destripar a los periodistas de las secciones de Comunicación todos los datos, cifras y tendencias recogidas en sus respectivos informes anuales sobre las 625 líneas. Corporación echó el cierre y Geca no edita desde hace tiempo el Anuario de la TV, la auténtica biblia del sector.
  Barlovento Comunicación, presidida por un antiguo directivo de Antena 3 TV, lleva ahora la manija a la hora de aportar a los periodistas cualquier estudio o análisis sobre las audiencias de televisión en España. Hoy ha presentado el correspondiente a 2012: un excelente trabajo donde se reflejan los datos imprescindibles para conocer cómo se ha comportado la televisión en el año que acaba de concluir. Un 2012 que nos deja el récord histórico de consumo de televisión -246 minutos, o lo que es lo mismo, superar las 4 horas por persona y día frente al televisor- el liderazgo de Telecinco en el trono de las audiencias, con el segundo puesto para Antena 3 y con La 1 de TVE caída de la primera a la tercera plaza. Las autonómicas capean el temporal de la fragmentación como buenamente pueden mientras que el descalabro publicitario roza el 20%. Los informativos de TVE siguen líderes, aunque menos, y la ficción es el género que manda en la programación. Pasen y vean. Todo está aquí.

Españoles ricos en céntimos

Imáginese sentado en medio del escenario de un plató de televisión. Usted está concursando por un premio millonario en metálico y sólo tiene que responder correctamente a una pregunta para llevarse el dinero a casa. El presentador abre el sobre y le mira fijamente a los ojos. Un sudor frío le recorre la piel. Ha llegado el momento de la verdad y el presentador lee pausadamente pero con firmeza: "¿Cuál de los siguientes países europeos tiene el salario medio anual más bajo: Holanda, Alemania, Bélgica, Austria, Francia o España?". Muy fácil la respuesta, ¿verdad? En esto España es potencia europea, lamentablemente.
   En octubre pasado el Instituto Nacional de Estadística confirmó que el salario medio bruto y anual del trabajador español es de 22.750 euros. Y, ojo, este dato validado corresponde al año 2010, cuando las rebajas de sueldo o la supresión de la extra no estaban ni se las esperaban. Mientras, los salarios medios anuales  de los citados países de la pregunta del concurso andaban como un 40% por encima que en nuestro país: Holanda (45.215 euros ), Belgica (43.423), Alemania (42.400), Austria (41.123) y Francia (35.859).


  Esta semana he comprado en una tienda un álbum de cromos de los personajes de Angry Birds, muy de moda entre los niños.¿Su precio? 1,99 euros. El álbum ha sido fabricado en Cataluña y lleva el sello de Made in Spain, de momento. En su trasera aparecen las tarifas para su venta en diversos países de la Unión Europea y, ¡oh, sorpresa! es en España donde el álbum cuesta más caro. Apenas unos céntimos, sí, pero el país donde más que hay que rascarse el bolsillo en comparación con Holanda, Bélgica, Alemania, Austria, Francia o nuestra vecina Portugal. Seguro que la cosa tiene una explicación comercial, legal, arancelaria o, ya puestos hasta hipotecaria, pero es del todo incomprensible. Hasta con unos míseros céntimos de euro nos toman el pelo.