lunes, 27 de mayo de 2013

Víctimas colaterales

La entrevista de Aznar en Antena 3 fue toda una sorpresa, no sólo por lo que dijo y que provocó un tsunami informativo: ayudó para que la cadena de Planeta liderara el día en las audiencias gracias al 14% de share que logró y a los 2.2 millones de espectadores que siguieron las declaraciones del ex presidente del Gobierno. Una cifra más que destacada teniendo en cuenta la apuesta arriesgada de Antena 3 por dedicarle el prime time a un tipo de espacio que no suele romper los audímetros. Si hubiera que ponerle un pero a la entrevista éste sería –sin duda- que no fuese emitida por La 1 de TVE, el hábitat lógico y habitual para dar la palabra a un político presuntamente retirado que dirigió España –y su televisión pública- durante dos legislaturas. Aznar, sabiéndolo o no, convirtió esa noche a TVE en una víctima colateral y damnificada porque, guste o no y pese a unas audiencias que no acompañan desde hace meses, ésta sigue siendo la televisión de referencia para el país informativamente  hablando.

La publicidad en televisión es otra víctima colateral, en este caso de la crisis económica, y aunque le cueste mucho creerlo por la saturación que se traga desde el sofá de casa. De media, según un estudio de la empresa Zenith, los españoles vimos 73 spots al día durante el primer trimestre de este año. El conjunto de las cadenas, y de enero a marzo, sirvieron casi 2 millones de anuncios despachados en menús diarios de 6.641 minutos de spots. ¿Una burrada pese a que supone una hora menos de publi al día que en el mismo periodo de 2012? Pues según. En 1991, con apenas varias cadenas en el mando, se daban 278 minutos de anuncios al día, cifra que escaló hasta los 7.291 minutos que se llegaron a contabilizar en 2011. Con esta ensalada de números suena casi casi a sarcasmo que surjan voces reclamando la vuelta de la publicidad a TVE para ayudar a nivelar sus cuentas. Como diría el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sobre las explosivas declaraciones de Aznar en Antena 3, aquí también vale lo de “las añoranzas, para otro día”. Por supuesto, las privadas de Uteca-Quejateca ponen una vez más la venda antes de la herida –algo en lo que son expertos mundiales- y han cocinado como Juan Palomo un estudio que viene a pronosticar el fin del mundo y un cataclismo si la publicidad regresa a TVE. 
   En todo caso, para víctimas colaterales, los sufridos espectadores que padecen unos cortes publicitarios sin ton ni son que practican con nocturnidad y alevosía los responsables de cadenas privadas durante la emisión de películas. Aquí los expertos universales anidan en La Sexta 3, unos maestros a la hora de pegar unos hachazos con bloques publicitarios incomprensibles.

lunes, 20 de mayo de 2013

Rectificar es de torpes


Lograr una gran exclusiva no es la tarea más ardua o complicada para una empresa informativa y para los periodistas que trabajan en ellas. Tampoco publicar una entrevista con el personaje del momento o conseguir unos documentos comprometidos para tal o cual partido o cargo político. No se equivoque. El trabajo más duro para un medio de comunicación pasa por recoger una fe de errores, aunque ésta se despache a pie de página par, junto a esquelas y anuncios por palabras, con un tamaño pulga de letra y en un espacio mínimo. Porque esa es otra, ya que prácticamente sólo la prensa escrita da testimonio de sus meteduras de pata. Para las cadenas de radio, televisión y portales de internet ancha es Castilla para sus informaciones y minúsculas como una pedanía perdida sus posibles rectificaciones.    En la otrora sacrosanta y aún británica BBC acaban de pedir perdón por un reportaje sobre el desvío de donativos de una organización benéfica para militares heridos. Mucha BBC pero han despachado el asunto con un simple comunicado, casi 10 meses después de la emisión del trabajo de marras y contando que aquella información recogía tergiversaciones de forma “desleal y engañosa”. No 10 meses, sino 10 años, se cumplirán en este 2013 de la más célebre rectificación emitida por una televisión en España. ¿Lo recuerda? Fue Alfredo Urdaci, en el Telediario, cumpliendo una sentencia de la Audiencia Nacional sobre el tratamiento que TVE ofreció a su audiencia sobre una huelga general. La rectificación se dio a la velocidad del rayo, tras los títulos de crédito del informativo y con aquello de “ce ce o o” para evitar pronunciar el nombre de Comisiones Obreras. El error se suplió con uno aún mayor que ha perdurado en la historia española contemporánea. Un desastre en toda regla y que corrobora que rectificar también es de torpes. Este mes de mayo las redes sociales –esa especie de Inquisición invisible a la hora de dictar qué es lo políticamente correcto- han clamado contra dos piezas del telediario: una sobre la forma de vestir de los adolescentes y otra sobre el negocio de la venta de velas gracias a los parados que rezan buscando la intercesión divina. El único error, posiblemente, haya sido calzar en la escaleta de contenidos dos temas muy chorras más propios del infoentretenimiento al que nos tienen acostumbrados hasta el sopor los informativos privados de la competencia. Aún así, prefiero esas dos noticias irrelevantes antes que el silencio ante noticias con sustancia –Berlusconi y sus líos del bunga bunga, por ejemplo- porque el protagonista es el dueño del canal o, peor aún, dar cabida a un estudio elaborado por una multinacional porque los presentadores de los informativos han sido fichados por esa gran empresa para publicitar sus productos en esa misma cadena

lunes, 13 de mayo de 2013

Avance de temporada


El que avisa no es banquero: hoy la cosa va de audiencias. En apenas mes y medio, el 30 de junio, finalizará la temporada televisiva 2012/13. ¿Qué cadena ha subido con respecto a la anterior? ¿Cuál se la ha pegado? ¿Quién se ha quedado virgencita como estaba? ¿Ha habido alguna que ni chicha ni limoná? Pase y lea, con datos de la actual temporada hasta el reciente 30 de abril. 
   La 1 de TVE registra una cuota de pantalla del 10,8%, lo que supone un retroceso alarmante de 2,9 puntos al perder el 21,1% de sus espectadores con respecto a la temporada 11/12. Su hermana pequeña, La 2, pasa del 2,6% al 2,3% y cae un destacado 11,5%. Globalmente, la televisión pública baja por tanto 3,2 puntos en sus dos canales históricos y de referencia. Mientras tanto, Telecinco –que salvo error u omisión será el vencedor de la temporada en lo que audiencias se refiere- se deja en el camino 0,4 décimas para situarse con una cuota de pantalla del 13,7% al esfumarse un 2,8% de seguidores. Su hija adoptiva Cuatro pasa del 6% al 5,9% y aplica un minúsculo ERE que afecta al 1,6% de sus espectadores. 
   Antena 3 y su nueva pareja de baile empresarial salen reforzadas a falta de este mes y medio. La primera avanza del 12,2% al 13,2% y gana un 8,2% de fieles para su programación. Mejor aún le marchan las cosas a La Sexta, que salta del 5% al 5,6% y suma a su oferta un 12% de público nuevo. También viento favorable de cola para los canales temáticos de la TDT, que dan un estirón del 25,9% al 30,1% y cogen potencia en el fragmentado mercado televisivo para atraer un 16,2% más de personal a sus señales. Al tiempo, las temáticas de pago –efectos evidentes de la persistente crisis- retroceden del 6,6% al 5,8% y ven esfumarse al 12,1% de sus clientes. 
   Y la Forta. Las autonómicas adelgazan del 10,1% al 9,1% su cuota de pantalla, lo que representa una desaparición del 9,9% de sus espectadores. El caso de Canal Sur va por barrios: su primera cadena pierde apenas una décima de audiencia –un casi irrelevante 0,9%- al registrar un decente 10,4% frente al 10,5% de la pasada temporada. Ahora bien, su clónico Canal 2 se desploma del 1,4% al 0,1% -un patinazo de espectadores del 92,8%-, con lo que su oferta global da marcha atrás al disminuir los seguidores un 11,7%. 
   Dicho lo cualo: castañazo de La 1, victoria pírrica de Telecinco, subidón de la pareja de moda Antena3-LaSexta, la vida sigue igual para Cuatro, la Forta continúa deslizándose suavemente hacia un pozo al que se asoma de forma algo preocupante –aunque no alarmante de momento- Canal Sur. Y más fragmentación si cabe para las temáticas de TDT.

PD .Eso de la foto de ahí arriba es un audímetro. Y sí, le juro que yo vi uno en casa de unos amigos de San Sebastián allá por el año 2006.

lunes, 6 de mayo de 2013

Risas muy serias


Que La Sexta Noticias haya obtenido el premio al mejor programa informativo –que no el de la categoría de espacio de humor-  en los recientes Premios de la Academia de TV, me recuerda al Premio Ondas obtenido años atrás por Jorge Javier Vázquez: cuando no hay una ración indispensable de humor en la actualidad del día, viene un palmarés de galardones y nos provoca la risa floja. Siempre hay tiempo para cometer una injusticia, también en televisión y también en unos premios que –para más cachondeo- otorgan supuestamente unos expertos en el medio y que presuntamente trabajan en él. No busque unos informativos tendenciosos que barran siempre en la misma dirección, ideológicamente marcados, donde el pluralismo se confunde con la pleura y la independencia con la drogodependencia: elija La Sexta y ahí los tiene. Lo mejor del caso es que los tíos competían para el premio con los servicios informativos de Antena 3, Telecinco y Cuatro. No, TVE y sus telediarios no habían accedido siquiera a la final. Conocedor de cómo funcionan por dentro de las votaciones de la Academia, esto tiene un nombre: vendetta y revancha de los electores. La pena es que dejan a la pobre Academia a la altura del betún porque es el cómplice necesario para darles una corná a los rectores de TVE. Para que se haga una idea es como si Mourinho se lleva la insignia de oro de la Peña Iker Casillas
de Móstoles,  Ortega Cano el Diploma de honor de la DGT a la conducción responsable o Breikin Nius sale elegida de forma aplastante como mejor crítica de televisión en prensa diaria. Algo falla. O el jurado está comprado o el que contó los votos es de letras puras y se hizo un lío.
  Seguimos con cosas que dan la risa. Como los irrisorios 3,3 millones de euros en multas que impuso en 2012 el ministerio de Industria a las cadenas por diversas infracciones. Nunca entenderé el motivo que lleva a que estas empresas dependan de ese ministerio y no de otro. Quizá es que las teles funcionan con luz e Industria es la encargada de las políticas que afectan a la tarifa eléctrica. O no. El caso es que de esos 3,3 kilos miserables 1,7 corresponden a infracciones por exceso en la emisión de publicidad según la ley audiovisual en vigor. Lo de siempre: a las teles les sale muy  muy barato saltarse la ley porque la multa es de todo a cien y para pagarla sueltan la calderilla que guardan en el bolsillo.
  Y, para no caer en el pesimismo que trae adosado esta maldita crisis, una pizca más de humor. Los españoles cuentan -y no se cansan- que quieren una televisión de calidad, independiente, creíble, sin sensacionalismo... En abril, Telecinco líder de audiencia de nuevo.